Cine: Independence Day

 
 
 

Argumento: Una serie de naves extraterrestres de tamaño descomunal han llegado a la tierra y se han posado en el cielo de distintas ciudades y países de todo el globo. Ahora la humanidad tendrá que averiguar si vienen en son de paz o con la intención de iniciar una invasión, y si es esto último, cómo hacer frente a un enfrentamiento con una raza provista de tecnología claramente superior.

Opinión del autor: Seguramente mucha gente en su día quedó impresionada de este film en un principio por el apabullante apartado audiovisual del que hacía gala, y la magnitud de las naves alienígenas. Lo cierto es que, sin duda alguna, es lo más destacable de la película, e incluso hoy en día creo que conserva bastante bien la capacidad de impresionar. Es este elemento clave el encargado de hacer que, durante el primer tercio del film, antes de la invasión y del inicio de los ataques masivos, nosotros como espectadores viviésemos esos momentos previos con tensión. La puesta en escena, los diseños y el clima que genera todo ello hacen de este inicio algo realmente impresionante, y que consigue su objetivo con creces, que no es otro que hacer que el espectador entre dentro de los acontecimientos que están sucediendo en pantalla, y sea uno más de los muchos personajes que contemplan el suceso con inquietud y nerviosismo.

 

Después del ataque, parece que las naves extraterrestres mataron por el camino a los guionistas (uno de ellos el propio Roland Emmerich, director de la cinta). Pese a que las batallas aéreas conservan la espectacularidad y el buen hacer para que el ritmo no decaiga demasiado, la coherencia de la historia cada va cayendo más y más en picado, y los actores no ayudan en absoluto, los cuales cada vez toman más forma de cliché y estereotipo, sin olvidar el tan asquerosamente sobado “modo patriota: ON” que se gastan muchas películas yankees, con discursos “emotivos” con música épica de fondo, y un presidente de los EE.UU que no duda en subirse a un caza y luchar contra los invasores. Yeah, los “americans” los tienen cuadrados, los más chulos del planeta, of course.

 

Sin mucho más que profundizar (porque no nos engañemos, tampoco da para tanto el film), Independence Day fue una gran producción palomitera que quedará grabada en nuestras mentes por suponer en su día un nuevo cénit en los efectos visuales, y como estos, y el desarrollo inicial, hacen del primer acto de esta cinta algo realmente remarcable. Desde que cae el gran petardazo y las naves se cargan medio mundo, no me habría importado un cartel donde pusiera “The End” y un texto a modo de epílogo en plan “pues sí, venían a invadirnos y lo hicieron”, y cerrar así la trama. Me habría ahorrado unas actuaciones tópicas, un argumento cada vez más absurdo e inverosímil, y una descarga de patriotismo y épica casposa propia de fantoches con aires de superioridad. Lo único bueno, y que realmente hace que esta película salve el culo, es que no aburre apenas, y eso que no es precisamente corta la jodida, pero es un genial ejemplo de cómo desaprovechar un potencial visual impresionante con una historia simple y llanamente gilipollas.

 

Nota IMDb: 6.7

Nota Metacritic: 59

Nota Filmaffinity: 5.2

Nota mía: 5