Cine: ¡Olvídate de mí! (Eternal Sunshine of the Spotless Mind)

 

 

Argumento: Joel y Clementine se conocen un día casualmente en la playa, y a partir de ahí se forma una extraña pero peculiar relación. Tiempo más tarde las cosas cambian por completo, y Clementine decide olvidar a Joel a través de una empresa que puede borrar las partes de la memoria que el cliente desea. Joel, en un acto de despecho, decide emular a Clementine y borrarla de su memoria.

Opinión del Autor: Una narrativa poco convencional la que emplea Michel Gondry para relatar esta historia de amor y desamor que destaco especialmente por su profundo mensaje directo y claro, y por la cercanía y humanidad que desprende, ya que en la vida de muchos de nosotros siempre hemos encontrado malos momentos y experiencias tenebrosas que hemos querido olvidar para seguir adelante. No es una historia ñoña y convencional, sino que se interna mucho más allá que cualquier comedia despreocupada que se producen a toneladas cada año.

 

 

Eternal Sunshine of the Spotless Mind (y la llamo con su nombre original, porque ODIO el ridículo título en castellano), al igual que hacen otras cintas como 500 Días Juntos, no trata de una vida de color de rosas en lo referente al amor, sino el millar de espinas que se clavan cuando agarramos una hermosa flor. Quienes busquen una historia “happy happy” no la encontrarán, aunque la cinta esté constantemente impregnada de un buen humor de la mano de un contenido Jim Carrey que por momentos saca su lado más cómico de manera acertada, o con la personalidad de Clementine, interpretada por Kate Winslet, la cual parece un vino gran reserva: entre más pasan los años para ella, mejor está en todos los sentidos.
El elenco de secundarios también está muy bien respaldado con nombres como Kirsten Dunst, Mark Ruffalo, Elijah Wood o Tom Wilkinson, que añaden mucho más prestigio y calidad al conjunto, además que la historia se centra básicamente en todos ellos (junto a los protagonistas) con algunas tramas secundarias.

El desarrollo juega mucho con la cronología, algo mucho más perceptible al finalizar el visionado del film, y manipula los elementos de la memoria de Joel a su antojo durante las distintas fases del borrado de Clementine, lo que desemboca en algunas secuencias bastante memorables, efectistas, y complejas de realizar. A medida que conocemos las peripecias de la pareja, empezando por los momentos más duros y violentos antes de su ruptura, al pasado más tierno, divertido y entrañable de su convivencia, nos damos cuenta del verdadero mensaje que nos relata el film. Al final la sensación que me queda en el cuerpo tras contemplar esta cinta, es satisfacción, no solo porque crea que la película es buena, sino porque me gusta lo que cuenta, como lo cuenta, y que me transmite al contármela; y que en el fondo, detrás de todo ese efectismo rimbombante y los numerosos pliegues de la memoria de Joel, finalmente tengo una historia más real y consciente que la gran mayoría de las comedias románticas que me plantan en mis narices.

 

 

Nota IMDb: 8.5

Nota Metacritic: 89

Nota mía: 9