Artículo: Si quieres Kingdom Hearts…Speak English

Ayer saltaba a la palestra una de esas noticias que se pueden calificar de "bomba informativa" a todos los niveles. Kingdom Hearts 3D Dream Drop Distance, la última entrega de la ya veterana saga de Square Enix, que está cumpliendo su décimo aniversario, va a llegar a nuestro país únicamente con subtítulos en inglés. Por primera vez en la saga, los hispanohablantes no van a poder disfrutar un juego de esta saga, cuya trama está fragmentada en muchos sistemas, en su idioma nativo.

La sensación inicial al respecto es, como siempre, la sorpresa. Incluso pensar que es un error. ¿Cómo va a venir traducido Heroes of Ruin, también proveniente de Square (concretamente de n-Space, pero emana de ellos) traducido al español, y un juego que se puede considerar en una categoría superior, como este Kingdom Hearts, lo vaya a hacer en inglés? Pero no había error que valiera, ya que fue la propia compañía nipona la que confirmó esta situación en su web oficial. Las reacciones de los fans no se hicieron esperar.

Especialmente los italianos (los otros afectados, junto a nosotros, por esto, ya que el juego solo se traducirá a inglés, francés y alemán) protestaron airadamente la situación. Rápidamente, todos los ojos se posaron sobre la distribuidora. Muchos, incluído yo, pensábamos que esta seguía siendo Koch Media, que a fines de 2011 confirmó que iba a distribuirlo en España, y su Twitter se llenó de quejas y preguntas sin respuesta.

Una respuesta que no se hizo esperar por parte de Koch Media, aclarando, primero que ellos no distribuyen el juego, sino Nintendo, y que la decisión de no traducirlo depende de Square Enix. La distribuidora, en este caso la compañía dueña del hardware donde se lanza el juego, 3DS, puede ejercer presión o aportar feedback que posibilite la traducción al idioma correspondiente. Pero se ve que Square no ha visto conveniente hacerlo.

La decisión es un tanto incomprensible, pero tiene sus antecedentes en un sistema ya añejo, la vetusta PSP de Sony. Allí, se anunció la tercera parte de Parasite Eve a bombo y platillo, como un auténtico triple A para el sistema. Aquí, recibimos incluso una bonita edición especial en caja de cartón. No obstante, el juego solo estaba disponible en el idioma de Shakespeare. Los amantes de Aya Brea que no entendieran la lengua, no se verían capacitados para disfrutarlo plenamente.

Otro tanto fue el caso de Dissidia 012, que vino chapuceramente traducido, con los menús en inglés y una traducción de la historia a español reciclando los textos del primer Dissidia y añadiendo lo nuevo. Tactics Ogre, otro soberbio RPG táctico, así como Final Fantasy Tactics, vinieron todos en el idioma de América y Gran Bretaña. Un gran hándicap en el caso de estos últimos debido a la dificultad de los registros utilizados.

Peor, y más doloroso, es el caso de Final Fantasy Type 0, que, siendo fácilmente uno de los mejores juegos de PSP, nunca salió de tierras niponas, pese a rumorearse incesantemente una adaptación a Vita en HD. No obstante, todos estos casos se han dado en un sistema que estaba hasta arriba de piratería, muerto en Europa desde hace un par de años, y derrotado por DS fulminantemente. Se podía hasta justificar el no dedicar recursos.

Sin embargo, 3DS es uno de los sistemas más vendidos de la actualidad, no tiene piratería (salvo la parte DS) y en general es un valor seguro para los desarrollos portátiles. Resulta bastante extraña esta actitud de Square. Mi única teoría posible es que hayan cotejado beneficios de los anteriores juegos de la saga en DS y PSP en España e Italia y hayan considerado que su esfuerzo no merece la pena. Los costes de una traducción no son astronómicos, pero quizá si poco asumibles si se pretenden dedicar recursos a otros proyectos. Y no se pueden permitir cancelaciones o retrasos, metiéndose con competencias peligrosas.

Square Enix está dando prioridad a los desarrollos más occidentales de su compañía. Véase como Versus XIII sigue sin aparecer y, sin embargo, se intenta extende el brazo en dirección de juegos como Tomb Raider o Deus Ex, más del gusto occidental que el japonés. Siguen haciendo sus productos nipones, como el presente juego o el Final Fantasy Theatrythmn, el cual, salvo sorpresa, sí vendrá en español.

Sorprende también de Nintendo que, como distribuidora, siempre ha destacado por dar un buen mimo, tanto en producción como en presentación, a sus productos. Todos suelen venir en Multi 5, pero este va a perder dos idiomas por el camino. Tal vez haya ejercido presión y haya cedido ante Square Enix. El ofrecer uno de los mejores juegos portátiles de los últimos tiempos en Julio habrá podido más que una mejor traducción más tarde.

Lo que hace esto es que temamos por el futuro. Square Enix tiene anunciado un producto muy japonés y minoritario como es el Bravery Default, una nueva IP de JRPG tradicional. Si una IP establecida y ciertamente sólida en el mercado como es Kingdom Hearts no es suficientemente rentable en español, no quiero ni imaginarme lo que pasará con Bravery. Solo espero que lo vean lo suficientemente rentable para traerlo aquí.

No obstante, la realidad es la que es. Yo no soy de esos que tienen problema con el inglés, y adquiriré el juego porque no quiero perderme la nueva entrega de una de mis sagas favoritas. Pero todo el que lo quiera en español tiene derecho a disfrutarlo. Los juegos llegan a más gente así. Culpa del idioma es que sagas como Disgaea o Persona se vean relegadas al ostracismo pese a ser pequeñas joyas. Desde aquí invito a todo el que quiera, aunque no vaya a servir de mucho, a expresar sus ganas de que el juego venga en su idioma firmando en la petición online al respecto pinchando aquí.

Gracias por tu tiempo, y por leer el artículo.

Un saludo.