Mitología y Videojuegos: Shiva, la Diosa de Hielo

Tras terminar mi intensa semana de evaluaciones, vuelvo a la carga con la sección del blog que estrené hace poco, en la cual hablo de la relación de elementos utilizados en los videojuegos con la mitología, las leyendas o las deidades de las ricas culturas que posee el mundo real. Hoy, le toca el turno a un personaje que es bastante querido por los aficionados al rol japonés, como es la diosa Shiva, utilizada recurrentemente en la saga Final Fantasy como invocación. Soy consciente de que este tema ha sido tratado en otro blog, pero espero ofrecer mi visión propia, tal vez más breve que en otras ocasiones, pero hecha igualmente con las mismas ganas.

Usualmente, es representada como una bella mujer de piel pálida y cabellos azules, siendo una maestra en el control del hielo. Generalmente es uno de los eones más básicos que encontraremos, pero sin duda nos sacará de más de un aprieto en las etapas iniciales del juego. No obstante, este personaje, como otros tantos de la saga, tiene un origen real que muchos conocen ya, pero que me gustaría compartir hoy aquí.

El dios (que no diosa) Shiva, llamado también Shivá o incluso Sivá, es parte de la llamada trinidad del hinduísmo, compuesta por él mismo, Visnú y Brahmá. Los tres forman un balance en el mundo, siendo Brahma el encargado de la creación, Visnú el de la preservación de lo existente, y el dios que nos ocupa el encargado de la destrucción. Vemos que no es tan inocente y benévola como la presenta la propia saga Final Fantasy, y ni tan siquiera de género femenino (si es que se puede atribuir esta cualidad a una deidad).

 

 

Posee una variante religiosa denominada "shivaísmo", donde es el centro y los dioses anteriores considerados menores. Su función destructora era atribuída a su esposa Kali (que curiosamente es un Persona de la saga Megaten). La deidad Shiva es representada por un monolito negro. En las variantes antiguas del hinduísmo, la destrucción se relacionada con el llamado Rudra, pero actualmente es Shiva el representante de ese papel.

La luna de su frente representa la división en meses, así como la sierpe de su cuello la división en años, y el collar de calaveras el ciclo de vida y muerte de la raza humana. Sus sirvientes reciben el nombre de "Pramathas", o atormentadores, controlados por el hijo de Shivá, Ganesha (nuevamente, Atlus bebe de la mitología hindú para otro Persona), representado con cabeza de elefante.

Su tercer ojo es una de sus características más importantes, considerado "el ojo que todo lo ve", con un gran poder capaz de sobreponerse a Brahmá y Visnú, siendo capaz de ver tras la mentira. Se dice que con él destruyó a la deidad Kama tras obligarle a enamorarse de su segunda esposa, Parvati (Megaten de nuevo). La ceniza es también utilizada como distintivo, y de hecho, sus seguidores se untan en ella por respeto a la deidad.

 

 

La figura de Ardha Nar?shuar, mitad mujer, mitad Shiva, es quizá la inspiración más evidente que tiene Final Fantasy para su propia Shiva. Su primera aparición es en Final Fantasy III, siendo adquirible de manera muy sencilla (es usual encontrarla como una de las invocaciones más sencillas). Su atributo es el hielo, el cual no es que tenga mucho que ver con la figura hindú, pero probablemente tenga alguna explicación que desconozco.

Ha aparecido de manera constante en la saga Final Fantasy, y sus cambios estéticos han sido menores, siendo usualmente representada como una bella mujer de piel pálida, cubierta por unos ropajes ligeros (lo cual ha sido también objeto de admiración por cierto sector de fans) que domina las habilidades de Hielo en toda su amplitud. Es, no obstante, una invocación de rango bajo, usualmente de poca resistencia (como en FFX) o potencia en momentos avanzados de la historia.

Su protagonismo en la historia apenas se ha manifestado, salvo una escueta aparición como jefe en FF V y en FF X-2, siendo una invocación obtenible en todas las entregas desde el III, siendo incluso la inicial de Final Fantasy VIII. Solamente se ha perdido la "fiesta" en Final Fantasy XII, que fue muy rupturista en ese respeto, relegando el papel de Shiva al de un barco volador. En FF XII Revenant Wings sí hizo acto de aparición, y una bastante unusual en FF XIII, muy criticada, pues fue convertida en dos gemelas que se unían formando una moto, que era la invocación de Snow Villiers.

Shiva es una de las invocaciones que más despiertan el trabajo de los fans, con múltiples fanarts para representar su belleza. Sin embargo, no por ello no es respetada, siendo bastante fuerte la crítica cuando se decidió eliminar de FFXII, y originó un grito en el cielo al ser convertida en moto en FFXIII (además de las acusaciones de provocación por su diseño "adolescente" en Type-0. Lo único cierto es que Shiva es una de las figuras más recurrentes de la saga, signo propio y que los jugadores echan de menos cuando falta o no está como tal. 

 
Si bien Final Fantasy es el papel más famoso de esta invocación, en Shin Megami Tensei, una saga que depende totalmente de la mitología, las ciencias ocultas o la filosofía para construírse, hemos podido encontrar una figura de Shiva mucho más semejante a la deidad hindú. Ha aparecido desde Megami Tensei II hasta las entregas más actuales de la saga, y, como es habitual en Atlus, goza de una fidelidad absoluta.
 
La mitología hindú es de hecho una de las que más bebe la saga, pues podemos encontrar a las esposas de Shivá, como Parvati y Kali, como invocaciones, así como a sus hijos Ganesha y Skanda. Aquí si es una de las invocaciones más poderosas, no permitiendo unirse a otros akuma en Shin Megami Tensei o siendo una de las invocaciones de más alto nivel en Persona 3, otorgando también la mejor arma para Ken, la lanza Pinaka.
En Persona 4, que hereda gran parte de las invocaciones del anterior, representa la forma más poderosa del arcana Tower. Barong y Rangda son siempre sus materiales de fusión en todos los juegos, y obtenerla se puede considerar un signo de distinción y esfuerzo por parte del jugador.
 
En cuanto a sus habilidades, son mucho más coherentes respecto a la figura histórica, teniendo habilidades del elemento Zio y Agi (rayo y fuego, más asociado a la naturaleza destructora del dios) así como habilidades de tipo físico (para representar su tridente). Su papel es mucho más activo, y es un Persona que agradecerás en las etapas finales del juego. Mucho más acorde a la naturaleza de dios supremo que a la presentada en la saga Final Fantasy.
 
Las diferencias con la Shiva de Final Fantasy son bastante notables, empezando evidentemente por el género y porque es totalmente fiel a su figura original. Square-Enix, tal vez por necesidad, creyó más interesante incluir una invocación femenina entre tanto dragón, monstruo extraño, o figura cómica como Cactuar, y lo cierto es que Shiva logra una elegancia que no logra el Shiva de Megaten, que no obstante plasma mucho mejor la esencia del poder de un dios, que es, en esencia, lo que representa Shivá, un dios destructor, supremo, referencial en el hinduísmo.
 
 
Por último, un par de curiosidades. Shiva es el nombre de un motor de desarrollo de juegos 3D, de un corte similar a Unity, el cual está preparado para plataformas móviles y el propio PC, especialmente para iOS. También Shiva sirve de inspiración al personaje de Sheeva, de Mortal Kombat, y es el nombre de un frío villano de Streets of Rage, como apunta el compañero MaxSlug en un artículo de su blog de abril del año pasado.
 
Y se podría decir que esta es la entrada de hoy. Soy consciente de que en Pixfans se hizo un artículo de un corte bastante similar, pero yo he querido dar mi propia visión, como decía al principio del artículo. Espero que os haya gustado, y prometo nuevas entradas próximamente, entre ellas algunos análisis más que serán indexados en Nota Media.
 
Gracias por tu tiempo, y por leer este artículo. 
 
Un saludo.