Spoilers de videojuegos antes y ahora

Hace días me topé con unas revistas antiguas de videojuegos y tras rememorar juegos del año de la pera con cierta nostalgia me percaté en un detalle curioso, y es que entonces los spoilers (destripes) estaban a la orden del día. Aparecían sin venir a cuento ni avisar de su presencia, y me vino a la mente lo controlado que está el asunto en la actualidad llevándome a pensar de si antes éramos conscientes de ello o sencillamente nos daba igual.

Los destripes que realizaban podían ser describir punto por punto todas y cada una de las fases del juego, secretos, modos adicionales, jefes finales, giros argumentales, todo aquello que hoy en día te ganarías una bronca de campeonato. La fobia por los spoilers está en cierta manera justificada porque de padecerlos te quitan esa parte de descubrir el juego por ti mismo.

Aún así hay casos en los que considero que la gente se pasa de rosca, por ejemplo cuando se editó de Final Fantasy X/X-2 HD Remaster que bastantes pusieron el grito en el cielo porque decían que la contraportada era un cúmulo de destripes a cada cual más grave, porque sí, hay gente que considera spoiler hasta la portada de un juego, aunque a veces está puesto muy a huevo como con Castlevania Lords of Shadow 2. También cuando alguien cuelga videos en Youtube de gameplays al poco de salir a la venta, o con una imagen de portada o título del vídeo que ya apunta a un secreto del juego.

Volviendo a lo que comentaba al principio parece que cuando todos éramos un poco más jóvenes y leíamos esas revistas no nos importaban tanto los spoilers, nos los comíamos a granel y tan panchos. Me viene a la mente un exhaustivo artículo de impresiones que hizo The Elf en la revista Super Juegos sobre la versión japonesa de Castlevania Symphony of the Night, en el que no escatimó recursos para contar todo lo que el juego encerraba en cuanto a jefes, castillo invertido, transformaciones de Alucard, finales del juego, o que en los créditos sonaba el tema "I Am The Wind". En Nintendo Acción recuerdo que Illusion Of Time casi lo jugamos con la revista, pocas cosas nos quedaron por descubrir. 

Quizás es que por entonces no todos teníamos acceso a las mismas fuentes de información o que en nuestra ingenuidad no le prestábamos atención a esos detalles. Hoy en día con internet se nos brindan ingentes cantidades de información al momento que facilita que el tema spoilers sea más peligroso y precise de mayor control. 

De todos modos siempre he mantenido el concepto de que un destripe es tal desde el mismo momento que alguien te dice que algo lo es. Tomando como ejemplo esa contraportada del remaster de Final Fantasy X/X-2 quien no haya tocado en su vida esos juegos no sabrá a qué se refieren las imágenes mostradas, ni qué significan o en qué parte del juego encajan, pero para los que jugamos sí conocomos el significado e importancia de cada una de ellas. Por lo que se puede concluir que para los primeros ninguna de las imágenes sería spoiler mientras no hubiera nadie que le hiciese saber que lo son.

Cosas que voy jugando: Anima Gate of Memories.

Este es uno de esos casos que demuestran que en España salen buenos juegos de vez en cuando. Anima Gate of Memories tiene la naturaleza de juego "indie" hecho por un equipo de pocas personas y sin los mismos recursos que las grandes desarrolladoras, llegado de manos de una distribuidora también española (Badland Games) que apuesta por estos proyectos más pequeños.  El juego no desmerece en ninguno de sus aspectos presentando a unas buenas cotas de calidad, parece difícil de creer que lo hicieran casi tres personas contadas.  

¿Pero qué nos encontramos al jugar a este título? Pues un planteamiento de acción a lo hack’n’slash con toques de RPG, algún puzzle y fases de plataformas. Sí, uno puede pensar "menudo batiburrillo" pero todos estos ingredientes funcionan a la perfección.

Tras una primera parte un tanto lineal y de toma de contacto para aprender a usar a los dos personajes (la Portadora de Calamidades y Ergo Mundus), hacernos con los controles y mecánica de juego, pasamos a lo que es el núcleo central de toda esta obra y donde transcurrirá la historia, muy interesante y bien contada por cierto. Aquí veremos que la zona está acotada por partes que hay que ir desbloqueando pero ya desde la primera en la que estamos se nos da libertad absoluta para decidir en cuál de las puertas que encontramos nos metemos, seña que continuará hasta el final del juego que retorna a la linealidad. A partir de la elección que tomemos nos zambullimos en un escenario concreto donde lucharemos, desvelaremos secretos y combatiremos al jefe final del lugar mientras nuestra habilidad al mando se pone a prueba. 

Hay 5 de estos mundos al frente de cada cual hay lo que se llama un Mensajero que nuestros protagonistas deben vencer para salir de ahí. Pero no todo es tan sencillo porque la exploración de cada uno deberá ser exahustiva para desentrañar todos sus secretos, no es todo lineal, hay que subir paredes, encontrar puertas escondidas o volver atrás para buscar las pistas necesarias y desbloquear un camino que antes estaba cerrado. Lo mejor de estos mundos es que cada uno es diferente con una ambientación y forma de superarlo distinta, todos requieren el uso del combate pero en diferente intensidad, otros implementan más puzzles y enigmas, mientras que los hay que recurren a un desarrollo 2D con plataformas y partes de sigilo.

Respecto a los puzzles los hay sencillos pero con otros habrá que pensar un buen rato qué nos quieren decir, pero podemos estar tranquilos que ninguno de ellos carece de lógica y no requerirán que tengas que ir desesperado a por una guía que te lo resuelva. La solución a los mismos es obvia y sólo hay que fijarse un poco para encontrarla.

La parte de combate está muy bien resuelta sobre todo porque tanto la Portadora como Ergo disponen de movimientos básicos similares, cambiando otros como ciertos ataques especiales o el esquive que cada uno lo ejecuta de manera diferente, siendo ella más ágil y rápida en este aspecto. Lo que sí se nota es que Ergo es más apto para la lucha cuerpo a cuerpo que la chica que se le da mejor la magia, aunque todo depende de cómo los configures. Las luchas son ágiles, dinámicas, no aburren y tienen su parte de estrategia, sobre todo con los jefes ante los cuales no se puede ir a lo bestia atacando sin más pues de hacerlo seguramente veamos más de un Game Over. Parte de esa estrategia está en que a veces aparecen enemigos que sólo puede vencer la Portadora o Ergo además de que cada uno tiene su propia barra de vida que habrá que vigilar ya que al morir uno de los dos se acaba la partida, por lo que será buena táctica que uno de ellos conserve cierta vida intacta y usar sabiamente los items de curación.

Donde sí creo que los programadores se pasaron un poco es en la dificultad. El juego de inicio sólo permite elegir entre Fácil y Normal, pero en realidad ambos casos son un regalo envenenado. "Fácil" vendría ser el Normal de toda la vida mientras que "Normal" sería un modo difícil de esos que exigen una buena ración de habilidad y conocimiento del juego, no es que sea una imposibilidad del universo pero sí que nos podrán las cosas muy cuesta arriba. En "Fácil" el asunto se torna algo más asequible pero aún así no te regala nada, seguirá exigiendo atención.

La dificultad es general, tanto en combates, como en obtención de experiencia o al momento de tener que superar alguna de las fases de plataformas donde quizás nos desesperemos un poco dado que la mecánica de salto de los personajes no ayuda mucho. Aparte en ciertas zonas la complicación es tan suprema que tendremos bloques que se mueven por lapsos, algunos saltos de fe, plataformas con pinchos que salen en determinados periodos, plataformas que se van generando al momento y desapareciendo tras unos instantes, y a veces todo ello regado con varios enemigos en su papel de tocar la moral mientras intentamos medir a ojo el siguiente salto a realizar.

En serio, Anima Gate of Memories no es un juego sencillo es un poco chapado a la antigua en este aspecto en el sentido que habrá que echarle varios intentos en ciertas partes hasta que nos aprendamos las pautas y rutinas que nos permitan superar esa adversidad. 

El juego se redondea con varias tareas secundarias que vienen de parte de 8 presos que podremos liberar buscando las respectivas llaves que abren sus celdas, las cuales que se encuentran escondidas por los diferentes mundos, reportándonos varios beneficios (entre ellos desbloquear un jefe opcional que es lo peor de lo peor).  También tendremos que buscar "memorias" de los Mensajeros de cada mundo, aunque es obligatorio tener tres de ellas para poder llegar al Mensajero las otras dos que restan suelen ser opcionales y en estas memorias suelen darnos datos relativos a la vida y milagros del Mensajero que vamos a enfrentar, lo cual siempre es interesante conocer. Por ahí habrá igualmente armas y artefactos variados que restarán ocultos hasta que demos con ellos y algunos son bastante poderosos.

Para terminar decir que hay cinco finales diferentes (muy malo, malo, verdadero, cómico y prematuro) precisando cada uno llevar a cabo ciertas cosas o dejar de hacerlas. Ya aviso que quien vaya a por el verdadero le aguarda una buena ristra de luchas y jefes a cada cual más fuerte y complicado.

En resumen, que para ser el juego que es no está mal del todo, los gráficos cumplen, es bastante largo, dispone de muchas posibilidades, y encima presenta un buen reto aunque a veces pueda desesperar un poco.

Cuando jugar implica también documentarse.

Cuando pensamos en jugar la mayoría lo hacemos con la idea de poner un título y divertirse sin más, pero hay ocasiones en que si se quiere exprimir el juego en todas sus facetas y posibilidades puede implicar una cierta labor de documentación e investigación.

Tras adquirir The Witcher III Wild Hunt GOTY varios me han recomendado leer los libros en que se basa esta serie para entender referencias, personajes y cuadrar un poco más el mundo de Geralt de Rivia. Ya cuando compré The Witcher 2 Assassins of Kings en 2012 me dijeron lo mismo aunque decidí iniciar el juego sin más y seguramente me perdí detalles, referencias, cosas que quizás no comprendí del todo y que otra persona más metida pudo captar con diferentes matices. 

También tenemos el caso de Final Fantasy XV que ha repartido parte de su argumento en dos películas adicionales que complementan partes de su historia. No son algo vital pero visionarlas da otra perspectiva al argumento y a los personajes, aparte de explicar ciertos sucesos en los que no se extienden mucho en el juego.

En los títulos de lucha, por ejemplo, hay bastantes que se pasan horas visualizando técnicas y modos de usar luchadores por parte jugadores famosos del ámbito competitivo para captar ejemplos, maneras de contrarrestar al personaje, descubrir puntos débiles y fuertes, todo ello para conseguir un mejor dominio del personaje que hayan elegido.

Por otra parte hay juegos que disponen de un trasfondo argumental algo confuso o escueto con los que hay que buscar vías alternativas que completen esa falta de conocimiento. Así en los Demon’s/Dark Souls o Bloodborne es recomendable ir leyendo las descripciones de los diferentes ítems que recogemos así como entablar conversaciones una y otra vez con los personajes hasta agotar todo diálogo, pues son fuentes importantes de información que nos proporcionan nuevos datos de los mundos en que nos movemos.

En otros supuestos de series secuelas, precuelas y spi-off que hay que buscar información para cuadrar un poco tantas entregas porque no sabes por dónde empieza o acaba tal cual sería Kingdom Hearts.

Muchas veces es uno mismo quien se confecciona una buena documentación exprimir un juego hasta sus últimas consecuencias. Recuerdo especialmente casos como el del Compendio Demoníaco de Shin Megami Tensei III Nocturne que tuve que guiarme por una tabla de fusiones y aprender sobre las carácterísticas de los diferentes demonios para conseguirlos todos. En los tres Borderlands estuve mucho tiempo leyendo textos sobre armas y equipamiento para un mejor uso así como aprendiendo tácticas para enfrentarme a los enemigos secretos, también en los Suikoden para la búsqueda de las 108 Estrellas del Destino hice mi planning para encontrarlas a todas en cada entrega, o el tiempo que estuve investigando para usar adecuadamente el sistema de Gambit de Final Fantasy XII desplegando todo su potencial.

En resumen, jugar a un videojuego se puede hacer de muchas formas y entre ellas para mi estaría una opción más detallada que implicaría ir más allá de lo que te da el videojuego, rebuscando datos adicionales o crearlos tú mismo para que te ayuden a abarcar la totalidad de ese juego que tanto te gusta. 

Videojuegos y aracnofobia.

Sí, tengo un pánico atroz a las arañas, de todas las formas, tamaños y colores. Desde que los videojuegos han empezado a tener un apartado gráfico y técnico realista algunas cosas son casi como si fueran de verdad, entre ellas las puñeteras arañas.

Existe, y no sé por qué, una especie de predilección por incluir a este bicho en los videojuegos o al menos yo he experimentado muchos casos de juegos en que hay arañas de un modo u otro. El caso es que el pánico, miedo y asco inunda mi ser en cuanto las veo pero a la vez es como si sintiera una fascinación por ellas, como si las intuyera, no las puedo ver pero tampoco puedo dejar de verlas. Es raro…

La sensación es similar a cuando ves una araña de verdad y es que los cabrones desarrolladores de videojuegos han conseguido una animación y recreación de este arácnico muy fiel a la realidad en cuanto a movimientos y forma, incluso le han añadido grititos, chillidos y otros sonidos escalofriantes para que te asustes más.

Sin embargo en ciertos supuestos he conseguido sobreponerme a esa fobia y acostumbrarme a su presencia como si nada, por ejemplo en los dos White Knight Chronicles, o cuando también se las representa de una manera un tanto caricaturesca o no muy realista. Ahora bien, otro cantar es cuando su recreación es muy detallada tal cual en The Elder Scrolls V Skyrim que encima se agrava porque de normal juegas en primera persona y ves como toda la pantalla de televisión es la cara de una araña enorme y sus patas peludas que te atacan. Casi me da un infarto… Debido a ello jugué todo el rato con la vista en tercera persona y entrecerrando un poco los ojos para difuminar la imagen porque sino era taquicardia tras otra, porque de postre las cabronas a veces aparecían de la nada. Al parecer no fui el único que sufrió con ello porque existe un mod de cambiar las arañas por osos u otras cosas que no den tanto pánico.

Recuerdo también pasarlo de metro y medio en Castlevania Lords of Shadow, Dark Souls 2 en esa zona que está trufada de ellas, y sobre todo en Sacred 2 y Risen 3 Titan Lords que son dos odas a las arañas a granel. 

La última vaquerada que he tenido y que me ha hecho saltar de la silla ha sido explorando la Krypta en Mortal Kombat XL, ¿a quién coño se le ocurre que mientras vas explorando te salten arañas gordas como camiones a la cara sin previo aviso ocupando toda la pantalla, y acompañadas de un chillido estremecedor? Por dios… Ya sé que antes de entrar lees que es la cueva de las arañas y que no esperarás encontrar ponis de colores, pero bueno uno piensa que quizás el nombre es honorífico o que los bichos son pequeños, pero no ESO.

Seguramente alguien dirá "y si tanto pánico te dan, ¿para qué pones esos juegos?", no sé quizás por esa extraña fascinación que siento, a la vez que me digo que sólo es un juego y he de superar esa fobia. Sé bien cierto que regresaré a esa cueva de las arañas de la krypta de Mortal Kombat, y lo pasaré mal, muy mal, pero es que no lo puedo evitar. 

Cosas que voy jugando: The Legend of Heroes Trails of Cold Steel.

Dicen que los JRPG por turnos están de capa caída, pues The Legend of Heroes Trails of Cold Steel (PS3/VITA) es una buena muestra que siguen gozando de buena salud. 

Con este juego tenemos un típico JRPG con ciertos toques que recuerdan a un Persona 3 o 4 por aquello de mezclar elementos de relación social con otras partes de mazmorreo, combate por turnos y desarrollo de la historia, todo muy bien conjuntado y ensamblado, en ningún momento notas que nada sobre. 

En cuanto a argumento va de menos a más. El juego está compuesto de varios capítulos que desarrollan la historia, con un ritmo muy lento durante las primeras horas en las que se aprovecha para poner al jugador en situación. Conforme vamos avanzando la intensidad argumental aumenta y los capítulos van ganando en complejidad y duración. Es un tanto típico, con clichés de toda la vida y algún que otro giro argumental que se ve a la legua, pero en general no desmerece dando las cantidades necesarias de información cada cierto tiempo aunque abuse de relleno en algunas partes. Hablar con todos los personajes que veas es importante, y si son sujetos destacados hay que conversar varias veces para conocer más de alguno, obtener ciertos ítems o descubrir una misión secundaria oculta.

El juego desarrolla un esquema de juego que va repitiendo a lo largo del mismo. Así dentro de la Academia Militar Thors y asumiendo el papel principal del estudiante Rean Schwarzer de la Clase VII en su papel de "chico para todo" llevaremos a cabo múltiples tareas a lo largo de un año en el que tendremos "Free Days" y "Study Field".

Los "Free Days" son días en que aprovechamos para dar rienda suelta a nuestra faceta social y entablar relaciones con otros compañeros de clase o habitantes de la ciudad de Trista en la que está la Academia Thors. Durante estos períodos también cumpliremos misiones principales y otras secundarias como explorar el edificio de una antigua escuela dentro del recinto de la Academia, la cual se hace por partes a lo largo de todo el juego y dispone de varios enfrentamientos contra jefes potentes.

Los "Field Study" es donde se despliega la parte JRPG típica de ir a un paraje, explorar zonas, combatir, cumplir misiones principales y secundarias que nos encarguen, a la vez que presenciamos un mayor desarrollo del argumento y seguimos hablando con todo lo bicho viviente. Estas fases nos llevaran a visitar distintas zonas de la geografía del Imperio de Erebonia con grupos de personajes prefijados en cada capítulo, sólo cuando exploremos la zona de la antigua escuela dispondremos de todos los personajes de la Clase VII. Esto nos obligará a tener a todo el grupo a buen nivel y equipados al máximo no cayendo en utilizar siempre a los mismos.

El sistema de combate es por turnos puros y estáticos, cuando te toca puedes estar todo el rato que quieras pensando la acción a realizar. Aún así dispone de un ritmo ágil que permite que no se haga pesado y viene acompañado de algunas adiciones como la posibilidad de realizar un link entre dos personajes que según su nivel de relación les permitirá actuar de una forma específica, como proteger al compañero, asistirle en el ataque, curarle una perqueña porción de vida, hacer un ataque "Burst", usar Crafts (una especie de ataques personales), o S-Crafts a modo de ataques supremos que iremos desbloqueando para cada personaje y que supone lo más potente del arsenal de cada uno. 

Hay muchas alternativas en cuanto a equipar armas, armaduras y accesorios, pero donde mayor versatilidad encontraremos es con los Quartz y Master Quartz, que vienen a ser los que proporcionan magias, ataques especiales y otros bonus e inmunidades, habiendo muchas combinaciones y variantes que descubrir y probar. También podremos mover a los personajes durante la lucha, ya que en ocasiones será vital colocarlos en algún lugar concreto, alejarlos o acercarlos según las circunstancias existentes.

Los enemigos se ven en pantalla, nada de combates aleatorios. Luchas si quieres y si tienes más nivel que los bichos estos te evitan, lo cual ayuda a la exploración de escenarios y mazmorras que suelen estar acotadas a zonas y caminos específicos sin mucha bifurcación ni libertad de movimiento.

El juego en sí es bastante largo si se va con ánimo de completar lo máximo posible, si te centras en cumplir las misiones y partes obligatorias es más corto. En mi caso en una primera partida llegué a las 98 horas, entreteniéndome bastante en hacer de todo. El nivel de dificultad no es muy exigente en Normal, aunque no recomiendo ir a por las dificultades elevadas de primeras salvo se tenga bastante paciencia o se quiera iniciar una segunda partida. Tenemos New Game+ con posibilidad de conservar los niveles, items, accesorios, quartz y demás elementos a esa nueva partida lo que facilita mucho las cosas, siendo entonces cuando sí es bueno ir a por la dificultad Nightmare (la máxima). 

En general es un título entretenido y de corte clásico en su presentación y formas de desplegar sus virtudes, disfrutando igualmente de una buena y variada banda sonora, siendo seguramente la principal pega para la mayoría el que venga totalmente en inglés (textos y voces), aunque el registro que usa es bastante sencillo y entendible.

Personalmente quien busque un JRPG por turnos sin demasiadas pretensiones y de cierta duración le recomiendo encarecidamente que pruebe este título, aunque eso sí teniendo en cuenta que este juego sólo es la primera parte ya que la historia de la Clase VII de la Academia Militar Thors continua en The Legend of Heroes Trails of Cold Steel II, también disponible en PS3 y VITA en completo inglés… 

 

Ace Combat Infinity – Impresiones personales

Cuando dijeron que saldría un nuevo Ace Combat me alegré, por una parte por que soy un gran forofo de la serie desde tiempos de la primera PlayStation, y por otro lado por ver si desde Project Aces se resarcían un poco y retornaban a los orígenes tras ese semi chasco que me llevé con Ace Combat Assault Horizon. Sin embargo tras conocer el detalle de que este nuevo juego sería un Free To Play me empecé a preocupar. Namco ya lo había intentado antes con Tekken y Soul Calibur cuyas experiencias jugables no me habían acabado de convencer del todo, así que esperaba que con una serie como Ace Combat no la acabaran de pifiar mucho.

Si bien al principio estuve un poco reticente de probar Ace Combat Infinity finalmente decidí dar el paso, quizás encontraba algo bueno. Y sí, algo bueno hay en este título pero también cosas no tan buenas a mi parecer.

Empecemos por lo bueno. Al menos en este juego el control de los aviones es el clásico, adiós a ese método tan arcade y casi guiado de Assault Horizon, no hay fijaciones automáticas para seguir al objetivo si no que se hace al modo artesanal de mover el stick para no perder la pista. El control es bastante bueno y preciso, puediendo alternar entre uno asistido y otro más libre y de simulación, los movimientos son suaves y la física igual que siempre, vamos, que si te pasas de frenada notarás como tu aeronave cae en pérdida y hay que vigilar no colisionar contra otros objetivos o parte del escenario. En resumen, es más cercano a lo visto en Ace Combat 6 Fires of Liberation y las entregas de PS2.

En modos de juegos los Ace Combat nunca han ido muy sobrados pero lo han suplido la mayoría de veces con un genial modo campaña o historia que relatara un buen argumento y deparara sus buenas batallas con variedad de objetivos, incluso a veces con diferentes posibilidades de superarla. En Infinity la Campaña la forman, de momento, una seis misiones que te deja jugar libremente las dos primeras, a partir de la tercera toca conseguir créditos para desbloquearlas y no son pocos los que piden. Está claro que se ha planteado así para alargar la experiencia de juego pues si todas las misiones son como las dos iniciales la Campaña ser haría muy corta. En cuanto a las misiones poco puedo decir habiendo jugado sólo dos de seis, pero sí que podría afirmar que argumentalmente no parecen nada del otro jueves y son bastantes flojas.

La otra modalidad es el online, quizás el núcleo del juego pues es donde se obtienen en mayor cantidad los créditos necesarios para adquirir misiones del modo Campaña, aviones nuevos, piezas y mejoras, insignias. De todos modos ese online es bastante simple. Se basa en un combate por equipos pero contra máquina, es decir, hay dos bandos que compiten entre ellos para a ver quien derriba más objetivos y así hacer más puntos, quien al final de la misión tenga más gana. Aunque se supone que en ellas los miembros del equipo han de cooperar para obtener mayor puntuación a la hora de la verdad es un "sálvese el que pueda", cada uno va a lo suyo, a su bola, y si pueden quitarse objetivos que tienes enfilados te los quitan. Quizás lo peor de este online que he experimentado es que a veces cuesta horrores empezar una partida rápido, hasta que todos los jugadores no están presentes y han hecho la adecuada preparación de sus naves el tema no empieza.

Las microtransacciones, o el método en que Namco te saca los cuartos, viene en forma de combustible para volar y los contratos de piloto para hacer más puntos. Lo del combustible es lo primordial, pues a cada vuelo que hagas en la Campaña o en el modo online se te requerirá el uso de una unidad, y al empezar tendrás tres en suministro y diez almacenadas. Puedes usar unas u otras, como se desee, pero llegan a acabarse y para recuperarlas puedes pasar por caja o esperar unas cuatro horas para recibir el suministro de una unidad de combustible. También tiene por ahí, por unos 15 Euros, el desbloqueo total y para siempre del modo historia sin que tengas que comprar cada misión con créditos ganados en el juego.

Para terminar hablaré de los desafíos, retos que te plantean para que los cumplas en misiones offline u online que te dan recompensas como créditos, combustible, insignias, que en cierto modo es un buen aliciente para picar al jugador a seguir surcando los cielos con su avión que además puede mejorar y subir de nivel a medida que lo use.

Ace Combat Infinity no es un mal Free To Play, el DLC no es imperativo si sólo quieres echar unas partiditas al día y al menos regresa a la esencia de los Ace Combat clásicos. Personalmente hubiera preferido un juego de los de siempre, pero siendo gratuíto tampoco hay que pedir peras al olmo.

Ganar a cualquier precio

Cuando uno se pone a un videojuego su intención, aparte de pasarlo lo mejor que pueda, es intentar ganar sea a la máquina u otro jugador, sin embargo, hay ocasiones en que ese afan de victoria va más allá de lo que podría considerarse permisible y se usan métodos o sistemas un tanto rateros que desvirtúan por completo la experiencia de juego.

Sobre todo en los modos online es donde más se pueden observar conductas dirigidas a un fin en concreto: ganar como sea. Si ello implica hacer trampas, pues se hacen, que se tiene que jugar del modo más ratonero y sucio posible, pues que así sea, que se ha de joder la partida a todos o a otro jugador para ganar, pues hagámoslo.  Lo cierto es que en mi experiencia de juego online me he encontrado de todo, fantásticos jugadores, buenos jugadores,  otros más normalejos, pero también he tenido la mala suerte de toparme con seres aberrantes, despreciables y que no merecen ni estar a la altura del betún que sólo consiguen que te asquees de jugar a través de internet.

Si bien en juegos de lucha y deportes el "me desconecto y te jodo" está a la orden del día queda en cierto modo "compensado" porque estos juegos suelen tener un sistema de penalización para el jugador que abandona antes de tiempo. Lo malo, pero, es que a veces pagan justos por pecadores porque si bien los hay que desconectan para no perder pueden darse casos de jugadores que deban recurrir a esto porque han de marcharse de inmediato, sufran un apagón de electricidad, o cualquier otra circunstancia ajena a su voluntad que hace que salgan de la partida en curso.

Si se pierde, pues se pierde, joder. Si el otro es mejor, sin usar sucias artimañas o triquiñuelas, pues es mejor, hay que asumirlo y aceptar la derrota. Más de una vez en juegos de fútbol me han metido un buen saco de goles pero no por ello he abandonado, sigo jugando lo mejor que puedo y al acabar el partido muchos contrincantes me han agradecido el haber seguido jugando y no abandonar a lo buitre a las primeras de cambio "como siempre les pasa".

Pero donde las cosas empiezan a preocuparme por esas ganas desmedidas de ganar es en los shooters. Poco a poco se está instaurando la práctica de ir a atacar al enemigo en su propia base y esperarlo en su punto de respawn principal. Tristemente en Battlefield Bad Company 2 de un tiempo a esta parte parece haber sido invadido por una legión de niñatos tarados e imberbes que sólo saben jugar así. 

Este juego tiene el "defecto" que en algunos modos de juego sólo hay un único punto de reaparición si no tienes a nadie de tu patrulla vivo que permita renacer junto a él. Así pues, como el equipo contrario consiga acorralarte se meten en tu base, a veces hasta con vehículos, y van matando a medida que vas reapareciendo. ¡¿Pero qué coño?! ¿Esto es jugar? ¿Esto es disfrutar un juego? NO. Esto es joderlo a base de bien. Aún me acuerdo de una partida en un escenario donde la reaparicón se hacía bajando en paracaidas, ¿y a que no sabéis qué hacían los hujosdeputa cabroncetes del equipo contrario? Pues se pusieron bien debajo de nosotros y nos disparaban cuando nos tenían a tiro sin dejar a nadie que tocara el suelo. Ni siquiera nos daban una oportunidad…  ¿Es o no es triste que haya chusma de esta clase?

Yo no digo que no haya que dominar, hay partidas en que un equipo domina todos los puntos del mapa pero se quedan en ellos defendiéndolos  esperándote a que se los arrebates, no vienen a joderte el respawn.

Eso sí, de vez en cuando tienes suerte y te enfrascas en buenas partidas, con buenos jugadores en ambos bandos y entonces disfrutas. Quizás mueres más que con los capullos jode-partidas pero al menos si te matan o pierdes comprendes que es porque el otro sabe más o ha tenido más suerte esa vez.

Yo mismo tampoco tolero estar en un equipo que hace jugarretas para ganar. Si veo que pasa lo de ir a por el enemigo en el punto de reaparicón abandono, me voy, no quiero contribuir a obtener una victoria vacía y sin sentido. 

El juego online es una gran opción en los videojuegos de hoy en día y si te juntas con gente adecuada la diversión que te proporciona no te lo da otra cosa, pero como nada es perfecto en esta vida si tienes mala fortuna te topas con esos mangantes que lo único que consiguen es que poco a poco deje de gustarte jugar online.

 

 

 

Namco Bandai y su miedo al mercado PAL.

Hace tiempo que tengo un pleito personal con esta compañía japonesa porque respecto al mercado europeo siempre nos ha dado una de cal y otra de arena en el tema de los JRPG.

La cosa está en que parece que Namco tiene pánico de sacar ciertos títulos en nuestras tierras, como que piensa que no van a triunfar, que no hay público para ellos. De todos es sabido la falta de juegos de la serie Tales Of que sufrimos en Europa y aunque han salido algunos se pueden contar con los dedos de las manos: Tales Of Phantasia (GBA), Tales Of Eternia (PSP), Tales Of Symphonia (GC), Tales Of Shymphonia 2 (Wii), Tales Of The World (PSP) y Tales Of Vesperia (Xbox 360). Decir que si los tenemos disponibles muchas veces no es por obra de Namco Bandai sinó de otras compañías y distribuidoras que se han puesto farrucas con que el juego tenía que venir.

Seis, sólo seis títulos de una serie que es de todo menos corta y que por culpa de esta forma de hacer que tiene Namco nos ha privado de muchas entregas, entre ellas la que por la mayoría de jugones se considera la mejor: Tales Of The Abyss para PS2. Para más inri este título incluso fue lanzado en USA, aparte de Japón, y ya que estaba en inglés hubieran podido versionarlo en formato PAL, ¿no? Joe, ya me hubiera conformado… Pero no fue el único que se quedó en el limbo, hubo un Tales Of Symphonia para PS2 y tampoco llegó a Europa ni a USA igual que la versión PS3 de Tales Of Vesperia, que jamás veremos y jugaremos a no ser que sepamos japonés. También recordemos cuando nos tuvo a muchos en vilo con la versión Eternal Sonata de PS3 con el que si sale, no sale, quizás, ya veremos, puede ser, no lo sé… Finalmente sí, se editó en PS3 y vino a Europa pero en unidades contadísimas.

Otro agravio lo tengo con la serie Xenosaga. Años y años suplicando, rezando todas la oraciones posibles y haciendo ofrendas a los dioses del olimpo jugón para que Xenosaga diera el salto a Europa y cuando sucede lo hace de la forma más chapucera posible. Sólo Xenosaga II, sí, sólo la segunda entrega en forma jugable porque la primera en vez de versionarla PAL sólo meten los videos de las escenas que desarrollaban el argumento en un DVD y ya te enterarás. El juego, en inglés, es más, todo era versión inglesa (caja e instrucciones) como si lo hubieras importado de allí. Vaya, que no había edición española ni de otro país sinó que se había distribuido por toda Europa la versión inglesa tal cual.

Después de todo uno se puede consolar que más vale así que nada, que al menos ahora hay el camino hecho  y que se podrá disfrutar de Xenosaga III… Pues no. Desde 2005 sigo esperando y nada, cero patatero. Se ve que Xenosaga II no funcionó, no caló, no tuvo el éxito esperado y nos dejaron a los PALetos con la serie inconclusa a no ser que tuvieras tu consola "trucada" e importaras la última entrega de USA. Desde luego si Xenosaga II no tuvo éxito la verdad es que fue merecido vistas las condiciones en que fue lanzado por aquí. En resumen, es como si Namco hubiera dicho "bueno, vamos a probar a ver qué pasa" y para no arriesgarse lo edita de forma cutre salchichera y tras los resultados obtenidos concluyera con un "ves, lo sabía, esto no pita por estos lares. No sacamos más.". 

En otros tiempos pudiera ser comprensible el "miedo" de una compañía japonesa a traer ciertos JRPG pero hoy en día que sale de todo, títulos impensables hace años aunque vengan en inglés, pues no me cuadra. Sinó mirad a NIS América que se atreve con lo que sea.

Pero junto a la Namco Bandai anterior tenemos la "buena", la que edita Demon’s Souls en castellano con una buena presentación, igual que Magnacarta 2 para Xbox 360 también en español, la que nos da buenos juegos de lucha como Tekken, Soul Calibur, Dragon Balls, Narutos… Se ve que en el campo de los juegos de lucha es más confiada porque ahí se atreve con lo que sea.

De todas maneras algún día espero que esta tendencia de Namco Bandai con la serie Tales Of, al menos, cambie para el mercado PAL.

 

Importar no compensa…

Una de las grandes "panaceas" que se descubrió para hacer frente al alto precio de los videojuegos en España fue la importación desde otros países o continentes, en especial desde Reino Unido y sus tiendas online con precios a veces bastante más bajos que los que hay aquí incluso en novedades, no sólo juegos con un tiempo a sus espaldas.

Sin embargo creo que no es oro todo lo que reluce, porque a pesar del "cierto ahorro" puede  suceder que si no tienes suerte aparezcan algunos inconvenientes que te hacen pensar si compensa ahorrarte unos cuantos Euros. El caso es que ahora mismo llevo un cabreo de no te menees porque hace casi 15 días que espero que me llegue un juego comprado en una tienda británica. Sé de buena tinta que hay otras personas que compraron el mismo juego en el mismo sitio y ya lo recibieron la semana pasada. Entonces, ¿qué pasa conmigo?

La verdad, comprar de importación puede redundar en el beneficio de nuestro bolsillo pero el riesgo, espera e incertidumbre que vives, aparte de tener que depender del nefasto Servicio de Correos de este país para que te lo hagan llegar a casa, creo que no compensa la diferencia de precio.

En mi caso el juego que quería luego veo que sólo vale 10 Euros más aquí en España, a la venta en una cadena de tiendas que me lo hubieran hecho llegar como máximo en 48 horas mediante mensajería, con número de seguimiento y toda seguridad. En cambio ahora estoy con que tengo que esperar como mínimo 21 días para ver si aparece, sino lo hace luego deben pasar siete días más para ya poder hacer la oportuna reclamación y en caso de ser aceptada volver a esperar lo que no está en los escritos un hipotético nuevo envío. ¡Y a ver si este llegaba o se quedaba en el camino también!

No vale la pena tanta vaquerada… Bastantes veces en ciertos foros he leído a gente que sigue esperando envíos de Reino Unido desde hace meses, MESES, y nanai de la china hasta la fecha, u otro que sí llegó su juego a España pero por vete a saber cómo Correos lo perdió o se lo mangaron. Empiezo a pensar que hay alguien que tiene controlados estos envíos y de vez en cuando "distrae" alguno…

No sé,  puede que se hablen maravillas, haya gente con ingentes e indecentes cantidades de suerte que hagan lo que hagan siemrpre les sale bien, o que yo sea un gafe tremendo, pero joder por una vez que importo y aún seré de los que se les pierde el envío y han de ir a reclamar al maestro armero.

Puede que sea más caro, o me digan que me "roban" o "estafan", pero salga como salga esta situación en la que estoy inmerso no vuelvo a intentarlo. Lo que sea lo compro en España.

Desaparecidos en combate.

Que alguien los busque porque no los encuentro, y encima nadie sabe nada de ellos.

Me refiero a ciertos juegos desaparecidos en las consolas de sobremesa desde hace tiempo y que personalmente encuentro a faltar. ¿Cuáles son? Pues las series Star Wars Battlefront y Brothers In Arms. Puede que debido a que pertenecen a un género bastante saturado en la generación actual (shooters) sus respectivas compañías los hayan dejado de lado esperando un momento adecuado para darles salida o que, siendo pesimistas, les hayan dado el vuelo y no vuelvan a ver la luz. Pero esto último no acabo de creérmelo.

Al menos no en el caso de Star Wars Battlefront porque en el campo de las portátiles sí han aparecido varias entregas: Star Wars Battlefront II (PSP), Star Wars Renegade Squadron (PSP) y Star Wars Elite Squadron (PSP, Nintendo DS). Así que voluntad por parte de Lucas Arts en hacer juegos de esta serie hay, al menos en portatil, pero en sobremesa (PS3, Xbox 360, Wii y PC) nada de nada por ahora.

Sí, hubo ese hipotético Star Wars Battlefront III de la mano de Free Radical pero al venirse abajo esta desarrolladora (quien sabe si por el fiasco de Haze) todas esas maravillas que se pudieron ver en aquel video filtrado de gameplay se esfumaron para siempre. Y es después de jugar a los Star Wars Battlefront de PSP cuando han vuelto a mi las ganas de ver uno de estos juegos con todas las posibilidades y potencia de los sistemas de sobremesa. Es más, creo que ya hace falta un Star Wars Battlefront.

Pero bueno, veremos si algún día a Lucas Arts se le enciende la bombilla…

En cuanto a Brothers In Arms, de este sí que se puede decir que ha aparecido en la nueva generación con Brothers In Arms Hell’s Highway. Después de jugar y disfrutar con los dos primeros en PS2 el poder continuar con el periplo del Sargento Matt Bakker y sus compañeros, esta vez en plena operación Market Garden, fue genial. Además que el juego presentaba varias novedades, más realidad, y su sistema de juego era más sencillo y ágil. Todo un buen juego que como en anteriores entregas flojeaba en el modo online: bastante pobre (por no decir ínfimo).

El caso es que al final nos deja con la historia inconclusa, hay algo más, la guerra no ha acabado, todo lo que pasa al acabar indica que esta serie va a continuar pues hay cierto personaje que parece darlo a entender así cuando le dice a Matt Baker que ya ha pasado el infierno y a ver qué tal se sienta el frío.

Y así estamos, desde septiembre de 2008, esperando a ver en qué consistirá esto del frio (aunque en cierta manera ya me lo supongo), de cómo continuará la unidad del Sargento Baker, si sobrevivirá a la guerra, de si esa pistola con "Brothers In Arms" grabado en ella está maldita o son chorradas y supersiticiones como dice Matt… Nada, ya que parace que Gear Box está metida en otros menesteres y Ubi Soft se ha olvidado de la serie.

Sólo queda albergar cierta esperanza de que algún día ambos títulos vuelvan a la palestra en esta generación… o en la siguiente. Yo ya me conformaría.