Cine: Scott Pilgrim contra el mundo

Argumento: Scott Pilgrim es un adolescente aficionado a la música o los videojuegos que un día conoce a Ramona Flowers, una peculiar muchacha de pelo rosa que aparece en sus sueños, y de la que Scott se enamora. Sin embargo, si Pilgrim quiere conquistar el corazón de Flowers, primero tendrá que pelear contra los siete malvados ex novios de Ramona, lo que complicará mucho las cosas.

Opinión del autor: Basado en el cómic del mismo nombre (y que he leído al completo), Scott Pilgrim es un film de entretenimiento puro, donde prima por encima de todo un ritmo por lo general muy dinámico, un humor que raya la absurdez absoluta, y una ingente cantidad de referencias a la cultura pop y geek. Los que estén muy situados en el mundo de los videojuegos, etcétera, sabrán captar muchos de esos elementos. Sin irnos muy lejos de la sinopsis, los siete malvados ex son un símil muy empleado en los videojuegos, como por ejemplo los siete lacayos de Bowser en Super Mario World, etc. Los que no estén tan puestos, probablemente se sientan algo desubicados.


El director elegido para la película es Edgar Wright, una elección muy correcta en mi opinión, porque ya demostró tener un estilo de dirección muy dinámico en cintas como Shaun of the dead o Hot Fuzz, y eso le viene como anillo al dedo a Scott Pilgrim. Gran parte del metraje se emplea en las pelas contra los ex de Ramona, y eso se traduce en mucho efectismo, pues están lejos de ser peleas normales y corrientes. Fuera de los combates la cosa no cambia en exceso, ya que el film está plagado de efectos, con onomatopeyas y otros efectos de cómic que dota a la película de un aspecto visual único. El ritmo apenas se detiene, e incluso las conversaciones más mundanas pueden tener algún guiño, chascarrillo o detalle que hacen que no olvides que tipo de película estás viendo.

Encarnando a Scott Pilgrim tenemos a Michael Cera, que a mí personalmente no me termina de convencer (el Pilgrim de Cera parece una versión más pánfila y pringada que la del cómic, que era mucho más vivaz). Mary Elisabeth Winstead como Ramona da algo más el pego, y el resto del plantel cumple, suficientemente bien caracterizados y parecidos. Para mí el mayor problema de Scott Pilgrim es que a nivel argumental es muy vacío. Es simplemente puro entretenimiento audiovisual, pero a nivel de historia de muy plano y nos deja bastante indiferentes en todo momento. Puede que trate de rascar un poco en algunos aspectos de la infidelidad, pero todo queda a un segundo plano, porque al final el film es lo que es, y no da más de sí. El cómic, desde mi punto de vista, tampoco daba más allá, pero funcionaba ligeramente mejor, bien porque toda la historia está mucho más expandida (se nota mucho a mitad de peli como meten el turbo para centrarse en las peleas), o bien porque el formato de novela gráfica es más convincente para este tipo de película.


En resumen, Scott Pilgrim contra el mundo es una película de entretenimiento bastante buena, con una personalidad muy propia y distinta a lo que se haya visto, sobre todo a lo referente al estilo audiovisual, que hará las delicias de muchos aficionados a los cómics, videojuegos o la cultura pop, y sobre todo a los que estén en la adolescencia, pues el estilo rápido, dinámico, y ese halo de humor absurdo que asalta una y otra vez la cinta, son ingredientes que calan muy fácilmente entre la muchachada. Para los que quieran algo más profundo a nivel argumental, o se sientan un tanto desorientados con las continuas referencias culturales del film, no será la película idónea.

 

Nota IMDb: 7.6

Nota Metacritic: 6.9

Nota Filmaffinity: 6.7

Nota mía: 7