En el cine: Control (Anton Corbijn)

 
 
Esta semana se ha estrenado en España "Control", la película de Anton Corbijn sobre Ian Curtis, el que fuera cantante de Joy Division y una de las personalidades más influyentes en la música de los últimos 30 años. Lo cierto es que la película ha tardado mucho (demasiado), en llegar hasta nosotros. La película está basada sobre todo en el libro Touching from a distance, escrito por Deborah Curtis, que fue su mujer, por lo que nos encontramos con un relato muy personal, y muy basado en la relación con ella y con un amor que tuvo en los últimos meses de su vida.
 
 
 
He echado bastante de menos en el relato algo más de detalle en la relación con el resto de miembros del grupo, especialmente con Bernard Summer. Después de su suicidio el resto de los miembros siguieron bajo el nombre de New Order, pero esa es otra historia, bastante bien contada por otra parte en 24 hour party people, (libro y peli, recomiendo ambos). Anton Corbijn nos muestra la vida de Ian Curtis desde que sale del instituto hasta su suicidio, en 1980, sobre todo basada en su matrimonio y en las canciones y directos del grupo, a los que se ha prestado especial atención con bastantes escenas recreadas en ellos y como reflejo de la crisis existencial que atraviesa Curtis a través de las canciones, su comportamiento en el escenario y sus importantes problemas físicos (sufría frecuentes ataques de epilepsia, a veces sobre el escenario).
 
 
 
A nivel cinematográfico la película es bastante preciosista. Está rodada enteramente en blanco y negro y la fotografía de Martin Ruhe es todo lo que el fan del cine independiente podría desear, con frecuentes referencias al videoclip. Mientras, la encarnación de Ian por Sam Riley es estupenda y debería servir para que despegue definitivamente su carrera, con una gran interpretación en su puesta sobre el escenario y sus altibajos emocionales. 
 
 
 
La película se antoja sobre todo imprescindible para todo fan que se precie de la música pop y para todo aquel que viera 24 hour party people y quiera indagar un poco más en la enigmática historia de este personaje. Después, como película biográfica es tan válida como otros estrenos recientes, y se muestra a una altura similar a Milk, aunque por supuesto, con sus matices. La recomendaría realmente a todo el mundo para que aprendiese un poco de historia musical, pero esa es una opinión personal. Si la lograis cazar (aviso, sólo está disponible en VOS) entonces hay pocas películas en cartelera que le puedan igualar en interés.