Super Street Fighter II Turbo Revival

Hace unos días tuve la suerte de convertirme en el dueño de uno de los cartuchos de GBA que siempre quise tener pero que nunca tuve: Super Street Fighter II Turbo Revival. ¿Por qué? Por que me parece uno de los mejores juegos que hubo en nuestra querida Game Boy Advance, e incluso me atrevería a decir que supera al todopoderoso Street Fighter Alpha 3.

Caja de Street Fighter II Turbo Revival.

 Los gráficos de este juego son perfectos y muy coloridos, lo que hace más ameno el juego. Los personajes se mueven excelentemente, los combos son llamativos e incluso los fondos de cada escenario están animados. 

 La música y sonidos FX me encantan, sencillamente. Quizás se eche de menos una melodía en el menú principal, pero el resto del apartado sonoro es perfecto.

 Ahora hablaré de lo que de verdad importa: la jugabilidad, y es que ese es el punto fuerte de Street Fighter II Turbo Revival. Tiene 16 jugadores (bueno, 17 si contamos a Akuma), y ninguno de ellos está ahí "de relleno", teniendo cada uno su propia historia, estilo de lucha, movimientos y combos especiales.

 Escena de lucha entre Ryu y Ken.

 Además, los modos de juego son muy completos y variados. Tenemos desde el Arcade hasta el Versus, pasando por el Survival (el cual nos propone varios desafíos, como vencer a 100 oponentes sin ser derrotado ni una sola vez) o el Time Attack.

Sin duda alguna, este es uno de los juegos de Game Boy Advance que todo el mundo debería tener y sólo algunos tenemos. 

 

Pokémon Rojo: pura nostalgia

Creo que no soy el único usuario de Meristation al que le apasionaron estos dos juegos, que para mí, son de lo mejorcito que había en Game Boy y Game Boy Color. Sino tuviera los botones de la GBA machacaditos, aún estaría ahora echando unas partiditas. 

Cada vez que hago memoria y pienso en el Pokémon Rojo, no puedo evitar sentir un sentimiento de nostalgia. Fue uno de mis primeros juegos, y la verdad sea dicha, el que más me ha enganchado de todos los que tengo.

 Caja del Pokémon Rojo. 

Sin duda alguna, uno de los puntos que me atraían más de estos juegos era ese halo de misterio que los rodeaba. ¿Cómo encontraba a Mew? ¿Se encontraría en el camión del puerto de Ciudad Carmín? ¿Cómo es que el Raichu que le di al viejo de Isla Canela evolucionó? ¿Los fallos del juego como el de Missingno o las Islas Fallo eran más que eso, unos simples fallos?

Y es que estos juegos se merecen mucho más que un simple post como este. En su época fueron una auténtica revolución, y aunque los juegos más recientes de Pokémon como Diamante, Perla o Exploradores de… sean notablemente mejores en el aspecto técnico y quizás en algunas cosas de la jugabilidad (como el modo Wi-Fi o la Torre Batalla, elementos que alargan mucho la vida del juego, ya que unos de los principales defectos de Pokémon Rojo y Azul era la poca rejugabilidad que tenían), nunca tendrán esa "esencia" que rodeaba a los primeros juegos de la saga Pokémon. No señor… Aunque quizás sí dentro de diez años.

Menú principal de Pokémon Rojo. 

Ahora lo que toca es hablar de los relativamente recientes remakes de Pokémon Rojo y Azul, llamados Pokémon Rojo Fuego y Pokémon Verde Hoja. He de reconocer que hace unos años adquirí el segundo de estos remakes, la edición que tenía como protagonista a Venusaur, y que aunque sean unos juegos prácticamente iguales a las ediciones Roja y Azul, su compra está más que justificada si has disfrutado durante horas con las primeras ediciones existentes de Pokémon.

Aparte de la historia existente en las antiguas ediciones, hay varios añadidos atractivos, como las mejoras en el Modo Multijugador, el Archipiélago de las Islas o elementos que alargan la vida del juego como el Buscapelea o la Torre Batalla. A pesar de que las ediciones Rojo Fuego y Verde Hoja poseen un apartado técnico notable y muy superior a las ediciones de la Game Boy Clásica, repito, no poseen la "esencia". He dicho.

Escena de batalla de Pokémon Rojo Fuego. 

Mi vieja Game Boy Advance…

Esta entrada en el blog va a ser muy corta. Es sólo para decir que mi GBA está ya como para tirarla a la basura. La pantalla ha perdido calidad, los botones no funcionan correctamente y además creo que el sistema de batería con pilas no funciona. Por ello, ando en busca de una SP de segunda mano. Seguramente en la tienda GAME de mi ciudad encontraré una.

Imagen de una Game Boy Advance blanca. 

¿Vale la pena la nueva Nintendo DSi?

He escrito este post para dar mi opinión personal (una más de las miles que circulan por la red) respecto a esta nueva consola de Nintendo: la Nintendo DSi, la segunda revisión de la Nintendo DS de toda la vida.

Para empezar… Esta consola podría tanto llamarse DSi como Lite 2, o Lite+. Es lo mismo prácticamente que la anterior Nintendo DS, aunque con algunos añadidos, como el navegador de Internet, el reproductor de música o las cámaras de fotos (contiene dos).

Primero comenzaré a analizar los aspectos positivos e "innovadores" que trae la portátil. La conexión a Internet que trae, tanto para navegar por la red como para descargar actualizaciones y aplicaciones para la consola, es un total acierto. Esto hará que la consola entretenga más al público.

Por otro lado, la cámara y el reproductor de música son totalmente prescindibles, a no ser que algunos juegos como el nuevo Wario Ware utilicen la cámara para poder jugar. Si quieres sacar fotos o editarlas, tienes un móvil, una cámara o  un ordenador con Adobe photoshop, y si quieres escuchar música o editarla también (en la DSi sólo se puede escuchar en formato AAC, un formato de mucha menos calidad que el MP3) sería mejor que lo hicieras con un MP4, iPod o MP3.

Otro gran fallo que tiene la nueva Nintendo DSi es la supresión del slot para juegos de Game Boy Advance. Si ya tienes una Game Boy Advance, quizás esto no te importe, pero si quieres seguir disfrutando de las auténticas joyas que hubo y sigue habiendo para esta vieja portátil, no te agradará lo más mínimo la decisión tomada por parte de Nintendo.

Como conclusión… La Nintendo DSi sí merece la pena sino tienes ningún otro modelo de Nintendo DS, pero si ya tienes una Lite, por ejemplo, su compra no merece la pena, siendo, quizás, incluso la DSi inferior en cuanto a calidad respecto a la Lite. 

Cómo grabar un DVD en Macintosh con iDVD (Mac OS X)

Doy comienzo a mi blog con el siguiente post: cómo grabar un DVD con tus películas o series favoritas y así poder disfrutarlas en tu televisión sin necesidad de ver el contenido en tu ordenador.

Primer paso: abrimos la aplicación iDVD desde el menú Aplicaciones. Seleccionamos la primera opción, Crear un nuevo proyecto.

Segundo paso: en el menú que encontramos a la derecha, seleccionamos uno de los diferentes temas con el que el DVD presentará su contenido una vez sea introducido en el lector de la televisión.

Tercer paso: personalizamos el tema, modificando el nombre de este en la pantalla que se nos abrirá. Arrastramos la película o capítulos de la serie a esta pantalla y luego modificamos su nombre tal y como fue hecho con el tema del DVD anteriormente.

Cuarto paso:  nos dirigimos al menú Proyecto y allí seleccionamos Información del Proyecto. Intentaremos que la flecha que aparece sobre una barra verde sea de color verde azulado y no se sitúe al final de la barra, seleccionando la calidad requerida por el contenido del DVD. En este apartado, podemos dirigirnos a Ayuda y luego Ayuda de iDVD.

Quinto paso: nos vamos al menú Archivo y después seleccionamos Grabar DVD. Esperamos aproximademente el tiempo que dura el contenido del DVD y listo.