Bolt

Hace apenas 3 o 4 años, los estudios de animación de Disney estaban muertos, sepultados totalmente dentro de la compañía bajo el abrumador éxito de Pixar en las 3D y la relativa buena marcha de sus películas con actores de carne y hueso para pre-adolescentes. De hecho, su último éxito (relativo), fue Lilo & Stitch, en 2002. 6 años son demasiados para un estudio de ese calibre. Afortunadamente, parecen haber resucitado con Bolt.

 
No es que la película del perro le llegue siquiera a los talones a películas como Wall-e o Ratatouille, o haga olvidar otras producciones anteriores de animación clásicas, pero en cierto modo mantiene el tipo ante otros gigantes de la animación e incluso puede competir sin problemas con los trabajos de Dreamworks. En Bolt, el trabajo de animación es un poco dual. Mientras que los animales están increiblemente modelados y da realmente gusto verlos en pantalla (atención a los detalles en sus pelambreras), los seres humanos destacan por parecer estar sacados directamente de la primera parte de Toy Story, con unas texturas asombrosamente planas en la piel. De todas formas, la mayoría de la película se desarrolla con animales, así que nuestros ojos no sufrirán en absoluto.
 


Por otra parte, el trabajo con el guión es estupendo. Enlazando escenas tiernas totalmente "made in Disney", con buenas escenas de acción y con muy buenos movimientos de cámara. Tampoco faltarán los momentos para reir, no a carcajadas, pero tampoco con risitas. Lo cierto es que desde el principio la película engancha, especialmente, por supuesto, gracias al personaje de Bolt y más tarde con una gata callejera que debe, involuntariamente, enseñar a Bolt los secretos de la vida y con un hamster (fan de Bolt), completamente alocado.
Justa en su desarrollo, divertida y con un trabajo de animación más que aceptable … qué es lo que falla? Tres cosas principalmente. La primera es lo excesivamente previsible que resulta todo (ya sabeis, made in Disney es lo que tiene). Lo segundo es la falta de personalidad de los personajes humanos. Volvemos un poco a esa dualidad entre lo trabajados que están los animales, y la falta de cuidado con los humanos, con un malo malísimo y un bueno sin defectos. La tercera de las cosas que fallan es una banda sonora que no recordaremos por su brillantez; cumple, pero sin más (sin tener en cuenta la horrible traducción al castellano del tema "Barking at the moon", originalmente escrito por Jenny Lewis)

Un buen trabajo de Disney, que recupera el tono físico con una película que también pueden ver los adultos. Resulta agradable que hayan vuelto al nivel que se les presupone, aún bajo la sombra alargada de Pixar. Sobre todo a recuperar para futuras ocasiones el trabajo de animación con los animales y el buen ritmo que mantiene la película. A estas alturas, no es que sea un trabajo brillante, pero el precio de la entrada está totalmente amortizado.
Valoración Akira: 6/10