Cine: Capitán América: El Primer Vengador

 

Argumento: Steve Rogers es un chico enclenque, débil, y que tiene un objetivo imposible en la vida: Alistarse en el ejército de los Estados Unidos para entrar en la II Guerra Mundial. Un día Rogers se cruza con el Dr. Abraham Erskine, quien decide darle una oportunidad para entrar a formar parte del ejército, y más adelante, ser el primer elegido para el experimento de “Súper soldado” que está desarrollando. A raíz de todo esto, Rogers se convertirá en el capitán América, y tendrá que librar una dura batalla contra Johann Schmidt, quien con una tecnología avanzada, quiere apoderarse del mundo.


Opinión del autor:
Uno de los blockbusters de superhéroes de este año, que no son pocos, y que a falta de verme otros como Thor o Green Lantern, sitúo en una posición media tirando a alta de calidad. A la hora de ver estos films hay que tener una cosa clara: es cine de entretenimiento; más allá solo hay añadidos que suben o baja, pero lo que prima es el entretenimiento. ¿Entretiene? Si, bastante, y mantiene el tipo durante la mayor parte del film, aunque con algunos claros bajos. Partamos de otra idea a la hora de hablar de esta película: El cómic. Yo no lo he leído. El que lo haya hecho seguramente sacará conclusiones distintas y de las de darle comer aparte, así que me centraré en la cinta en sí, y no al universo del capitán América más allá de la gran pantalla.

 

Lo primero que hay que destacar es el excelente diseño artístico desplegado para recrear la sociedad norteamericana de los años 40, estilismo, decorados, cultura… se nota una importante dedicación para hacerla creíble. Lo segundo: Chris Evans, más allá de hacer un buen papel, y de empezar a madurar como actor, tengo que pedir que alguien me diga como narices se lo montando para hacerle pasar de un tirillas retaco raquítico famélico y enclenque, a convertirlo en un musculeitor plus hormonado y anabolizado hasta los topes. Una metamorfosis bastante impresionante.

Luego, la parte más importante del film: la acción. La hay, está presente, pero hay que ir a medias tintas con esto. Creo personalmente que se han explayado en exceso en la parte inicial de la historia de Rogers, y que la acción se reduce a la primera misión real como Capitán América, y el enfrentamiento contra un Hugo Weaving encarnando a Red Skull/Johann Schmidt (¡¡¡y por diós!!! Decidme que no soy el único que cada vez que le nombraban, tenía la sensación de oír con un profundo eco “Smith”, y evocar la mente a que de un momento a otro se pondría gafas de poli malo y traje de men in black), y la mayoría de “batallas” se resumen en unas cortas escenas con la 7ª marcha puesta. ¿Presupuesto quizás? No creo, no es una peli precisamente barata.

 

 

Aparte de esa “prisa”, y de darle más metraje del necesario a otros menesteres, como podría ser la tópica historia de amor, los orígenes, o la época de Capitán América como icono para alistarse (que por otra parte, como crítica de los pocos escrúpulos gubernamentales para atraer gente a la guerra, queda bastante bien), encuentro que no hay ningún enfrentamiento especialmente destacable, ni tan siquiera en el final con Red Skull, exceptuando momentos puntuales como la pelea a bordo de un avión salido del propio bombardero de Red Skull. Por lo demás no faltan los momentos de drama oportunos, los puntos de humor, el amor, y clásicos recursos del cine del género; y finalmente, el terreno allanado para el film de Los Vengadores. Capitán América no es la mejor película de Superhéroes, ni quizás sea la mejor del año; pero es un blockbuster competente, entretenido, y con cierta dedicación y trabajo detrás. No sorprende excesivamente, y da simplemente lo que esperas que de. Bueno, me hayo bastante conforme.

Nota IMDb: 7.4

Nota Metacritic: 66

Nota mía: 7