Taiko no tatsujin Wii: Análisis

TAIKO NO TATSUJIN WII
Namco vuelve a la carga con una de sus series más populares en Japón, esta vez subiéndose al carro de Wii. Taiko no tatsujin aterriza en la consola de sobremesa de nintendo… será capaz de acercarse al nivel que muestra el juego en los salones recreativos??
La saga de Namco ha tenido, desde hace unos años, un enorme tirón desde que se decidió llevar la serie de los salones recreativos a miles de hogares japoneses, gracias sobre todo a todos los títulos existentes para Playstation 2. Las últimas entregas caseras llegaron de la mano de Nintendo DS, que convertía su pantalla táctil en un tambor para poder aporrear nuestras canciones de J-Pop favoritas en cualquier parte. En cierto modo, la entrega de Wii es un paso lógico, dado el abrumador éxito de la consola, su carácter familiar, que sus capacidades gráficas de adaptan estupendamente a los requisitos de la serie y… a los controladores de Wii.
EL TATACON
Entraba dentro de lo previsible pensar que para jugar en la versión de Wii no haría falta ningún controlador especial (en realidad no lo hace, ya que se puede jugar con un solo Wiimote si así lo deseamos), pero Namco sorprendió a todos al presentar en un pequeño stand, y alejado de las grandes atracciones de la feria, el juego con su controlador en el último Tokyo Game Show. En realidad, el controlador es bastante similar a lo que se pudo ver en Playstation 2, con una respuesta mejorada y unas baquetas más agradables de usar. También el sonido que hace al golpear es algo más resonante, lo que hace que sea más parecido a jugar en una recreativa, para desgracia de nuestros vecinos. Sobre todo porque es prácticamente imposible jugar de un modo suave, y deberemos descargar las baquetas con energía sobre el Tatacon para obtener la mejor respuesta. Esto no implica destrozarlo a golpes, pero sí que deberemos darle de un modo certero si queremos que registre cada uno de nuestros movimientos.
GRÁFICOS
Visualmente, no nos encontramos ante nada nuevo. Se repiten los personajes y las animaciones más que sencillas y con el marcado acento manga de todas las entregas. Si tenemos la Wii conectada a un televisor grande mediante el cable por componentes, se apreciarán todos los dibujos perfectamente y sin fisuras ni los famosos dientes de sierra. También es cierto que son dibujos en 2D que no entrañan ninguna dificultad de procesamiento al sistema. Si ya estamos habituados a este tipo de gráficos, nos encantará verlos a lo grande y con un colorido grandioso, lo cierto es que a la serie no le hace falta más de lo que tiene. Los que busquen animaciones complejas pueden buscar en otra parte. Por otro lado, el juego implementa los mii bastante bien, teniendo que elegir uno para crear nuestro perfil, a lo que se unirán otros mii de nuestra consola ejecutando sencillas coreografías mientras tocamos alguna de las canciones.
APARTADO SONORO
Como siempre en todos los juegos musicales, la banda sonora resulta primordial a la hora de elegir un título, y, como es habitual, en Namco han dado de lleno con la elección de canciones, con una lista de más de 70 (¡!) temas de J-Pop, Anime, Clásicas y Populares, además de los demoledores remixes con la marca "2000", para los jugadores expertos que son todo un reto en los niveles de dificultad elevados. Como siempre, se han elegido unos cuantos temas que estaban ya presentes en las series, junto con unos pocos nuevos, y una nueva remezcla de la canción de Super Mario Bros, diferente a la que pudimos ver en Nintendo DS. En el apartado sonoro, el juego es notable, ya que cuenta con un buen número de frases que irán saliendo según vamos avanzando. Como siempre, con un toque infantil que es encantador. Por otra parte, el sampleado del Taiko es el habitual, y aunque no hay nada nuevo, tampoco nos podemos quejar en absoluto, ya que cumple con su cometido.
JUGABILIDAD
En este sentido es probablemente en lo que menos ha cambiado el juego desde que se estrenara allá por el año 2001, aunque hay alguna novedad. La principal son dos tipos de notas nuevos a los que debemos estar atentos: Una muestra un gyoza (empanada china), que debemos "cocer" con un determinado número de golpes en el tatacon en un determinado tiempo. La otra es una nota enormísima que vendrá rodando por la pantalla y que desbloqueará una serie especial de notas para lograr un extra de puntos. Por otra parte, encontramos los modos de juego habituales. Por un lado, el clásico, en el que elegiremos la canción y el nivel de dificultad que queramos. Cada vez que completamos una canción se rellena una barra de energía. Cuando se llena esa barra, subimos de nivel y desbloqueamos algunos extras (que pueden ser simples decoraciones, o canciones). Cuando seamos lo suficientemente buenos, podremos desbloquear el nivel "oni" de dificultad, que se añade a los tres existentes, para hacernos la vida imposible, especialmente en los temas más difíciles. Si somos capaces de superar todas las canciones en nivel oni, nos espera una sorpresa. Por otra parte, está el "dojo", una especie de sala donde tenemos varios desafíos, que pasaremos para desbloquear otros. También se puede jugar con dos jugadores a pantalla dividida, para competir en diferentes modos (completar la racha de notas más larga, mayor puntuación, menor número de fallos…). Destacar la total ausencia de conexión vía Wifi, nisiquiera para comparar nuestras puntuaciones con nuestros amigos. Es una lástima, pues podría dar muchísimo de sí en un juego como este.
CONCLUSIONES
Tenía una lógica tremenda que esta serie llegase a Wii antes o después, teniendo en cuenta el éxito obtenido en Ps2 y en Ds previamente. Ahora que ya está aquí, los resultados son muy satisfactorios. El juego resultará tremendamente divertido para el que le gusten las canciones japonesas o simplemente al que guste de aporrear el tambor, y nos tendrá muy entretenidos si queremos desbloquear todas las canciones y extras (son necesarias unas cuantas horas simplemente para desbloquear el nivel Oni). También esperábamos que con la llegada a Wii, por fin pudiéramos disfrutar de juego Online y contenido descargable, pero viendo el número de secuelas que el juego tuvo en Playstation 2 (10 entregas, nada más y nada menos), es previsible que próximamente se anuncien títulos complementarios para la consola de Nintendo. De momento, se convierte en una alternativa muy seria si no nos asusta importarlo (con un coste elevado, todo hay que decirlo), o si no terminamos de quedar enganchados con la propuesta musical de los Guitar Hero o Rock Band. Si Namco resuelve las carencias Online del título, se convertirá en un juego imprescindible dentro del género.