Cine: Eva

 

Argumento: Un experto en robótica llamado Álex vuelve a su ciudad de origen, Santa Irene, para encargarse de un proyecto sumamente complejo: Crear el primer niño robot. Álex se fijará en la figura de Eva, una niña vivaz de 10 años que conocerá casualmente, y que además está relacionada con su hermano David y su mujer, Lana. Álex profundizará en la relación con Eva mientras desarrolla su proyecto, y durante el cual se producirán revelaciones singulares.

Opinión del autor: Más que cine de ciencia ficción, diría que Eva es un drama que se viste de ciencia ficción para abarcar ciertos temas que no se podrían tocar sin esta visualización al futuro, como es por ejemplo la exploración de una IA, hasta qué punto puede ser más humano que la de un propio ser humano, o dónde están los límites, si los hay. Eva es, ante todo, una historia de sentimientos, de secretos, y de comportamientos, y en ese aspecto tiene buenas maneras, aunque no haya prácticamente nada que no hayamos visto anteriormente en otros films, o que se hayan tratado en otros argumentos.

 

 
 

Mucho se ha comparado con I.A. (de Steven Spielberg) esta Eva, sobre todo por el uso de niños y robots, que es lo que precisamente está maquinando Álex. Son comprensibles, pero diametralmente distintos, pues Eva concreta más en un aspecto único, mientras que la cinta de Spielberg convertía la cinta en una aventura en toda regla, mucho más dinámica y apabullante. Eva profundiza más en personajes, en sus relaciones y la química entre ellos, sobre todo en la de la niña que da nombre al film, una cría que desde el primer momento percibimos como algo fuera de lo normal, con unas frases y diálogos nada usuales, y que en otras condiciones quizás habrían sido muy extrañas, pero en este film se puede encontrar una justificación razonable (aunque eso sí, no os lo dan todo mascado para que lo captéis al instante).

Los personajes más adultos son igualmente más reservados, fríos, y distantes, con un Álex interpretado por Daniel Brühl que se muestra como una persona introvertida y obsesionada con el trabajo, y con David y Lana (Alberto Ammann y Marta Etura respectivamente) algo más receptivos, pero igualmente reservados, en lo que sería una relación a tres con sus secretos y sus distanciamientos. Lluís Homar es el otro actor destacable que interpreta a Max, un robot mayordomo que, paradójicamente muestra mayor expresividad que su dueño humano. Quizás ese es uno de los mensajes de Eva: El ser humano está convirtiéndose en algo más frío e insensible que un robot, o como los parajes nevados de Santa Irene.

 

 
 

La película da pié a la reflexión, y el final de esta puede que sea más o menos previsible para algunos (yo no me lo terminaba de esperar así), pero da mucho juego, junto a unos efectos visuales bastante logrados y originales (la arquitectura de los sentimientos del robot que fabrica). Creo que el film puede pecar de no profundizar lo suficiente en algunos personajes, lo cual es extraño porque se apoya en ellos más que en nada, y quizás algunos diálogos suenan extraños, quizás forzados, o desprovistos de naturalidad, algo que como he dicho antes, puede tener su punto de explicación en determinados casos, pero que en puesta en escena pueden resultar inefectivos. Es un film distinto a lo habitual en nuestras tierras, pero también tiene el sello de producto español grabado en él, y dentro de sus posibilidades consigue buenos resultados.

 

Nota IMDb: 6.8

Nota mía: 7