El cine de acción de calidad está de luto. Ha fallecido Tony Scott.

Vuelvo de una breve escapada a Alarcón, pequeña población de Cuenca con un conjunto onumental impresionante y que recomiendo con entusiasmo, cuando me entero de la triste noticia de que ha fallecido uno de mis directores favoritos del cine de acción.

La maldición de Tony Scott fue ser hermano de Ridley Scott que tiene dos obras maestras absolutas como son Alien y Blade Runner que lo colocaron en el estatus de director de culto y genio ciematográfico, aunque nunca haya vuelto a llegar tan alto.

Pero si uno se olvida de las comparaciones, de quien es hermano, o de cómo la genética puede dar resultados distintos con los mismos progenitores, y simplemente mira las películas que dirigió, estamos hablando de uno de los mejores directores de acción, con películas trepidantes, buenos guiones, interpretaciones convincentes, repartos magníficos y sentido del humor y del drama muy bien dosificados.

Ejemplo de todo esto son, por ejemplo, Top Gun, la película que le lanzó a la fama, Días de Trueno, Amor a quemarropa, de la que Tarantino (su guionista) abomina pero que creo que es una película imprescindible, Marea Roja, Enemigo público , El fuego de la venganza, una visión muy pasada de vueltas de un día de furia, Deja Vu, una de las pocas que hizo de ciencia ficción y que salió bordada, Asalto al tren Pelham 1,2,3 o Imparable, estas dos últimas de lo mejor que había hecho, sus dos últimas películas y que mostraban en la magnífica forma en la que estaba.

Aún así, mi película favorita, que seguramente no sea la mejor, es el último Boy Scaut, con Bruce Willis, una historia de venganza con mucha mala leche, muchos tacos, y la combinación perfecta de drama y humor que tan bien manejaba. Y un Bruce Willis que estaba tan bien como en la jungla de cristal. Peliculón palomitero con diálogos impagables y testosterona a raudales. Ese "Si me tocas te mato." Muy recomendable.

Trabajó con actores excelentes y algunos de los más grandes protagonizaron sus películas. Aparte del mencionado Bruce Willis, también participaron Denzel Washington en cinco de sus mejores películas, Tom Cruise en dos, Will Smith en otra, Robert de Niro, Kevin Costner, Brad Pitt, Robert Redford, todos ellos en el mejor momento de sus carreras y siempre arropados por grandísimos secundarios de la talla de, por ejemplo, Gene Hackman o John Travolta.

Además, en muchas de sus películas había referencias a los comics, como la discusión sobre Silver Surfer en Marea Roja o el protagonisa de Amor a quemarropa, que tiene una tienda de comics.

Por resumir, es una auténtica lástima que se haya ido, estaba pleno de vitalidad produciendo series, con multitud de proyectos… El cine de acción de calidad tiene un hueco muy grande que llenar.

Saludos fremen.