Historias for not roncar. Volumen Three: Los huevos Kinder amariconan a los niños


Qué gran presencia tenía el huevo Kinder hasta hace bien poco

Por supuesto que todos entendeis el significado del título. No tiene nada que ver con orientaciones sexuales, sino con predisposiciones en la vida. Porque uno puede estar atraído por un género o por otro y ser un tío hecho, derecho y con valores. Como todos sabemos, las generaciones de chavalines que nos vienen se nos están desmadrando: fracaso escolar, empiezan antes con los vicios, no respetan, no son capaces de esforzarse por nada… Lo que yo no podría haber imaginado es que mucha parte de culpa, como vi el otro día y podreis corroborar todos vosotros si seguís leyendo, la tienen los jodidos huevos Kinder.

Me quedé absolutamente indignado. Hace poco, fue el cumpleaños de mi primo pequeño. Después de la cena y de la tarta, mi tía sacó un paquetillo. Resultaron ser lo que parecían los huevos Kinder de toda la vida de Dios. Debo confesar que aún a mis 23 años salí disparado a por uno, le puse la zancadilla a mi primo de 6 años y le estampé la cabeza contra la mesa a mi otro primo de 10. No, para nada fue algo exagerado. ¡Era un huevo Kinder! La situación merecía el esfuerzo. Así que, una vez conseguido mi objetivo, y mientras le limpiaban la sangre a mi primo, empecé a desenvolver el dulce con ojitos golosos. Le pegué un bocado al chocolate con leche, y mientras saboreaba me fijé en la sorpresa del interior. Todo un mundo de fantasía me esperaba dentro. Pero seguí fijándome, y algo no cuadraba.


No os fieis ni por un momento de su cara. Es el mal en huevo

Al sacar "la llema", la sorpresa, el envase amarillo que guarda el tesoro, no daba crédito a lo que veía. ¡Le habían puesto una puta bisagra! No era posible. ¿Dónde coño quedaba la gracia de no poder abrir el chirimbolo aquel, y tener que usar hasta los dientes (con el peligro que suponía la posibilidad de tragarte la tapa) para poder sacar lo de su interior? Toda mi infancia sufriendo para poder abrir el puto huevo y sacar lo de dentro, ¿y ahora se lo dan hecho a los niñatos estos de mierda? ¡¿Dónde queda la recompensa por el esfuerzo?! Cierto es que di varias hostias a la mesa antes de poder calmarme un poco. Me dieron unas palmaditas en la espalda, eructé, y finalmente me relajé. "Después de todo, lo que importa está en el interior", me dije. No sabía en aquel momento, que lo peor estaba por llegar…

Abrí mi envase cuidadosa y, muy a mi pesar, fácilmente. Y me tocó un muñeco de esos que no tenían más de dos piezas. Supuse en un primer momento que me había tocado un muñecajo que pertenecía a las series esas que sacaban de vez en cuando: que si los Delfinitos, los Leoncitos, y toda esa purrelaza. Con deportividad, maldije mi mala suerte. Apartándoles sin demasiado tacto, examiné uno por uno lo que les había tocado a mis primos. Y lo que ví no era bueno. A TODOS les había tocado un muñecajo de ese estilo. O sea, ya no existían los cochecitos, los barcos, cualquier objeto de estos que tenían 20 piezas colocadas perfectamente para que cupiesen en el envase y que tenías que armar hasta el motorcillo, dando lugar, al final, a un juguetillo creado prácticamente con tus propias manos.


Éste fue el primer horror que me encontré aquella noche. Aún no puedo ni mirar

Más indignado me quedé aún cuando vi a mis primos pequeños disfrutar con la mierda esa que les había tocado. ¡Estaban satisfechos! ¿Dónde quedaba entonces la satisfacción de poder jugar con algo que te había supuesto un esfuerzo? Algo que estaba ahí porque tú habías puesto parte de tu empeño. Absolutamente desengañado, tiré mi silla por la ventana, partí todo el ventanal del salón y me fui de aquella jodida casa. En ese momento entendí que nuestro futuro pintaba muy negro, y que efectivamente, los huevos Kinder estaban echando a perder a los chavalines de hoy, sin que nadie se percatara de ello.

Buerbo con la caveza gacha…

Si es que después de tanto tiempo no se me ha olvidado escrivir…

Buenas de nuevo. Supongo que a muchos de vosotros, estos… ¿6 meses? se os habrán hecho eternos. Incluso habrá quien, que con el más absoluto de los sentidos comunes se habrá cansado de esperar alguna entrada nueva, elegante y llena de sabiduría en este blog en el que acostumbraba escriBir. La verdad es que he estado tentado en contaros alguna trola:


No ha sido muy difícil encontrar la imagen…

"No os podeis imaginar lo que me ha ocurrido en estos tiempos. No os creais que el abandono del blog no ha sido por falta de ganas. Fue precisamente a finales de octubre del año pasado cuando a altas horas de la noche y harto de abrebar, un caza talentos de Jolivud observó mis movimientos en un bar de la ciudad, justo cuando mi cuerpo se descoordinaba con tal maestría que ese experto, al día siguiente, y después de muchas indagaciones, llegó a mi casa. Abrí la puerta, y me propuso el papel protagonista de Transformers 2. Así, de sopetón. Al principio dudé y desconfié. Pero me enseñó su carné de conducir de los EEUU y me dejó a leer el guión de la película, donde se relataba cierta escena de cama con Megan Fox en la que ella me tenía que…"

Ya. Sospechaba que la trola no os la íbais a tragar (Megan tampoco. Sois unos guarros), y por eso supongo que es mejor contar la verdad. Mi vida sigue como estaba, una cosa gris y rutinaria alterada por alguna resaca. Y en lo que se refiere a no escribir en el blog… Realmente empezó por una causa noble. Estaba liadillo. Prácticas, muchas prácticas que sí me dejaban tiempo, pero como comprendereis tengo otros ocios y otras necesidades que cubrir. De hecho, fueron un par de meses los que empecé a escribir un nuevo capítulo de la "Guía del cielo", pero que por hache o por be, no llegaba a acabar, y cuando me quería dar cuenta, ya estábamos a medidados de mes. Y lo escrito perdía interés. Llegados a Navidades, entre familia, fiestas, terminar más prácticas y prepararme para la gran trasnochada de Nochevieja tenía bastante. Y en enero, muy a mi pesar tenía que ponerme a estudiar (los exámenes empezaban el 20) hasta mediados de febrero. ¿Y desde entonces? Pues monear. Sin otra excusa. Refitoleando y moneando, poco más.

Sé que soy un mal queda. Me acuerdo ahora de un día de verano de hace 2 años, o 3. Me dió por enchufar la GameCube y poner el Animal Crossing. Me di un paseíto por el pueblo, buscando a un viejo amigo. Estuve como 10 minutos rebailando hasta que por fin, di con Chema, ese gran pato verde. Con la emoción contenida, fui a saludarle calurosamente y a darle un buen apretón de ala. Pero él me contestó: "¡Hola!, ¿eres nuevo en el pueblo?". El alma se me cayó a los pies, sabía que hacía mucho tiempo que no ponía el Animal Crossing, pero ¿tanto? Me quedé un rato de pie enfrente suya, sin saber qué contestarle.


No he encontrado una foto de Chema, pero este es su primo. Un tipo raro

Fue Chema el que volvió a hablar: "… No puede ser… ¿Eres tú, Culo?". Se me saltaron las lágrimas. Sí, después de todo seguía siendo mi fiel amigo. Él, en cambio, se puso furioso. "¿Cómo es posible que te hayas pasado metido en casa los últimos 11 meses?". Reconozco que sentí pena por él. Nunca sabría que es un producto virtual, y que lo que él veía como mi persona, en realidad era un burdo muñeco, una representación poco fiel de mi mismo. Aún así, él también se llevó un alegrón. Y nos quedamos charlando. Después de un buen rato, apagué la consola, decidido a que eso no volvería a pasar. A que, de vez en cuando, visitaría a mi colega.

Desde entonces y hasta hoy, no he vuelto a poner el Animal Crossing.

Creo que se están alargando demasiado las excusas, y todavía no he dado ninguna. Ciertamente, no puedo darlas. Así que espero que no me ocurra como me ocurrió con Chema (y que Dios tenga en su gloria). Espero que este retorno no sea sólo de hoy, y que al menos vuelva a escribir con la periodicidad de antaño. Ustedes me sabrán perdonar.

Algo es algo dijo un Max al encontrarse un Payne

Y ese algo es que en el cine las cosas retumban mucho y la pantalla es grande. Porque por lo demás, y en lo que se refiere a ofrecer, ‘Max Payne’ se revela como algo tan tacaño como poner cortinas de plástico de bañera en las ventanas del salón. Quizá querais ir al cine y os parezca que no hay nada más interesante que ver, quizá hayais visto el trailer de la película y os hayais llevado una buena impresión. ¡Ay, pequeñas criaturillas inocentes! La cara que se me quedó al salir de la sala fue la misma con la que Whalberg interpreta a Max Payne: expresividad nula con unos pequeños matices de embobamiento. Sabed también de antemano que no he jugado al videojuego ni a su secuela. Y espero muy mucho que tenga poco que ver con esto que os voy a contar.

Como dice un amigo (y yo lo comparto) al cine hay que ir a ver espectáculo siempre que se pueda. Porque está muy bien que la trama esté currada, pero si la película se desarrolla dentro de un apartamento, me da igual verla en el cine que en la tele de mi casa. Lo malo de esto es que ir a una sala a ver sólo pretendido espectáculo tampoco vale. Uno que es exigente pide un mínimo de argumento, mínimamente hilado, con un pequeño sentido global y un pelín de chispa. ‘Max Payne’ no tiene nada de eso. Ni siquiera  tiene unas escenas de acción que den espectáculo como cabría esperar. Sólo una entre medias de idas, venidas, alguna cámara lenta y mucho tostón. Mientras veía la película me daba exactamente igual si el amigo Max conseguía vengarse, si le mataban, si le herían, si se la jugaban, si se ahogaba, si eructaba o si chupaba las aceras de la calle. Mala cosa si a uno no le interesa una mierda el protagonista.

Tiene su mérito mantener la misma cara durante toda la película

La historia la conoceis casi todos. Policía atormentado porque hace unos años mataron a su mujer y a su hijo. Y más depresivo aún porque uno de los asesinos escapó y nadie pudo dar con él. Con esto presentado se fuerza la cosa para darnos una excusa por la cual Max vuelve a tener nuevas pistas para encontrar al último culpable. La investigación es bastante ridícula, pero siempre mantiene el tono melancólico y mediocre que hace que no saltes de la silla indignado porque te deja aplanado, aburrido, desinteresado totalmente por lo que pasa. El caso es que en seguida nos muestran por qué algunos personajes flipan en colores. Se debe a una droga muy mala y adictiva que se le fue de las manos a una empresa. Las relaciones entre los personajes quedan bastante tristes. Y por supuesto nada se hace creíble. ¿Quién es el soldado ese de operaciones especiales que intenta matar a Max en unas oficinas? ¿Por qué a Max no le afecta la adicción? ¿Cómo es posible que un tiro de una pistola parezca un bazocazo? ¿Quién es y qué coño pinta la supuesta jefa de todo el tinglado y que sólo la enfocan dentro de su coche? Según tengo entendido, ésto no es como el juego. Ni se ve cuando le reemplazan al nuevo puesto dentro de la policía, ni se infiltra en ninguna mafia ni nada. Aquí Max Payne encuentra 4 pistas mal contadas a toda prisa, porque sí, y va a saco a por su objetivo.

Los artistas que forman el reparto están ramplones a más no poder. La cara protagonista de Mark Whalberg no cambia de expresión prácticamente en la hora y media que dura la película. Su amigo directivo de la empresa (B.B, interpretado por Beau Bridges) no hace tampoco demasiado para darle alguna vidilla al personaje que le han plantado en el guión. Tampoco le interesa a nadie lo que haga Mila Kunis en su papel de chica acompañante (a ratos), que aparece y desaparece en escena cuando al director le da la gana. Desde luego que no se le habrá secado la lengua de hablar mientras rodaba la película. Pero ni a ella ni a gran parte del reparto. Y casi mejor, porque si fuera por la chispa de los diálogos de Max Payne, el hombre todavía no conocería el fuego.

¿Veis cómo lo clava?

En cuanto a la parte técnica, bueno, nada que objetar. Pero no espereis algo novedoso. Son cosas y estilos que ya habreis visto. Los efectos de disparos y destrozos, en la línea media de cualquier película de acción americana que podais ver. Los muñecos alados que aparecen producto de las alucinaciones de la drogaína (muy mala la droga, niños) son oscuros en escenas oscuras, así que quedan bien. A mí sí me gustó, quizá lo único, la estética que John Moore le ha dado a la ciudad donde se desarrolla la ¿trama? Poco color, siempre nevando, con algunos contrastes de detalles con colores fuertes dependiendo de la escena. La parte sonora se resume en mucho pun pun, poco diálogo y menos variedad de melodías. No es que estén mal las que suenan, pero terminan poniendo la misma musiquita una y otra vez.

Como ocurre en la gran mayoría de las veces, y sabiendo que el juego tuvo muy buenas críticas, estamos ante otro caso de adpatación pedorra desde los videojuegos al cine. Como os digo, ‘Max Payne’ me pareció un tostón importante. Y a medida que voy recordando cosas, me parece cada vez peor. Sinceramente creo que si siguiese escribiendo cada vez echaría más mierda sobre la película. Así que, con vuestro permiso, paro aquí.

Dirección: John Moore.
País: EEUU.
Año: 2008.
Duración: 100 min.
Género: Acción, tostón.
Interpretación: Mark Wahlberg (Max Payne), Mila Kunis (Mona Sax), Beau Bridges (B.B. Hensley), ‘Ludacris’ Bridges (James Bravura), Amaury Nolasco (Jack Lupino), Chris O’Donnell (Jason Colvin).

Quemar después de leer, la madre que nos parió

Hacía tiempo que no entraba al cine sin saber lo que iba a ver. Siempre que pasa eso, suelo comerme un truñazo de oso pardo de un tamaño considerable. Aunque cierto es que el reparto daba confianza y los directores, al menos, eran famosos, sentía miedo. Miedo de salir del cine con 6 euros menos y con un sabor de boca un tanto desagradable. Quizá a los más puristas les parezca un sacrilegio, pero lo único que había visto de los hermanos Coen era ‘No es país para viejos’, y no del todo. Y según he leído después, ‘Quemar después de leer’ se parece más a su cine anterior. Lo que me lleva a admirarles, porque un sin sentido tan bien resuelto como es esta película no se ve todos los días.

Un maniático metido en la cama con un cubito de hielo pelirrojo

 

Ya desde que comienza la película, uno se da cuenta de que la cosa empieza de forma un tanto extraña, y en principio puede llegar a hacernos temer que la hemos vuelto a cagar al elegir qué película ver. La reacción de Ozzie (John Malkovich) porque le quieren trasladar no parece de una persona muy comedida o prudente. La reacción de su asquerosa simpática mujer Katie (Tilda Swinton) al saber que su marido dimite, tampoco parece muy comedida. Mientras, su abogado parece que está deseando que Katie deje sin un mísero dólar a su marido Ozzie. También vemos que el amante de Katie, Harry (George Clooney), es un obseso sexual y un maniático. Está casado y engaña a las dos con una cuarta, con una quinta, con una sexta… Y por último tenemos a dos encargados de un gimnasio, Linda (Frances McDormand) y "Chaaaad" (Brad Pitt), gente sin ningún tipo de fundamento ni de escrúpulos (una por obsesiva y otro por gilipollas), que entrarán en escena al encontrar cierta información.

Una vez presentados a los protagonistas, la cinta comienza a mezclarlos de una forma que roza lo absurdo. Cada personaje empieza a tracamundear lo que sucede a su alrededor. Una forma un poco extrema de presentarnos cómo hacer de algo sin importancia un mundo, por pura idiotez. No espereis ‘Quemar después de leer’ como una comedia con gracias al uso, o con situaciones evidentemente cómicas. Su humor ácido y sus escenas inverosímiles se encuentran en las actuaciones de unos hipotéticos habitantes de EEUU que están totalmente integrados en la sociedad pero que realmente no tienen nigún tipo de razonamiento lógico, ni siquiera medio normal, a muchas de las decisiones que toman.

Chad, haciendo que piensa

Diría que todos los actores principales lo bordan. Y destacaría sobre todo a Brad Pitt haciendo de Chad. Su personaje de tontucio inconsciente y musculoso de gimnasio os enganchará, y tiene unos cuantos puntazos. Estad atentos sobre todo a cierta escena dentro de un coche y supuestamente negociando y chantajeando. Increíble. George Clooney es otra de las caras protagonistas. Su papel de maniático, falsamente simpático y manitas con ciertos regalos (xD), está bien llevado, aunque quizá un pelín sobreactuado. Como tercera protagonista tenemos a McDormand en su personaje de Linda. Que en principio os podrá caer bien, pero casi terminará siendo, gracias a su estupidez, la más asquerosa de todos. John Malkovich tiene un poco menos de peso, pero es quizá, junto con Pitt, el que mejor recrea a su personaje. Mucha mala leche. Su mujer Katie es un personaje frío, calculador y repelente, y está llevado de forma muy correcta por Swinton.

Como no podía ser de otra forma, y con unos personajes tan imprevisibles, la película sorprende con algunas escenas de violencia que uno en principio no se espera. Son un par de momentos puntuales que contribuyen aún más a descolocarnos y a la vez meternos dentro de la tremenda bola en la que se está convirtiendo el argumento. Según pasa el tiempo, esa bola se va haciendo más y más gorda hasta que la cinta nos vuelve a situar en las oficinas de la CIA, cuando un agente va a dar parte de los acontecimientos, a los que hemos ido asistiendo en la película, a su superior (Jonhatan Simmons, el mismo actor que interpreta al director del periódico de Spiderman). Entre los dos resumen en un diálogo todo lo que ha sucedido, en unos 7 minutos finales tremendísimos, que harán que acabeis la película partiéndoos de risa y diciendo "Maaaaadre mía", con un tono totalmente incrédulo.


Ted, el jefe del gimnasio, se verá en medio de todo el lío por tonto

Ésta es una película distinta. Es una comedia distinta. No estamos ante un cómico alrededor del cual gira la trama. Es la propia trama la que nos pone a unos personajes pretendidamente realistas que en realidad son un disparate. Una red de decisiones tomadas por unos inconscientes que se montan su propia historia para sacar algún provecho o únicamente por matar el tiempo. Si os digo la verdad (para eso estoy escribiendo esto) tampoco es que ‘Quemar después de leer’ me pareciese una grandísima película, pero sí me gustó. La trama concluye de aquella manera, ya que el final, que como os digo es muy bueno, no nos muestra cómo se resuelve todo el entramado que se ha ido tejiendo. De todas formas se agradece que los hermanos Coen se hayan currado una historia de este estilo. Por eso sí, yo os la recomiendo, aunque sólo sea por algunos buenos ratos que seguro que vais a pasar.

Dirección y guión: Joel y Ethan Coen.
País: EEUU.
Año:2008.
Duración: 96 min.
Género:Comedia, sin sentido.
Interpretación:
Brad Pitt (Chad Feldheimer), George Clooney (Harry Pfarrer), Frances McDormand (Linda Litzke), John Malkovich (Osborne Cox), Tilda Swinton (Katie Cox).

Guía del cielo: octubre ’08 y otras lluvias de meteoros

Comoos dije allá por agosto que ésta sería una serie mensual, el mes pasadono la hice. ¡Así que sin más excusas ni dilaciones, preparaos paraenfrascaros..! No, en serio. Septiembre es un mes duro. Exámenes ydespués semanaza de fiestas. Para cuando me quise dar cuenta de que metocaba contaros algo sobre nuestro cielo, estábamos a 25 de mes, unpelín tarde. Por eso lo dejé pasar, porque como deducí yo solo sinayuda de nadie, me parecía tontería hablar de algo que ya no estaba.
Esprobable que a los que leais esto no os interese mi vida. Que sería lomás razonable, así que empezamos con lo que toca. Octubre ya empieza aser un mesecillo frío, incómodo para estar por la noche en la terraza oen el campo (si teneis esa suerte) con la cabeza hacia atrás. Laventaja está en que anochece antes, y más con el cambio de hora. Detodas formas, tiene sus cosas interesantes. Cosas como las variaslluvias de meteoros que se producen en distintos días de este mes. Notan famosas como las de agosto, por su menor actividad, pero que sí quese pueden pillar más o menos bien.
Antes deempezar a contaros lo que da de sí este mes con los distintos puntosque pensé en su día, quizá no esté de más daros unos datejos sobre laobservación de las lluvias de meteoros, que en agosto con las prisas noos los conté. Además, las lluvias de este mes pueden servir decalentamiento a la espera de las Leónidas de noviembre, queprobablemente sea la lluvia de meteoros más activa del año. Son sólo unpar de detalles: Cuando se habla de las Perseidas, las Leónidas, lasNosequecoños, se habla también de que su "radiante" está en tal sitio.Eso no quiere decir otra cosa más que la cola de todas las estrellasfugaces apuntan a ese lugar del cielo. Y aquí enlazo con el otro punto.Lo suyo no es mirar jústamente a ese lugar, porque será como siviésemos venir las estrellas fugaces de frente, y por tanto la cola laveremos muy corta. Así, para ver estrellas fugaces más largas es buenomirar más hacia la derecha o hacia la izquierda respecto de laradiante. Con esto comprobareis mejor lo que decía antes, que las colasde los meteoros apuntarán al lugar indicado.

A SIMPLE VISTA EN LA CIUDAD

  Ycon la fresca (me refiero al frío, no a tu novia). Lo más destacadoson, como os decía antes, las distintas lluvias de meteoros. Pongofechas y posiciones (con imágenes sacadas de Stellarium):
Desdeel día 6 hasta el 10, están teniendo lugar las Dracónidas, llamadas asípor estar en la zona de la constelación del Dragón, muy cerca de la OsaMenor, o sea, del norte. Esta lluvia de meteoros está provocada por uncometa pequeño de paso periódico, el 21P/Giacobini-Zinner, y se esperaque el mejor momento para observar el fenómeno sea el día 8, unas pocashoras antes del amanecer. Realmente es difícil de observar si no setiene la suerte de estar en los momentos de máxima actividad.
 
 

Zona en la que buscar las Dracónidas. Pincha para ampliar
 
 

Desdeel día 19 hasta el día 7 de noviembre se estipula el momento de lasOriónidas. Su nombre viene porque su radiante se encuentra en laconstelación de Orión. Están provocadas por el famoso cometa Halley,que también provoca otra lluvia de meteoros en mayo debido a que a cadapaso cercano al sol puede perder unos 6 metros de espesor, dejando unbuen montón de restos a su paso. Lo malo de este año es que habrá poresos momentos Luna menguante, que con su luz molestará la observación.Las Oriónidas son estrellas fugaces bastante rápidas y se espera que elmáximo se produzca el día 21, con una frecuencia de unas 30 estrellaspor hora.
 
 

Zona en la que buscar las Oriónidas. Pincha para ampliar 
 
 

   En cuanto a los planetas, Júpitersigue siendo lo más luminoso en el cielo (a parte de la Luna) en lasprimeras horas de la noche. Hacia las 22 ó 23 horas lo encontrareis porel suroeste, cerca del horizonte. Saturno también destaca bastante,pero sale muy tarde en la noche. Ahora lo podreis ver algunas horasantes de que salga el sol en el este. A últimos de mes, empezará asalir a eso de las 4 de la mañana, que serían las 5 si no tuviésemos elcambio de hora.
 
 

Posición de Júpiter en las primeras hora de la noche. Pincha para ampliar
 
 

Hablando de los planetas más cercanos, olvidaos deMarte. Por su parte, Venus aguantará en el cielo hasta las 20 ó 21horas, siendo, mientras esté visible, lo más brillante con diferencia.Se observará mejor según pase el mes, por el cambio de hora y poranochecer antes, y lo podreis encontrar cerca del oeste. Sin embargo,la mejor época del año para observar Mercurio está en los 10 últimosdías de este mismo mes. Al amanecer, pegado al horizonte, justo en eleste.
 
 

Posición de Saturno y Mercurio poco antes de amanecer. Pincha para ampliar

   Las constelaciones más típicas deoctubre y del otoño las tendremos hacia el norte y el este. Hablando enhoras razonables como pueden ser la 1 de la madrugada, en el norteencontraremos, cómo no, a la Osa Menor, quizá más nítida que en otrasocasiones. También veremos a la Osa Mayor muy claramente, sobre todolas tres estrellas que componen el asa del cazo, no muy alta en elhorizonte. Las que sí que estarán cerca del cénit serán Casiopea (laque tiene forma de W) y Perseo. Orión, muy visible el cuerpo con lasestrellas que forman su cinturón, empezará a subir en el cielo y a esashoras rondará el este. Encima de Orión podreis encontraros a Tauro y elfamoso cúmulo de las Pléyades (o Cabrillas), del que os hablaré un pocodespués. También se podrá observar muy bien la constelación del Cisne. La encontrareis por el noroeste, a media altura en el cielo.
 
   Encuanto a las estrellas más importantes, seguimos teniendo muy a tiro elTriángulo de Verano del que os hablé en el capítulo de agosto. ConDeneb, Altair y Vega entre el oeste y el noroeste, ya más bajas en elhorizonte. En la constelación de Tauro tenemos las Pléyades, que es másdifícil verlas si no es en un sitio sin luz de ciudad, y otra estrellamuy brillante que encontraremos bajando en línea recta desde lasCabrillas. Se trata de Aldebarán, una gigante roja con un radio unas 45veces mayor al del sol y a 53 años luz de nosotros. En Orión tenemosbastantes estrellas fáciles de identificar.
 
 

Vista general de la mayor parte del cielo. Pincha para ampliar
 
 

Aparte de las 3 estrellas del cinturón de Orión (Alnitak, Alnilam yMintaka), nos encontramos debajo a Rigel formando el pie del cazador, yque aún estando a unos 700 años luz de nosotros, su luminosidad es unas40.000 veces mayor que la del sol, y por eso nos llega tan brillante.Encima del cinturón tendremos a Betelgeuse, una supergigante roja queestá en las últimas, al ser variable y porque se llega a "hinchar"hasta el tamaño de 40 millones de soles. Se espera que en pocos milesde años la estrella estalle como una supernova de tal magnitud que ennuestro cielo se verá tan luminosa como una Luna a medio camino entrellena y nueva, durando meses y meses en el cielo y creando,seguramente, una nebulosa en el hombro de Orión.
 
Porúltimo nos encontraremos a Capella, más a la derecha de las Pléyades ysiendo la estrella más luminosa del cielo después de Vega.  Se trata enrealidad de un sistema con 4 estrellas. Dos gigantes amarillas y dosenanas rojas muy poco brillantes que se encuentran a más de 40 años luzde nosotros.
 
 

Detalle con algunas de las estrellas más importantes. Pincha para ampliar
 
 

A SIMPLE VISTA EN EL CAMPO

Estrenosección, este mes que me lo estoy currando. Cuando digo "… en elcampo", me refiero a un lugar bastante apartado de una ciudad, sinapenas contaminación lumínica. Vereis que a poco que se os acostumbreel ojo, el número de estrellas que podreis ver en el cielo creceráespectacularmente comparándolo con las pocas y tristes estrellas que seven en una gran población. Obviamente podreis encontrar todo lo que oshe contado anteriormente. Así que lo que haré aquí será daros unoscuantos detalles que os resultarán más fáciles de hubicar en estascondiciones.
 
   Con un poco de suerte, y teniendo amano una carta celeste, podreis encontrar a Urano. Pero es muy difícilporque no se distingue de una estrella poco brillante a no ser quehicieseis un seguimiento con un telescopio cada tanto tiempo paradistinguir que mientras las estrellas del fondo están quietas, elplaneta se mueve, por eso no digo nada más de él. Lo que sí es másfácil de distinguir es cualquier constelación. Por ejemplo, dosconstelaciones típicas de octubre son Andrómeda y Pegaso, de las que sípodreis apreciar su gran extensión. Se encuentran en el suroeste,bastante arriba del horizonte. Además, podreis distinguir también las 3estrellas que forman la daga de Orión, justo debajo del cinturón.También sería buen momento de mirar hacia la Osa Mayor. Si no os habeisfijado nunca en una situación favorable, os sorprenderá lo bien que seven las distintas estrellas que forman la constelación completa.
 
   Sidirigís la vista hacia Tauro, descubrireis las Pléyades bastante bien.Quizá incluso las aprecieis mejor si no mirais directamente haciaellas, sino un pelín hacia la derecha o izquierda. Si la noche escerrada, podreis llegar a apreciar 5 estrellas. Realmente el cúmuloestá formado por más de 500 estrellas jóvenes y están a unos 450 añosluz de nosotros.
 

Como pequeña recomendación, y sios quereis entretener intentando encontrar algunas estrellas oconstelaciones, os vendrá muy bien una carta celeste, un pequeño planocircular que por encima tiene un plastiquito que se rota y tapa segúnqué parte del dibujo dependiendo de la época del año en la que nosencontremos. Y para no desacostumbrar al ojo de la oscuridad, iluminadla carta con una linterna que tenga algún filtro oscuro y rojo.
 
 

Más o menos de este estilo es el mapa del cielo del que os hablo
 
 

CON PRISMÁTICOS
 
 

Aquíya empiezo a entrar en terreno pantanoso. De todas formas todavía notenía pensado empezar con esta parte hasta otro capítulo, pero siteneis unos prismáticos, esta es la época para ver la galaxia de Andrómeda.Se trata de delelemento del cielo más lejano que se puede ver a simple vista. Sí, enuna noche sin Luna y muy lejos de la ciudad se puede llegar a distingircomo un punto difuso. De todas formas, lo mejor es verla conprismáticos, que es donde de verdad se puede ver un buen manchurrónblanquecino y alargado con un centro más luminoso. La podreis encontraren la constelación de Andrómeda, justo donde os señalo en la imagen deabajo.
 
 

Posición de la parte del cielo donde está Andrómeda mirando hacia el oeste. Pincha para ampliar
 
 

La galaxia de Andrómeda es una galaxiaespiral que forma parte del llamado Grupo Local, al que tambiénpretenece la Vía Láctea y la Galaxia del Triángulo como las másimportantes galaxias del grupo. Andrómeda es la más grande y se estáacercando a nosotros. Pero tranquilos, si llega a chocar con nuestragalaxia será dentro de unos cuantos miles de millones de años. Comocuriosidad, si toda la extensión de la galaxia fuese tan brillante comola parte central que distinguimos desde la Tierra, ocuparía en el cielovarias veces el tamaño de la Luna llena.

Historias for not roncar. Volumen Two: Estudiar es malo para el universo

Es posible, es más que probable, que todos tengais una idea de lo que es la entropía. Cuando en el instituto o en bachillerato empiezan a hablarte de la entropía, te lo cuentan como un concepto muy vago, muy difuso, áltamente disperso. Luego más tarde, si se estudia física en la carrera o por cuenta propia (no sé, hay gente para todo…) te concretan ese concepto, incluso su variación es algo calculable y con lo que se trabaja en Termodinámica. Pero es en ese momento cuando la palabra entropía pierde fuerza. Es parte de algo más grande, tienes que calcularlo con diferenciales, te cagas en su padre… pardiez, ¡pierde todo el misterio que te habías forjado alrededor de la palabra con el paso de los años!

La entropía, algo tan profundo como el propio universo…

 

Por eso, y para lo que me ha servido, me sigo quedando con esa definición tan poética: "La entropía mide el desorden del universo." Acojonante, y sólo son siete palabras. Es profundo, te invita a la reflexión más seria de la que seas capaz. Además, es algo innegable, está alrededor nuestro, lo sientes como algo delicado, es que terminas queriendo que la entropía de lo que te rodea sea mínima, que no tienda a aumentar, como parece ser lo inevitable. Te das cuenta de que tú puedes mejorar el mundo evitando el desorden. Es en ese momento cuando piensas que de verdad puedes con todo lo que te echen… hasta que por hache o por be, vuelves a la realidad. Miras seriamente tus pasos en el día a día y ves que no puedes luchar contra tu propia forma de vivir y lo que es más grave: no puedes luchar con la voluntad del universo.

Con el tiempo terminas sobrellevándolo. Sí, puedes querer tener el orden en tu vida, pero no puedes evitar aumentar la entropía del universo. De cuando en cuando, y si sientes que la cosa se está poniendo insufrible, ordenas tu alrededor. Y es aquí a donde realmente quería llegar. Septiembre es un gran mes para los exámenes. Dos semanas a tope en las que tienes todos los exámenes no suelen ser suficientes después de haber mamoneado durante el verano (y parte del curso). Por eso intentas ir rápido, abarcar lo que has estado haciendo que mirabas sin desprecio un mes antes. Te arrepientes, amontonas, pierdes, revuelves… y el resultado fue el que veis a continuación.

Si quereis sufrir de verdad, pinchad sobre la imagen para ampliar

En esos momentos que refleja la foto, como podreis imaginar, el caos, el desorden, la enorme entropía de mi alrededor empezaba a hacerse más que evidente. Vive Dios si lo sentía. Y no sólo en mi habitación, sino en el aire cargado, en la gente que veía pasar frente a mi ventana, incluso en mi madre. Aquello se hacía insoportable, así que resolví reducir drásticamente la entropía. Ordené todo, tiré, despejé, reciclé, quemé. No me sentí más a gusto por haberlo dejado todo en su sitio, sino porque sentía que había hecho un gran bien al mundo. Se me quedó ese regustillo dulce de saber que, aunque sea algo momentáneo, aunque nunca nadie te lo agradezca, ni siquiera lo sepa, has hecho algo grande.


Si quereis dormir tranquilos esta noche, pinchad sobre la imagen para ampliar

El Caballero Oscuro, el Batman que nos merecemos


Y el Joker vió que no era bueno…

Este año los seguidores de todo el helenco de super héroes y de los tebeos americanos estarán disfrutando más que un tonto cuando redondea un moco reciente y espeso. No es para menos. No sólo se sigue la tendencia de adaptar al cine cualquier historia más o menos conocida de la Marvel o DC, sino que se hace con buen criterio, o al menos con el suficiente como para que los no seguidores de los tebeos y las andanzas de estos personajes también disfrutemos con estas películas como el que más. Así que, después de las vacaciones, después de hacer la risión en según qué examen, en medio de las fiestas de la ciudad y casi un mes después de verla, me apetece contaros lo (bien) que me pareció esta segunda parte del homo murcielaguensis.

Como os digo, fui a verla el día de su estreno, aquí en nuestro querido Reino y como gente de bien. Y quitando un corte de sonido que hubo en medio de la película (ahí, con un par), salí contento como pocas veces. No porque haya sido de lo mejorcito que he visto últimamente, sino porque sabiendo a lo que iba, encontré más. Esa es quizá la mejor baza de El Caballero Oscuro, que no sólo te ofrece historias de super héroes resueltas con oficio, sino que te ofrece una historia bien contada, te ofrece acción al servicio de la trama, y te ofrece un villano muy por encima de la media.

Debo decir también que Batman Begins me pareció una película normal. Un buen comienzo de saga con una base con poco misterio. Sin embargo, El Caballero Oscuro tiene lo que le faltaba a la primera parte y un poco más. La plantilla de actores está fuera de toda duda. Primero, el cambio de Rachel, (interpretada ahora por Maggie Gyllenhaal) me pareció un acierto, la Holmes me pone un pelín nervioso…, y Aaron Eckhart está más que correcto en su papel de Dent. Christian Bale sigue estando a la altura de Barman y Gary Oldman gana minutos en su personaje de Gordon. Aunque tanto nuestro amigo Morgan como Michael Cane pierden quizá parte de su protagonismo de la primera entrega, siguen estando impecables, y tienen sus momentos estelares en la cinta.

Por supuesto me dejo al malogrado Joker para el final. Seguramente habreis oído que Heath Ledger lo clava, incluso habreis oído también que es imprescindible ver la película en versión original para apreciar del todo su actuación. Cierto es que el papel de Joker lo borda, pero en lo de la necesidad de ver la película doblada para ver al Joker en todo su esplendor, no estoy tan de acuerdo. Sí es verdad que una película doblada puede perder matices, pero por suerte, en España nuestros dobladores están reconocidos como parte de la élite de la profesión, y aquí con el Joker no hay una excepción. Es más, diría que hay puesto más esfuerzo si cabe en transmitir todas las entonaciones, suspiros y silencios del original. De todas formas, el Oscar póstumo, o al menos la nominación, no me parece ninguna tontería.

Las dos horas y media que dura El Caballero Oscuro se pasan volando. Pero volando de verdad, bien alto. La música acompaña casi constantemente durante todo lo que dura la cinta. Dando ambiente, tensión y estando muy coordinada con los momentos y las escenas de la película. Ni que decir tiene que todos los efectos están a la altura del conjunto y que llegan a sorprender en ciertos momentos. Todo está resuelto de la forma más acorde posible con el tono realista que le ha dado Nolan a esta nueva saga. Tampoco quiero contaros nada de la trama, por si no la habeis visto todavía. Sólo os diré que ya desde el principio, la película empieza fuerte, mostrándonos lo mínimo que el Joker es capaz de hacer. Y que poco más tarde os encontrareis con una escena que se os quedará grabada por mucho tiempo. Cierto truco de magia también con el Joker de protagonista. Un espectáculo.

Más adelante, la cosa no decae en ningún momento. Como buena película de acción que es, la historia se va enredando más y más, y la tensión va subiendo hasta resolverse de forma convincente incluso con una moraleja poco habitual, aún menos habitual pensando en el tipo de película que uno cree en principio que es esta segunda parte del nuevo Batman. Además, la trama no se queda a medias. Es evidente que habrá tercera parte (la película va camino de quitarle el puesto a Titanic como la más taquillera de la historia, al menos en EEUU), pero la cinta no se corta dejando a medias al público. La trama y la historia de varios personajes acaba, pero da pie al inicio de una nueva.

Supongo que habreis adivinado que más o menos, diciéndolo así, como con la boca pequeña, la película más bien me ha molado. Así que sí, si a estas alturas todavía estais moneando en los últimos coletazos de las vacaciones y habeis tenido el cuajo de no ir a ver El Caballero Oscuro, deberíais. De hecho, ya hay quien dice que hay dos tipos de personas en este mundo, los que han visto El Caballero Oscuro y los que no.

 

Dirección: Christopher Nolan.
País: EEUU.
Año: 2008.
Duración: 152 min.
Género: Acción, thriller, espectáculo.
Interpretación: Christian Bale (Batman), Michael Caine (Alfred), Heath Ledger (Joker), Gary Oldman (James Gordon), Morgan Freeman (Lucius Fox), Aaron Eckhart (Harvey Dent), Maggie Gyllenhaal (Rachel Dawes).

 

Guía del cielo: agosto ’08 y Perseidas

Con un poco de suerte, y si veo que el tema os interesa un poquitín, intentaré resumir mes a mes lo más destacado que uno se pueda encontrar en el cielo cuando, en medio de una noche romántica de verano, ese hombrecillo enamorado y curioso alce la mirada para contemplar las estrellas. Ciertamente, y ahora que lo escribo, explicar a alguna chiquilla las constelaciones y los astros más importantes puede ser una buena manera de ligar o incluso de poder chupar del bote. Pero bueno, no flipeis, esto en principio es meramente didáctico, si después le sacais más jugo al asunto, es cosa vuestra.


Ese roce…

Quizá este primer capítulo venga un pelín tarde, porque como muchos sabreis estos días se está produciendo la famosa lluvia de estrellas de todos los veranos. De todas formas, hablaré de las Perseidas y de todo lo que os podais encontrar mientras esperais impacientes y sudosos una pequeña estela a la que pedir un deseo (que relacionándolo con lo anterior, quizá el deseo sea poder chupar del bote… No me lieis, vamos a lo que vamos).

En principio haré tres divisiones, lo que se ve a simple vista, lo que se ve a simple vista en una ciudad (poquita cosa…) y lo que se puede ver con unos prismáticos. El telescopio de momento lo dejo, que yo todavía no me he hecho del todo con su manejo. Además, hoy, por querer sacar el tema de las Perseidas no distinguiré entre ciudad o campo en la parte de a simple vista. Ni os conteré nada sobre lo que ver con prismáticos. El mes que viene, con más tiempo, me lo curraré más. Por otra parte, supongo que todos entendereis que si el cielo está nublado ,esta pseudo guía del cielo no valdrá una mierda. Y que si ésto lo escribo desde España, siempre me referiré al hemisferio norte.

A SIMPLE VISTA

* Que no con el ojo desnudo, que siempre estais pensando en lo mismo. Lo más destacable (y urgente en este caso) es la lluvia de meteoros, las llamadas Perseidas. Están provocadas por los restos de la cola del cometa Swift-Tuttle, que pasó por última vez cerca del sol en 1992. Será justamente la noche de hoy día 12 y la de mañana día 13 (en menor medida) cuando más actividad habrá. Este año la Luna se pone pronto, así que a eso de las 2 de la mañana es la mejor hora para ponerse a observar. En la zona del cielo donde supuestamente se concentran mayor número de estrellas fugaces es entrela constelación de Casiopea y Perseo (de ahí el nombredel fenómeno), mirando hacia el nordeste. La constelación de Casiopeaes fácilmente distinguible por su forma en W. Aquí debajo os dejo un mapa del cielo sacado con Stellarium para que lo encuadreis másfácilmente.

En el centro de la imagen teneis las dos constelaciones. (Pincha para ampliar).
 
* Tendremos por estas fechas un eclipse de Luna. Será un  eclipse parcial desde España el día 16. Se empezará a notar sombra enla Luna sobre las 21:30 y el eclipse alcanzará su máximo a las 23:10.Acabará a las 00:45, ya en día 17.

* Las constelaciones más fácilmente identificables en pleno agosto son Casiopea, Perseo, la Osa Mayor, el Cisne, parte de la del Boyero y parte del Escorpión. La Osa Menor también es típica de todas las épocas, pero en ciudad ni siquiera la estrella Polar es tan brillante como se podría pensar. Aquí abajo os dejo otro plano.


Parte del cielo con las constelaciones más visibles. (Pincha para ampliar)

* El planeta más destacable es Júpiter, que después de la Luna es lo más luminoso de las noches jóvenes de agosto. No está muy alto en el horizonte y ronda el sur y el oeste a eso de las 11, las 12 incluso la 1 de la madrugada, en la constelación de Aries. Urano también lo podreis encontrar entre las constelaciones de Piscis y Acuario, pero aún pudiéndose ver a simple vista, en ciudad es muy difícil de localizar.

En cuanto a Mercurio, Marte o Venus, también son muy dificiles de observar. Marte se oculta en el horizonte muy rápido, antes de las 12 de la noche hacia el suroeste, aunque es el mejor posicionado de lostres. Venus es invisible en todo el mes, hasta los últimos días, cuando empieza a aparecer como lo que le llaman "el lucero del alba", por el este. Y Mercurio es bastante chungo de ver, como siempre, debido a sucercanía al Sol. Quizá es en los amaneceres de la segunda quincena del mes cuando mejor se le puede ver.

No flipeis con Plutón, que por mucho monte al que os subais no lo vereis a simple vista.

* Las estrellas. En esta época también es característico el Triángulo de Verano,f ormado por las 3 estrellas más brillantes del cielo, bastante arriba del horizonte. Las 3 estrellas se conocen desde hace muchos siglos: Vega, Altair y Deneb. Cada una pertenece a una constelación (Deneb a la del Cisne) pero entre las 3 forman un triángulo casi recto. Ésta también es la mejor época para ver, en zonas alejadas de la luz de las ciudades (en vuestro pueblo o en un monte), el brazo de la Vía Láctea que atraviesa el cielo, que pasa por medio del triángulo.

Vega es la más luminosa de las tres, es unas tres veces nuestro sol y está "cerca", a 26 años luz de la Tierra. Dentro de unos 12.000 añosse convertirá en nuestra próxima estrella Polar (que en el fondo nos la pela, porque por mucho que no querais, para entonces no vais a estar pululando por aquí…). Altair es la más cercana, a 16 años luz, y tiene la peculiaridad de ser una estrella ovalada, por su rápida rotación. Por último, Deneb es un mostrenco de estrella, unas 60.000 veces nuestro sol, y está mucho más lejos de nosotros, a 1.800 años luz, así que imaginad el mérito que tiene el que nos llegue tan brillante.


El Triángulo de Verano. (Pincha para ampliar)

La mentira del cambio climático

Después de unos diítas en Oporto, me apetece hablaros de esto. Ya sé lo que está pensando algún truhán de vosotros al leer el título. Que si Rajoy, que si su primo. No me refiero a que el cambio climático sea mentira, ni que las causas que nos cuentan sobre su origen sean mentira. Me refiero a la solución. O lo que los gobernantes y otros, digamos que gentecilla, proponen como solución al cambi oclimático. 

No voy a entrar ni en las causas ni en los detalles del fenómeno en sí, sino en lo que nos quieren hacer pensar que va a evitar el temido efecto mundial. Porque es verdad quetoda la gente de a pie del primer mundo consumimos y derrochamos sobremanera. Pero estoy empezando a estar hasta los que todos imaginais de que siempre sea a nosotros, a las personas en su día a día, a los que se nos trate como inconscientes, poniéndonos en el punto de mira y "aconsejándonos" o incluso prohibiéndonos esto y lo otro cuando algún mandamás tiene alguna idea feliz. 

Algún día antes de evadirme a Portugal, ya vino el señor Sebastián a salvarnos la vida a todos los españoles. Nos va a "regalar" 49 millones de bombillas de bajo consumo para que nos concienciemos en esto del ahorro y del respeto al medio ambiente. El regalar va entre comillas porque las vamos a pagar todos (bueno, yo no que todavía no declaro). Se gastará unos 245 millones de euros hasta 2011 y ya de paso se ahorrarán un par de barriles de petróleo con la diferencia de consumo entre las viejas y las nuevas bombillas. Ahora yo pregunto, ¿cuántas bombillas de bajo consumo tienes tú, lector fiel, ya en tu casa? Seguramente un cojón.

Pero la cosa no queda ahí. Hay más medidas positifas fara tofos, que nos permitirán ahorrar y contribuir como gente de bien a que el cambio climático sea menos cambio; reducir un 20% la velocidad en los tramos de carreteras cercanos a las ciudades .Ahora yo me vuelvo a preguntar, si quieres ahorrar ¿por qué no coges tú, señor Sebastián, con todos los políticos de todas las zonas y signos y os bajais el sueldo? o ¿por qué no dejais de comprar Mercedes y Audis para los 20 coches oficiales que llevais a cada sitio y que consumen como 3 veces lo que uno normal, y os conformais con otros más respetuosos con nuestro medio ambiente? ¿Por qué no cogeis el Metro? ¿El autobús? ¿El tren regional? ¿Un avión normal en clase turista?


Jué colega, ¡pedazo submarino, tron!

Quizá estoy siendo un poco injusto. Nuestro ministro quiso entrar al Congreso de los Diputados sin corbata, para que la tropa se uniera a él y se pudieran subir unos gradillos el aire acondicionado de la sala y así ahorrar. Pero las reglas son las reglas y tuvo que ir al baño a mear (oa cagar, quien sabe) y a ponerese la corbata. Pobre, es presa de las circunstancias. Pero no pasa nada, hay más medidas y consejos para elespañolito medio ya no tan retaquete e ignorante como antaño. Según suspropias palabras, se ahorra energía "evitando las frenadas innecesarias o las ventanillas abiertas". También ha comentado que controlando la "presión de los neumáticos" se puede ahorrar hasta un 3% en gasofa. Tu coche es una tartana, no te puedes permitir otro que lleve aire acondicionado (que digo yo que el a.c. también consume y contamina). Da igual, sube las ventanillas y cuécete. Tampoco frenes innecesariamente. Puede que al habértelo pensado dos veces ya te hayas dado la hostia de tu vida, pero habrás contribuido al no cambio climático. Serás un héroe. Ni siquiera compruebes la presión de las ruedas por tu seguridad, acabamos de ver que eso no te importa ni a ti mismo. Hazlo por el no cambio climático. Serás doblemente héroe.

Luego viene Al Gore, el gran hombre que nos conciencia a todos de que debemos alzarnos cada mañana en la lucha contra el cambio climático. Pero,amigo mío, ¿qué coño me estás contando? Al Gore, no es como cualquier americano medio que consume unas tres veces más de todo que un europeo .El señor Al Gore consume de energía veinte veces lo que un americano medio. Y no sólo por sus viajes transatlánticos para enseñarnos la verdad, sino en el intachable día a día de su lujosa mansión. Él tiene un Oscar, tú no.


Al Gore, en plena charla, deleita a los asistentes con una de sus muchas anécdotas en el Metro.

A lo que quiero llegar con esta reflexión in the middle of the night (me podría extender con mil ejemplos y otros temas relacionados) no es a la hipocresía de esta gente, que sí, que por sumanera de vivir es razonable que consuman más que los demás, pero ni de coña tanto, sino a que las medidas las enfocan a las personas y no a las empresas. La contaminación de coches y otros vehículos particulares es mucha, nadie lo duda y ciertamente es en lo que más nostienen que "apretar" a la hora de que nosotros contribuyamos a frenar el calentamiento global. Pero, ¿y las empresas? ¿Y toda la enorme y tremenda cantidad de humazos que emiten las fábricas de todo el mundo? ¿De qué sirve que yo separe y recicle con el espectacular volumen de mierda que generan las fábricas y que entierran y vierten? Son medidas de risa las que nos cuentan de vez en cuando. La última es la conclusión del G8 (cenas a parte), en la que se comprometen a reducir las emisiones a la mitad en, al loro, el 2050. Sí señor, gran compromiso, casi cuando llegue el 2050 lo dejamos para el 2100.

Está claro que no interesa presionar demasiado a las grandes empresas con medidas que las obliguen a cambiar en gran parte sus estructuras, no vaya a ser que se nos vayan del país donde están a otro que no pida tales medidas. Así que la estrategia de los gobiernos es planear cositas que afecten a las personas, hacerlas creer que son las principales responsables de la situación y de paso aparentar que ellos se preocupan de verdad por estos temas.

El despiste de su vida

Puede ser ésta la primera vez que me pongo serio en el blog. Supongo que muchos de los que leais ésto habreis oído o habreis leido lo que se conoció ayer en Sevilla. Un padre dejó a su hijo de dos años en el coche mientras iba a hacer gestiones y papeleos. Al volver, el padre se encontró con que al niño le había dado un golpe de calor y fue al hospital, donde ya no pudieron hacer nada por recuperar al chavalín. Por desgracia, el martes pasado murió, y hoy ha saltado la noticia sin demasiados detalles. No pienso defender o no criticar a ese padre que se olvida de su niño varias horas, encerrado en el coche, y dándole el solitrón de Sevilla, a 40 grados, faltaría más. Pero me engañaría si no digo que es un despiste, una cagada tremenda, que le podría ocurrir hasta al más responsable.

Como digo, no se han contado demasiado, o yo no los conozco, todos los detalles alrededor de la noticia. Pero es inevitable pensar cómo pueden ocurrir cosas como estas. Por lo que parece, la familia es una familia totalmente normal, como cualquiera que a uno se le pueda venir a la cabeza. Y a partir de aquí, yo me pongo a suponer cosas, y puedo hasta entender en cierta manera que pueda ocurrir algo así. Imaginaos que es el primer hijo de la pareja, o aunque no lo sea, el padre, por su trabajo, por horarios, por costumbre, por acuerdo con su mujer, por lo que sea, no se suele hacer cargo del niño en sus horas de trabajo. Nunca lo lleva con él cuando va de un lado a otro con el coche, a los papeleos de la familia de los que él se ocupa, o al trabajo mismo (como parece lógico).

Un día, por cualquier cosa, le toca encargarse a él de cuidar a su hijo en ese momento del día, de forma extraordinaria. Y el padre va de un sitio a otro, al banco, a la gestoría, un momento a su trabajo para recoger unos papeles, terminar alguna chapuza o hablar un momento con un compañero sobre un asunto del trabajo. Es un momento. Voy y vuelvo. Pero ya que está ahí, el padre hace algo del trabajo, avanza algo, alquien le pide un favor, intenta resolver un problema que otro no puede. Y el favor dura 3 horas, las justas para que el padre se centre sin pensarlo en lo que se centra todos los días, en su rutina. Con el "detalle" de que ese día tiene a su hijo en el asiento de atrás. Y cuando vuelve, quizá porque repentinamente se da cuenta de su hijo, corriendo le coge y se lo encuentra mal. Va al hospital y le dicen que no pueden hacer ya nada por el pequeñín.

Yo pienso en lo que pueda estar ahora ocurriendo en esa familia. En lo que estará ahora pensando la madre de su marido. En lo que le estará pasando por la cabeza al padre. En saber que quizá nunca ha hecho nada mal, vive normal, no tiene ningún problema de ningún tipo con nadie, quiere a su hijo como cualquier padre quiere al suyo, se preocupa de él como todo padre se preocupa de sus hijos. Pero sabe que la ha cagado. No lo ha hecho a propósito, ¡ni mucho menos! Quizá si el coche hubiese estado a la sombra no habría pasado absolutamente nada. Quizá, pero no hay marcha atrás. Es el despiste de su vida. Y por desgracia, lo ha pagado demasiado caro. Y lo seguirá pagando demasiado caro.

Ya os digo que por supuesto no pretendo excusar al padre de ninguna manera. Esto es algo que no te puede ocurrir. Coño, eres tú el que tiene que estar al tanto de tus hijos, ¡eres el padre! Pero no puedo evitar eso, ponerme en la piel de ese hombre pensando que es un padre completamente normal, y entender que puede pasar.