Cine: Snatch: Cerdos y diamantes

 

Argumento: El robo de un diamante de 86 Kilates es el detonante que cruza las vidas de una serie de personajes de la más baja calaña, desde ladrones, mafiosos y corredores de apuestas ilegales. Todo ellos se enfrentarán entré sí por la joya, además de sus propios problemas personales, generando un conflicto que derivará en un “todos contra todos”.


Opinión del autor:
No soy un fan del cine de Guy Ritchie, no porque no me guste, sino porque salvo este film y la Sherlock Holmes protagonizada por Robert Downey Jr., no he visionado nada más de su filmografía. Se dice que esta película sigue mucho la estela de Lock ‘n Stock, su predecesora, pero eso es algo que no puedo valorar, así que partiré de cero a la hora de hablar de este film.

 

 
 

Es curiosa la visión de Ritchie sobre el mundo criminal que rodea Snatch. Prácticamente todos los protagonistas son delincuentes, rateros, extorsionadores, y en general, gente de la peor calaña. Sin embargo, los enfoca de tal manera que, pese a la violencia que implican sus actos, se les ve tremendamente ridículos, e incluso cómicos; y no es que estén tan mal caracterizados que den esa impresión, sino que ese es el propósito de Ritchie a la hora de retratarlos. Por eso este film en parte podría considerarse una comedia de delincuentes, por todo el absurdo que les rodea, sus diálogos, el efectismo en determinadas secuencias (no sé porque, pero me parto el culo con las idas y venidas de Avi de EE.UU a Londres y viceversa), y el carisma de sus actores.

Y es que parte de la genialidad del film es esa tremenda diferenciación de personajes, todos con una personalidad muy marcada, desde el Brad Pitt gitano que casi no se entiende cuando habla, a la intimidatoria cara de “El Ladrillo”, que con una simple mueca acojona hasta al más pintado. Por cierto, se me hace raro ver a Jason Statham como pringadillo, en vez de repartiendo hostias como panes.

 

 
 

Ese es el encanto de Snatch: Cerdos y Diamantes, relatar una historia de bandas y delincuentes enfrentados por una piedra preciosa, retratarlo de la manera más absurda posible, e impregnar a los protagonistas de un carisma y una personalidad, que hace que se te olvide por un momento que se tratan de asesinos y mafiosos desalmados que matan, roban, extorsionan, y en general, no hacen ni puta gracia, o al menos, no en condiciones normales. Tiene personalidad propia, y resulta entretenida desde el primer hasta el último segundo de cinta. Muy recomendable.

 

Nota IMDb: 8.3

Nota Metacritic: 55

Nota mía: 8