Odio lo que amo: Facebook

Hola a todos.

Desde que nacieron las redes sociales diversas empresas han estado en boca de todos y han hecho historia por los servicios que ofrecen u ofrecieron en su momento. Por ejemplo MySpace, Hi5, Sonico y Twitter; aún así ninguna de ellas ha alcanzado la repercusión mediática que ha tenido la página creada por Mark Zuckerberg hace ya 5 años: Facebook

Y es que poco a poco, Facebook paso de ser una curiosidad más del Internet, a ser una necesidad social. Y es que la presión social puede con la mayoría, y ante los siguientes escenarios muchos cayeron en las garras de esta famosa red social:

1. ¿No tienes Facebook, joder, pero entonces como haces para no perder el contacto con la gente de la universidad/colegio/trabajo?

    Por supuesto ellos no saben que existen los teléfonos, los e-mails, las visitas, y demás medios aparte de Facebook para mantener el contacto con alguien. Además si deje de hablarle a alguien, debe ser por algo.

    2. ¿Amorsito, terroncito de azúcar, por qué no creas Facebook, y así puedo poner en mi perfil que estoy en una relación contigo?

    Esta es la forma en que muchos hombres llegaron a Facebook, y aunque después se arrepentirían, ya estaban adentro.

    3. Pero si no tienes Facebook ¿cómo haces para saber si tus amigos están bien, para saber a que fiesta irán todos este fin de semana, y para ver las fotos de las últimas salidas?

    Por supuesto, la presión social hace ceder a la gente. Cuando un lunes llegas a la universidad y todos hablan de la fiesta del sábado y tu preguntas por qué no sabías y te responden: "Pero si desde hace un mes estaba programada en el facebook", es ahí cuando te das cuenta que necesitas tener Facebook.

    Y así, poco a poco, esta red social ha crecido increíblemente, y gracias a las experiencias vividas después de casi dos años que llevo en Facebook, he aquí cinco razones bastante estúpidas para seguir en facebook, o crearlo si aún no tienes:

    1. Entérate de cosas sin sentido sobre personas que no te importan.

    Todo empieza cuando te llega una invitación de alguna persona: Pepito Perez quiere ser tu amigo. Probablemente él sea un antiguo compañero de colegio, un conocido de la universidad o alguien a quien conociste en una fiesta. Dudas sobre si aceptar o ignorar su invitación, pero al final aceptas.

    Y comienzan los problemas. Lo primero que haces es ver sus fotos, y te das cuenta que esa persona ya no es la de antes; las opciones son variadas, puede que ahora sea rapero, emo, papá, gay, metrosexual, deejay o cualquier otra cosa, pero lo que es seguro es que esa persona ya no es como antes.

    Que daño hace el paso del tiempo.

    No le das importancia al hecho, y lo dejas pasar como si nada, pero luego llega el problema de los estados. En un principio los estados del facebook se hicieron para escribir cosas como Arckanoid está feliz, pero se corrompieron hasta el punto de que llegas a ver frases filosóficas que buscan cambiar el mundo, letras de canciones que probablemente hayan perdido su significado original e incluso declaraciones de amor sin sentido.

    Y es así como comienzas a conocer a ese Pepito Perez que te agrego por la única razón de tener más amigos en facebook. Un día cualquiera abres tu facebook y te encuentras con una actualización de estado:

    Pepito Perez en cama, recién operado de un testiculo.

    Los músculos de tu cara se contraen y sólo piensas en que eso era algo que no querías saber; pero lo dejas pasar. Días después tu "amigo" vuelve a actualizar su estado, tal que así:

    Pepito Perez ? Te amo princesa, eres todo para mí ?

    Te da igual. Tal vez recuerdes a esa persona, que en su pubertad parecía más una mazorca por culpa de tantos granos, y te sorprende que tenga novia, pero lo dejas pasar. Sin embargo pasan dos o tres días y vuelves a ver su estado:

    Pepito Perez Te odio, no te quiero volver a ver en mi vida. I feel suicide. I’m decepcionado.

    No sabes que te sorprende más, si el maltrato al idioma inglés, o el hecho de que en tan solo tres días haya pasado del amor al odio. Aún así, lo dejas pasar. Pero otros tres días pasan y:

    Pepito Perez perdoname Bomboncito, fue mi error. Te amo, hasta el infinito y más allá.

    Sonríes al ver el uso que le dan a las frases de Toy Story, y te sientes un poco vomitivo al pensar en como una persona puede ser tan bipolar como para amar-odiar-volver a amar a una persona en tres días. Pero lo dejas pasar, hasta que tres días después:

    Pepito perez ha cambiado su imagen de perfil.

    La curiosidad te gana y ves que sale Pepito Perez junto a su Bomboncito, que no es otro que un casi-gigante de dos metros con la ropa más apretada que pudo encontrar. Tu cara de WTF crece exponencíalmente y sólo logras pensar: "Bonita hora para enterarme de que es gay".

     

     

    Pero al final, lo dejas pasar. ¿Y por qué lo dejas pasar? Porque con el paso del tiempo, te das cuenta de que no te importa si esa persona pierde un testículo, o si consigue un trabajo en McDonalds, o si está en una relación con Vin Diesel, o si se cambia de nombre. Al final, simplemente lo dejas pasar, porque aunque facebook te diga que esa persona es tu amigo, la realidad es muy distinta.

     

    2. Convierte una relación de dos, en una relación de cien (o más).

    Bueno, pero afortunadamente Facebook no es sólo una herramienta para burlarte a escondidas de personas con las que apenas tienes contacto. Además de eso, es una herramienta que sirve para demostrarle a tu pareja lo mucho que la amas.

    Lo primero es cambiar tu Estado Civil, y poner que estás en una relación. Pronto todo tu facebook sabrá que:

    Carlos está en una relación con Cristina.

    Todo normal, hasta que un día pelean. No es una pelea muy fuerte, pero los dos terminan disgustados y se van para la casa. El problema es que al llegar a tu hogar, abres facebook y te encuentras con lo siguiente:

    Cristina ha cambiado su estado de "en una relación" a "es complicado".

    Tu ira aumenta, la vena de tu cuello comienza a temblar como si fuera a estallar y comienzas a gritar, porque no comprendes donde está lo complicado en que ella te dejo esperando dos horas mientras llegaba a la cita. Y lo peor es que no sabes que hacer, porque el menor cambio puede hacer peligrar tu relación, así que decides no cambiar nada.

    Pasan un par de días y la pelea se olvida. Cristina vuelve a estar en una relación y todos felices hasta que un día, un amigo tuyo decide subir las fotos de la última fiesta, a la que Cristina no fue, y te etiqueta en todas las fotos que aparecen. Crazo error.

     

     

    Puede que tú no veas nada malo en esas fotos, pero para Cristina cada mujer que sale en esas fotos, es una enemiga en potencia. Y comienza la pelea. Primero vienen las indirectas, del tipo: Parece que la pasaste muy bien en la fiesta, te veías muy contento, o cosas por el estilo. Pero con el paso de las horas ya no son indirectas sino directas, y sólo escucharas cosas como ¿Quién es esa ***** con la que estabas bailando? y demás comentarios que sacan a relucir tu cara de WTF!

    Por supuesto, la pelea terminará reflejada en tu facebook:

    Carlos está ahora soltero.

    Es tu venganza, pero aunque tu estás esperando que las cosas se arreglen, siempre hay una persona que mete la pata, en este caso es esa amiga de facebook, de la época de colegio, a la que los años la convirtieron en una amante del reggaeton, gorda y que intenta meterse en jeans dos tallas menos que su talla real (y lo logra). Ella inocentemente hace clic en el botón más demoníaco de facebook, y debajo de Carlos está ahora soltero aparece:

    A tu amiga gorda y fea le gusta esto. 

    Frase demoniaca donde las haya. Por supuesto, lo primero que te dirá tu novia será: Muy bonito… por lo visto a tus amigas les encanta que estés soltero, vete con ellas entonces. Estadísticas inventadas sacadas de internet dicen que el 58% de las parejas que terminaron el último año sufrieron de celos por páginas como facebook y myspace. Y ni te digo cuando te niegas a darle la contraseña de tu facebook a tu novia.

    3. Conoce tu peor perfil

    En la época en que las familias eran unidas, los niños jugaban a los carritos y las cámaras eran de rollo, las fotos solían ser para ver en familia, o tal vez con los amigos; hoy en día, en una época en que todas las familias son disfuncionales, los niños juegan World of Warcraft, y las cámaras usan Memory Sticks, las fotos se han convertido en un medio para conocer a otros a través de la red, y gracias a facebook, tus amigos pueden subir fotos tuyas y etiquetarlas con tu nombre de tal forma que todos, absolutamente todos tus contactos, tienen acceso a esas fotos.

    Y eso no es lo malo, el problema es que (según estadísticas inventadas sacadas de la red) tan sólo 1 de cada 100 fotos tomadas con una cámara digital sale bien. Y que mejor que unos cuantos ejemplos para demostrar que facebook saca tu peor perfil:

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Y lo mejor para lo último (masoquismo puro y duro):

     

     

    4. Gasta tu tiempo en cosas inútiles.

    Facebook, además de todas las maravillas ya nombradas, tiene las llamadas aplicaciones. Por aplicaciones se entienden todo tipo de programas creados con el único fin de que tú, usuario de facebook, malgastes el tiempo en cuanta estupidez se ocurra.

    Al principio eran en su mayoría juegos como poker, o carritos, pero poco a poco la cosa se fue degradando. Primero fue el auge de los Quizzes, cuestionarios creados por los propios usuarios en los que se preguntaban cosas personales para ver que tanto sabían tus amigos de facebook. Luego a alguien se le ocurrió hacer un Quiz, ya no sobre el mismo, sino sobre una celebridad, una película o alguna temática en especial.

     

     

    Después de eso la bola de nieve creció, y hoy en día te puedes encontrar encuesta del tipo: ¿Prefieres el papel higiénico hacia adentro o hacia afuera?, o quizzes acerca de cada uno de los huecos en la piel de Bob Esponja.

    Sin embargo, de un tiempo para acá, la moda son los Quizzes que te responden qué tan bueno eres en la cama, o que clase de persona eres según la teoría de las multimentalidades de Vigotsky, o incluso te dicen quién fuiste en una vida pasada. A mi me salió que en una vida pasada era uno de los apóstoles, y que podía convertir el agua en vino; todavía tengo esperanza de poder repetir semejante proeza.

     

     

    Sin embargo, la facilidad para desarrollar aplicaciones ha llevado a encontrar en facebook cosas que van más allá de lo imaginable. Por un lado tenemos los mil y un juegos, desde el típico plataformas clásico, hasta juegos como el PetSociety, un juego que consiste en vestir a tu mascota y tomarle fotos. Has escuchado bien. TENER UNA MALDITA MASCOTA Y TOMARLE FOTOS… si tantas son las ganas de vestir algo tierno y tomarle fotos, adopten un niño.

    Pero eso no es nada al lado de las aplicaciones de moda. Aquellas que sirven para predecir el futuro, averiguar tu fortuna, hablar con un filósofo, consultar a una pitonisa o tener un momento WTF.

     

     

    Todo empezó con las Galletas de la Fortuna (las famosas galletas japonesas con un mensajito adentro). Su versión electrónica te da una frase que se supone cambiará tu vida. Por ejemplo:

    Una simple mirada tuya podría desatar una tormenta.

    Y este fenómeno de auto ayuda creció hasta límites insospechados. Miles de galletas invadiendo los perfiles de facebook y todos discutiendo acerca de frases tontas sacadas de libros de Paulo Coelho o de Depak Chopra. Y es allí cuando algún inconforme como yo decidió crear las Galletas del Infortunio. Es algo así como una galleta de la fortuna vencida, y al menos sus frases te hacen reír:

    Pez que lucha contra la corriente… muere electrocutado.

     

    Pero la gente no se conformo con eso. Pronto llegaron los tréboles de la suerte, el duende del caldero de oro, el oráculo, la pitonisa, un borracho filósofo y hasta una uña podrida del pie donde puedes leer tu futuro. Y la última moda es el Hay Tabla:

     

     

    5. Haz parte de grupos estúpidos y se fan de cuando cosa se te ocurra.

    Otra de las grandes apuestas de facebook son los Grupos, que son algo así como asociaciones de gente con algo en común. En un principio lo más común eran los grupos donde se reunían exalumnos del colegio o de la universidad, para recordar aquellos años dorados y muchas veces para reunirse de nuevo.

    Sin embargo, poco a poco el objetivo inicial de los grupos se fue desviando y se comenzaron a crear grupos un tanto extraños. Cosas como Si mil personas se unen a este grupo Clemencia se depila las axilas, daban cuenta de lo aburrida que estaba la gente a la hora de crearlos. Y no sólo eso, sino que se comenzó a ver una competencia por tener el grupo con mayor cantidad de usuarios, así que grupos como A mi también me gustan los Simpsons o Los que amamos a Google, se volvieron más comunes con el pasar de los días.

    Aún así nadie podra superar al grupo de Yo también he tomado agua. Ver cosas como esas hacen que te preguntes si el promedio de CI en facebook pasará de 100.

     

     

    Y tras el fenómeno de los grupos, nació la posibilidad de hacerte Fan de las cosas que más te gustan. Páginas parecidas a los perfiles de facebook, en la que aparecía información, imágenes y vídeos de las cosas que más te gustaban. 

    Así, en un principio, mucha gente se hizo fan de grupos de música, de actrices, e incluso de series de televisión. Incluso muchos fanáticos dejaban mensajes en estos perfiles, creyendo que la persona detrás de ese perfil era en realidad su artista favorito. Cosas como: Obama, felicitaciones, vas a cambiar el mundo, eran ya cotidianas en estas páginas.

    Pero como todo lo que toca facebook, termina corrompiéndose. Y es así como en cuestión de días prácticamente cualquier cosa medianamente famosa en el mundo tenía una página en facebook, y miles de personas se hacían fans. 

    Desde Gary (el caracol de Bob Esponja) hasta el Monstruo de Espagueti Volador tenían su rinconcito en facebook. Y ya no sólo personajes sino aspectos de la vida, tenían un club de fanáticos en facebook. Hazte fan de dormir con la luz apagada o Hazte fan de Yo también amo bañarme con agua caliente.

     


    Y después de cinco largas razones para odiar a facebook, acá sigo, revisando mi perfil cada que puedo, porque Facebook tiene un no-sé-qué que me mantiene enganchado. Y es por eso que esta entrada es una crítica a algo que adoro, tal como el concurso de LoganKeller: Odio lo que Amo.

    Y volver al blog después de un mes de abstinencia es mi regalo de cumpleaños. Gracias a todos por leerme.

    Saludos, y está entrada está dedicada para mis 100 amigos de facebook.