Edgar Allan Poe (200 años)

Once upon a midnight dreary, while I pondered, weak and weary,
Over many a quaint and curious volume of forgotten lore,
While I nodded, nearly napping, suddenly there came a tapping,
As of some one gently rapping, rapping at my chamber door.
"’Tis some visitor," I muttered, "tapping at my chamber door,
Only this, and nothing more."

Edgar Allan Poe (19 de enero de 1809 – 7 de octubre de 1849).

Hoy, 19 de enero de 2009, se cumplen 200 años del nacimiento de un genio, una mente brillante que nos dio joyas de la literatura como el cuervo, obra que pueden escuchar arriba.

Edgar Allan Poe, el creador de la novela detectivesca, y padre de uno de los personajes más relevantes de la literatura: el astuto detective Auguste Dupín, celebraría hoy sus segundo centenario en la tierra, pero como él no está para celebrarlo, lo haremos nosotros.

Hemos podido disfrutar por casi 200 años de la obra de este gran escritor, quien rescató a la novela gótica, quien llevó el miedo a una de sus máximas expresiones, y probablemente la inspiración de miles de artistas, desde literatos hasta cineasta, que hasta el día de hoy se alimentan de su obra. ¿Qué sería de los Poetas Malditos, de Lovecraft o de Sherlock Holmes si Poe no hubiera existido?

El autor de narraciones extraordinarias, que han sido el inicio de muchas personas en la literatura. Autor de grandes cuentos como El Gato Negro, y Ligeia, y de grandes poemas como el País de Hadas, o el famoso e inspirador poema: el cuervo.

Es mucho lo que se puede decir de Poe, pero no hay nada como leerlo y disfrutar de su obra, y de las obras a las que ha influenciado. Disfrutar de Iron Maiden cantando Los asesinatos en la Rue Morgue, o admirar una de las ilustraciones de Gustave Doré inspiradas en El Cuervo:

Celebremos este aniversario, y agradezcamos a Poe por todo lo que nos dio.

Y por último los dejo con uno de sus poemas más cortos, pero a la vez más hermosos. Disfrutenlo:

¿Deseas que te amen?

¿Deseas que te amen? No pierdas, pues,
el rumbo de tu corazón.
Sólo aquello que eres has de ser
y aquello que no eres, no.
Así, en el mundo, tu modo sutil,
tu gracia, tu bellísimo ser,
serán objeto de elogio sin fin
y el amor… un sencillo deber.

 

Saludos y un feliz inicio de semana para todos.