El Discurso Que Merece la Pena Escuchar

Realmente impresionante. Casi podría decir que estaba bastante ocioso, realizando un trabajo para el instituto, cuando topé con la secuencia final de la película El Gran Dictador de pura casualidad.

El Gran Dictador es la primera película hablada de Charles Chaplin, leyenda del cine mudo, y es una sátira del nacionalsocialismo (nazismo) alemán. Chaplin muestra gran intuición sobre el nazismo al realizarla, más que conocimiento, con una fuerte carga de moralidad. Sin embargo, esto no es lo importante. La película es realmente recomendable (después de ver el vídeo que os mencionaré la he visto completa, antigua, pero muy emotiva). Sus minutos finales son lo que os quiero trasladar.

El personaje de Chaplin debe dar un discurso delante de las tropas para la conquista y la dominación mundial. Sin embargo, deja un manifiesto, que os brindo abajo, que me ha dejado helado. No parece un actor, en serio, no lo parece.

Sus palabras parecen estar cargadas de verdadero sentimiento. Empieza hablando con calma, y va subiendo el tono poco a poco hasta gritar desesperado. Y diréis, ¿Qué es lo que dice? Habla, principalmente, de la situación de la humanidad en el mundo. Seres que entonces se dejaban llevar y guiar por dictadores, máquinas en cuerpos de hombre que mandaban con el miedo.

Gran parte de este manifiesto podría seguir siendo aplicable hoy en día. Y es que dice una verdad detrás de otra. Cosas obvias que aún hoy, casi 70 años después, siguen siendo igual de aplicables, pues la humanidad no ha cambiado absolutamente nada. Nos pide recuperar la esencia del verdadero ser humano, apela a la libertad, quiere que combatamos por un futuro.

Hoy ya no hay dictadores en Europa, y podéis pensar que el discurso no tiene sentido hoy en día. Vedlo con calma, frase a frase. Al menos yo, he podido identificar esta época aún con su discurso. Las dictaduras hoy no son un hombre que dirige a unas tropas. Los soldados que luchan, esclavizados a él, tal vez hoy no usen armas de fuego, y su premio no sea la muerte de otros.

Solo me queda deciros que lo veáis. No es ni mucho menos la entrada que podíais haber esperado (Las continuaré próximamente) pero este vídeo me parece una reflexión interesante. Olvidemos que es una película, que es un actor que denuncia la atroz situación de la Segunda Guerra Mundial. Solo centraros en sus palabras, en los subtítulos, y en su tono de voz.

 

Definitivamente, no hemos cambiado tanto, ¿No creeis? 

Es un tema para una profunda relfexión. Qué hace la humanidad con el mundo. Es evidente que un solo vídeo no va a cambiar nada, pero…¿Y si lo que dice es cierto? ¿Y si hoy en día seguimos bajo el yugo de otro tipo de dictadura? ¿Y si el futuro no está asegurado, ni la protección para nuestros hijos? ¿Y si hemos olvidado que podemos construir felicidad?Así lo dice el maestro Chaplin en estas líneas:

"Hemos desarrollado la velocidad, pero nos hemos encarcelado a nosotros mismos. La maquinería, que crea abundancia, nos deja en la necesidad. Nuestro conocimiento nos ha hecho cínicos.? Nuestra inteligencia, duros ysecos. Pensamos demasiado, sentimos muy poco.

Más que máquinas necesitamos más humanidad. Más que inteligencia, tener bondad y dulzura.Sin estas cualidades la vida será violenta, se perderá todo."

Gracias por haber dedicado vuesto tiempo a esta pequeña entrada. Sin duda, el mundo tiene que pensar muchas cosas, y las palabras que pueda añadir no van a complementar al vídeo. Él, en sí mismo, es todo lo que necesitamos para al menos entornar los ojos y entrever la realidad.

Un saludo.