Simplemente Megadrive- Los Juegos: Mickey Mania

Nombre: Mickey Mania The Timeless Adventures of Mickey Mouse

Desarrollador: Traveller Tales

Fecha de Lanzamiento: 1994

Plataformas: Megadrive, SNES, Mega CD, Playstation.

Género: Plataformas

Mickey Mania debía ser el juego aniversario de Mickey Mouse, quecumplía 65 años. Sin embargo, Traveller Tales quiso que primara lacalidad por encima de todo. Querían un buen juego, no un productocomercial. Hicieron esperar a la mismísima Disney, retrasando lacelebración del cumpleaños del ratón. Decisión que dejó uno delos grandes plataformas de la generación. 

La premisa de Mickey Mania es sencilla. Eres Mickey Mouse ytendrás que revivir los cortos más emblemáticos de su historia,todos entre los 30 y los 40. Realmente, es algo muy similar a lasvisitas a los mundos Disney en Kingdom Hearts. El protagonista, Sora,se integra en las películas y sus argumentos de manera coherente,fiel, y poco intrusiva. En Mickey Mania, el grado de interacción esmenor debido a la ausencia de todo diálogo, pero se nota ya esafidelidad a los elementos del film original.

Visitaremos el primer corto de Mickey Mouse, Steamboat Willie, yotros, quizá menos conocidos por el público joven, como MooseHunters o The Mad Doctor. Todos ellos son una mera excusa para crearfases de plataformas realmente revolucionarias fase tras fase.Tendremos saltos milimétricos, fases con cierto contrarreloj, otrasdonde tendremos que avanzar con cuidado, incluso otras que te dejanvendido, y debes pensar un poco para salir de ellas.

Es un juego corto, no dura más de 2 horas pasándose el nivelsecreto (todo un acierto del que podría aprender Kingdom Hearts),pero es realmente intenso y divertido. No te aburres en ningúnmomento, puesto que la variedad de situaciones es tan grande quetendrás que adaptarte continuamente. Morirás muchas veces, y laausencia de guardado entre niveles (aunque haya vidas) hará deljuego una carrera por acabarlo vivo.

Mickey Mania tiene unos gráficos muy coloridos, y unos entornosrealmente bien hechos. Un plataformas generalmente no necesitagráficos rompedores,  pero sí que la estética acompañe, puesentonces es bastante más agradable de jugar. Aquí, Mickey Mania nodefrauda en absoluto, con variedad, una animación exquisita, yfidelidad absoluta a lo que representa. No hay que olvidar que es unaadaptación de películas antiguas, y la clave debe ser que lo queves en el juego se parezca a lo que viste en los 30 y los 40.

Después de visionar alguno de estos cortos, he podido ver que sonrealmente fieles las representaciones en el juego. Teniendo en cuentaque muchos de ellos están en blanco y negro, el color no les sientanada mal. Los elementos presentes en los cortos se han empleado en eljuego con total respeto y uso. Así, por ejemplo, en el nivel The MadDoctor, aparecen los esqueletos, los cuchillos colgantes de lasparedes, o los murciélagos, por poner tres ejemplos. 

Utiliza también ciertos elementos pseudo-3d, como en la aperturade ciertas puertas, o en la escalada de una torre en los primerosniveles, así como la curiosa fase de Moose Hunters, con un "efectorodillo" y elementos 3d. Lo más sorprendente quizá sea lasituación de muchos de los sprites, que me ha llamado bastante laatención.

Parecen dibujos animados realmente. Son expresivos, transmitentodo el espíritu de los cortos Disney. Parece como si, directamente,hubieran sacado los dibujos de Disney y los hubieran pasado a sprite.Sin embargo, todos transmiten este espíritu, excepto el Mickeyprotagonista y sus variantes de cada corto. No empañan el resultadofinal ni de lejos, pero es un mal detalle que todo parezca deverdadero dibujo animado, y que lo único que parezca videojuego seael protagonista (excepto en la fase de Moose Hunters, pero eso sonsolo 5 minutos de juego).

Los entornos redondean un excelente apartado gráfico. Variados ydiferentes entre sí, son la excusa perfecta para enrevesar losniveles. En plano 2d, son bastante similares a lo que se puede ver enlos cortos del ratón, no iguales, dada la limitación técnica, perosi lo más parecidos posible.

Mickey Mania no tenía por qué tener buenos gráficos, pero sebuscaron unos dignos de las animaciones que homenajeaban. Fue todo unéxito. Sprites que dejan de parecerlo para ser dibujos animados,buen ritmo de juego, gran cantidad de emociones y movimientos paracada uno…toda una delicia en un apartado necesario para disfrutarde un plataformas.

La música de Mickey Mania apela a la nostalgia. Son melodíasfieles a los cortos originales, en gran medida. No son exactamentelas mismas, pero te las recuerdan. Son melodías típicas de unplataformas. Son ambientales, acordes con lo que se muestra enpantalla. Ciertamente tétricas para The Mad Doctor y The LonesomeGhost, más animadas para Steamboat Willie y Mickie and theBeanstalk.

Las peleas con los jefes son algo aparte. La melodía es realmentede lo mejor. Porque te hace ver la tensión y la dificultad delmomento, pero a la vez invita a verle el lado divertido, con tintesépicos y rítmicos bastante particulares.

(La canción es la misma en Megadrive.)

Respecto a los efectos de sonido, son escasos. Mickey Mouse tieneciertos diálogos en inglés, pero son meros balbuceos la mayoría delas veces. Respecto a los demás efectos, nada a tener mucho encuenta, algunos chasquidos, ruidos de motor, o golpes de las canicas.Aún así, no es que sean algo muy destacable, ya que la música losenmascara bastante bien, con su gran calidad y fidelidad a laoriginal.

Un apartado sin mucha presencia en un plataformas, pero, que si esbueno, gusta bastante más. Mickey Mania ofrece fidelidad, músicaambiente acorde a las fases aunque no las reconozcamos, adecuadas acada momento. Cumple el objetivo de contentar a los nostálgicos y nolevantar ampollas entre los jugadores que desconocen los cortos.

La joya de la corona de este Mickey Mania. Generalmente, que unjuego tenga una licencia de algo televisivo o de cine suele asociarsea un videojuego mediocre en la mayoría de lso casos. Sin embargo,Disney supo salir airosa de ésto en muchas generaciones de juegos,pues sus juegos eran divertidos y muy jugables, productos completos yfieles a la licencia que gustaban a los jugadores.

El ejemplo más claro es Aladdín, pero Mickey Mouse no iba aquedarse sin gran juego. Obviando Kingdom Hearts, es el mejor juegode Disney, a mi juicio, hasta la fecha. Puesto que logra, sin serexcesivamente largo, entretener al jugador en cada minuto de juego.

El juego es muy sencillo de entender. Debes avanzar en fases descroll lateral hasta llegar a tu destinto, que es, básiamente,rescatar al Mickey de la película en cuestión, vencer a un enemigo,o simplemente escapar. Puede parecer algo sencillo, pero la baza delos cortos, que puede parecer una excusa para hacer un juego malo deaniversario, es su gran pilar.

No tiene argumento desarrollado, no tiene complejas opciones.Entonces, ¿Qué hace bueno a Mickey Mania? Es un juego variado, queexperimenta con todo lo imaginable en las plataformas. Puedesencontrar hoy en día muchas situaciones en un plataformas. MickeyMania atesora más de cinco variedades por nivel.

Tenemos saltos estratégicos, medidos, que tendremos que repetiren varias ocasiones, corriendo el riesgo incluso de perder la vida enellos. También hay fases de gran pausa, donde tendremos que ir conpies de plomo para que no nos caiga algo en la cabeza. Tendremos queobservar bien el entorno que nos rodea, aprender patrones deenemigos, para saber cuando actuar.

Debemos valorar varias cosas de nuestra interfaz. Mickey cuentadesde el inicio con un determinado número de vidas, que podemoselegir, y cinco impactos por cada una. Si nos golpean cinco veces,perdemos una vida, y volvemos a un punto de control del nivel. Si lasperdemos todas, simplemente se acaba el juego, porque aquí no hayguardados que valgan. Y es en esta dificultad donde reside sudiversión.

Es algo que se ha olvidado hoy en día. Sabes que tienes queemplearte a fondo en cada minuto, porque puede ser el último, yllevarlo todo al traste, volviendo a empezar. Es esa magia de losjuegos de 16 bits como Sonic o Golden Axe, con esa marcada dificultadde recreativa

Siguiendo con la interfaz, a la derecha tenemos las canicas, elarma de Mickey junto a sus saltos. La verdad, su presencia no es tanprotagonista como cabría esperar. En el primer jefe, tal vez en elsegundo, tienen su cierta utilidad, pero no son más que un sustitutopara lo que los saltos no pueden hacer. Eso sí, limpian muy bien elcamino de enemigos con seguridad, ya que un salto mal medido puedeser mortal para nosotros. Tenemos un límite de munición de 99, peronunca te quedarás sin ellas.

Por los escenarios hay repartidas cientos de ellas, junto a otrostres elementos, por orden de rareza. Las estrellas aparecen enmomentos donde sabemos que nuestra salud está en peligro. Nosrecuperan un impacto de nuestro "guante de salud". Losgorros recuperan directamente una vida, pero podrían equivaler endificultad a conseguir una esmeralda del caos  o una estrella deinvencibilidad en Sonic y Mario, respectivamente.

Son rarezas auténticas, y obtener una requiere comernos la cabezapara acceder a los lugares donde se ocultan. Son valiosas porque sinvidas, la aventura se reiniciaría, y podemos encontrarnos unaocasión en la que vayamos con más seguridad con un número mayor ennuestro contador.

El gran secreto, la joya de la corona, es el nivel oculto. Notiene utilidad más allá de lograr uno de los preciados gorros, peroencontrarlo es igual de complicado que una vida, y ayuda a alargar laduración (y por tanto, la diversión) del juego ligeramente. Y esque cada minuto con Mickey Mania es un gozo.

Y es que, como ya mencioné, Mickey Mania no puede aburrirte enningún momento. Incluso dentro de la misma fase, siempre tendrásalgo diferente que hacer. Con comienzos ciertamente sencillos, lafase se va complicando con mecánicas cada vez más originales.

Los jefes son un reto. No se resuelven de manera similar, cada uno tiene su propio patrón de actuación, que debemos valorar y observar con detenimiento. Ya que saltar un momento antes, o posicionarnos mal, puede costarnos salud, una vida, o la partida.

El juego también ofrece situaciones que bien podrían pasar cono jefes en sí mismos. Momentos de puro plataformeo, o de tensión, que buscan que cometamos un error para penalizarnos duramente. Saltos de pura precisión, aprovechar el entorno o el uso de nuestras canicas, e incluso situaciones en las que aparentemente no sabes que hacer, hasta que, después de varios intentos, terminas comprendiendo.

En definitiva, es un juego que explota la diversión al máximo. Tiene una dificultad elevada, pero no de éstas cacareadas que solo buscan desesperar al jugador. No, Mickey Mania quiere hacerte pensar, pero a la vez que disfrutes haciéndolo. Es un excelente plataformas, y lo suficientemente variado como para no resultar reiterativo, ni entre fases, ni dentro de una sola.

Mickey Mania: The Timeless Adventures of Mickey Mouse (Las aventuras atemporales de Mickey Mouse) es un juego infravalorado. Por su temática, por parecer infantil a simple vista, impidió a la gran masa de jugadores de SNES y Megadrive disfrutarlo al máximo. Sin embargo, cuando se va más allá de su aspecto, se piensa otra cosa muy distinta. No es un juego largo, 2 horas a lo sumo, pero es infinitamente mejor que muchos juegos de 50, y más divertido.

El juego es apto para todos los públicos, ya que puedes ajustarlo a tu nivel de juego. Puedes hacer que tengas más vidas, que los enemigos sean más predecibles. Lo ideal es jugarlo en Normal con 3 vidas, es una de las experiencias más completas para este juego. Difícil y pocas vidas es lo ideal para los que busquen una verdadera experiencia, y Fácil y 5 vidas para los que quieran sólo disfrutar a Mickey Mouse.

Yo solo puedo recomendar a Sega y Sony que, bien en un recopilatorio, bien en PSNetwork en su versión PSX, lo lancen a disposición de los jugadores. Merecen disfrutar esta aventura, que puede codearse en SNES y Megadrive con grandes como Sonic Y Mario, ser uno de los tres mejores juegos de Mega CD (La versión de Mickey Mania aquí lanzada incluye mejor música y un jefe nuevo), y el mejor plataformas 2D de Playstation (Llamado Mickey´s Wild Adventure, mejorado gráficamente), aunque aquí fuera apartado por Crash y Spyro.

Su actual sucesor espiritual será, posiblemente, Epic Mickey. Veo en él muchas cosas de este Mickey Mania, como la ambientación retro, y un trasfondo que permite utilizar películas antiguas para crear una jugabilidad exquisita. Tengo puestas mis esperanzas en él.

Jugando Kingdom Hearts ahora, encuentro similitudes con este Mickey Mania. Esa sensación de armonía en las películas a pesar de la inclusión de un personaje externo (El Mickey Moderno en este caso, por Sora de KH) es un punto común entre ellos. Algo tendrá que ver que Kingdom Hearts iba a ser inicialmente una secuela espiritual, con premisas similares, de este juego.

Mickey Mania es, para mí, uno de los mejores plataformas de 16 bits, sin nada que envidiar a  Sonic y Mario. Con una variedad de situaciones enorme, momentos de tensión, jefes que requieren pensar, vidas ocultas, una fase que requiere dedicación para encontrarla…nada le falta a este juego.

Con un apartado gráfico de pleno dibujo animado, molesta un poco que el centro de todo, Mickey, no case con el espíritu del resto de personajes. El sonido no es todo lo fiel que debería, aunque cumple su cometido y no es muy importante en un plataformas. Los efectos de sonido podrían ser mejorables, cosa que cambió en Mega CD y Playstation, pero no en Megadrive.

Endiabladamente divertido, aunque corto. Difícil, pero nunca desesperante para el jugador. Mickey Mania es un juego que merece una oportunidad. El tiempo lo ha tratado maravillosamente, superando a muchos juegos de Nintendo DS incluso, y muchos sin duda buscarían refugio en él para tiempos mejores. Tiempos en los que los juegos no eran productos puramente comerciales, cuyo centro era la jugabilidad y no los gráficos. Los tiempos de 16 bits.

 

Aquí acaba mi primer juego de Simplemente Megadrive. El siguiente juego será de una conocida saga de Beat´em Ups, pero no diré por ahora cual es. Espero haber estado a la altura del juego, y que el artículo haya sido de vuestro agrado.

Un saludo.