Efemérides… El ataque a Pearl Harbor

Hoy haré un breve acercamiento a una fecha que cambió el devenir de la historia en una época tan agitada como lo fue el periodo de la Segunda Guerra Mundial. Retrocedamos pues al año 1941, concretamente el 7 de diciembre, para recordar uno de los hechos más importantes de esa guerra, el ataque a Pearl Harbor. 

El 1 de septiembre de 1939 Alemania invadió Polonia y por ende provocó el inicio de la peor y más cruel de las guerras que ha vivido la humanidad. Pero algunos historiadores afirman que en realidad la Segunda Guerra Mundial se inició en 1937 con la guerra sino-japonesa entre China y Japón. Dicha contienda hizo que los Estados Unidos y Gran Bretaña mirasen con recelo al imperio nipón y la consecuencia fue un embargo de metal en bruto que fue seguido de otro de petróleo. Tres años después, ya en 1940, Japón invadió Indochina –colonia francesa en aquellos días- un hecho que tampoco fue visto con buenos ojos por parte de las potencias occidentales que procedieron a cerrar el Canal de Panamá para cualquier nave japonesa impidiendo su paso por esta importante ruta marítima. Estos hechos amenazaban seriamente la economía japonesa ya que dicho país carecía de recursos naturales propios con lo que se iniciaron negociaciones diplomáticas para buscar una solución y levantar este bloqueo.

 

El Canal de Panamá  

Finalmente tras varios contactos e intentos de negociación entre el imperio japonés y Estados Unidos y Gran Bretaña se llegó al punto culminante con La Nota de Hull. Este documento se tomó como un ultimátum por parte del gobierno japonés ya que se exigía como punto innegociable para levantar el bloqueo que Japón abandonara China y las colonias francesas. Ante estos hechos a Japón sólo le quedaban dos opciones; ceder a las demandas de Estados Unidos y Gran Bretaña o iniciar un conflicto militar buscando recursos en el sudeste asiático. Finalmente se optó por la segunda opción.

 Dentro de los planes del ataque por parte de la fuerza militar japonesa se incluía el hecho de mandar una nota a la Embajada en Washington 30 minutos antes del ataque, pero debido a la tardanza con el descifrado el aviso de la ruptura de las negociaciones no fue enviado hasta mucho después de haberse iniciado el ataque. 

El lugar elegido para el primer ataque japonés en esta nueva contienda fue Pearl Harbor, en la isla de Oahu en Hawái, donde residía la flota del pacífico de los Estados Unidos; el oficial al mando sería Isoroku Yamamoto. Los americanos habían interceptado varios mensajes japoneses que insinuaban un ataque en ese punto pero no fue tomado en serio ya que veían inviable un ataque con torpedos ya que el puerto era poco profundo. Por desgracia para ellos desconocían el nuevo modelo de torpedos japoneses que era capaz de operar en aguas poco profundas. La base militar de Pearl Harbor no se encontraba en situación de alerta en el momento del ataque con lo cual las consecuencias del mismo se agravaron aún más ya que les cogió desprevenidos y con la guardia baja.

 

El almirante Ironoku Yamamoto

 La batalla –y los primeros disparos de Estados Unidos en la Segunda Guerra mundial- empezaron cuando el USS Ward hundió un mini-submarino japonés en las proximidades del puerto (eran las 6:37 hora del pacífico). Cinco mini-submarinos tenían órdenes de atacar a los buques americanos que fondeaban en el puerto con torpedos tras el inicio del bombardeo aéreo; ninguna volvió sana y salva.  Esa misma mañana se advirtió por radar la aproximación de la fuerza aérea japonesa pero se confundió con la llegada prevista de aviones estadounidenses B-17.  El ataque se inició a las 7:53 (hora del pacífico) y estaba previsto efectuarlo en dos oleadas. La primera oleada fue encabezada por los vulnerables aviones torpedo que debían aprovechar los primeros momentos de sorpresa para hacer blanco en los portaaviones y acorazados mientras que los bombarderos debían atacar las bases aéreas. Finalmente ningún portaaviones estadounidense fue hundido ya que todos habían sido destinados a otro lugar con lo cual las naves perdidas por el ejército americano en el ataque fueron los acorazados y destructores además de múltiples aviones.  

La segunda oleada iba destinada Bellows Field y Ford Island, una base aeronaval y de infantería de marina en el centro de Pearl Harbor. La única oposición que se encontraron fue la de los aviones P-36 Hawk y P-40 Warhawk que realizaron 25 salidas y del fuego de la artillería naval antiaérea.

 

Ubicación de los buques estadounidenses en Pearl Harbor  

Finalmente el ataque se saldó con 3435 personas muertas (entre ellas 68 civiles), 1.178 heridos, 188 aviones destruidos, 155 aviones dañados y 13 buques de guerra destruidos por el lado estadounidense. Por parte del bando japonés, 55 aviadores y 9 tripulantes de submarino perecieron, 29 aviones fueron derribados y 74 dañados –de los cuales 20 eran irreparables-. Tras el ataque (que duró 90 minutos) el almirante Yamamoto declaró “me temo que todo lo que hemos hecho no es sino despertar a un gigante durmiente y haberle forzado a tomar una resolución terrible". El devenir de la historia le daría la razón. 

Al día siguiente el Congreso de los Estados Unidos declaró la guerra a Japón y Franklin D. Roosevelt, presidente de 1933 a 1945 año en el que falleció (fue el único en romper la tradición de no tener más de 2 mandatos), se refirió al día del ataque como “una fecha que vivirá en la infamia”. Poco después Alemania le declaró la guerra a Estados Unidos y el conflicto alcanzó una escala aún más global.

 

F.D. Rooselvelt firmando la declaración de guerra  

Bueno, hasta aquí este paseo por la historia. Hasta la próxima.  

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Wikipedia:Portada

Efemérides… La Constitución del 78

Inauguro otra nueva sección en la que, coincidiendo con el aniversario del mismo, haré un breve repaso a algunos hechos importantes de la historia. Espero que sea de vuestro agrado ya que, como dicen, el saber no ocupa lugar y como dijo Winston Churchill, “Aquellos que no conocen su historia están condenados a repetirla”. Empecemos pues con este viaje por la historia que iniciamos en diciembre de 1978, fecha importantísima para este país.

El 20 de noviembre de 1975 y tras una larga agonía, el pueblo español conocía a través de la televisión y con el ya famoso “españoles, Franco ha muerto” pronunciado por el presidente del gobierno Carlos Arias Navarro el fallecimiento del líder del Estado Español. Quizá muchos se preguntaron qué ocurría ahora, quién sucedería a la persona que había liderado el país desde el año 1939, qué persona sustituiría al Caudillo. Imagino que para muchos era difícil imaginar cómo sería el país si la persona que lo había liderado durante casi 40 años ya no estaba, así que en un principio el desconcierto fuer generalizado; a la vez que la alegría en muchos sectores y en personas que llevaban años exiliadas en el extranjero.

 

Momento en que Arias Navarro anuncia por televisón la muerte de Franco

"españoles, Franco ha muerto"

Algunos piensan que en un principio Franco había decidido que Carrero Blanco fuera quien le sucediera tras su muerte, pero E.T.A. truncó esa posibilidad en diciembre de 1973 con un atentado con coche bomba que le causó la muerte ipso facto; cuentan que el coche se elevó varios pisos .Quizá de no ser por ese atentado, la historia hubiera sido muy distinta, ya que Carrero Blanco seguramente hubiera continuado con un régimen similar al que estaba viviendo España en ese momento que, todo sea dicho, se había suavizado bastante en comparación con sus inicios. Así pues, finalmente, Juan Carlos I fue el elegido para coger las riendas del país con unos ideales políticos totalmente opuestos a los de Franco y Carrero Blanco instaurando una democracia en España después de casi 40 años. Este hecho lo conocemos como transición.

 

Imagen del coche destrozado tras la explosión

Así quedó el coche de Carrero Blanco

Poco después de la muerte de Franco, Juan Carlos I fue nombrado rey de España y unas de sus primeras decisiones fue la de formar un nuevo gobierno eligiendo a Adolfo Suárez como presidente del mismo en julio de 1976. Poco después, en octubre del mismo año, el gobierno envió a las Cortes el “proyecto de Ley para la Reforma Política” que fue aprobada y posteriormente ratificada. Esta ley suponía una ruptura total con la política del régimen; no introducía aún un sistema democrático-constitucional pero abría enormemente la posibilidad a éste. Posteriormente en marzo de 1977 se reguló el proceso de elección de los miembros de las Cortes y dicha elección se realizó en julio del mismo año, siendo éstas las primeras elecciones libres desde febrero de 1936.

 

 Juan Carlos I jurando el cargo

Juan Carlos I jurando el cargo

Don Juan Carlos I investido Rey

 

Una de las tareas prioritarias de las recién elegidas Cortes fue la de redactar una nueva constitución (la Ley de Reforma Política dejaba la puerta abierta a esta opción). Se nombraron a 7 diputados de diversos partidos políticos para elaborar un anteproyecto. Estas 7 personas eran:

 

          Gabriel Cisneros (UCD)

          José Pedro Pérez Llorca (UCD)

          Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón (UCD)

          Miguel Roca Junyent (Pacte Democrátic per Catalunya)

          Manuel Fraga Iribarne (AP)

          Gregorio Peces-Barba (PSOE)

          Jordi Solé Tura (PCE)

 

El anteproyecto fue aprobado por el Congreso de los Diputados pero hubo discrepancia con el Senado, con lo que se creo una comisión mixta entre ambas cámaras que elaboró un nuevo texto que fue aprobado por las dos partes en octubre de 1978. Posteriormente, el día 6 de diciembre, fue sometido a referéndum y ratificado con el 87% de los votos a favor. Éste fue el paso definitivo hacia un sistema democrático y constitucional como el que tenemos hoy en día y por eso esta fecha es festividad nacional desde 1986.

 

Bueno, hasta aquí este primer repaso por la historia que espero que haya sido de vuestro agrado. En breve volveré con una nueva entrada de esta sección dado que el destino quiso que dos hechos históricos importantes sean correlativos en el calendario. Hasta pronto.

 

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Wikipedia:Portada

    

Dando el salto.

Bueno, finalmente me he decidio a dar el salto e inaugurar mi blog. Espero que la vaguería y la dejadez no acaben por anteponerse a mi deseo de actualizar cada semana este espacio al menos con una entrada como mínimo. Aquí tocaré temas de diversa índole pero sobretodo trataré de analizar la actualidad del mundo del videojuego y todos aquellos juegos que tenga la oportunidad de jugar. Intentaré ser lo más imparcial posible a la hora de juzgar cualquier título pero, ya que esto es un blog personal, me tomaré el lujo de hacerlo conforme a mis propios gustos.

 Además de videojuegos también profundizaré, de manera esporádica, en temas de actualidad social, dejando totalmente al margen la política, así como noticias deportivas y culturales. De este modo intentaré elaborar un blog variado y entretenido donde haya cabida para todo tipo de opiniones e ideas siempre y cuando partan desde una premisa fundamental e irrefutable, el respeto.

Así pues, me impongo la responsabilidad de administrar este blog con la ilusión de crear un rincón donde haya cabida para diferentes opiniones (por eso dejo abierta la posibilidad de comentar cada entrada para todos) y donde se intentará arrojar algo de luz. 

 Un saludo a todos y bienvenidos;

StrifE.

Analizando… Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots

Bien, me dispongo a realizar mi primer análisis en profundidad. Tomaré como costumbre el valorar cada juego asignándole un adjetivo que ira de "MUY MALO", pasando por "MALO", "ACEPTABLE", "BUENO", "MUY BUENO", "EXCELENTE" y "OBRA MAESTRA". Así pues, comencemos…

Recuerdo perfectamente las sensaciones que me produjo en su día Metal Gear Solid; el ambiente, la musica, el excelente doblaje al castellano impropio de la época y no sólo por la calidad del mismo, sino por el hecho de venir doblado, la trabajada personalidad de los personajes dotándolos de un carisma enorme. Llevaba poco rato deleitándome con esa joya y ya me sentía totalmente involucrado en la historia y con ese solado amargado, frío y asocial, Solid Snake. El sr. Kojima creó un nuevo concepto en el mundo del videojuego acercándolo al cine y demostrando que un juego podía hacerte llegar sensaciones, ciertos mensajes y algo de humanidad además de divertir.

 A partir de ese momento todo aquello relacionado con la obra del sr. Kojima estaba rodeado por un halo de expectación e interés desmesurados donde cada captura de un nuevo juego de la saga, cada noticia, cada trailer, hacía correr ríos de tinta y alzaba a Hideo y a MGS a lo alto del pedestal del ocio electrónico; es lo que hoy conocemos como hype. Tras el primer MGS de PSX llegaron MGS 2: Sons of Liberty y MGS 3: Snake Eater. Finalmente se anunció oficialmente el desarrollo de MGS4 para PS3 y que éste sería el capítulo final de la historia de Solid Snake. Medio mundo se preguntó ilusionado "¿qué será capaz de hacer el genio Kojima con una máquina tan potente como PS3?" El hype era incontrolable; trailers, caputuras, detalles a cuenta gotas sobre el juego y el hilo argumental. Konami no reparó en gastos en este proyecto, la inversión fue enorme y la compañía estaba volcada en este juego (cosa que, a mi juicio, ha provocado la decadencia del resto de franquicias como PES o Silent Hill). Finalmente el juego salió a la venta en junio de 2008 tras 4 años de laborioso y costoso desarrollo y esta es mi valoración.

 Tras insertar el Blu-ray y ver los típicos logos de las desarrolladoras(ah, y despues de instalar 4gb en el HD) se nos deleita con una pantalla de inicio francamente bonita y espectacular. Una melodía lenta y triste acompaña a un Snake bien entrado en años paseando por un cementerio. Sin más dilación seleccionamos el modo historia y comenzamos el juego que llevamos 4 años esperando. Aquí comienzan los primeros delirios del sr. Hideo Kojima; pocas veces mi rostro habrá reflajado tal cara de contradicción y asombro. No sabia qué estaba pasando. Ante mi se sucedían varios vídeos en imagen real y en HD – que puedes ir alternando pulsando la "X" del mando – que no tenían absolutamente nada que ver con el juego. Una paranoia sin precedentes en el mundo del videojuego. Tras eso se inicia el juego de verdad con una introducción sublime y, tras varios minutos de cinemáticas comenzamos a manejar a Snake. La primera impresión es espectacular ya que la luz, las texturas, las animaciones, todo luce a un nivel excelente. Cierto es que algunas texturas secundarias podría ser mejorables y que se nota que la tasa de frames varía cuando estás en una escenario interior a uno exterior.

El primer acto de los cinco que componen el juego te sitúa en Oriente Medio, en medio de una guerra entre las PMC y los rebeldes de la zona y el sistema de juego es el clásico de la saga donde tu objetivo prioritario es no ser visto por el enemigo. Tendrás la opción de ayudar a la resistencia local en su lucha contra las PMC o ir a lo tuyo y centrarte en tu misión. Tras haber jugado a Call of Duty 4, la sensación de estar metido en un conflico se me antoja como pequeña y sólo se produce en este primer acto ya que en los sucesivos capítulos desaparece por completo. Tambíen en este primer acto conocemos a Drebin, que es un personaje que te desbloquerá las armas que recojas y te venderá de nuevas y también te proporcionará munición y otros objetos para mejorar tus armas. Sería un buen añadido (aunque lejos de ser nuevo ya que esto lo llevo viendo desde Residente Evil 4) si pudieras acceder a Drebin en ciertos puntos de la aventura, pero no es el caso ya que la opción de acceder a él y conseguir armas y munición está disponible todo el rato. Si a este hecho le sumas que Snake puede llevar consigo un arsenal enorme de armas se me antoja como imposible quedarte sin municón; además los botiquines están por doquier con lo cual el juego  ser vuelve muy fácil. Lo de añadir accesorios a tus armas queda rápidamente en un segundo plano a causa del desmesurado arsenal de que dispones (lo suyo hubiera sido poder llevar 3 o 4 armas a lo sumo encima). Primer fallo grave. Por otro lado tenemos el nuevo traje de camuflaje, el Octocam, que tiene la particularidad de reproducir fielmente cada una de las texturas con las que entra en contacto. Una idea brillante e ingeniosa de la que sólo se saca provecho en los 2 primeros actos ya que luego, si no fuera automático, ni usarías. El planteamiento del juego en futuros actos hace que esta herramienta también quede en un segundo plano y no se le saque prácticamente partido. Para finalizar y como novedad tendremos un pequeño robot, el Mk. 2, que argumentalmente será como el visor de Otacón en el campo de batalla ayudando a Snake y que jugablemente lo usaremos como rastreador. Tiene la capacidad de aturdir a enemigos y poco más. Otra herramienta más que no usamos prácticamente en toda la aventura y no cae en el pozo del olvido ya que su presencia a nivel argumental es constante.

Al finalizar la primera misión, pasamos a un segundo acto al más puro estilo MGS donde premia la infiltración y el sigilo. A nivel gráfico supera incluso lo visto en el primer acto (que no es decir poco) y la sensación al finalizarlo es de completa satisfacción. Como punto negativo podría decir que el combate con el Boss de esta zona es largo, sumado a que la mecánica para derrotarlo no varía un ápice en todo el combate, puede hacer esta lucha algo pesada. "Sí, estoy jugando un MGS a la altura"; eso me dije. Desgraciadamente no tardaría en cambiar de opinión.

Tras una excesiva y a veces totalmente irrelevante e innecesaria sucesión de vídeos(junto a las instalaciones previas a cada acto que oscilan entre los 3-1 min. y que rompen aún más si cabe el ritmo de juego) pasamos al tercer acto. Es tedioso, repetitivo y aburrido en su inicio. Debemos seguir a un tipo hasta una guarida y al conseguirlo (y tras otra secuencia larguísima) nos vemos metidos en una espectacular persecución en moto que es sin duda lo mejor y único destacable de forma favorable. Finalmente nos enfrentamos en un combate excesivamente largo contra un Boss. ¿Y luego qué? Un eterna e inaceptable sucesión de cinemáticas. Lo siento pero no puede ser; llevo 10 horas de juego y más de 5 han sido vídeos que sí, son todos de una calidad y diseño altísima, pero esto es un videoJUEGO y como tal quiero jugar. Por suerte las escenas se pueden saltar y doy gracias por ello ya que me veía incapaz de soportar otra vez a Sunny friendo un huevo.

Bien, a partir de aquí ya el despropósito total y absoluto. Basta con ser capaz de mover el joystick en la dirección correcta para finalizar el juego; es un constante avanzar y ver vídeos. Sólo hay algo de dificultad y sensación de riesgo a morir en los bosses que se desvanece al comprobar que sólo has gastado uno de los 10 botiquines que tienes y que la munición no acaba nunca.; ya ni recurres a Drebin para canjear créditos. Cuando llegas al último acto sólo te queda la esperanza de que al menos el juego te ofrezca el ansiado duelo final entre Snake y Ocelot. Por suerte éste combate épico llega a producirse y está a la altura pero antes debes asistir atónito a ciertas escenas para el olvido como la de Meryl y Akiba encerrados en un espacio de dos metros cuadrados tiroteándose y dando muerte a entre 50 y 100 soldados , o ver como Raiden se ha convertido en un ser, que además de ser capaz de sobrevivir al atropello de un portaaviones, es tan tremendamente hábil como para manejar y poner en jaque a más de 15 soldados usando su katana con la boca ya que sus brazos han sido seccionados con anterioridad (que por supuesto al final de la aventura recuperará con una sencilla y típica operacion de injerto de brazos). LAMENTABLE.

Las aproximadas 12 horas de vídeos que tiene el juego (sin exagerar lo juro) no son suficientes a Kojima para que nos cuente cosas fundamentales como el porqué de la transformación de Raiden en un cyborg (hay que bajarse la base de datos del PSN para descubrir la respuesta) o las tristes historias de los miembros del comando de The Beauty and the Beast o por qué Vamp está metido en esta historia ya que es un misterio en los  inicios del juego y lo sigue siendo en los créditos del final del mismo. Además toda la historia es enrevesadísima de tal forma que cae en la incoherencia más total y absoluta. No entraré en detalles con esto ya que no quiero destripar el argumento.

 Definitivamente MGS4 es un juego del que esperaba muchísimo más como fan aférrimo de la saga que soy. El NO PLACE TO HIDE anunciado a bombo y platillo sólo hace acto de presencia tímidamente en el primer acto para luego desaparecer sin dejar rastro; incluso el factor sigilo e infiltración desaparece llegando a haber zonas como el acto 4 en que no hay ni un sólo soldado (sólo robots, salvo la lucha con el Boss). Me extraña muchísimo la acogida tan súmamente favorable que ha obtenido este juego por parte de la crítica especializada con los fallos que presenta a nivel jugable este a pesar de que técnicamente es impecable en todos sus apartados, tanto gráfico como sonoro. Creo que este producto si se ocultase bajo otros nombres que no fueran Hideo Kojima y Metal Gear Solid hubiera obtenido unas notas muy diferentes.

Para concluir quiero dejar claro que soy fan de este juego y no alguien que afrontaba un MGS por primera vez y que me duele muchísimo que un juego que esperaba tan ansiosamente haya acabado en esto. Me parece increible que un título con un presupuesto tan grande como el que ha tenido MGS4 se traduzca en un videojuego que se ha ido directo a la estantería y que no ha acabado siendo vendido por ser lo que es, un MGS, un juego que debió ser una obra maestra y que para mi no pasa de ser bueno.

Os dejo el enlace de metacritic con la media de todas las notas de la prensa especializada a este juego, aunque os recomiendo pasar por Eurogamer, el análisis más serio de cuantos he visto; la pena es que está en inglés.  

 http://www.metacritic.com/games/platforms/ps3/metalgearsolid4gunsofthepatriots

http://www.eurogamer.net/article.php?article_id=143797

 

Valoración: BUENO