Cine: Bienvenidos a Zombieland

 

Argumento: El mundo ha sido sacudido por una infección zombi, y ahora la mayoría de las personas se han convertido en uno de ellos, o ha acabado siendo comida de muerto viviente. Uno de los supervivientes es Columbus, un adolescente que vaga solitario por el mundo hasta que se encuentra por el camino a otros personajes que se unirán a él, como es el caso de Tallahassee, Little Rock, o Wichita.


Opinión del autor:
Una película del género de zombis (muy manido en estos días) que se desarrolla en clave de comedia a lo “Road movie”, pero sin dejar a un lado las dosis necesarias de gore, y la atmósfera de devastación a raíz de toda la invasión de muertos vivientes. Gran parte del mérito de la película es gracias a los personajes, quienes llevan a cuestas el peso del film durante muchos momentos de la misma, sobre todo en conversaciones entre ellos. Y es que, a pesar de ser un título que debería estar más enfocado a la acción (que la hay), el presente donde se desarrolla no es tan “movido” como era de esperar, y hay muchas secuencias donde se las pasan en el interior de un coche de un lado para otro, o explorando una casa/tienda/súper donde, al contrario de lo que se espera, no ocurre tantos sucesos como querría.

 

 
 

En su lugar, la película de vez en cuando inserta algunos “flashbacks” de los personajes, donde se les ve como enfocaron su primer contacto zombi, su vida anterior, o incluso algún que otro evento que no tiene demasiado que ver con los protagonistas (instante piano. Nada más que añadir). Esas escenas se intercalan con la historia principal, y la ayudan a “moverse” un poquito, ya que esta va renqueante. Eso sí, la introducción de la película en los primeros minutos (incluidas letras iniciales), son magnificas.

Unos actores consistentes, encabezados por un Jesse Eisenberg no tan reconocido (luego vendría La Red Social) que daba el pego como chaval timidillo y medio frikazo, un Woody Harrelson poniendo la nota más surrealista y absurda, Emma Stone como la “tía –buena-pero-cabronaza-que-te-cagas”, y Abigail Breslin (algo más crecida desde Pequeña Miss Sunshine), que, simplemente, es cabronaza. Así pues tenemos una especie de tira y afloja entre protagonistas que chocan entre sí unos a otros, se hacen la puñeta, se les va la pinza de vez en cuando, y se cuelan hasta en las mansiones de los famosos en este mundo apocalíptico que presenta Zombieland (y no diré nada del cameo, pero me parece una de las mejores partes del film).

 

 
 

Por una parte me lo he pasado bastante bien, porque la película no es nada larga, al contrario, es bastante corta, pero lo es principalmente porque el guión no da para más, y más específicamente, la historia principal no da más de sí, por simplista, absurda, plana…; pero es una película muy buena en pequeños momentos, la mencionada introducción, el “cameo”, algunos flashbacks, el momento “casa encantada” tirando al final de la película… Está bien ese aire desenfadado, y no olvidar por el camino lo que conlleva la temática zombi; pero a esta película le faltan cosas, le falla consistencia en todo el metraje, que no sea de pequeños momentos, sino un todo en general. Quizás en una hipotética secuela…

 

Nota IMDb: 7,8

Nota Metacritic: 73

Nota mía: 6