Simplemente Sonic en…Dreamcast

Tanto tiempo después, ha llegado el momento de continuar el repaso histórico de juegos de Sonic The Hedgehog en todas las plataformas en las que ha aparecido. Hoy, día de Nochebuena, le toca el turno a los juegos del erizo aparecidos en Sega Dreamcast, la recordada y malograda última consola de sobremesa de la compañía antes de reconvertirse en una Third Party.

Dreamcast, en el momento de su salida, lo tenía absolutamente todo. Un buen hardware, facilidad de programación, aspectos revolucionarios como el SegaNet, el primer online en consolas que "resucitaría" en Xbox Live, las Visual Memory Units, o lo más importante, los juegos. Ports llegados desde recreativas como Sega Rally y Virtua Tennis, o propuestas propias como Shenmue y Sonic Adventure que han alcanzado la categoría de juegos míticos en el mundillo, especialmente en el caso del primero.

Pero entonces, ¿qué salió mal? Muchos factores se unieron para que Dreamcast llegara a fracasar. Uno de ellos fue el anterior batacazo de su plataforma Sega Saturn, que había sido olvidada por su propia compañía, con divisiones internas entre las divisiones de Japón y América muy importantes, que habían derivado en errores como los añadidos MegaCD y 32X para Megadrive o la presentación de dos proyectos paralelos de consola para la sexta generación.

La confianza de los usuarios en Sega, como resultado, había quedado muy mermada, pues habían abandonado a los usuarios de tres sistemas, siendo 32X directamente inexistente para la compañía, sacándolo casi a la vez que Sega Saturn, la cual tenía además una dificultad de programación elevada. Todo esto hizo que con Dreamcast hubiera un cierto recelo, aunque en un principio comenzó a vender a buen ritmo.

El otro motivo fue una consola llamada Playstation 2. No hay que olvidar que la primera incursión de Sony en las consolas, PSX, había vendido más de 100 millones de consolas y que su sucesora se esperaba con mucha expectación. La maquinaria de márketing de Sony funcionó bien, y PS2 arrasó en su estreno, quitándole a Dreamcast el protagonismo que tuvo inicialmente.

Esto, sumado a los problemas financieros de Sega tras el fracaso comercial de Shenmue y otras deudas en su sección de hardware, les llevó a cesar la producción de Dreamcast en 2001, con unas ventas finales de unos 15 millones de consolas aproximadamente. En todo el tiempo que estuvo vigente, aparecieron muchas joyas en la consola, y la comunidad scene le prestó mucha atención. Aún hoy siguen surgiendo homebrews y juegos para Dreamcast, lo cual denota el cariño de los jugadores por la consola.

Sonic tuvo aquí sus últimos juegos first party antes de dar el salto a PS2, XBOX Y NGC con Sonic Heroes. Fueron solo tres juegos, pero dos de ellos son considerados de los mejores de toda su saga. Hablemos un poco de estas últimas grandes aventuras del erizo. Recuerda que haciendo click en la portada del mismo puedes verlo en movimiento. Aquí empieza esta nueva parte del recopilatorio:

SONIC ADVENTURE

El juego más vendido de Dreamcast significó también el regreso al protagonismo de la mascota de Sega, después de haber hecho un aporte casi testimonial en Saturn (que fue un recopilatorio de las entregas de Megadrive, un port del 3D Blast de la misma consola, y el Sonic R, un juego de carreras, de los cuales se hablará en la parte del recopilatorio de Saturn). Sonic Adventure significaba el paso de la franquicia a las 3D, y hay que decir que, si bien la jugabilidad cambia en gran medida, la apuesta de Sonic Teams salió bastante bien.

El juego nos presenta una historia más compleja de lo habitual en la franquicia. En ella, Sonic deberá combatir, junto a sus compañeros habituales y alguna nueva incorporación, a una amenaza conocida como Chaos, que es capaz de asimilar las Esmeraldas del Caos y hacerse más fuerte. El Doctor Robotnik está tratando de ayudar a esta criatura para sus fines de conquista, y será el deber del erizo azul impedirlo.

La gran novedad del juego es que podemos controlar a seis personajes completamente diferenciados entre sí, con mayor profundidad a la vista en Sonic 3 y Knuckles, aunque realmente la plena jugabilidad del título solo se logra en las fases de Sonic, ya que las otras presentas variaciones de la propuesta jugable que no terminan de ser del todo satisfactorias.

En esencia, el juego presenta dos mecánicas, una en la que nos movemos por un campo más o menos abierto buscando el acceso a las fases, y las fases en sí mismas, que son bastante más divertidas que la exploración en sí. Son también muy numerosas, y en gran parte, mantienen las premisa de Sonic que es la velocidad. Las fases son variadas y, aunque lineales, presentan retos al jugador para llegar al final, además de poner en pantalla algunos efectos que hacían gala de la potencia de Dreamcast.

Solo Sonic podía acceder a todas las fases del juego, Emerald Coast, Windy Valley, Casinopolis, Ice Cap, Sand Hill, Twinkle Park, Speed Highway, Red Mountain, Sky Deck, Lost World y Final Egg. Los demás personajes, que eran Tails, Knuckles, Amy, Big y E-102, solo podían acceder a algunas, las cuales además varían en propuestas jugables.

Por ejemplo, con Kunckles nuestro objetivo es buscar fragmentos de la Master Emerald. Con Amy, huir de un robot, con Tails hacer una carrera contra un personaje, un poco al estilo de Sonic Rivals de PSP, con Big, disputaremos un minijuego de pesca poco satisfactorio, y con E-102, viviremos fases con más acción que plataformeo. Aunque la variedad de propuestas jugables es interesante, solo la de Sonic es lo suficientemente sólida y divertida.

En definitiva, Sonic Adventure fue un juego completo y muy variado, con muchas propuestas jugables diferentes aunque no todas satisfactorias. El juego apareció posteriormente en Gamecube y PC con 60 misiones nuevas y Metal Sonic como personaje jugable, así como la posibilidad de obtener juegos de Game Gear al superar objetivos. No es un juego muy largo, pero la posiblidad de obtener emblemas y cumplir estas misiones alarga su vida. Es un digno integrante de la saga.

SONIC ADVENTURE 2

Este juego del erizo fue lanzado en las últimas etapas de vida comercial de Dreamcast, así que nunca consiguió el reconocimiento que pudo haber merecido. Es, básicamente, todo lo que ofrecía la entrega anterior pero potenciado y mejorado, arreglando las cosas menos satisfactorias y ofreciendo una trama más seria si cabe. En este juego apareció el concepto de equipos que se recuperaría en Sonic Heroes.

En concreto, están los equipos Hero (Sonic, Tails y Knuckles) y Dark (Shadow, Rouge y Eggman). Los dos primeros personajes del equipo Dark debutaron en este juego, y en concreto Shadow cobró una importancia capital en la saga en entregas posteriores, protagonizando incluso un juego propio. No es de extrañar, pues es un personaje con una carga dramática y un trasfondo bastante interesante, aunque no se haya aprovechado del todo bien.

En esencia, tenemos tres estilos de juego distintos, al contrario que los 6 disponibles en la entrega anterior.

Con Sonic y Shadow, tenemos la clásica jugabilidad de velocidad, que vuelve a ser la parte más satisfactoria. En general, el control está más depurado y la sensación de velocidad es mayor, además de la mejora gráfica que logra un excelente conjunto. Tenemos todos los elementos clásicos de la franquicia y otros nuevos, como deslizarnos por barandillas o el Homing Attack, en el cual nos lanzamos contra los enemigos de manera teledirigida para derrotarlos. Es, a mi gusto, lo mejor del juego, y lo que le hace ser considerado como el último grande de la franquicia. Son fases completas, sólidas y excelentemente planteadas, que da gusto jugar.

Con Tails y Eggman tenemos fases de acción y disparos, bastante mejor planteadas que las de E-102 del Adventure original. Avanzamos hasta el final de fase igual, de manera lineal, derrotando a los enemigos por el camino. No es tan satisfactorio como un shooter real, pero al menos cumple a la hora de aportar variedad jugable al conjunto. Es también la oportunidad de jugar como Eggman, que es algo muy extraño en la saga.

Con Knuckles y Rouge vuelven las fases de búsqueda de fragmentos de la Master Emerald, pero con escenarios más abiertos y generalmente más conflictos en la fase respecto a la primera parte. El radar nos muestra un fragmento a la vez, y nosotros tendremos que abrirnos paso hasta él, resolviendo puzzles o encontrando el camino correcto hasta él. El control de Knuckles y Rouge les permite escalar y planear, lo cual dota una cierta libertad y un control agradable para afrontar las fases.

Del juego hay que destacar su genial banda sonora, algo que ha sido una tónica habitual en los Sonic desde este juego. Los temas han pasado de melodías agradables de 16-bits a temas movidos y rockeros por excelencia, de acuerdo con la naturaleza veloz del personaje. Destacar especialmente Live And Learn, un tema con mucha fuerza que, para mí, es de los mejores del Sonic moderno.

El juego, en esencia, trata de arreglar los errores de su predecesor mostrando una propuesta jugable más sólida, más simplificada y más cuidada, quitando añadidos como los minijuegos de pesca que no eran demasiado divertidos. Las tres propuestas jugables tienen su propio cometido diferenciado y su forma de jugarlas, pero las fases de Sonic y Shadow son las que siguen destacando muy por encima de las otras.

Es un juego notable dentro de la franquicia y una excelente despedida del erizo de Dreamcast. Su primera entrega, Sonic Adventure salió en los servicios de descarga de PS3 y 360, así que cabría esperar que éste juego también llegue. En Gamecube apareció la versión Battle, que añadía un modo de combate multijugador muy entretenido y subía sus cotas gráficas. Como último detalle a destacar, su historia, si bien es sencilla, es de las mejores en el universo del erizo, aunque su mezcla con el mundo real nunca ha terminado de funcionar. Un juego muy recomendable, para algunos el último grande de la saga.

SONIC SHUFFLE

Este juego, a grandes rasgos, es el Mario Party de Sega, lanzado solo en Dreamcast y uno de los grandes olvidados de la saga. En el juego, nuestros protagonistas van a parar a un mundo para detener a un villano llamado Void, y para ello, deberán participar en un juego de tablero donde las cartas y los minijuegos tienen el papel protagonista.

El juego, aunque toma su propuesta jugable de Mario Party, tiene sus propias particularidades. Por ejemplo, el desplazamiento se realiza mediante unas cartas con números. Las casillas del suelo pueden permitirte ganar anillos, perder anillos, o disputar minijuegos contra los demás personajes. Había unos 50 minijuegos en total, y había de todo, desde minijuegos de acción, de QTE, de apuestas…que en esencia tomaban su inspiración descarada de algunos de Mario Party (en el video adjunto a la portada se puede observar algunos ejemplos).

Hay que destacar del juego su aspecto gráfico, que creo que utiliza en cierto modo el cell shading, y que generalmente mantiene la calidad visual. Los tableros disponibles se ambientan en los niveles clásicos de Sonic como Green Hill más algunas propuestas propias. A destacar también la originalidad y humor de algunas situaciones, como las cartas especiales de Eggman que generalmente causan problemas a los que las usan.

El juego tiene un modo historia que propone ir consiguiendo emblemas para llegar al final de las fases y derrotar a un enemigo, utilizando en ambos casos cartas con valores numéricos para avanzar. La trama es en cierto modo infantil y poco elaborada, pero sirve de mera excusa para jugar y desbloquear los minijuegos, que podremos jugar después cuando queramos en compañía de los amigos, que es la auténtica propuesta de este juego.

Como añadido a la saga Sonic es interesante, pues un juego Party Game siempre es entretenido de jugar y Dreamcast no tiene muchos. Sin embargo, se inspira demasiado en Mario Party y, aunque no lo hace del todo mal, sus propuestas jugables están por debajo en variedad y originalidad a los juegos del fontanero de este género. Aún así, es una propuesta valiente de Sega, que, como casi todo en Dreamcast, no salió bien del todo comercialmente, pero aún así es un juego que merecería aparecer en un futuro en algún recopilatorio del erizo.

Recomiendo encarecidamente, para saber más de este juego, leer algún análisis como el de Meristation, ya que mi experiencia jugable con este juego es escasa, de apenas un par de horas, y no puedo aportar todos los datos posibles del mismo. Solo puedo recomendarlo para aquellos que quieran pasar un buen rato con amigos, pero que lo tengan por debajo de los Mario Party a la hora de elegir.

 



Y con esto acaba la entrega de hoy de Simplemente Sonic. La próxima tratará de los juegos del erizo aparecidos en las portátiles PSP Y NDS, incluyendo el reciente Sonic Colors. También se hablará de las otras tres consolas de Sega donde apareció el erizo para cerrar el recopilatorio. Todo esto posiblemente aparecerá en 2011, ya que en estos últimos días del año es difícil que publique algo más.

 

Gracias por tu tiempo, y por leer este artículo.

Un saludo.

Análisis: Persona 3 Portable

Y aquí está, por fin, el gran análisis que prometí. Uno de los mejores juegos del año ya está analizado en el blog después de 3 intensos meses jugándolo hasta la saciedad, buscándole todas sus virtudes y defectos, y descubriendo el tremendo error que resulta no traerlo a Europa, al menos por ahora. Estoy hablando de Persona 3 Portable, el remake-port del éxito de PS2 Persona 3, a la portátil PSP. Un juego PS2 en PSP no se ve todos los días, y si además está bien hecho, eso ya es brillante.

Si hay una saga de RPG que consigue destacar más por sus virtudes que por sus ventas, esa es la saga Shin Megami Tensei, o Megaten, de la veterana compañía Atlus, parte de Index Holdings, creadores también de la saga de DS Etrian Oddysey, otro caso muy similar al que ocupa con este juego. Nunca tuvieron la fama de Final Fantasy o Dragon Quest, pero son juegos con un potencial enorme y un sistema de juego único en su especie, mención especial a sus historias orientadas a personas adultas y, en cierto modo, a los que aprecian la filosofía y la cultura. La saga posee juegos repartidos en multitud de sistemas y bajo diferentes denominaciones, como Devil Survivor, Digital Devil Saga, Devil Child´s…

Quizá la subsaga Persona sea la más familiar para el jugador medio. Todos los juegos Persona parten de dos bases: seguir la vida de un estudiante, y explorar un determinado lugar para desarrollar la historia. Los dos primeros juegos de la saga, publicados en PSX bajo la denominación de Persona y Persona 2 Ethernal Punishment (hubo otra entrega más, Innocent Sin, que no salió de Japón y será relanzada en PSP) tenían una temática muy oscura y más adulta, aunque en menor medida que los Megaten clásicos.

En PS2 está saga dio el salto a un aspecto más orientado al público juvenil, aunque manteniendo en gran medida la seriedad de sus historias. Persona 3 (y su secuela FES) y Persona 4 fueron la punta de lanza de Atlus en la veterana consola de Sony. Sin embargo, los juegos de Atlus no han conseguido el calado ni las ventas suficientes en Europa. En España, por ejemplo, los citados juegos fueron publicados en completo inglés, lo cual, sumado a su dificultad, hacía a los jugadores no comprarlo, además de que se publicaron escasas tiradas de los mismos. Los jugadores y la prensa han sabido apreciarlos como merecen, pero inexplicablemente, no terminar de despuntar. Hablar de otros Megaten, como los Digital Devil Saga o el Lucifer´s Call, es repetir la misma historia: excepcionales juegos con malas ventas por uno un otro factor, ya sea idioma, márketing, dificultad…

Tal vez estos múltiples inconvenientes han impedido la salida en Europa del juego que nos ocupa, Persona 3 Portable, y puede poner en peligro la llegada de Catherine. Un juego que es una verdadera lástima perderse. El juego ofrece el mismo contenido del Persona 3 original, pero adaptado a la portátil de Sony. Mantiene toda la esencia que le hizo grande (combates intensos y difíciles, fusión de personas, exploración 3D, la espectacular historia) y hace algunos retoques en la jugabilidad y el apartado técnico para adaptarlo a la potencia de PSP.

El resultado no podría ser más satisfactorio. Atlus ha conseguido adaptar una obra titánica como fue el Persona 3 a reducidas dimensiones, haciendo que no solo no pierda por el camino su calidad o esencia, sino que además gana importantes novedades que lo convierten en una de las formas más atractivas de jugarlo. Este análisis hará hincapié no solo en las novedades, sino en toda la esencia de Persona 3, un juego RPG que, como todos los de su saga, merece más de lo que tiene por su extraordinaria calidad.

 

HISTORIA: Bienvenido a la Dark Hour…

En Persona 3, serás un estudiante de intercambio que llega a su vieja ciudad natal, Iwatodai, para volver a estudiar allí, concretamente en el instituto Gekkoukan High. El tren que lo transporta a la pequeña isla llega poco antes de las doce de la noche. Cuando el reloj llega a lo más alto, todo parece paralizarse. Multitud de ataúdes se levantan en la estación, y extraños susurros se oyen por toda la ciudad.

Nuestro protagonista decide ignorar todo esto y será llevado a su residencia a partir de ese momento. Allí conocerá a algunos de sus nuevos compañeros. Yukari Takeba, una chica muy decidida y popular en su escuela, que parece muy madura para su edad, Akihiko Sanada, un alumno de curso superior en apariencia callado e igualmente popular, y Mitsuru Kirijo, la hija de un importante empresario del Grupo Kirijo, que controla Iwatodai.

En sus primeros días de escuela conocerá a algunos personajes más como Junpei Iori, un joven con poca habilidad para los estudios pero mucha para hacer el payaso y gastar bromas. Sin embargo, se revela muy pronto que el juego no va a ser una novela protagonizada por adolescentes al uso. Al caer la noche en el dormitorio, en el ático del mismo, un extraño monstruo ataca a los protagonistas. Yukari Takeba, al parecer, está intentando combatirlo, pero sin éxito. Lleva una extraña pistola en sus manos.

Cuando el protagonista es atacado, se descubre su gran poder. Gracias a una de esas pistolas, llamadas Evocadores (Evoker), puede liberar a su "otro yo" interior, representación de sí mismo, también llamado Persona. Cuando el monstruo es destruído, descubre la verdad: todos los días, a las 12 de la noche, ocurre un extraño suceso conocido como Hora Oscura (Dark Hour), que paraliza a todas las personas que no son capaces de controlar a un Persona.

Esto afecta en el mundo real a las personas, pues están creciendo los casos de una extraña enfermedad llamada Síndrome de Apatía, que los está convirtiendo en poco menos que zombies sin mente. Conforme avanzan los días, cada vez aparecen más casos, aunque la gente no conoce el motivo real de por qué ocurre.

Igualmente, el instituto en el que estudian, el Gekkoukan High, por la noche se convierte en una imponente fortaleza llamada Tartarus, en la que habitan Sombras (Shadows), los monstruos que oyó el protagonista susurrando y los que le atacaron en el ático del dormitorio. Descubre igualmente que existen una serie de estos monstruos más poderosos de lo normal, que surgen uno por cada luna llena. Si son eliminados, todo (la Dark Hour, las sombras, Tartarus) desaparecería.

Entonces, el protagonista se une a un grupo llamado SEES, integrado por los personajes antes mencionados y liderados por Itsuki, un personaje de nombre extraño pero gran conocimiento de Tartarus y los Persona. Poco a poco, al grupo se unirán más personajes capaces de controlar a los Persona, e igualmente, comenzaremos a desentrañar sus misterios personales.

Posteriormente nos encontraremos con Fuuka Yamagishi, una tímida muchacha con un Persona especial, específicamente orientado al análisis y búsqueda de sombras y otros objetivos. También conoceremos a Aigis, un androide femenino construído para destruir a las sombras, Ken Amada, un jovencito que vivirá en el dormitorio provisionalmente hasta descubrir su capacidad, Koromaru, un perro que quedó abandonado al morir su dueño y que, sorprendentemente, controla las habilidades de Persona. Por último, conoceremos a Shinjiro, un taciturno joven que al parecer ya formó parte de SEES pero abandonó por algún motivo.

No faltarán los antagonistas, llamados Strega, que quieren impedir que destruyamos la Dark Hour porque, de ese modo, podría afectar a sus planes. Lo integran Takaya, Jin y Chidori, tres personajes de los cuales la propia historia nos irá aportando datos poco a poco.

Y es que, al contrario que muchos RPG, Persona no tiene realmente un argumento como tal muy elaborado, ya que centra todo su desarrollo de historia en ir de luna llena en luna llena derrotando a las sombras mayores. Sin embargo, durante el proceso comenzaremos a ahondar el la personalidad de todos los personajes. Todos los personajes del grupo tienen un complejo trabajo de diseño detrás, tanto en motivaciones, como en carácter y evolución a lo largo de la historia.

El curso de los acontecimientos es muy lento, pero habrá muchos hechos relacionados con nuestros compañeros que nos mantendrán pegados a la consola hasta derrotar a la siguiente sombra, momentos en los que la historia avanza paulatinamente. Habrá también pequeñas tramas relacionadas con personajes secundarios, derivadas de los Social Links que se comentarán más adelante. Incluso estos personajes sin peso en la historia están perfectamente definidos, generalmente con una personalidad muy marcada y con unas ideas diferentes de unos a otros, haciendo único cada encuentro con ellos.

A la historia de Persona 3 no le falta de nada, pues tiene enormes cantidades de datos culturales, históricos e incluso de la magia en las sucesivas clases que tomaremos en el Gekkoukan High. Desde la historia de Japón a los distintos tipos de magia en todas sus formas, pasando por clases de cultura japonesa y de inglés (un poco curiosas al estar el juego en inglés). Hasta el más mínimo detalle de ambientación está cuidado, resultando realista cuando tiene que serlo, con sus horarios, tiendas y ubicaciones de personas, y fantástico también cuando toca, como en la exploración de Tartarus y las cosas que en él ocurrirán, como cansancio de nuestros personajes, luchas contra enemigos mayores o rescate de personas que quedaron atrapadas en ellos.

La gran novedad respecto a Persona 3 original es que puedes elegir el género de tu protagonista. Esto, más que ser una anécdota, como pasa en juegos como Pokémon, aquí altera completamente la historia. Si eres un chico vivirás la historia original, y si eres chica y viviste la historia original, verás como puedes tener Social Links con otros personajes, tus compañeros te tratan de otra manera diferente y podrás ver el otro punto de vista de las cosas, aunque el argumento sea el mismo.

No faltarán los giros argumentales, y algunos realmente sorprendentes, que, de ser mencionados para describir mejor la capacidad de la historia, estropearían la experiencia. Solo hay que mencionar que Persona 3 se toma su tiempo, y bastante, para avanzar en la historia, dejándote mientras suculentas piezas que no te hacen sentir estancado. Cuando la historia avanza, te das cuenta de que la espera ha merecido la pena. Se hecha en falta solo que los personajes reaccionen de manera más realista ante algunas situaciones, y algunas escenas poco claras. Por lo demás, es una historia intachable.

 

JUGABILIDAD: Persona en estado puro.

Persona 3 Portable es, como ha sido siempre en esta saga, un juego con un sistema de RPG por turnos estáticos. Sin embargo, dicho así, puede ser como cualquier RPG de la época de NES o SNES. Sin embargo, son los aportes propios del juego los que lo hacen destacar y hacen que la saga Persona esté tan bien valorada. Parte, como su historia, de conceptos sencillos, pero los va complicando poco a poco, haciendo que dominar el sistema sea fundamental.

La base jugable principal es sencilla. Tu objetivo es subir niveles y explorar Tartarus, la gigantesca torre que se levanta en la Dark Hour, derrotando a las sombras que allí se ocultan, a la vez que desvelas sus secretos. Para ello, contarás con los personajes de tu grupo y sus respectivos Persona, los verdaderos protagonistas de esta historia.

En esencia, un Persona es un monstruo que se oculta dentro de la personalidad de cada uno, asociada a una carta de tarot determinada (Fool, Lovers, Moon, Tower…) que le confiere una determinada capacidad, que se traduce en resistencia o debilidad a elementos y las habilidades que conocerá, así como su rol. Hay una serie de elementos, que son Fuego, Hielo, Electricidad, Viento, Luz, Oscuridad, Omnipotencia, y una serie de ataques físicos de Corte, Impacto y Punzada. Cada personaje tiene una determinada afinidad a estos aspectos, haciendo que sean más o menos débiles a los mismos o dominen unos u otros.

Todos los personajes, excepto el tuyo. Y es que tu personaje domina una capacidad inaudita de controlar todo Persona capaz de encontrar. Cada Persona tiene habilidades y afinidades diferentes, haciendo entonces a tu personaje capaz de ser cualquier cosa. Sin embargo, se debe jugar con estrategia esto. No puedes elegir un Persona al azar y estar con él todo el juego.

Llegan momentos en los que se hace imprescindible hacer uso de la fusión de Personas, que te permite unir dos o tres (luego serán más) Personas en uno solo, más poderoso que los anteriores y con algunas habilidades heredadas. La clave del juego está en saber encontrar un grupo de pocos Persona con diferentes afinidades y habilidades, para estar listo para actuar en cualquier situación. Cuando se hayan vuelto más débiles, hay que volver a fusionarlos hasta volver a estar establecido.

Todo esto se realiza en la Velvet Room, lugar donde está Igor, el cual está presente en todas las entregas de Persona, que es el encargado de las fusiones y de introducirte al principio del juego tu habilidad, y Elizabeth, su asistente, que lleva un registro de todos los Persona conseguidos, para recuperarlos si lo necesitas para futuras fusiones, y te ofrece algunas misiones extra para alargar el juego y dotar de variedad la exploración tanto de Tartarus como del mundo exterior.

En cuanto a la exploración de Tartarus, se realiza en grupos de 1 a 4 personas, ascendiendo plantas, siendo más de 200 divididas en bloques que contienen cada uno enemigos y ambientación diferentes. Los enemigos están el el suelo del laberinto, y podemos elegir si combatir con ellos. Nos movemos en un entorno 3D, y podemos atacarles con el botón equis. Si lo logramos, entraremos en combate con ellos con ventaja. A veces nos pillarán a nosotros desprevenidos y no podremos evitarlos.

El combate es en esencia muy sencillo pero con algunas particularidades. Podemos hacer uso de un menú radial con las opciones Atacar, Habilidades, Objetos, Tácticas, Personas y Huir. La primera hace que nuestros personajes den un golpe simple al enemigo, y la segunda les permite usar las habilidades de su Persona. Las hay ofensivas de cada elemento o de un método de ataque físico específico, y otras de curación de salud o estados, así como de aumento de estadísticas o causa de estados adversos al enemigo.

Estos estados adversos van de la parálisis, al enamoramiento, que les hace atacar a sus aliados, pasando por otras que les impiden usar habilidades de Persona, actuar por completo, o incluso les hace huir del combate del miedo. Los objetos se orientarán principalmente a curar estas dolencias y la salud, pero también los hay que realizan ataques elementales al enemigo, o algunos que tienen efectos inmediatos y especiales, como Cadenza, que recupera al grupo y les aumenta la evasión.

Tácticas nos permite configurar como actuarán nuestros aliados. Podemos elegir ciertos perfiles como que ataque por completo, que ahorre SP (los puntos necesarios para atacar con Personas), o que ayude al grupo actuando de apoyo. Como novedad, llegada desde Persona 4 y ausente en Persona 3, podemos también controlarles directamente, algo que facilita en cierto modo algunos combates.

Con Personas, opción solo disponible para nuestro personaje, podremos cambiar nuestro Persona actual, por si es necesario un cambio de estrategia o adaptar las debilidades al enemigo concreto. Se hace uso de esto sobretodo al pelear con los jefes más difíciles. Huir nos permite escapar del combate, pero no siempre funciona, y evidentemente en las peleas importantes es inútil usarlo.

En el combate, conseguir acertar en la debilidad de un enemigo nos permite atacar otra vez, quedando ese enemigo aturdido. Si todos están aturdidos, podemos realizar un All-Out Attack que realiza daño masivo a todo el grupo enemigo. Saber las debilidades del enemigo y explotarlas es clave para ganar, por lo que contamos con una opción de analizarlos con el botón L que nos permite saber como reaccionarán, adaptando la IA de los compañeros en consecuencia.

Al vencer en un combate recibimos experiencia y dinero, así como objetos específicos. A veces puedes recibir un Shuffle Time, que hace surgir una serie de cartas, divididas en Bonus de Salud, Experiencia, Dinero o Armas, así como cartas de Persona. Se giran las cartas y podemos conseguir una de ellas, o una en blanco y quedar sin premio. La primera recupera la salud, la segunda aumenta la experiencia ganada, la tercera nos da dinero extra, la cuarta nos da armamento nuevo, y la quinta, hace que un nuevo Persona esté disponible para el protagonista, generalmente, para usarlos en fusión.

El mencionado armamento es una de las tres partes del equipamiento de nuestro personajes, junto a la armadura y los accesorios. Las primeras aumentan su ataque y capacidad de crítico (que aturde a los enemigos), la segunda su aguante y evasión, y la tercera algunas capacidades como resistencia elemental o aumento de estadísticas. Cada personaje depende también de las estadísticas de sus propios Persona y de sus debilidades, pero ya que estos no pueden mejorarse salvo subiendo niveles, es vital actualizar el equipamiento del grupo paulatinamente.

Pero no todo va a ser luchar, de hecho, eso es solo la mitad del proceso. La otra mitad está en los Social Links. Son los vínculos que tu corazón crea con unas personas determinadas. Cada uno está asociado a una carta de tarot o Arcana determinada, Cuanta mejor sea nuestra relación con los personajes de los Social Links, mayor será su rango, y más experiencia recibirán los Persona resultados de fusiones, e incluso, si son muy altos los índices de afinidiad, nuestras fusiones tendrán habilidades extra e incluso regalos.

Además de poseer tramas interesantes, los Social Links son clave en el desarrollo óptimo de los Persona que te servirán para luchar. Si potencias solo la lucha, no podrás terminar el juego, necesitas tener Social Links altos para que tus Persona alcancen niveles que tardarían mucho en conseguir de modo normal (en este juego la subida de nivel es bastante lenta).

Tendremos tres características de las que estar pendientes también, que son Academics, Courage y Charm. Se aumentan estudiando, enfrentándose a situaciones adversas y realizando acciones que aumenten la admiración hacia ti, respectivamente. Te abrirán las puertas de nuevos Social Links conforme los aumentes, y también podrás descubrir algunos secretos interesantes. Estas aptitudes se suben con actividades típicas del adolescente en Japón, como estudiar, trabajar a tiempo parcial, o ver una película que te de ideas sobre un determinado área. Hay una serie de ubicaciones en Iwatodai disponibles para ello.

La estructura de un día en Persona 3 es así. Primero vas a la escuela y atiendes a una clase. Luego, en el After School, puedes elegir salir con un personaje para potenciar el Social Link, asistir a una actividad en un club deportivo o cultural, o ir a otros lugares. El principal es Paulownia Mall, donde se sitúan los establecimientos vitales del juego, como son la farmacia, donde compras objetos para el combate, o la comisaría, donde compras equipamiento, Hay también una tienda de antiguedades donde puedes convertir tus Personas sobrantes en nuevas armas, o intercambiar materiales obtenidos en las mazmorras por otros objetos que potencian a tus Personas o te dan efectos únicos en el combate.

Sea como sea, si vuelves al dormitorio, se hará de noche, y entonces podrás, bien volver a Paulownia, ir a Tartarus, estudiar, o dormir en la cama hasta el día siguiente. Debes decidir como estructurar tus días alternando visitas a Tartarus con el desarrollo de capacidades y Social Links, para mantener una línea ascendente. Tienes un número limitado de días por acontecimiento de la historia (30-31 en el juego) con lo que organizarse es importante. Hay algunos acontecimientos acordes con lo habitual en Japón, como festividades o semanas de exámenes, los cuales son también pequeños retos, ya que hay que retener la información que se consigue en las lecciones que toman partida al empezar muchos de los días, que además, son muy interesantes.

Como retos adicionales en el juego, contamos con las misiones que nos aporta Elizabeth en la Velvet Room, que se accede desde Tartarus o desde Paulownia Mall. Esas misiones pueden requerir un objeto concreto, o visitar con ella un lugar, o rescatar a alguien, entre otros. Algunas tienen un tiempo límite para cumplirlas, si bien no es vital para ello, si te otorga objetos que pueden ser útiles para avanzar. Destacar las misiones de Old Documents, que marcan un poco si estás avanzando bien en Tartarus.

En determinado momento del juego podrás revisitar a los jefes que ya has derrotado, pero más difíciles de vencer, lo cual es un aliciente. Hay también otros jefes secretos que son todavía más complicados, lo cual alarga enormemente la vida del juego. Contamos con varios niveles de dificultad, pero en general el juego requiere un alto nivel organizativo y cierta estrategia en los combates difíciles, así que no es para todos.

Aunque es un juego redondo en este aspecto, ya que logra un balance perfecto entre combate y socialización, haciendo que ambas actividades supongan un avance para el jugador. Como pega, Tartarus es muy monótono, ya que es solo subir pisos, vencer a un sub-jefe, subir más pisos, conseguir un Old Document, subir más pisos, cambiar de bloque…la dificultad es creciente, pero podría haberse tenido más variedad en el desarrollo de la exploración.

Con todo, Persona 3 ya era uno de los RPG capitales de PS2, pues Persona 3 Portable directamente se alza con el trono de los RPG de PSP. Es completo, difícil, complejo y muy variado. Crear a los Persona adecuados, asignarlos y crear estrategias es todo un reto, y el juego ofrece un montón de actividades ajenas al combate que resultan muy divertidas a la vez que se mejora el personaje. El juego también tiene un desarrollo lento aquí, pero es prácticamente perfecto en su ejecución.

 

GRÁFICOS: (Casi) Como en PS2.

A cualquiera que le digan que Atlus ha trasladado un juego como Persona 3 a la PSP sin casi perder su esencia, le será difícil creerselo. Pero lo cierto es que es así. Atlus ha hecho uso de ciertas artimañas para que su juego estrella funcione en PSP sin despeinarse.

Por un lado, todo lo que no es exploración de Tartarus se ha simplificado. Ahora cada lugar del mapa es una zona estática con elementos que se pueden seleccionar con un cursor móvil, al estilo point´and click. Los momentos 3D de los diálogos y las cinemáticas anime se han eliminado también, haciendo el desarrollo de la historia un poco al estilo visual novel, con fotogramas de los personajes estáticos hablando entre ellos, describiendo con texto un poco la situación y las acciones que estos realizan. Se pierde espectacularidad e inmersión, pero la historia no pierde ni pizca de su fuelle.

La exploración de Tartarus se mantiene como en PS2, en completo desplazamiento 3D, con la cámara ligeramente más inclinada hacia arriba, y con una mayor velocidad de desplazamiento. Eso sí, la reducción de la calidad de las texturas es bastante acusada, pero PSP no es capaz de mover los gráficos originales del juego. Para la resolución de pantalla de la negrita de Sony, esto no se nota ni un ápice ni le quita valor al juego. No es el apartado gráfico más brillante visto en PSP, pero está solo por detrás de las grandes producciones.

El juego tiene una curisas presencia del color azul en muchas situaciones, como el propio Tartarus en el exterior, los menús o muchas situaciones. Es una cosa que al parecer le gusta mucho a Atlus hacer, pues Persona 4 tiene predominio de amarillo.

Comparando Persona 3 y Persona 3 Portable vemos que la única diferencia está en la desaparición de la exploración 3D y la sustitución por el sistema point´n´click, que en muchas situaciones es más cómodo ya que ahorra tiempo para cosas triviales como desplazamientos lentos solo para subir una estadística, aligerando las secciones fuera de Tartarus. En el combate, salvo por las texturas, todo está igual, manteniendo las mismas animaciones del original, así como la estructura de los combates y sus particularidades, sin perder rendimiento ni ninguna opción por el camino.

El trabajo de Atlus es encomiable en este aspecto, ya que PSP no es capaz de mover un juego de PS2 tal cual. La adaptación ha simplificado la exploración pero no ha estropeado el juego lo más mínimo, manteniendo como una opción igual de válida para disfrutar esta aventura.

 

SONIDO: De Soul Phrase a Mass Destruction

El juego tiene una BSO muy particular, con un estilo muy marcado y muy difícil de ver en una producción RPG, los cuales generalmente poseen una BSO basada en la majestuosidad, en la espectacularidad. La BSO de Persona 3 es diferente, con cortes más acordes a su ambientación actual, con mezcla de música dance, rock y electrónica, así como algunas con una cierta ambientación que recuerda a The World Ends With You de DS.

El juego posee un tema de batalla cantado, y multitud de efectos de sonido, sobretodo en los combates. Las voces de los personajes están en completo inglés, y con un doblaje bastante profesional y muy acorde al tipo de personaje y la situación a la que se encuentra. La interpretación no es impersonal, se aprecian tonos de voz, estados de ánimo, y una gran cantidad de detalles que, si bien no lo hacen superior al doblaje japonés, lo hacen destacar entre los doblajes en inglés.

A destacar la canción del Opening, que puede alzarse, en conjunto, como uno de los mejores Opening de un RPG en esta generación. A continuación, se pueden escuchar algunas de sus pistas de audio:

 

OTROS: DISPONIBLE…SOLO EN USA

El juego puede superar sin despeinarse las 40-50 horas de juego sin hacer poco más que avanzar por la historia. Los Social Links, la subida de niveles, la fusión de Personas, los retos adicionales como los jefes extra y las misiones, el subir los niveles de aptitud del personaje, mejorar el equipamiento, avanzar en la historia…completar del todo Persona 3 Portable es toda una odisea que hace que la duración del juego se dispare a las 65-80 horas.

Posee además algunas curiosidades, como algunos trajes de armadura especiales que cambian el aspecto de tus personajes, desde trajes de navidad a trajes de baño, pasando por ropa informal. Hay también referencias a Persona 2 y a Catherine, que solo podrán ver los que conozcan esos juegos.

Es bastante recomendable avisar que Persona 3 es un juego que se desarrolla muy lentamente. Estarás algunas veces sintiendo que estás realizando mecanicamente lo mismo, y las primeras 4-7 horas son poco intensas, pero poco a poco comenzarás a obtener más posibilidades en el Tartarus y se te abrirán más Social Links conforme vayas mejorando. El juego premia tu paciencia y tu esfuerzo.

Es también destacable que no es un juego para principiantes. Los combates contra enemigos requieren conocer sus debilidades, así como las tuyas propias, y saber actuar en consecuencia organizando a un grupo equilibrado y que cubra el máximo número de habilidades posibles. Es fácil morir muchas veces al realizar determinados eventos, y puede ser frustrante en algunas peleas en las que no estemos preparados. Revisar nuestro grupo y aprender de esa derrota será fundamental.

 

CONCLUSIÓN: DE LO MEJOR DEL AÑO EN PSP

Persona 3 Portable es uno de los 5 mejores juegos de PSP y quizá uno de los dos mejores RPG de la consola junto a Kingdom Hearts Birth By Sleep. Posee una historia única en el género, solo equiparable a las de los otros juegos Megaten. La profundidad y riqueza psicológica de sus personajes hace gala de un trabajo sin precedentes, y el juego tiene continuamente referencias filosóficas que te hacen pensar acerca de las situaciones que se te plantean, incluso hasta el punto de poder cambiar el rumbo de tu partida.

Atlus ha hecho un enorme trabajo pasando un juego de PS2 a la pequeña portátil de Sony, dejándose por el camino los extras de FES y la exploración fuera de Tartarus, pero ganando un sistema accesible para las acciones más rutinarias, el punto de vista de la historia como un personaje femenino, y nuevos retoques venidos de la versión estándar de FES, sin la historia extra de Aigis, así como un nivel de dificultad extra.

Este juego ha salido en Estados Unidos en inglés, y no hay fecha para Europa ni planes para que aparezca, y, aunque lo hiciera, vendría en inglés. Es un poco descorazonador ver que esta franquicia no tiene mayor reconocimiento, pues no tiene nada que envidiar a las grandes como Final Fantasy en muchos aspectos. Es una lástima que uno de los mejores juegos del año para PSP no vea la luz aquí. Un juego totalmente recomendado si puedes adquirirlo. 

 

NOTA

-Historia: Se toma su tiempo para avanzar, pero solo por el desarrollo psicológico de sus personajes, su trasfondo y sus giros de guión, merece la pena la espera. (9)

-Jugabilidad: Salvo por su lento desarrollo, estamos ante uno de los mejores RPG de PSP. Tiene muchas capacidades tanto en el combate como fuera de él, y una profunidad y dificultad muy destacables. (9.5)

-Gráficos: Aunque quizá PSP puede dar un poco más de sí, Atlus ha hecho un encomiable trabajo trasladando todo Tartarus a PSP. Se deja la exploración fuera de él con un sistema Point´n Click que resulta muy cómodo. (8.5)

-Sonido: Una genial banda sonora y un genial doblaje, con una interpretación de emociones magistral. La banda sonora destaca en temas de rock. (9)

-Otros: Aunque no tiene multijugador, tiene una buena cantidad de retos extra como misiones y jefes. Puede durar de 50 a 80 horas. (9)

Nota: 9/10

100.000 Gracias

Gracias a vosotros, el blog Hobbie Street ha superado las 100.000 visitas. Cuando empecé el blog hace ya varios años, lo empecé sin muchas expectativas, pero especialmente el año pasado y principios de éste, decidí ponerme en serio con él. Temas académicos me alejan de él demasiado, más de lo que me gustaría, pero aún así, el blog ha alcanzado un número que jamás habría esperado.

Aunque ahora el blog esté bastante abandonado, ya anuncié que volvería en Diciembre, y así es y será. Tengo preparada una sorpresa, que espero que sea el mejor análisis de un juego que he hecho nunca, o al menos, esa es mi intención, superar todo lo que he escrito anteriormente sobre los análisis de juegos. Quiero que sea tan especial como la experiencia de juego que he tenido con él.

Pero no vamos a adelantar acontecimientos. En algún momento de este mes aparecerá ese análisis, pero no puede prometer más allá de ahí, porque mi tiempo es bastante limitado ahora mismo. Estoy buscando alguna fórmula que me permita mantener el blog más activo, pero aún estoy intentándolo, ya que siempre busco calidad en todo lo que escribo y no me conformaría con poner algo rápido e irme.

Pero por ahora, quiero agradeceros a todos estas más de 100.000 visitas. Simplemente Megadrive, Simplemente Sonic, la Saga Kingdom Hearts, Minutos Musicales…secciones que surgieron en el periodo más activo del blog, quiero que sigan siendo referentes del mismo, pero a la vez, daré el protagonismo a secciones más cortas, pero más personales.

Igualmente, la medalla Level Up a las mejores entradas RPG, para que no caiga en el olvido, he pensado permitir que cualquiera la otorgue, y que si lo hace, me avise por mensaje privado en el foro de Meristation para agregar la entrada premiada al índice, ya que no tengo mucho tiempo para leer las entradas que van surgiendo al respecto.

Esto ha sido todo por ahora. Espero y deseo tener el tiempo suficiente la siguiente semana para colocar aquí mi análisis, que será multiplataforma, por llamarlo de alguna manera, ya que éste no será el único lugar en el que aparezca, pero si el primero. ¿Cual es el juego? Algunos tal vez lo sepan, pero para la mayoría, pronto podrán ver lo que considero uno de los mejores juegos de este año 2010.

Un saludo y mil gracias.