Videojuegos: Resident Evil 5

 

 

Sinopsis: Chris Redfield, uno de los miembros supervivientes de S.T.A.R.S en Raccoon City, viaja al poblado africano de Kijuju tras la pista de un terrorista biológico. Con la compañía de Sheva Alomar, tendrá que sobrevivir a la nueva infección que se ha expandido a lo largo de la región, y descubrir quién está detrás de todo esto.

Opinión del autor: Siguiendo la estela de Resident Evil 4, el cual me pareció bueno, pero no para echar cohetes, Resident Evil 5 calca la jugabilidad de aquel, y lo traslada a un nuevo escenario. Parece que ahora en Capcom está de moda eso de trasladar las infecciones a lugares más rurales y decadentes como se vio en la anterior entrega numérica, y deja un lado la urbe que presentaba Raccoon City.

 

Argumentalmente continuista a lo que mostraba Resident Evil 4, con personajes más icónicos de la saga esta vez, pero a grandes rasgos, no me ha parecido tan interesante como las historias del Virus G y T. Jugablemente es un calco de su predecesor, incluso en los aspectos malos, y eso, sobre todo tras jugar a un juegazo como es Dead Space, es una metedura de pata, empezando por el control, torpe como él solo, y la IA, que realmente parece sacada del anterior juego.

Técnicamente es bueno, con objetos destruibles, y buen detalle en general. No da sensación de miedo en ningún momento, ni tampoco hay grandes rastros de supervivencia. Es un juego de Acción, en un estado bastante más puro incluso que Resident Evil 4, y más simplista que el mencionado Dead Space, ya que tampoco presenta escenarios revirados, simplemente avanza y dispara. Creo que la saga ha perdido mucho, no solo en identidad, sino en calidad. Lo único original es el modo cooperativo, y tampoco es que se pueda jugar en condiciones a él, a no ser que lo hagas con un amigo que no se desconecte cada dos por tres. Un juego pasable, decente, pero ni imprescindible, ni realmente apasionante.

 

 

Nota Metacritic: 86 (PC), 84 (PS3), 83 (X360)

Nota usuarios meri: 8.3 (PS3), 7.4 (X360 – PC) 

Nota mía: 6