Videojuegos: Angry Birds

 

Sinopsis: Unos cerdos malvados (y verdes) han raptado los huevos de los Angry Birds, y estos, haciendo honor a su nombre, están de muy mala leche, y van a recuperarlos como mejor saben hacer: Lanzándose desde un tirachinas hacia los cerdos, quienes se esconderán en mil y una fortalezas para resistir los continuos ataques.

Opinión del autor: Está claro que Angry Birds no es un título de historia. Es más, hasta me parece increíble que en forma de poquitas viñetas, traten de darle un trasfondo cómico, algo anecdótico pero que tiene su gracia. La clave de Angry Birds está en su jugabilidad. No me atrevería a decir revolucionaria porque no lo es, pero si tiene una clave importante para calar en el jugador, y es la terrible adicción en la que te sumerge cuando empiezas a jugar. Las fases de Angry birds, sería algo así como el eslogan de las Lay’s: No puedes jugar solo una. Y al igual que el de las Pringles: Cuando haces pop, ya no hay stop.

 

 
 

Angry Birds utiliza la clásica mecánica del “asalto a la fortaleza”, es decir: Tú tienes una serie de armas (en este caso, pájaros con sus habilidades), y tienes que emplearlas para destruir al enemigo, que estará sitiado en algún tipo de construcción resistente. En este caso los cerdos son los enemigos a eliminar, y están escondidos en edificaciones y estructuras formadas por distintos materiales, desde madera, piedra, cristales, etcétera. Cada uno de estos materiales tienen sus propias durezas, y como contrapunto, nuestros Angry Birds (ya prefijados en número y tipo en cada fase) tienen sus ataques especiales: Normales, los que se multiplican por tres, el que se propulsa, explotan, bla bla bla.

Es simplista, lo cual no hace más que aumentar la accesibilidad del título, y consecuentemente también la adicción, porque no tienes que comerte el tarro para manejarlo, Los diseños gráficos en 2D son también simplistas pero bonitos y coloridos, y las distintas fases (en mi caso, en la edición de PC) son muy numerosas y proponen retos entretenidos y variados, con curvas de dificultad muy variables, y con las oportunas calificaciones de estrellitas mediante puntuación que harán que los hardcoretas quieran pulirse el título al máximo. Como he dicho, es simple, efectivo, adictivo, y muy accesible. Lo único que le saco en negativo ciertamente, es que le vendría bien algún tipo de modo alternativo, o multiplayer que aumente sus posibilidades (otros juegos como por ejemplo Plantas vs Zombis, que ya comentaré otro día, tienen muchas más opciones en este sentido), y quizás algo más de variedad en escenarios, aunque como el juego ha tenido mucho éxito, y han ido saliendo packs a tutiplén, pues como que no estoy muy al tanto de esto, pero oyes, que lo dicho, que te engancha y no te suelta el puñetero juego.

 

 

 

Nota Metacritic: 80 (iOS), 77 (PSP)

Nota mía: 8