Cine: La Cosa (2011)

 
 

Argumento: En una base de investigación noruega situada en la Antártida, se ha descubierto el hallazgo de una nave extraterrestre, y en el exterior un ser desconocido que quedó congelado. El equipo noruego, junto a algunos expertos estadounidenses, incluida la paleontóloga Kate Lloyd, realizan la extracción y posterior investigación del ser no humano para averiguar su naturaleza y procedencia. Sin embargo, pronto descubrirán que no solo no está muerto, sino que lo han revivido, y ahora ellos son sus presas.

 

Opinión del autor: Precuela del clásico de John Carpenter “La Cosa” (y esta a su vez remake de “The Thing from another World” de 1951). Muchas son las voces que clamaban al cielo por esta cinta, primero de todo porque nadie la había reclamado y no se sabe muy bien porque ha nacido, y segundo porque toda ella, a medida que se iba mostrando en capturas, rezumaba tufos de copia descarada a la cinta de Carpenter, tanto, que a pesar de anunciar desde un principio que se trataba de una precuela, muchos lo consideraban un remake en potencia. Bien, ambos puntos se puede decir que se cumplen, porque una vez vista, efectivamente, era innecesaria, y porque los esquemas de la original de 1982 se producen con extraña fidelidad. Pero adentrémonos un poco más…

Lo más importante, y que quizás reconforte a más de uno, es que no es una mala película, sino al contrario, está bastante bien resuelta, y tiene diferencias que pueden dotarle de algo más de justificación. Lo primero de todo es que tenemos que situarnos en la base Noruega que vimos en la primera cinta. Estaba hecha polvo, y esta cinta nos explica por qué con unos primeros minutos donde se explica cómo se toparon con el hallazgo, para pasar a la fuga y posterior matanza de La Cosa. A partir de aquí se repiten directrices de la cinta de 1982: La Cosa puede mutar con cualquier ser orgánico que absorba, o que entre en contacto lo suficiente como para iniciar la “copia”, y a partir de ahí, el juego de desconfianza entre los miembros del equipo, lo que llevará que se ataquen los unos a los otros, encierren a varios de ellos por precaución, o realicen algún tipo de test para comprobar identidades.

 

 
 

Casi todo esto es idéntico a la original, salvo quizás en el grado de aparición de “el bicho”. Y es que el ritmo de esta nueva La Cosa es bastante más acelerado que la de Carpenter, con más acción y posiblemente con más sustos y sobresaltos. El punto en contra es que la tensión y el juego entre personajes no es tan notorio ni tan importante, en lo que respecta a tensión, aunque hay suficientes momentos de conflictos para alterar al personal. La Cosa, de manera física/asquerosa tiene más presencia, más protagonismo, y ahora realizado digitalmente, se toman la licencia de hacerle ejecutar más movimientos, y cederle más tomas. Los que veáis ambas cintas del tirón como yo notareis las diferencias entre lo digital y el animatronic, no por la diferencia temporal (casi tres décadas), sino por la visual, con las modernas más espectaculares, pero las antiguas más viscerales y realistas.

 

 
 

La precuela de La Cosa tiene un desarrollo muy similar a la primera en cuento a “paso a paso” en la historia, con más acción y menos tensión, pero con suficiente suspense para haceros dudar nuevamente de todos los personajes (eso sí, no veáis el tráiler, que os joden un par de mutaciones). Además, esta vez la nave extraterrestre tiene algo más de protagonismo, y la película cierra de manera que quede perfectamente hilada con la versión de 1982 protagonizada por Kurt Russell, concluyendo con algún que otro interrogante para posible secuela. Quién sabe. Nadie la pedirá, como pasó con esta precuela, pero lo dicho, quién sabe…

 

Nota IMDb: 6.7

Nota Metacritic: 49

Nota mía: 7