Cine: Super 8

 

Argumento: Joe y el resto de sus amigos están grabando un cortometraje, cuando se produce un descarrilamiento fortuito de un tren militar especializado en mercancías peligrosas. Uno de los contenedores de dicho convoy transportaba un ser que ha escapado, y que sembrará el caos y el pánico en la población donde residen Joe y sus compañeros.

Opinión del autor: Sentimientos divididos ante una película que pese a funcionar bastante bien en muchas cosas, no termina de cuajar en otras, y que acaba siendo un quiero y no puedo que salva la papeleta por sus virtudes y un toque elegante, pero que habría sido mejor tirando por otros derroteros. Mucho se ha dicho de Super 8, y sobre todo, mucho se la ha comparado con otros films, como E.T. el Extraterrestre o Monstruoso (ambas cintas donde han estado involucrados los dos nombres cabecera de la cinta que nos ocupa en estas líneas: Steven Spielberg y J.J. Abrams), y lo cierto es que motivos no faltan, pues la sensación que se me quedó, en parte, es que la película es una fusión de ambas cintas.

 

 

En el lado de las actuaciones, los dos niños protagonistas, Joel Courtney encarnando a Joe (para el cual esta es su ópera prima, y que seguro que le abrirá puertas a futuros proyectos), y Elle Fanning en el rol de Alice (la cual creo que va a acabar superando a su hermana Dakota a nivel interpretativo, si es que no lo ha hecho ya), hacen un buen dúo principal, ya que gran parte de la trama personal de los personajes la desarrollan ellos y el padre de Joe (Kyle Chandler). De hecho, quizás el punto más fuerte a nivel argumental es la turbulenta relación padre e hijo, la cual, por hechos explicados al inicio del film, se muestra fría y distante, y en cuanto aparece Alice, deriva en problemas entre ambos.

Por parte de los demás actores jóvenes, se ha escogido un elenco de chicos con bastante carisma y personalidad, cada uno de ellos muy remarcable, y que en numerosas ocasiones derivan en conversaciones cruzadas, caóticas y divertidas entre ellos, tal y como puedes esperar de una pandilla de enanos que no pasarán de los 12-13 años. La cinta funciona como una seda en el transcurso de la vida de todos estos personajes, y más concretamente, en la ejecución del corto que está grabando Charles. El problema, en mi opinión, viene cuando llega lo que debería ser el detonante definitivo de la cinta: El monstruo.

 

 

Si bien es cierto que es el causante de muchas de las situaciones que se dan en la película, también es el culpable de que esta se desvíe por derroteros genéricos y que restan cierta frescura y originalidad a la trama, y de hecho, para la resolución de los problemas personales entre los personajes, y su propio desarrollo, es innecesario, e incluso intrusivo. Aún con el ejército adentrándose poco a poco en el pueblo, y el bicho haciendo de las suyas, la cinta añade un punto de tensión en su desarrollo bien resuelto que, finalmente, se va a tomar por culo cuando empiezan las explosiones por doquier, las fugas inverosímiles (y que nos ocultan información de manera premeditada para no tener que explicar cómo han conseguido hacer eso los protagonistas), y las incursiones en solitario de los niños por “territorio alíen”, casi a la suicida, y desembocando en secuencias cuyas resoluciones me parecen sacadas un poco de debajo de la manga (por cierto, he tenido también reminiscencias a Los Goonies durante esa parte del metraje. ¿Es solo cosa mía?).

En general, estoy muy conforme con los dos primeros tercios del film, y algo cabreado con el tercio final, cuando se recurre al efectismo para erradicar las lacras argumentales (creando más problemas, en mi opinión), y los tópicos propios de un film que irremediablemente bebe de homenajes a cintas ya citadas, y con algunos eventos que solo puedo explicar cómo forzados, por que deben ser benevolentes con el  público, con la chavalería protagonista, e incluso con el monstruito, porque él también tiene corazón, ¡leñe!

 

 

Nota IMDb: 7.5

Nota Metacritic: 72

Nota mía: 7