La caperucita de calcetines blancos

—¡Mamá! ¿Has visto el calcetín rojo?—chilló Marta desesperada.
—¿Has mirado bien en tu cajón? Estamañana te lo he guardado todo.

Marta esa tarde iba al teatro por primeravez. Lucía, su mejor amiga, acababa de cumplir 8 años y como regalo iban a ver:La Caperucita Roja. Las dos amigas estaban tan emocionadas que decidieronvestirse de rojo, con capa y cesto.

Marta se estaba vistiendo cuando se diocuenta de que le faltaba uno de los calcetines rojos. Lo buscó debajo de lacama, encima de la mesa, sobre las estanterías, pero no, allí no lo encontraba.Su madre le había guardado toda la ropa esa misma mañana pero por más que lobuscase allí sólo había uno.

—Marta en menos de diez minutos llegarán Lucíay su madre. Haz el favor de terminar de vestirte —le advirtió su madre.
—¡Pero mamá! ¡No puedo irme sin loscalcetines rojos!

—Yo los buscaré pero termina ya.

Ana, su madre, tampoco comprendía dondediablos estaba el maldito calcetín. Lo buscó en la lavadora, en el cubo de laropa sucia, entre los cojines del sofá. Por todos lados, pero por allí noaparecía, y cuando fue a ver si Marta estaba lista sonó el timbre.

—¡Hola! Ahora bajamos —respondió Ana—.¿Aún no has terminado hija? Ponte los blancos y se acabó.
—¡Pero mamá!

—¡Ni peros, ni paras! Te pones estos y seacabó.

Marta muy disgustada se puso loscalcetines blancos y se marcharon de casa.

—¡Mira que guapa va ella!— dijo la madrede Lucía.
—¡Pero no llevo mis calcetines rojos!—refunfuñó.

Las dos amigas y sus madres salieron delportal y allí estaba el calcetín, en medio de la calle. Se le había caído a Anadel tendedero.

[Relato] Vivir en soledad (VII)

– Rosa? Aún me falta un mes de baja por maternidad. Qué haces tú por aquí?
– Hola Ana. Me he decidido a vernir a verte porque ya empezábamos a creer que se te había tragado la tierra – respondió Rosa con una gran sonrisa.
– Ya tienes razón… Estoy tan atareada y agobiada que me he olvidado por completo de vosotros. Pasa, te presentaré al nuevo miembro de la familia.

Rosa era la directora del colegio donde trabajaba Ana. Era un colegio pequeño, a la medida del pequeño pueblo donde vivian. Tan siquiera eran 2000 habitantes de los cuales un poco más de la mitad vivian allí durante todo el año. Ana trabajaba allí de administrativa llevando la contabilidad, el teléfono, archivo y todo lo que necesitaran. No era el trabajo de su vida ya que ella había estudiado para dar clase, pero al fin y al cabo no podía quejarse, trabajaba en el colegio del pueblo y el buen ambiente allí le compensaba. Eran una pequeña gran familia : padres, alumnos, empleados, profesorado… todos se conocian, el pueblo estaba alejado de la ciudad y solitario entre esos campos de arroz.
El arroz. Era la fuente de ingresos de ese sitio. La empresa donde trabajaba Jaime empezó como una pequeña cooperativa de pueblo llevando el arroz a los pueblos de los alrededores, luego a pequeñas ciudades y más tarde expandiéndose por todo el país y finalmente al extranjero. Es por ello que a Ana no le pareció tan raro que su marido le dijera que se iba a China de viaje de negocios. Qué ingenua había sido…!!!

– Qué preciosidad! Cómo se llama? – preguntó Rosa mientras mecía al bebé.
– Diego. Como mi suegro. Jaime insistió y es un nombre que me gusta.
– Es bueno?
– Estos primeros meses han sido horribles. LLorando y quejándose todas las noches, pero parece que la cosa va a menos. Creo que con la ausencia de su padre la cosa se ha tranquilizado – respondió Ana.
– Cómo lo lleva Jaime? Antes de que dieras a luz hacía mucho tiempo que no venía a buscarte verdad?
– Sí… Lo cierto es que no me dí cuenta de su desidia hasta que dí a luz. El mismo día del parto me dijo que se iba de viaje de negocios a China pero todo fue una farsa. Me enteré pocos días después. La secretaria de su jefe me contó que a ellos les había dicho que se cogía unos días de vacaciones para cuidar de mí y de Diego pero era todo mentira – Rosa dejó a Diego en su sillita y siguió escuchando a Ana boquiabierta – En cuanto me dijo que se iba a China llamé a un detective privado para que le vigilaran porque sospechaba que algo raro sucedía. Lo que no me esperaba es que justo al día siguiente me llamara esta mujer para decirme que Jaime tendría que haber ido a trabajar y no acudió.
– Y se lo contaste al detective?
– Sí, me costó tres días pero al fin conseguí hablar con él. Al contárselo lograron dar con él. Está en Italia. Es lo único que sé. Con ayuda de la empresa en la que trabaja conseguimos ver las llamadas que había hecho desde el teléfono móvil. Todas estaban hechas a teléfonos italianos pero de momento, cindo meses después, no hemos logrado dar con él. Esta semana mandarán a una persona allí para que junto con la policía italiana podamos averiguar a quien llama y con quien está.
– Dios santo. No me hubiera imaginado nunca ésto de él. Siempre le ví tan atento contigo… Aunque sí es cierto que meses antes de tu parto él no venía a vernos.
– Yo no me dí cuenta hasta que este renacuajo llegó. Ese momento fue muy duro. Me sentí muy sola y encima cuando fui a ver al detective descubrí que él era un viejo amigo…
– Amigo? Sólo amigo?
– Es una larga historia…
– Está bien, ya tendremos tiempo para que me lo cuentes. Ahora céntrate en Diego y a ver si sacamos algo en claro de lo de tu marido. Yo me iré ya porque el mío debe estar subiéndose por las paredes con los nuestros en casa. Si necesitas ayuda mi sobrina puede venir a ayudarte con Diego por las tardes. Y por las mañanas ya sabes donde estamos. LLámame sin dudarlo. – le recordó Rosa mientras se ponía el abrigo.
– Te cojo la palabra. Entre tanto papeleo y viajes a la ciudad por lo de Jaime, con Diego se me hace muy pesado.
– De acuerdo. Si no volvemos a hablar nos vemos en un mes en el colegio. Te echamos de menos… – le dió un fuerte abrazo.
– Y yo. Esta casa se me viene encima. Nunca lo hubiera imaginado… Dáles recuerdos a todos y gracias por preocuparte. Te llamaré. – dijo Ana despidiéndose desde el porche.
– Adiós. – Rosa se subió al coche y haciendo una buena polvareda desapareció entre el camino de tierra.

Mientras Diego jugueteaba con sus juguetes sentadoen su sillita Ana preparó su primera papilla. LLegó la hora de dejar un poco de lado los biberones e intentar cambiar por la comida algo más sólida. Mientras estaba en la cocina entre ollas humeantes y pasapuréspensó en todo lo que su marido se estaba perdiendo. Pero también se preguntaba si él realmente pensó en ellos despúes de tantos meses. No llegaba a comprender porque no le había vuelto a llamar. Habría otra mujer? El embarazo se le hizo cuesta arriba y había encontrado apoyo fuera de su hogar? Era cierto que sólo eran negocios? Por qué Italia? Tenía demasiadas preguntas y ninguna respuesta y nadie con quien poder hablar. Dejó su hogar cuando cumplió los 18. No quería seguir allí. Sus padres nunca la quisieron. Siempre priorizaban y idolatraban a su hermano. El listo, guapo, inteligente,… Ella dejó de existir porque no le gustaba estudiar, no iba a clase, tenía un comportamiento rebelde y en casa sólo eran broncas hacia ella. Pero con su mayoría de edad todo cambió.

Conoció a Óscar.

[Programa semanal] Fotografies (TV3)

Buenas.

Hoy vengo a traeros mi opinión sobreun programa que hasta hace un par de días desconocía. Buscando porla web de TV3 fui a parar a la sección de TV3 a la carta dónde meencontré con este programa. Se trata de Fotografies y tengo queaclarar que sólo está en catalán pero los que no lo entendáis yos guste la fotografía creo que será igual de interesante.

El programa está dirigido a todos lospúblicos y no sólo a los que nos apasiona la foto sino también aaquellos que os pique un poco la curiosidad por este mundillo. Yodividiría el programa en tres partes esenciales :

 

– Primero está la parte en que un (o másde uno) fotógrafo catalán o residente en Catalnya de renombre nacional o internacional nos muestra como trabaja, alguno de sus trucos,filosofía, y vivencias y experiencias que han tenido.

– En segundo lugar nos encontramos conuna sección más retro. En el programa se nos habla de la fotografíaen la actualidad pero también de como se entendía la fotografíaaños, décadas o siglos atrás. Esta es una parte que a veces sepuede hacer un poco pesada pero no menos interesante.

– Y por último quiero destacar elapartado final en que se nos “pica” para que nosotros tambiénparticipemos en el programa aportando alguna de nuestras fotos paraentrar en concurso. Se nos pide que mandemos una fotografía quehable sobre el tema que se trata en cada programa.

 

Mi humilde opinión general es que elprograma es muy interesante, se aprenden cosas (especialmente sisomos catalanes) no sólo de fotografía sino también de história fotográfica y del país, que nos incita a que nos queramos meter más aún eneste mundo de la fotografía. También decir que, como antes he comentado, algunos delos programas pecan un poco de que se fijan mucho en el pasado de lafotografía y éso se puede hacer un poco pesado… A parte de éstoespero con ansias la próxima temporada que ya están preparando ^^

Si sentís curiosidad por ver elprograma esta es la página http://www.tv3.cat/fotografies

En la sección de videos tenéis los programas íntegros.

Saludos!!!

Hola, holita de nuevo

Hola!

Tras muuuucho tiempo (casi un año, ya me vale) escribo un poco por aquí sin saber cuando volveré.
Mi vida ha cambiado ligeramente. Hace un año estaba a punto de entrar en el Grado Superior de Fotografía Artística, tenía trabajo y estaba mucho más ocupada. A día de hoy en Octubre empezaré a prepararme para entrar en la Uni para hacer fisioterapia, no trabajo (estoy en busca y captura de curro) y mi tiempo lo ocupan el gimnasio, mis ratos libres en la playa y mis salidas por ahí con mis amigos. No me puedo quejar. Hago cosas y me siento bien conmigo misma. Mi próxima meta : la universidad ^^ Así que este año tendré que darlo todo para tener buena nota y entrar directa y a poder ser en una pública aunque eso ya no será tan sencillo. Tengo la suerte de haber hecho la prueba de acceso a grado superior hace un año y lo tengo todo muy reciente. Inclúso me han dicho que entrar en la uni es más sencillo que la prueba de acceso que ya hice así que lo tengo fácil relativamente Smile

En cuánto al relato que estaba escribiendo prometo algún día retomarlo ya que me motivaba escribirlo y tal, pero no sé cuando será… Tiempo al tiempo.

Un saludo para todos aquellos que me seguíais y a todos los que me leeréis por primera vez ^^ 

[Relato] Vivir en soledad (VI)

7 de la mañana. Diego se despertó y se empezó a mover por sucuna y a llorar. Ana esa noche había podido descansar y se despertócon mejor humor a pesar de que su hijo la despertara. Cogió alpequeño en brazos y lo intentó tranquilizar. Mientras Ana sepaseaba con su hijo en brazos pensaba que tal vez él era lo mejorque le había pasado en su matrimonio. Era cierto que el inicio de larelación con su marido fue inolvidable pero desgraciadamente lasituación que tenía en ese momento la hacía entristecer y pensarsi realmente se había equivocado de persona o si el problema lotenía ella. Tenía demasiados fracasos sentimentales a sus espaldasy le hacía replantearse si tenía que cambiar o simplemente no habíaencontrado el hombre de su vida. Diez minutos después de que Anacargara con su hijo, Diego se calmó y volvió a dormirse. Ana ledejó en su cuna y se dirigió a la cocina. Ya no tenía sueño yprefería aprovechar la mañana para limpiar y recoger un poco lacasa. Con los ojos aún entrecerrados y algo dormida se duchó. Saliócomo nueva y con ganas de empezar a hacer cosas. Se preparó un cafécon leche y mientras se lo calentaba empezó a limpiar la cocina.Había estado demasiados días preocupada por otras cosas y la casala tenía muy desorganizada. Se mentalizó de que le tocaría limpiartodo el día y así lo hizo. Empezó por la cocina, siguió por elsalón, baño, jardín y por último su habitación. Eran las once dela mañana y Diego seguía durmiendo. Ana sin hacer mucho ruidorecogió toda la habitación y cuando salió por la puerta sonó elteléfono. Su corazón se disparó. En su cabeza apareció Jaime y elaviso de que volvería antes de tiempo, pero a la vez pensó que nole importaría que fuera Óscar. Necesitaba hablar con alguiendespués de tantas horas sola. Corrió hacia el teléfono ycontestó.

– Diga?
– Hola. Es usted Ana?- contestó una vozfemenina.
– Sí, soy yo- Ana se sorprendió muchísimo.- Quien esusted?
– Le llamo de la empresa de su marido Jaime.- A Ana se ledisparó el corazón y contestó angustiada.
– Le ha pasado algo ami marido?!
– No. Que yo sepa no, pero justamente por éso lellamaba. Hace muchos días que no sabemos nada de él y nos gustaríasaber por dónde anda. Yo soy la secretaria del jefe de su marido yestamos preocupados por él. Las últimas noticias que tuvimos de élson que usted tuvo a su hijo hace unos días y se fue con usted alhospital. Pidió unos días de vacaciones para cuidar de usted y desu hijo pero ayer se tendría que haber reincorporado.- Ana no se lopodía creer. Se sentó, tomó aire y contestó.
– No me lo puedocreer. A mí mi marido me dijo que se iba a China por negocios y ayermismo me llamó para avisarme de que iba a tardar un mes más de loprevisto…
– A China? Por negocios? Pero si ni siquieratrabajamos para China! Su marido nos ha bien engañado tanto a ustedcomo a nosotros. Se lo contaré a mi jefe para que ponga solución atodo ésto. Si recibiera otra llamada de él dígale que se ponga encontacto con nosotros pero no le diga el motivo. Nosotros nosencargaremos de zanjar el asunto.- Ana suspiró.
– Está bien. Asílo haré. Si ustedes supieran algo de él avisenme también.Gracias.
– Bien. Ya hablaremos en otro momento. Y felicidades porsu maternidad. Un saludo.
– Gracias. Adiós.

A Ana le temblaba todo. No entendía nada. Empezó a entrarle unsudor frío y sin pensar fue a buscar el número de Óscar. Entró enla habitación, rebuscó en su bolso haciendo mucho ruido y al fin loencontró. Cuando corrió hacia la puerta de su habitación Diegoempezó a llorar.
– No!!! Ahora no!!!- exclamó Ana- Justamenteahora no es el momento de que te pongas a llorar. Mamá tienedemasiadas cosas en las que pensar…- Ana le cogió en brazos y selo llevó hasta el salón. Cogió el teléfono y marcó el número deÓscar. Piii. Un tono. Piii. Dos tonos. Piii. Tres tonos. Piii…Siete tonos y Óscar no contestaba. Ana muy nerviosa colgó elteléfono. Sin poder parar de moverse por la casa decidió que iba adar de desayunar a su hijo mientras se le ocurriría otra solución.Calentó el biberón, comprobó que no quemará y se lo dió. Alterminárselo Ana le cogió en brazos y se paseó por el piso con elpaso bastante acelerado. Sentó a Diego en una sillita y decidió quevolvería a probar suerte. Piii. Un tono. Piii. Dos tonos. Piii…Cinco tonos y Óscar seguía sin contestar…

Continuará…

[Relato] Vivir en soledad (V)

– Bonita historia pero a la vez amarga. Comprendo que no es fácilvivir una vida que no era la que querías y por ello voy a hacer mitrabajo lo mejor que sepa.
– Te lo agradezco Óscar. Tengo muchasdudas y miedos que no quiero que me sigan doliendo. Y sé que note será fácil ayudarme por el daño que pude hacerte tiempo atráspero no tengo a quien recurrir. Eres mi única alternativa.
– Escierto que me hiciste mucho daño. El tiempo ha pasado y tenía estetema olvidado pero me duele que hayas aparecido ahora, ahora quetengo un trabajo estable y que es lo único que me hace levantarmetodos los días. Sabes? Desde que me dejaste mi vida se ha girado porcompleto. Yo era una persona feliz, tenía objetivos en la vida,creía en una vida a tu lado. Pero sabes como me he quedado? Solo enesta ciudad que tanto odias y con un trabajo con el que apenas mepuedo pagar un piso. Pero no todo fue negativo. Gracias a ti heaprendido a salir adelante con lo bueno y con lo malo, y de ambascosas he aprendido a quedarme con lo bueno.- Diego se calló y dejóque Ana le rebatiera.
– Yo nunca quise hacerte daño. Me hicistemuy feliz el tiempo en que yo estuve enamorada de ti, perodesapareció esa pasión. Que culpa tengo?
– Si es así no tengonada más por decir. Bueno sí. Sólo una cosa. Espero que nuncanadie se desenamore nunca de ti como lo hiciste tú de mí. No ledeseo a nadie el sufrimiento que tuve que pasar.- Sorbió el últimotrago de café.

Diego abrió los ojos, bostezó y empezó a sollozar.

– Tiene hambre. Le daré el biberón.- Ana cogió a Diego y ledio el biberón mientras Óscar cogía papel y lápiz y anotaba lascosas que Ana le había contado.
– Has hablado con Óscarrecientemente?
– Sí. Justo esta mañana me ha llamado paradecirme que el viaje se alargará…
– Mucho tiempo?
– Un mes.Cada día estoy más convencida de que el trabajo no es lo único quele retiene fuera de nuestra casa. E incluso me pregunto si realmenteestará en China…
– No te sale el número en el teléfono?
-No. Es un teléfono antiguo.
– Bien. Lo primero que haré serápedir a la compañía telefónica que me diga cuáles son los númeroscon los que has hablado desde que tu marido se fue. Que día fueexactamente?- Preguntaba Óscar mientras tomaba apuntes.
– El 6 deeste mes.
– Bien. Me lo anoto y en cuanto pueda pediré estosdatos. Hay algo más que deba saber?
– Creo que no. Si meacordara de algo ya te lo comentaría.- Contestó Ana dejando elbiberón vacío sobre la mesa.
– Bien. Me dijiste el nombre de laempresa dónde trabaja tu marido?
– No… Trabaja en unaempresa logística. Se encarga del sector comercial.Constantemente lleva el teléfono encima y habla con sus clientes atodas horas. Es por éso que me molesta que en las dos semanas quelleva en China me haya llamado sólo una vez. Parece que sólo eltrabajo sea su vida.- Se levantó y se paseó por el piso con Diegoen brazos.
– Intentaré pinchar también su móvil. La empresacomo se llama?
– R. O. Inventigaciones SL
– Bien.- Óscar se loapuntó mientras veía a Ana de reojo pasear al pequeño.
– Creoque será mejor que vuelva a casa.
– Puedo acompañarte siquieres.
– No te molestes. Cogeré un taxi.
– Segura? Terecuerdo que no encontrarás mejor piloto que yo. Ah! y mejor cantanteal volante.
– Ni me lo recuerdes…- Ana sonrió.
– Venga quete llevo.
– Está bien.- Ana dejó a Diego en su cochecito y cogiósus cosas.

El viaje de vuelta fue raro. A Ana se le vinieron ala mente vivencias junto a Óscar muy agradables. El primer año quepasaron juntos fue difícil de olvidar. El siguiente medio año lascosas empeoraron y Ana no pudo soportarlo. Aunque Óscar quisointentar convencerla no lo consiguió. Ana dejó de quererle, dejóde sentir todo lo que le había querido. Ella tampoco se lo explicabapero era así.

– Es la siguiente calle a la derecha.- Leindicó Ana a Óscar.
– Bien.

Al llegar Ana salió conDiego en brazos y Óscar sacó el cochecito del maletero. Ana losentó en su silla y le tendió la mano a Óscar.

– Graciaspor todo. Espero que a pesar de tener un pasado en común podamosllevar ésto como dos personas maduras.
– Lo intentaré.- ContestóÓscar secamente.- Te dejo mi tarjeta por si necesitaras explicarmealgo más que se te ocurra.
– Gracias. Lo haré. Tu ya tienes miteléfono, verdad?
– Sí, tengo el de tu casa pero si me das tunúmero de móvil te lo agradeceré.
– Sí espera.- Ana sacó unaagenda del bolso y se lo apuntó.- Toma. LLámame a cualquier hora.
-Bien.- Óscar le tendió la mano.- Hasta la próxima.
– Adiós

Óscar volvió al coche y Ana esperó hasta que el cochedesapareció entre las calles. Con Diego en brazos volvió a su casa.Cerró la puerta y volvió a sentir el mismo vacío pero estaba un pocomás animada. Se había reencontrado con alguien a quien nunca quisoperder y esperaba que ahora las cosas mejoraran.

Retomando el blog

Buenas!!

Después de unos días desaparecida, he vuelto!
El tiempo que no he aparecido por aquí he estado muy ajetreada con el nuevo trabajo, examenes finales y sinceramente con pocas ganas de escribir. No tenía motivos para no escribir pero no me sentía motivada y ahora en una situción totalemente distinta retomaré ésto.
Trás cerca de un mes sin pasarme por aquí me han pasado bastantes cosas, unas buenas y otras no tanto pero hay dos en las que quiero hacer incapié :

1. Empezaré por lo malo : Hoy trás 1 mes de contrato me han dicho que no me pueden renovar. En el fondo ya me lo imaginaba, no tenía mucho por esperar, el trabajo estaba muy parado y yo ayudaba en lo que podía pero no hay suficiente trabajo… Así que me esperan mis dos últimos días de trabajo que se me harán eternos pero los superaré como pueda… pf. Me han comentado que si el trabajo aumenta van a volver a llamarme pero visto lo visto… la cosa está mal, mal, mal…

2. Por suerte no todo son malas noticias… Hace un par de semanas me examiné de la prueba de Acceso a Grado Superior y el Viernes pude saber la nota y tengo un 8’98 ^^ Estoy requetecontenta y esta nota me irá más que bien ya que quiero ir a un colegio público y se entrará por nota y con un poco de suerte con la que tengo entraré sobrada. Tengo que ir a informarme bien de la nota que piden, documentación que tendré que llevar, etc etc…

Así que algo desanimada por lo del trabajo y algo más contenta porque tengo casi segura una plaza en el colegio para el curso que viene volveré por aquí más a menudo ya que de momento me quedan 3 o 4 meses de vacaciones y me sobrará tiempo para todo. Quiero seguir Vivir en Soledad pero todo a su tiempo… De momento me tomaré unos días para terminar de ponerme al día con algunos asuntos y en cuanto tenga un rato prometo volver a seguir la historia. Prometido. 

Nos leemos.
Un saludo!

Entrada variada

Buenas!

He estado unos dias desaparecida pero no olvido ésto. Casi todos los días entro y reviso las nuevas entradas y comentarios pero no he encontrado el momento de escribir algo interesante. Cuando entro no me siento suficientemente motivada para seguir con Vivir en soledad aunque prometo que la seguiré. De momento a partir del Miércoles tendré menos tiempo para dedicar al blog (aunque prometo que no lo abandonaré). Voy a seguir pasándome, visitaré entradas e intentaré comentar en algunas pero por las mañanas estaré totalmente ausente de Internet porque… POR FIN TENGO CURRO!!! Sí, sí. Habéis leido bien Razz En una época como ésta en la que estamos en crisis, he encontrado curro ^^ Estaré trabajando por las mañanas, iré a clases por la tarde hasta el día 7 de Mayo y a partir de entonces estaré todo el verano trabajando de mañana y las tardes las tendré libres. En un principio tendré un mes de prueba, si todo sale bien me lo subirán a tres meses más de contrato y si les sirvo me harán indefinida. No tengo ninguna queja : horario más que bien (5 horitas), 3 semanitas de vacaciones (+ una semana en Semana Santa + una en Navidades) porque trabajan en el sector de la publicidad y no les sale rentable trabajar más y un sueldo que está más que bien Mr. Green Ahora sólo espero dar la talla xD El trabajo será bastante entretenido porque tanto estaré delante de un ordenador como haré trabajos más manuales. Un poco de todo y bastante variado ^^
Pues nada seguiréis viedome por aquí pero al menos en un par de semanas estaré un poco más desaparecida.

Nos vemos pronto!
Saludos!

[Relato] Vivir en soledad (IV)

Ana cruzó el umbral de la puerta sin poderselo creer. Delante de ella tenía un viejo amigo al que hacía mucho tiempo que no veía. Los dos se quedaron mirando mientras Juan seguía sin comprender qué era lo que estaba sucediendo y decidió romper ese momento tan… tenso, raro e intrigante.

– No me gustaría romper este momento pero…- Óscar y Ana reaccionaron y miraron a Juan.
– Perdona. Se me había olvidado que tengo que pagarte- contestó Óscar sacándose un sobre del bolsillo.- Toma. Ésto es lo que habíamos acordado.- Juan comprobó el sobre.
– Está todo correcto. Si me necesitas ya sabes dónde encontrarme.
– Por supuesto. No dudaré en llamarte.- contestó Óscar.
– Hasta la próxima.- Juan le tendió la mano a Óscar mientras se dirigía a Ana y le dijo- ha sido un placer conocerla.
– Igualmente y gracias por todo.

Juan se alejó por el pasillo y se hizo un gran silencio entre Óscr y Ana. Dado que ninguno de los dos daba el siguiente paso Óscar se limitó a invitarla a entrar en el piso. Una vez dentro Ana dejó el cochecito de Diego con mucho cuidado para que el bebé no se despertara. Le había costado muchísimo que se volviera a dormir y no quería que se despertara. Ella empezó a observar cada detalle, cada rincón, todo lo que la rodeaba. Era un piso pequeño con una sola habitación y un baño. Era más bien un estudio, pequeño pero muy acogedor con una decoración simple pero muy vistosa y elegante. Óscar se dirigió al minibar y cogió una bebida mientras Ana se sentó en un sillón de mimbre que había junto a la única gran ventana que había en el estudio. Era una ventana grande, dejaba entrar mucha luz y le daba mucha vida a ese piso tan pequeño. Óscar se sentó en otro sillón que había justo al otro lado de la ventana. Los dos se quedaron mirando por ella y Óscar comentó :

– Te gustan las vistas? No son las mismas que tenía antes pero tampoco me puedo quejar.
– La verdad es que sí, me gustan pero tienes razón. Antes eran mejores.

Se hizo el silencio de nuevo pero fue Ana quien decidió dar el paso esta vez.

– Podrás hacerme un café con leche? La verdad es que hoy no me ha dado tiempo ni de desayunar con tantas prisas, llamadas inoportunas…

Óscar prefirió no preguntar.

– Sigues tomando la leche tan caliente como antes?
– Sí. En eso de momento no he cambiado. Ah! Y con dos tarros de azúcar y corto de café. Gracias.

Ana siguió mirando por la ventara mientras Óscar se dirigía a la cafetera y nevera que había justo al otro lado del piso. Le preparó el café con leche y se lo dio. Óscar se sentó en su sofá y le habló como si no la conociera de nada.

– Cuéntame qué es lo que sucede con tu marido.
– Intentaré ser breve para no aburrirte.- le contestó Ana dejando la taza en la mesilla que tenía justo delante.

‘Hace ocho años estaba trabajando en una cafetería todos los sábados por la tarde para poder pagar mis pequeños gastos. Todos los sábados a la misma hora venía Jaime a tomarse un café. Para mí era un cliente más, venía se tomaba el café y se iba. Sí que es cierto que en algún momento tal vez intentó captar mi atención pero yo nunca le dí la más mínima importancia. Yo iba allí sólo a ganarme un poco de dinero para poder subsistir.
Un sábado de verano, sin más, me invitó a comer. Yo ya había hablado alguna vez con él y me parecía una buena persona, a parte de muy guapo, pero éso ahora no viene a cuento. En ese momento no tenía la cabeza como para pensar en el futuro o en algo estable. Estaba terminando mi carrera de Magisterio y lo único que quería era terminarla y huir de la ciudad. Se me hacía muy pesado estar allí, entre tanto coche, estrés, preocupaciones… Pero a pesar de eso también me apetecía conocer a gente porque lo único que tenía eran los estudios y la poca vida social que hacía en la cafetería los sábados, así que decidí darle a él y a mí misma esa oportunidad. Fuimos a cenar a una terracita que hay cerca del centro. Fue una noche especial. Nunca había hablado tanto con ningún chico. Supo escucharme y entenderme, al igual que yo lo hice con él.
A partir de entonces hicimos la promesa de que aunque no fuera a pasar nada más allá de una amistad, todos los sábados nos encontríamos en esa terraza para comer. Así lo hicimos hasta que yo terminé la carrera y fue entonces cuando Jaime quiso que nos fuéramos de allí, que viviéramos nuestras vidas apartados de esta ciudad porque sabía que a mí no me gustaba.
Acepté. Nos fuimos al pueblo a vivir. El día que hacía dos años que estábamos viviendo en esa casa me pidió que me casara con él. Nos casamos y tras cinco años más, aquí me ves, con un crío a cuestas y un marido a miles de kilómetros de aquí trabajando…’

Diego se movió y los dos lo miraron. Por suerte siguió durmiendo y ellos dos quedaron en silencio de nuevo.

Milow

Buenas!

Hoy quiero hacer una entrada distinta. Quiero dedicarle un espacio a un cantante que desde el primer momento que lo escuché me ha llegado hondo. Se trata de Jonathan Vandenbroec, más conocido como Milow. Este verano llegó a muchas partes del mundo gracias a su ya muy conocida canción Ayo technology. Esta canción no es suya sino que originalmente es de 50 cent y él la recompuso. La original ya la había oído pero sin lugar a dudas me quedo con la versión de Milow aunque tengo que reconocer que de tantas veces que la he oído a veces se me hace hasta un pelín aburrida. 

Milow no ha aparecido de la nada, lleva bastante tiempo en esto de la música. Sus inicios fueron en el 2004 en un programa de televisión musical belga llamado "Humo’s Rock Rally" del cuál fue uno de los finalistas. Por si fuera poco, él mismo fue su propio manager e hizo dos albumes : "The Bigger Picture" y "Coming of Age", pero hasta el año 2008 no empezó a apuntar alto. Fue entonces cuando le ofrecieron crear un "cover" en una radio belga y gracias a ello Milow se ha hecho tan conocido en el resto de Europa.

Toda esta información la he descubierto gracias a Facebook ya que me hice fan de un grupo de Milow en el que él mismo nos informa periódicamente a que conciertos va a participar, eventos etc. y curioseando me encontré con esta mini-biografía. Y no sólo me conformé con ésto. En Youtube o Spotify también encontré más canciones suyas.

Os dejo con algunas de sus canciones :

Nuevo single "You don’t know"

 

Out of my hands

Si no recuerdo mal esta canción es la historial real de un asesinato que hubo en un país, pero no me hagáis mucho caso porque lo comentó hace unos días cuando estuvo en los 40 principales y no me dio tiempo de entenderle del todo xD Es preciosa Kitten

Os dejo el enlace porque no puedo ponerlo directamente aquí…

Esta canción se llama Hard luck Stories y es una colaboración que hace con Nona Mez a quien no conozco pero he escuchado alguna canción suya y me ha gustado bastante

Y no podía faltar… 

Ayo Technology

 

Creo no hay más videoclips pero si sale alguno ya os lo pondré.

La verdad es que no soy de ir a conciertos, sólo fui de pequeña a uno de Britney Spears  pero si Milow viene este verano a Barcelona y tengo trabajo y me lo puedo pagar, iré a verle. Merece la pena pagar por alguien que se lo "ha currado".

Espero que os guste.
Un saludo.