Artículo: Xbox, Pasado, Presente y Futuro

El nombre de Microsoft no es ajeno a nadie que esté mínimamente informado, ya no solo en el mundo de los ordenadores, sino en la cultura general. Una compañía impulsada por uno de los hombres más ricos del mundo, Bill Gates, especializada en el sector informático y madre del sistema operativo más usado del mundo, Windows, que recientemente ha sido actualizado a su versión 8, así como otros productos como el OS Windows Phone, las tablets Surface, y, como no, la marca de videojuegos Xbox, que lleva entre nosotros desde el año 2002, momento en el que la primera consola de la marca fue lanzada por estos lares.

La historia de Microsoft con los videojuegos no empieza ahí, pues en el mundo de PC siempre ha tenido ciertos juegos ofrecidos de manera exclusiva por ellos, y en las consolas estuvo muy implicada en la consola de Sega Dreamcast, donde ofrecía apoyo a su pionera conexión a internet gracias a una adaptación de Windows CE. Pero la consola de los nipones no triunfó por culpa de sus problemas económicos, y Microsoft vio la oportunidad de entrar en un negocio que consideraba tremendamente lucrativo, donde otra gran compañía de la electrónica, Sony, ya había logrado un sonado triunfo con la primera Playstation, encontrándose en ese momento liderando la sexta generación con su PS2.

Microsoft no lo dudó y decidió ponerse en marcha con Intel y Nvidia para dar forma a una máquina de videojuegos que, en sus inicios, se llamaba DirectX-Box, por el conocido estándar del mundo de PC. Este antiestético nombre fue acortado simplemente a Xbox en un futuro. Esos primeros socios tenían el cometido de diseñar un sistema muy similar a un PC, fácil de programar, y que fuera adelantado a su tiempo. Resulta irónico que el futuro sistema de los de Redmond no vaya a llevar ningún componente de sus socios originales, pero así es este mundillo.

Lo cierto es que el desarrollo del sistema ya estaba en planificación desde 1998, cuando la quinta generación estaba tomando lugar y estaba en plena madurez. Bill Gates habló de ella por primera vez en 1999, y su intención no era otra que tender una mano a los usuarios de PC para que se internasen en el mundo consolero, a la vez que les ofrecía muchas novedades, como un ergonómico mando o una tremenda potencia técnica que superase a todos sus rivales (lo cual, en última instancia, logró con creces) y a la vez fuera a la vanguardia en temas como el online (donde Sony debió mover ficha, sin llegar al nivel que alcanzó el primer Xbox Live).

La primera Xbox era una bestia técnica para su época, con cifras que algunos móviles de gama muy baja ya logran superar. Montando un procesador Intel Pentium III de 733 MHz, una gráfica Nvidia NV2A de 233 MHz y una memoria RAM de 64 MB, estábamos hablando de elementos mucho más cercanos al mundo del PC y superiores a cualquier chip que portasen sus competidoras Gamecube (con la estructura PowerPC) o PS2 (con su conocido Emotion Engine). La consola poseía online de serie, algo que era prácticamente una novedad si obviamos a la fallida Dreamcast, y la posibilidad de descargar elementos de Xbox Live (los primeros y arcaicos DLCs).

La consola no fue precisamente un éxito si queremos compararla con las apabullantes ventas de PS2, vendiendo únicamente 24 millones de consolas, siendo 16 de ellos distribuidos en América, que ya comenzaría a convertirse en el territorio Xbox por excelencia que es hoy, junto con UK, responsable mayoritario de esos 6 millones de consolas que se vieron allí y solo 2 en Japón, un territorio que siempre ha ninguneado a la marca, cosa que no ha cambiado con 360.

Si nos vamos al catálogo que tuvo aquella máquina, nos podemos encontrar principalmente con la gran ausencia del género JRPG en el catálogo, con algunos juegos que consiguió hacer multi con PC, algo que ninguna otra consola de la época tuvo, y sus sagas bandera que aún hoy están comandando a la 360. Podemos destacar, igualmente, la adquisición de Rare, la compañía que en la generación anterior había dado a Nintendo 64 algunos de sus mejores juegos, por lo que podía haberse considerado un movimiento maestro por parte de los de Redmond si la compañía no hubiera acabado tan defenestrada, no siendo ni la sombra de su pasado.

No obstante, el talento seguía muy vivo en Rare en la época de la primera Xbox, donde vimos algunas pequeñas joyas como Grabbed by The Ghoulies, un juego que contaba con todo lo que se podía esperar de Rare. También nos ofreció un remake del Conker Bad Fur Day, llamado en esta ocasión Live and Reloaded.Otra compañía que también apostó bastante por el sistema Xbox fue Sega, que había sido transformada en third party para salvarse de la quema tras sus repetidos fracasos de hardware. Encontramos una continuación perfecta de lo visto en Saturn y Dreamcast en entregas como Jet Set Radio Future, un port de Shenmue 2, o Panzer Dragoon Orta.

Las primeras licencias first party de Microsoft comenzaron a aflorar en este momento, lideradas por una saga de juegos de carreras que se rumorea muchísimo para el evento del día 21, Project Gotham Racing, de la ya extinta compañía Bizarre Creations, así como Forza Motorsport, nacida para competir directamente con uno de los iconos de Playstation, Gran Turismo, logrando hacerlo de forma más efectiva en esta generación tras sus dos entregas en la primera Xbox. No nos podemos olvidar de exclusivas compartidas con PC, como KOTOR, Morrowind, o, por supuesto, los dos primeros juegos de la saga Halo, el máximo icono de Microsoft en el mundo de los videojuegos, o de Fable, la fantasía medieval de Molyneux, siempre discutida por todos.

2002 fue el año en el que Microsoft estaba lanzando en Europa la primera Xbox, y ya estaba pensando en su sucesora para una generación en la que pretendería asentarse de manera definitiva. La primera máquina era una fuerte inversión, para crear nombre y la base de su reputación, siendo la séptima generación el momento en el que pretendería convertirse en la compañía líder. ATI sería la responsable del procesador gráfico de la máquina en esta ocasión, junto a IBM para el procesador central. Mayo de 2005 fue el momento, en el canal MTV, en el que la consola fue desvelada con el nombre definitivo de Xbox 360.

El sistema decidió que debía tomar la ventaja total a sus competidoras, por lo que fue lanzada a finales de 2005 en los principales territorios, tomando un año de ventaja a su rival PS3. Contaba con 512 MB de RAM, y varias modalidades de disco duro, siendo la máxima de 120 GB en aquel momento, disponible principalmente en un color blanco, con un diseño bastante más estilizado si lo comparamos con el tremendo armatoste negro que era la primera Xbox. El sistema, según Microsoft, iba a tener apoyo de una gran cantidad de compañías, lo cual se tradujo en una cantidad de exclusivas que decantaron inicialmente la balanza hacia el sistema de Bill Gates.

Premium y Core fueron sus primeros modelos, y no fue ajeno a nadie uno de sus mayores problemas, las 3 luces rojas, que afectaba a más sistemas de los debidos, y causaba la muerte súbita de la consola. Microsoft tuvo que trabajar muy duro para eliminar esa tara de sus sistemas, prácticamente inexistente en los actuales Slim. Xbox 360 Elite fue su modelo más conocido antes de la revisión, junto a la Arcade, bastante accesible y barata. 

Muchos fueron los accesorios lanzados inicialmente con la 360, pero destacó inicialmente el reproductor de HD-DVD, un formato que trató de competir con el incipiente Blu-Ray Disc, que terminó imponiéndose como el estándar de nueva generación para las películas y videojuegos. Xbox 360 contaba para juegos con un reproductor DVD, que hacía que algunos necesitasen más de un disco para funcionar, y el HD-DVD solo servía para multimedia. Contamos con más elementos como headsets, teclado oficial, discos duros externos. Microsoft también mejoró enormemente el servicio Xbox Live, realizando una amplia apuesta por el llamado "Arcade" e "Indie Games", donde tenemos juegos pequeños o de desarrolladores independientes, siendo uno de los gruesos de catálogo del sistema más notorios.

Pero si tenemos que hablar de un accesorio que domine por completo el panorama de 360, ese es el malogrado Kinect. Anunciado inicialmente como Project Natal, fue finalmente lanzado como una cámara que permitía jugar sin mandos, simplemente gesticulando frente a ella, así como controlar el sistema Xbox 360 con la voz. Lo que podría haber sido una gran idea, fue enfocada totalmente al mercado de jugadores casuales, habiendo sido la base de los últimos años del sistema que tanto ha dejado de lado a sus usuarios tradicionales con muchos productos irregulares, sencillos, y a veces difíciles de jugar.

El sistema cuenta con un OS denominado "Dashboard", que ha cambiado de interfaz más veces que ninguna otra videoconsola de la historia, adaptándose a los continuos diseños que Microsoft iba preparando para su imagen corporativa, siendo el último basado en la interfaz de Windows 8. Contamos con un elemento llamado Gamertag, que nos permite adquirir logros con puntos en los juegos, así como la categoría Silver y Gold (siendo la segunda de pago, dándonos acceso a ventajas y sobretodo al juego online). Recientemente se crearon los avatares, imitando a los Mii de Nintendo, usables en algunos juegos.

Respecto a la librería de juegos, los primeros años fueron de continuas luces, pasando por encima de una Playstation 3 que aún estaba encontrando su lugar. A las licencias habituales, como Halo y Fable, se sumó la nueva y exclusiva saga de Epic Games Gears of War, un TPS considerado de los mejores de la generación, con 4 entregas a sus espaldas. El JRPG apareció con fuerza en la consola, con exclusivas como Lost Odyssey (considerado por muchos el mejor de todos estos años), Blue Dragon o The Last Remnant. Otros géneros trajeron Bioshock, o pérdidas de exclusivas de siempre de Sony, como Dead or Alive (que ya la primera Xbox logró robar), Devil May Cry, Final Fantasy o Tekken.

Gracias a Xbox Live y su capacidad de online, los FPS comenzaron a tomar su lugar como género rey, capitaneados por una saga, Call of Duty que, calidad aparte, ha visto crecer sus ventas año a año. Microsoft no estuvo coja en este sentido, ofreciendo juegos como Halo 3, 4, Reach y OSDT, así como continuaciones (cada vez peores) de la saga Fable, los mejores Forza, y un Project Gotham Racing 4 que sigue siendo visto por muchos aficionados como el mejor juego de carreras de la consola. Rare también aportó novedades como el interesante Kameo Elements of Power, Perfect Dark Zero o Banjo & Kazooi Baches y Cachivaches, pero su tendencia era cada vez más decreciente.

La llegada de Kinect supuso la depresión de Xbox 360, que empezó a depender en su segmento first de Gears, Halo, Fable y Forza casi en exclusiva, recibiendo sus mejores apoyos en forma de exclusivas third como DLCs por adelantado, Minecraft o Dust an Elysian Tail, muchas de ellas temporales. Empezó la época de los Kinect Sport, Kinect Star Wars, Just Dance, Rise of Nightmares o Kinect Barrio Sésamo, la gran parte de los cuales no llegaban a la calidad exigible. La gran esperanza, Ryse, ni siquiera es para este sistema, dejando un bagaje de ventas del periférico muy bueno, de más de 20 millones, pero una pérdida de reputación alarmante, especialmente ante una Sony que giró totalmente al tradicional, ignorando su fallido Move. Los E3 de Microsoft comenzaron a ser festivales del humor, aunque aún salieron algunos buenos juegos para el tradicional, como Halo 4 o Forza Horizon.

Y llegamos al evento del 21 de Mayo de 2013, donde la nueva generación de Xbox, presumiblemente denominada Xbox Infinite, será desvelada al público tras mil y un rumores.  Se espera una CPU AMD tanto en procesamiento central como gráfico, así como 8 GB de RAM (para igualar la sorpresa de Sony en Febrero). Se espera una GPU AMD HD 7000, e incluso algunos rumores dicen que dos, así como Blu Ray como formato principal para juegos, con un HDD de gran tamaño.

No obstante, ha aparecido algún rumor muy negativo, como la necesidad del sistema de estar siempre totalmente conectado a internet, o que tomará medidas contra la segunda mano condenadas incluso por los mayoristas de videojuegos, y que esperemos que Microsoft haya recibido y eliminado de sus planes. Kinect también se piensa que tendrá un papel protagonista, si bien no obligatorio, como ha venido ocurriendo hasta ahora. ¿Qué invita a los jugadores a pensar que no vamos a ver otro festival de chorrijuegos? En Redmond llevan mucho tiempo moviéndose para fichar grandes talentos en sus nuevos estudios, como el de Vancouver o 343, así como una renovación total de Rare para que, al menos, alcance lo esperable de una desarrolladora first.

En el tema juegos, al menos un juego de las sagas Forza o Project Gotham Racing se esperan con ansia, así como las ya confirmadas primeras imágenes de Call of Duty Ghost. No será el único elemento presentado, pues también se habla de una última revisión de 360 sin lector de DVD y muy pequeño, para servir de centro multimedia o de consola totalmente digital (que, bajo mi parecer, está destinada a vender poco entre el jugador tradicional viendo el ejemplo de PSP Go!). Ryse de Crytek tampoco sería descartable, y Square Enix lleva tiempo tonteando con una futura presentación. ¿Final Fantasy XV, o un Versus XIII multi para la nueva generación?

Sea como sea, los aficionados a los videojuegos tenemos una cita con Redmond a las 7 de la tarde del 21 de Mayo, donde la nueva generación de Xbox terminará de definir las estrategias para la nueva generación. ¿Cabe esperar una Microsoft volcada con el hardcore, o un nuevo festival ridículo de Kinect? ¿O quizá una mezcla de ambos? ¿Hasta qué punto estará conectada con Windows 8? ¿Se llamará Infinity, 720, o de otra manera? ¿Habrá mucha variedad de juegos? ¿Alguna exclusiva totalmente mortal? Todas estas preguntas, y quizá otras no planteadas, se responderán en esa conferencia que servirá como aperitivo de un E3 que se presenta de lucha sin cuartel entre PS4 y este nuevo sistema.

Gracias por tu tiempo, y por leer el artículo.

Un saludo.

Análisis: ICO & SOTC HD Collection (Por Xehanort_KH)

El arte dicen que es una percepción subjetiva de una persona que se encuentra observando un determinado medio expresivo. Podemos encontrarlo en objetos que parecen mundanos, o en elaborados trabajos que intentan plasmar las intenciones de su creador. Podemos encontrar el arte en un diálogo, en una banda sonora, o en una pintura. Inafune, con su Soul Sacrifice, está vertiendo toda su negatividad en el deformado universo que representa el juego, lo cual es, en sí, una forma de arte. Juegos como Journey o Braid, en sus mecánicas o tramas, expresan el arte y la interpretación, abriendo nuevas formas de disfrutar el ocio electrónico, impulsada principalmente por el apoyo de Sony.

No podemos olvidar al padre de todas estas experiencias, de un estudio nipón que decidió apostar por algo fuera de la norma, que buscase transmitir sensaciones al jugador, empatía con lo que la pantalla le mostraba. Incluso lástima, dolor, o curiosidad por ser capaces de ir más allá de lo que encontrábamos. ICO fue el primero que abrió la puerta a una forma diferente de enfocar los juegos de acción, donde sentimos que la debilidad es patente en todos y cada uno de los aspectos de su experiencia. Shadow of The Colossus, del mismo estudio, seguiría la estela en el ocaso de PS2, ofreciéndonos una particular experiencia de boss rush muy enfocada en la transmisión de sensaciones, sin decir casi ni una palabra. Y con ellos empezó el debate de si los videojuegos son capaces de transmitir arte en sus propuestas.

No todo el mundo enfoca este tipo de juegos igual, y nos encontramos tanto con férreos defensores de la experiencia que ofrecen, y otros que los reducen a sus expresiones jugables. Xehanort_KH, que ya fue muy severo con Infinite precisamente por sus limitaciones, no quiere hacer una excepción con ICO & SOTC, aprovechando que fueron lanzados en los tan criticados por mi HD Classics (formas de reciclar juegos de PS2 en una consola a la que le quitaron la retrocompatibilidad impunemente). No es un análisis suave, y no concibe estas experiencias como yo, pero es un punto de vista que creo debo compartir, especialmente si sólo queréis considerar las obras de Team Ico como juegos y no como experiencias. Sin más que añadir, os dejo con él.


Saludos, amigos blogueros. Hoy, con la perspectiva que da el tiempo, os voy a hablar de un recopilatorio en alta definición para Playstation 3 que incluye dos de los juegos más famosos por su peculiaridad en su predecesora PS2: ICO y Shadow of the Collossus, ambos totalmente remasterizados en HD para disfrutarlas en PS3. Advierto a los que tengan a estas entregas en un pedestal que se ahorren de leer el texto, porque voy a dar algún palo que otro y puede que alguno os sintáis ofendido. Sin más dilación, procedo a analizar dicho recopilatorio.

Comentaré ambos juegos al mismo tiempo, así se hace más ligero de leer y más fácil para mí escribir. SOT nos cuenta la historia de un protagonista guerrero que quiere salvar a su amada, que ha caído presa de un sueño eterno (cosa que, a mi al menos, me resulta un topicazo). Para ello, necesita derrotar a gigantescos colosos, pudiendo cumplir su misión gracias a dar muerte a unas criaturas que nada le han hecho. Un sacrificio para recuperar algo amado puede ser el mejor resúmen. Aparte de eso no hay nada más, si bien nos encontramos cierta personalidad en los colosos y sentimientos como la sensación de inferioridad, no se profundiza en demasía en desarrollar una trama.

En el caso de ICO se nos narra la historia de un niño ataviado con un casco cornamentado que, acompañado de un ser extraño (Yorda) tiene que escapar de un castillo situado en medio de la nada. A medida que avancemos nuestra relación con Yorda se fortalecerá (para bien o para mal). En general tiene más elementos a los que prestar atención (indirectamente eso sí). Para ser sincero, la historia de estos dos juegos no es nada del otro mundo, es simple, muy simple y si buscas giros de guión inesperados o tramas atrayentes, olvídate. Si acaso se salvan los finales de ambos o los sentimientos plasmados en pantalla (como el compañerismo de Yorda e ICO o el sufrimiento de los colosos) y ni eso.

El diseño de los colosos  en SOTC está bastante bien, son variados y tienen muchos detalles, sumado a su gargantuoso tamaño respecto a nosotros que los convierte en un puzzle en sí mismos. El diseño de su mapa también está bastante bien para lo muerto que está (pues tiene una extensión enorme sin absolutamente ningún signo de vida en los alrededores), muchos accidentes geográficos y una arquitectura muy aceptable. El diseño de los protagonistas no es nada del otro mundo, no teniendo mucho carisma (si bien esto es intencionado para dar más lustre a los colosos, verdaderos protagonistas).

En el caso de ICO, al estar dentro de un castillo, pues no hay mucho que decir pues su diseño es muy homogéneo. Es bastante grande y los diseños de los puzles son inteligentes, aparte de eso no hay mucho más, bueno sí, la playa está muy bien. Lo que más resalta es el diseño de los protagonistas, curioso el del niño y enigmático el de Yorda. Ambos juegos tienen un diseño bueno y para lo que abarcan está bien. En cuanto al HD, pues se nota que los desarrolladores no lo han toqueteado mucho, le han añadido algún filtro a la versión de PS2 y poco más, siendo una constante muy negativa en este tipo de conversiones, en las que mucho tenemos que agradecer que vayan más finas que el original viendo los casos de Silent Hill o Zone of The Enders.

SOTC tiene una banda sonora aceptable, con algún tema épico para los puntos más álgidos de los combates, pero personalmente no me resultó nada del otro mundo. Respecto a ICO, Lo mismo que SOTC, tiene algún tema bueno como ‘You Were There’ pero poco más, el resto es bastante olvidable. Admito que soy muy crítico cuando se trata de bandas sonoras pero si un juego tiene sólo un par de temas buenos, no lo hace tener buena OST. Para mí una buena OST es la que tiene más de 10 temas remarcables, memorables, épicos… como queráis llamarlo. Los de estos dos juegos concretamente hablando no son nada del otro mundo, tienen algún tema bueno pero nada más.

Y estamos en el punto fuerte, la jugabilidad, quizás el más polémico de todos por lo que voy a comentar, pero que hay que analizar igualmente. Si tuviese que hacer un resumen de la jugabilidad de SOTC, sería que el juego consiste en una sola cosa muy simple, tienes que matar a 16 colosos ideando una estrategia para cada uno y adaptándote a las distintas capacidades de cada uno y tu armamento (una espada, un arco, tu propio caballo y tu aguante, que va agotándose conforme corres o los escalas).

Es así de monótono, no hay más, entre medias tienes que recorrer el mapa (vacío, buscando con la luz de tu arma a tus rivales) que hay entre coloso y coloso pero nada más, es lo más aburrido que he jugado en mucho tiempo. Puedes usar arco o espada, y montas a un caballo llamado Agro. También puedes coleccionar lagartijas brillantes (para obtener la capacidad superior de aguante y subir hasta la cima de una torre) pero nada más, es de los juegos más simples que he jugado, no sé ni cómo pude aguantar tanto, la verdad.

ICO, afortunadamente, es más entretenido, pero no mucho más. Nos encontramos con otra mecánica simple, tenemos que pasar un puzle tras otro hasta poder salir del castillo, así de fácil. Eso sí, nuestra “amiga” Yorda y su IA nos ayudarán a ponernos las cosas más difíciles por si nos aburrimos debiendo rescatarla de ciertas sombras o seres extraños.  Por otra parte, sólo te tienes que dedicar a pensar los puzles para avanzar, a veces tienes que enfrentarte a enemigos con un sistema de combate algo tosco, pero poco más.

Un dato importante es que Yorda está TOTALMENTE indefensa, la tienes que proteger a toda costa, eso le da un plus de dificultad, así como superar la aventura por segunda vez para entender lo que ella dice en su idioma extraño. En resumidas cuentas, son juegos bastantes simples en su ejecución, he incluso aburridos en momentos, pero son pasables, que no es poco. Los únicos extras que tiene este HD Collection son un par de vídeos con los creadores, sobre cómo hicieron los juegos… y un par de temas para el menú XMB de PS3. En el ámbito jugable, no tiene nada a desbloquear salvo lo ya mencionado.

Como habéis podido comprobar por el análisis, este recopilatorio no me ha gustado. Venía de leer comentarios como “mejores juegos de PS2”, “obras maestras”, etc. y después de leer eso esperas encontrarte algo no peor a los míticos FF de PSX en comparación, sin embargo me he encontrado con dos juegos sumamente aburridos y simples en líneas generales, preguntándome dónde está esa genialidad que se les achaca. No mentiría al decir que me han parecido decepcionantes en todos los aspectos, aunque al menos se dejan jugar, no como otros. Aún me sigo preguntando lo que le ve la gente a estos dos juegos.

Varias veces he comentado mis impresiones sobre estos juegos y me han dicho de todo, hasta me han dicho que no entiendo el arte, por eso pregunto, ¿qué es el arte en los videojuegos?
Yo pienso que un juego tiene ese “algo” especial cuando mezcla un diseño artístico espectacular, una ambientación que te absorbe inmediatamente y una banda sonora espléndida que acompaña. Si consigues que todo eso se complementen perfectamente, yo consideraría a ese videojuego una “obra de arte”, si falla algo de eso, no.

Quizás por esa razón no sepa apreciar ICO & SOTC como se merece, pero cada persona es un mundo, y mientras que unos son exigentes con unas cosas, otros lo son para otras, del mismo modo que unos pedirán más cosas y otros menos para disfrutar de un título. Esa es mi visión del arte en los videojuegos.

NOTA

Historia: Simples y casi inexistentes, si bien están cargadas de sensaciones y sentimientos implícitos. La de SOTC está llena de tópicos como la princesa dormida y la lucha contra el mal sin posibilidad de victoria aparente. No son sus puntos más fuertes, aunque dan lugar a varias interpretaciones. (6)

Gráficos: No se ha hecho un gran trabajo respecto a los originales de PS2, si bien se nota la mejoría en fluidez y resolución. ICO es un juego por el que pasa muchísimo el tiempo, y el SOTC, salvo los trabajados diseños de los colosos y el extenso mapeado, no hay nada más destacable, pues los diseños de personajes y escenarios son planos y vacíos. (7)

Sonido: Una selección musical épica y ambiental, pero que no destaca todo lo que debería. Son juegos con poco doblaje y algún tema interesante, pero no llegan a alcanzar el nivel de las OST más memorables. Su papel lo cumple a la perfección, pero no llegan al alma. (6.75)

Jugabilidad: Mientras ICO es una aventura interesante que mezcla puzzles con combates toscos y el plus de la indefensión de Yorda, SOTC es el concepto "boss rush" sin ningún aliciente más que matar a todos los colosos y recorrer un mapeado extenso pero vacío. Las estrategias pensadas para vencerlos son variadas y bien ejecutadas, pero el juego no ofrece alicientes ni apertura de posibilidades, resultando un "mata mata" bien ambientado. El cómputo general es bastante frío. (6)

Otros: ICO nos ofrece la posibilidad tras acabar el juego de entender los subtítulos de Yorda, y SOTC tiene una serie de lagartos que nos suben el aguante y nos permiten alcanzar la cima de una torre de escalada si los obtenemos todos. Por lo demás, posee un par de vídeos y temas como extras, y es una buena remasterización HD que cumple sin más, mejorando el original mínimamente. (7)

NOTA: 6.4/10

Y hasta aquí mi análisis, espero que lo hayáis disfrutado tanto vosotros leyéndolo como yo escribiéndolo. Hasta otra.

 


 

Este ha sido el texto de Xehanort. ICO y Shadow of The Colossus, como todos los juegos considerados artísticos, son tan amados como odiados, entendiendo cada uno una cosa diferente de ellos. Si eso los convierte en una manifestación artística es decisión de cada uno, pero lo cierto es que, calidad aparte, fueron dos experiencias que abrieron la veda a otras que, hoy en día, forman una parte distintiva de las experiencias en consolas de Sony.

Gracias por tu tiempo y por leer el artículo.

Un saludo.


Artículo: Pensamientos de Nueva Generación

Nuevamente, se acerca el E3. Cada junio es una gran reunión para el mundo de los videojuegos en la que hay múltiples anuncios ilusionantes, grandes debates, y mayores discusiones que siempre deben aplacarse. Este año lo voy a vivir desde la posición del moderador, tras haberme incorporado recientemente al staff de Meristation, pero la base es la misma, con un añadido: la octava generación de videoconsolas está a punto de ver la luz en todo su esplendor, y hay grandes incógnitas y apuestas por delante. Pese a que lo pueda parecer, la generación ya lleva tiempo entre nosotros, desde el lanzamiento de Nintendo 3DS y PSVita y el de la sobremesa Wii U, pero parece haber un acuerdo no escrito que no le da el pistoletazo hasta que Sony y Microsoft lanzan su material.

Este artículo se va a centrar precisamente en ellas dos, además de un competidor ya lanzado, Wii U, que no está cumpliendo con nada de lo previsto. Hay muchos asuntos pendientes de cara a este E3, si bien antes tenemos una cita con Microsoft este final de Mayo, donde por fin van a mostrar al mundo (o no) su nuevo retoño de la familia Xbox, rumoreada como Infinity, Fusion, 720 o simplemente Xbox. Sony, igualmente, ya movió ficha antes enseñando el mando de PS4 y sus primeros juegos, sin permitirnos aún ver un hardware que está en continua evolución, y que parece que tiende la manos a las third más que nunca, mientras que de Microsoft solo se han leído limitaciones. Pero los rumores y la realidad son cosas muy distintas.

Empezaremos, pues, hablando de la que ya está entre nosotros. No es difícil decir que el lanzamiento de Wii U es un enorme palo para Nintendo, pues no está cumpliendo con ninguna de las expectativas previstas. Y el problema, nuevamente, es el mismo que provocó que Nintendo 3DS renqueara cuando empezó: el precio (que en el caso de Wii U, es claramente elevado para lo que ofrece, 300/350 euros por un sistema con poco almacenamiento interno), oferta third ya presente en PS3 y 360, que se venden más baratas y muchos jugadores ya poseen, y escasa cantidad de juegos first, siendo muchos de ellos incluso retrasados, como Pikmin 3, dejando un importante vacío de lanzamientos en Wii U.

Recuerdo que cuando se anunció Wii U todo resultaba bastante ilusionante, con un Bayonetta 2 y Rayman Legends exclusivos que hacían presagiar que el sistema por fin tendría el apoyo que desde Nintendo 64 le llevan negando las third parties a la compañía de Mario por unos u otros motivos. Pero la realidad es que hoy el juego de Ubisoft ha pasado a ser multiplataforma, y las noticias como los devkits sin uso de Avalanche o la incompatibilidad con Frostbite 3 (que le hará perderse la friolera de 11 juegos de Electronic Arts, la compañía que más da la espalda a la de Kyoto, como le ocurrió a Sega con su Dreamcast), sumado a que no se presenta un panorama prometedor ni una rebaja inmediata, hacen que Wii U esté vendiendo muy por debajo de sus posibilidades en todos los mercados.

¿Dónde están las posibles soluciones? La oferta first parece que, tarde o temprano, va a terminar llegando, pues ya sabemos que el E3 nos va a dar al menos Mario Kart U y un nuevo Mario plataformero en 3D, además del New Super Luigi U como expansión al ya presente en el sistema de sobremesa. No obstante, Nintendo está abusando demasiado del fontanero en sus recientes lanzamientos, y debería tratar de rescatar viejas peticiones de los jugadores (como F-Zero, una saga enorme injustamente olvidada, o un Metroid de calidad comparable a los Prime) antes que focalizarse solo en su buque insignia. Los próximos meses nos traen Pikmin 3, Game y Wario o Wind Waker HD, así como juegos second como The Wonderful 101 o Bayonetta, y algunos multis como COD Ghost y Deus Ex (todos ellos ya presentes en PS3/360, no teniendo valorañadido para los jugadores que ya los tienen).

La oferta third, por otra parte, parece cada vez más negra, pues EA les da la espalda, y eso hace que pierdan licencias de futuro como Dragon Age III, Battlefield 4 o incluso, y esto es más grave, los FIFA de nueva generación (si bien yo creo que el simulador seguirá saliendo en la máquina). Las compañías solo apuestan por lanzar, o bien ports completos de sus juegos (Mass Effect 3, Deus Ex…) o lanzarlos multi con PS3 y 360. Un jugador, como es mi caso, que ya tiene una de esas plataformas, no va a comprar Wii U pudiendo jugarlos ya en su sistema, y más teniendo en cuenta que perderá contenido, como los DLCs de Injustice. Dicen los rumores que todo viene porque Nintendo no quiere aplicar los pases online a los juegos.

Por último, y no menos importante, una socorrida rebaja de precio incentivará la venta del sistema. 300 y 350 euros son desorbitados, y está demostrado que cuando se rebaja, la compran. Hace nada, Amazon UK puso el moderlo de 8 gb a 180 euros y ha volado. Cuando presentaron el sistema el pasado E3, yo esperaba un precio de 250 euros para el sistema básico y 300 euros para el Pro, y es probable que hubiera sido bastante razonable, pero dada la situación de la máquina apostaría antes por un 200-300, especialmente si Nintendo pretende volver a acercarse a ese mercado casual que ahora está migrando a los móviles, que cubren sus necesidades bastante bien. Parte de la culpa de esto la tiene el nombre de Wii U, pues hay gente que no es capaz de distinguirla de su predecesora (y eso Nintendo lo sabe).

Mi opinión personal es que la compañía de Mario tiene entre manos una nueva Gamecube, que va a estar bien nutrida de sus juegos first, pero no va a tener una penetración en ventas tan buena como les gustaría. Es cierto que habrá thirds que la apoyen, pero Nintendo debe ser consciente de que los mejores argumentos los tienen ellos. El nuevo Zelda debe ser muy bueno, y el Smash Bros promete bastante debido a su largo desarrollo, así como la secuela de Xenoblade o el proyecto sin desvelar aún de Mistwalker, así como lo que su "nueva Rare", Retro Studios, traiga entre manos. Junto a juegos ya anunciados, como el Mario Kart U, el nuevo Mario 3D, Yarn Yoshi, Pikmin 3, y lo que puedan presentar en el E3, Nintendo debería ser capaz de recuperar a sus incondicionales. Y a partir de ahí, hay que saber seguir una buena estrategia para no desentonar.

La situación en la sede de Sony no puede ser más distinta. Playstation 4 es un sistema que, hasta ahora y tras su presentación, ha generado muchísimas ilusiones, porque parece haber sido diseñada, primero para tener potencia suficiente para lo que le echen, y segundo, teniendo en cuenta a todo tipo de compañías, desde las grandes a los indies, en mente, preguntándoles por el diseño del hardware, del mando, e incluso de las opciones a incluir, como el nuevo botón share del Dualshock 4, que cambia ligeramente su legendario diseño de cara a nuevas generaciones, con sticks cóncavos o unos gatillos mejorados, así como unos "cuernos" más largos para mayor agarre.

Respecto a los juegos ya mostrados, no obstante, la oferta parece aún bastante continuísta, con licencias como Infamous y Killzone saltando al nivel superior. Sin embargo, vemos pequeños síntomas de esas palabras de Sony de que querían un catálogo variado y para todos, pues un sucesor espiritual de Crash Bandicoot, llamado Knack, hizo acto de presencia en la conferencia ilusionando a viejos amantes de las plataformas como yo. Lo diferente también tuvo cabida con juegos como The Witness, un indie preciosista de esos que Sony ha sabido explotar tan bien en PS3, con juegos como Journey, y que ahora está impulsando más que nunca, especialmente en PSVita (un sistema que necesita igualmente anuncios con urgencia para subsistir).

Las thirds, obviamente, se van a volcar como siempre, y ya hemos visto juegos como Watch Dogs o Deep Down lucir realmente espectaculares, sobretodo en lo referente a las expresiones faciales. Falta ver cuánto material puede aparecer en el E3 al respecto, porque sin duda alguna PS4 va a ser la estrella de la conferencia de Sony en todos los aspectos. Hay muchos proyectos que ya tienen más rodaje, como Drive Club, y pueden enseñarse en condiciones, e igualmente otras como Naughty Dog o Media Molecule no han hecho aún acto de presencia y deberían mostrarnos sus futuros juegos. Habrá un par de aspectos claves, y es que logre atraer una variedad de catálogo suficiente como para convencer a todo tipo de audiencias y, sobretodo, el precio. No es ninguna tontería afirmar que PS3 falló en sus inicios en parte por sus prohibitivos 600 euros, por lo que PS4, según dicen, va a sorprender. Yo apostaría por 400-450 como lo más claro, pero menos de eso sería un pelotazo y más, un error.

Y nos queda la última, la que más rumores negativos está acumulando. Conexión permanente, medidas anti-segunda mano, una apuesta más por ser un centro multimedia que una consola, gran énfasis en Kinect…no es ningún secreto que la política de Microsoft en los últimos años de 360 ha sido decepcionante de cara a los que apostaron por ella en sus inicios, focalizando su apuesta en Halo, Gears y Forza y en juegos de Kinect que a ningún jugador serio llegan a interesar por su escasa calidad. La nueva generación se aproxima en una compañía de Redmond renovada gracias a Windows 8, otro producto bastante controvertido que tendrá mucha presencia en la futura Xbox.

Un sistema que, según dicen, será un centro multimedia total, que incluso podría llegar a integrar una oferta de televisión, a lo Canal Plus, que podría ser una gran baza. Igualmente, Microsoft lleva preparándose reforzando estudios como Rare o creando nuevos, como el de Vancouver, buscando trabajo en muchos AAA que acompañen a un sistema que vendría acompañado de una nueva versión de Kinect. La cuestión es qué esperar de una Microsoft que estos últimos años ha ido dando palos de ciego en su catálogo, rompiendo su relación con unos indies que está acaparando Sony y sosteniéndose en sus grandes sagas y su gran servicio de Arcade.

Este día 21 habrá una conferencia en la que, presumiblemente, se mostrará el sistema, el mando, y los primeros juegos, dejando el grueso de lo que se enseñará para el E3 en un sistema que, presumiblemente, se debería lanzar a finales de año o a primeros de 2014. Lo cierto es que yo no soy muy optimista, pues en compatibles Microsoft con Windows 8 no ha hecho el mejor de los trabajos, y en los videojuegos hace tiempo que no tienen una implicación total. No obstante, sus relaciones con ciertas thirds como Activision siguen siendo privilegiadas, y aún cuentan con algunos estudios en condiciones capaces de sostenerla bien, aunque todo lo que la ha venido rodeando es mucho más negativo que lo visto de PS4. Es presumible que serán rivales directas y entre ellas se decidirá el primer puesto de la siguiente generación, por lo que los jugadores deben estar muy atentos a lo que tengan que ofrecer.

Nintendo se volvió a adelantar a todos, pero a su Wii U le está costando arrancar por precio, catálogo, y dificultad para hacerle un buen márketing. Sony dio el pistoletazo enseñando un sistema que, sobre el papel, parece capaz de comerse el mercado, pero también era así PS3. Microsoft está rodeada de pesimismo, pero sin duda deben guardarse grandes ases si han tardado tanto en mostrar un contraataque a los nipones. El E3, pese a que Nintendo no de conferencia, se presenta apasionante y capaz de definir escépticos hacia un sistema u otro. Por ahora, parece que PS4 es la vencedora, pero el E3 puede cambiarlo todo. Habrá que estar muy atento a qué da de sí este nuevo episodio del mundillo de los videojuegos, que, pese a todas las medidas como los DLC que se han tomado, aún es capaz de ofrecer buenas experiencias por encima del negocio.

Gracias por tu tiempo, y por leer el artículo.

Un saludo.

Artículo: Impresiones Superior Spiderman

A veces dicen que las grandes obras surgen de decisiones irreverentes y sin sentido. En los videojuegos es fácil ilustrarlo. Recientemente lei en un conocido blog "políticamente incorrecto", un gran listado de golpes sobre la mesa de autores que deciden que les va a dar igual todo y dicen "aquí mando yo, y esto es lo que hay". Muchas de esas decisiones han resultado ser fracasos rotundos, pero rodeados de ese halo de misticismo que los hace de culto (y por tanto, un éxito) para muchos otros. Pasó con Psychonauts, con Matrix Path of Neo, y con el caso más reciente de Deadly Premonition.

No son pocos los autores en otros medios que decidieron seguir un camino similar, dan un giro rupturista a sus carreras para hacer lo que realmente les dicta su conciencia. Otras veces, esos golpes sobre la mesa son necesarios para revitalizar algo que lleva muchos años estancado. Y cuando hablamos de todo un icono como Spiderman, con más de 50 años a sus espaldas, entonces está claro que cualquier cambio va a dar que hablar. En el anterior especial de la Saga del Clon, pudimos ver un excelente ejemplo de cómo han querido poner del revés al trepamuros más de una vez con tal de dotarle de frescura, volviendo, finalmente, al status quo, hasta que se hace necesario volver a rizar el rizo.

Pasó con "One More Day" y el polémico mefistazo hace ya muchísimos números, o con el retorno del traje negro en "Back to Black" (que ya en su época, tras las Secret Wars, fue otro punto de inflexión para el trepamuros). Hubo también un punto de no retorno en Ultimate con la muerte de Peter y la imposición de Miles Morales como nuevo trepamuros. Pero la realidad del héroe de siempre, del Amazing, seguía sin verse amenazada, pues hay unas directrices básicas sobre Spiderman que siempre se han respetado en última instancia.(Comentario de los cómics Superior Spiderman #2 al #9 USA, no lanzados en España. Contiene spoilers de la edición americana del cómic)

Dan Slott dijo "no, señores, no pienso respetar nada", y logró el respaldo editorial para una de las decisiones más cargadas de polémica de la historia de una Marvel en plena transformación. Amazing Spiderman 700 fue un tremendo punto de inflexión para el héroe, con la muerte de Parker y la aparición de Otto Octavius, el Doctor Octopus, una de las némesis del trepamuros, como nuevo protagonista de la recién nacida colección Superior Spiderman que, como ya comenté en la reseña de su primer número, nació no exenta de polémica, pero dando ligeras esperanzas para darle continuidad y oportunidades, lo cual hice, habiendo salido 9 números desde entonces, alternados con la colección Avenging Spiderman y algunas apariciones esporádicas en otros tomos, como Daredevil.

Superior Spiderman se fue cocinando a fuego lento, y en cada número termina ocurriendo algo que te hace conocer un poquito mejor las motivaciones que va a llevar este nuevo héroe. Y las claves son muy sencillas de entender, pues el Parker que está invadido por Otto es un héroe ya no tan cómico, y si mucho más efectivo, adaptable a las circunstancias, y capaz de volver todas las situaciones a su favor. Comentaba Daman que esperaba siempre que a Otto le saliera algo mal como Superior, pero los tomos invitan a lo contrario. Una y otra vez, el doctor logra salir airoso de todas las problemáticas en las que entra, pese a que, poco a poco, la oscuridad aflora en su interior, viviendo algunas de las viñetas más violentas de la historia del trepamuros.

Y es que, pese a que Superior esté determinado a ser un héroe digno del nombre, no está exento de sus traumas infantiles y delirios de supervillano, lo que le lleva a herir casi de muerte a un villano clásico como Adrian Toomes, el Buitre, o matar a Masacre, uno que en los recientes Amazing fue puesto a buen recaudo por el Spiderman original, pero logra escapar.

El espíritu o conciencia del trepamuros original está observando todo lo que Otto realiza, y asiste con estupor a cómo Spiderman mata intencionadamente a uno de sus enemigos cuando estaba pidiendo clemencia, o deja al borde de la muerte a dos gamberros cuyo mayor crimen es querer hacer vídeos de humor por internet, asistiendo sus suscriptores a una auténtica paliza por parte del trepamuros. El resultado es que ahora Spiderman no solo es respetado por el mismísimo J Jonah Jameson (que ahora es alcalde de Nueva York) sino que es también temido por todo aquel que se enfrenta a él. Ya no es el amistoso vecino, sino el héroe implacable.

Mary Jane, que había quedado muy aparcada debido al mefistazo, parece que pretende volver con Parker en uno de los primeros tomos de Superior, donde vemos cómo las memorias de Peter están afectado a Otto más de lo que deberían. Carlie, que en el AS700 fue herida por Spiderman accidentalmente, es la única que parece observar algo raro en el comportamiento de Peter con fundamentación, si bien sus aliados en los laboratorios Horizon y los propios Vengadores (que resultan ser claves para lo ocurrido en el número 9) cuestionan su actitud. Entre tanto, el espíritu de Amazing trata una y otra vez de advertir a su entorno de lo que ocurre, más en ningún momento se logra hacer oir.

También nos encontramos con pequeñas incursiones del Amazing que habita en la mente del villano en las memorias de Otto, donde descubriremos, por ejemplo, los maltratos a los que era sometido en su infancia, cómo era su convivencia con grupos de supervillanos como los Seis Siniestros, entre otras memorias que nos ayuda a conocer mucho mejor quién está habitando ahora el traje. Otto también se sirve de este recurso con las memorias de Parker para poder "pasar desapercibido" en su entorno, si bien todo el mundo se da cuenta de que algo no anda bien con él.

Veremos si las viles acciones de Otto no le terminan costando arruinar la vida que Peter había montado desde One More Day en todos los sentidos, pese a que el villano tenga metas como lograr un doctorado (que Parker nunca obtuvo) o controlar todo lo que ocurre en la ciudad de New York gracias a sus spider-drones, y las ventajas tecnológicas de su traje, una de las mayores novedades que dotan a Spiderman de muchísimos nuevos recursos, como lentes polarizadas, detección de rostros por GPS, y demás novedades. El Otto estratega que vimos en Superior 1 sigue apareciendo en todos los aspects en los números superiores, pero no solo cuando porta la máscara, sino sin ella, tratando de quedar bien con el que revisa su doctorado, o buscando un medio para ayudar a Tía May a andar mejor.

Hay ciertas actitudes que hacen entrever que Otto podría llegar a ser un buen héroe, ya que en Superior 8 salva a una niña junto a Cardiaco con una de sus propias invenciones (pese a que en el 7 intenta todo lo contrario), que en un inicio servía para hacer el mal, o se molesta en perder tiempo en rescatar unos rehenes de Masacre en un número anterior. No obstante, la gente está siguiendo Superior por la promesa del retorno al status quo. Se toman en su mayoría esta colección como un Nuevo Spiderman más, un período de frescura para el personaje que acabará más pronto que tarde.

Pero para eso llega Superior 9, para cortar todas las esperanzas en uno de los cómics más memorables y polémicos desde el Amazing 700, con una atmósfera que me recordó, una vez más, al Amazing 500, uno de los cómics que tengo en un altar. Slott ya se jugó el cuello una vez, y, pese a la tormenta de críticas vertidas (que incluso fueron publicadas en los Superior iniciales en las cartas al redactor) parecía prometer a los fans ciertos anhelos de cambio, destrozados si la situación del Superior 9 se mantiene a lo largo del tiempo (pese a que los spoilers de futuros números hacen indicar que esto va a ser una montaña rusa continua).

Y es que en ella no solo se mantiene el estátus de Otto como Superior, sino que además nos muestra a un Peter Parker erróneo, demostrando cómo no sirve para ser Amazing e, incluso, poniéndolo como villano, cargándose la esencia del personaje, que incluso es incapaz de recordar quien es y acaba sepultado por sus memorias derrumbadas, muriendo por segunda vez a manos de uno de sus grandes villanos (si no contamos hechos como el entierro de Kraven, por supuesto).

Sin duda, Slott está jugando con fuego (ya con indicios de incendio forestal) destrozando la imagen de un icono de más de 50 años de historia para sustituirlo por un villano violento, ácido e irreverente, que, pese a todo, está brindando tebeos muy rupturistas y de alta calidad, movidos por la esperanza del regreso a lo anterior a la vez que se disfruta y se espera el fracaso de Otto. Pero la dirección del 10 número es, de nuevo, tan ignota como la que se podía esperar del 1. Y todo ello repercute en que se habla de él, de Spiderman, de Marvel, y las ventas de cómics se revitalizan. Todos salen ganando, menos los fans que desean que el status quo vuelva y no se juegue más con su héroe.

Superior es una saga digna. Habrá que ver, cuando acabe su recorrido, que a día de hoy es imposible determinar en cuestiones de duración, si ha quedado como un trabajo de autor a recordar en la historia del trepamuros, o como una "trolleada" histórica de Slott que pueda hacer tambalear los cimientos del personaje, y su base de fans, a la que ya molestó AS700, suavizó SS1, y ha vuelto a encender el tomo 9. Irreverente, polémico y muy impredecible. Esos son Slott y el nuevo Superior, que habrá que seguir con lupa para ver ante qué estamos, si ante un nuevo cambio temporal, o ante el nuevo status quo de Spiderman para una nueva era.

Gracias por tu tiempo, y por leer el artículo.

Un saludo.