Retro-Análisis: Aero Fighters 3

Neo Geo fué un sistema de videojuegos que dio muchos y variados juegos que hicieron delicias de los privilegiados que tuvieron acceso a su caro hardware. Centrado especialmente en los géneros predilectos de la recreativa, como son el beat´em up o el shoot´em up, pasando por los puzzles o los 1 vs 1 de lucha, el corto catálogo de la máquina de SNK fue la forma más sencilla de tener la placa recreativa del mismo nombre en los hogares, siempre que pudiera costearse su carísimo hardware.

Muchos fueron los juegos que desfilaron por su catálogo, algunos porteados a sistemas como SNES (lo cual puso de manifiesto el nivel superior de Neo Geo), y otros, como el que hoy nos ocupa, mantenido como exclusiva para la máquina (junto a los arcade). Estoy hablando de Aero Fighters 3, conocido también como Sonic Wings 3 en Japón, una de las entregas más completas de este shoot´em up de aviones.


Un poco de historia. Aero Fighters, creado por Video System, nació en 1992 en los sistemas arcade, y nos permitía manejar algunos modelos de aviones de la 2º Guerra Mundial para vencer a múltiples enemigos en frenéticas luchas a lo largo de una gran variedad de niveles. La primera entrega se mantuvo inédita en Neo Geo MVS, lanzándose la segunda ya para el sistema, mejorando la base del anterior hasta llegar a este tercer juego que nos ocupa.

El juego en sí no tiene mucha complicación dado su origen arcade. Nos presenta una amplia variedad de pilotos con sus correspondientes aviones, con pequeños variantes en su control, y cada uno con una historia propia, que se traduce en el juego con pequeñas cutscenes y comentarios entre los niveles.

Nos presenta una situación de invasión global generalizada, sin aviso previo, donde nosotros debemos combatir para tratar de solucionarla. Los juegos arcade no suelen tener una trama que destaque por ser especialmente profunda, pero es de agradecer que Aero Fighers 3 se esfuerce por presentar al menos un trasfondo interesante para el jugador.

Se puede decir que es una combinación de los anteriores, pues presenta una selección nutrida de pilotos que supera la decena, al igual que una variedad de enemigos que va desde aviones de la 2º Guerra Mundial a aliens de avanzadísima tecnología (lo cual destaca especialmente en las fases avanzadas del juego, las más interesantes). Tampoco es que presenten una personalidad súper-elaborada, pero al menos ayuda a la variedad del juego.

Cada personaje presenta unas pequeñas instantáneas, un transfondo mínimo, y un desenlace positivo para él mismo. Nada nuevo en el género, y nada que vaya a hacer que juegues con más entusiasmo el juego. Pero, todo hay que decirlo, hay que alabar que Video System haya querido ser completo en un género donde no es del todo necesario.

Gráficamente hace gala de toda la superioridad técnica de Neo Geo por aquella época, con auténticas virguerías que solo Saturn se puede jactar de reproducir, como los fondos que presentaba para la escenificación de los combates, muy superiores a los sprites de los aviones, por otra parte. Hoy en día ya no es tanto, pero no está de más mencionar que el poseedor de una de las consolas de SNK era un afortunado, porque lo que veía era muy superior a la media de la época.

En cuanto al apartado jugable, nos encontramos ante un divertidísimo y desafiante juego, que va a hacer imposible la empresa de superarlo si no cuentas con los continues suficientes. La dificultad de la versión doméstica está ciertamente algo disminuída, pero en la versión que yo he jugado, directamente la de la placa recreativa original, no se hace concesión alguna.

El juego sigue todas las pautas clásicas de los shoot´em up de naves: solemos morir rápidamente, se nos presenta una cantidad cada vez más insana de enemigos en pantalla, con disparos por todas partes, unos final bosses que se vuelven de altura al superar aproximadamente dos o tres fases, y una parte final, en mi opinión, realmente interesante.

Una característica única del juego es la posibilidad de alterar la ruta que seguimos, algo que le aporta rejugabilidad a las partidas (algo vital, por otra parte, en un arcade). Empezamos siempre en la misma fase, pero tendremos la oportunidad de dividir nuestro camino al golpear a un determinado avión. Podremos así llegar visitar más de 13 fases diferentes, aunque la ruta nos lleva por la mitad de ellas, con algunas fases de bonus mediantes que son bastante más relajadas.

El juego va paulatinamente mostrando cada vez más retos, pero nosotros solemos contar siempre con las mismas armas, que son un disparo primario mejorable (que en algunas de dichas mejoras se puede volver bastante potente), así como unas bombas que despejan la pantalla, facilitando un poco la vida al jugador. Todo esto mientras esquivamos a todos los enemigos y nos mantenemos con vida, cosa harto difícil viendo como se las pueden llegar a gastar algunos enemigos. Muchas veces ni siquiera llegaremos al final boss, y llegar a él suele ser sinónimo de perder algún que otro crédito. Como arcade tragamonedas, cubre su función a la perfección.

A continuación os ofrezco un vídeo gameplay del juego, donde se pueden ver claramente sus virtudes. Lo cierto es que es una jugabilidad muy simple, que se basa sencillamente en poner al jugador en situaciones límite para que amplifique su talento a los mandos de los limitados controles que posee. Va a requerir un movimiento continuo del jugador, esquivar muchas balas (sin llegar a shooters frenéticos como los Touhou o los Gundemonium) y saber coordinarse. Bastante más de lo que pueden decir muchos juegos hoy.

En definitiva, Sonic Wings 3 (o Aero Fighters 3, como prefiráis) es un juego muy interesante dentro del catálogo de los shoot´em up, y uno de los mejores juegos con los que pudo contar Neo Geo. Es un juego de los de antes, exigente, frenético y muy divertido. Es fácil perder los estribos pero difícil las ganas de llegar a dar un poco más. Es muy complicado acabar su modo arcade con una continuación, pero recomiendo a todo el que posea un emulador, ya sea en un sistema independiente, en PSP con un ejectuable firmado, o en PC con MAME, que lo pruebe, porque no le defraudará.

Gracias por tu tiempo, y por leer este artículo.

Un saludo.

(Artículo originalmente escrito y publicado por mí para La Ratomaquia de Daman el  28 de Enero de 2012  y rescatado para el blog.)