El mejor cómic de Spiderman de los últimos 20 años: Ultimate Spiderman

El Spiderman original nació de la mano de Stan Lee y Steve Ditko en 1962. Fue un logro impresionante pues rompía bastante con los demás personajes que existían pues era un adolescente mucho más real que los que aparecían hasta el momento, protagonista y no compañero de héroe, y con problemas mundanos que se mezclaban con las historias heroicas.

En el año 2000 habían pasado 38 años de historias de Spiderman con hasta cuatro colecciones simultáneas. A pesar del  tradicional de los comics de supérheroes, poco queda del héroe de entonces. Ha luchado más allá de las estrellas, se ha unido a los Vengadores, Patrulla X, Cuatro Fantásticos y prácticamente cualquier personaje, sea de Marvel o no. Han muerto en algún momento la mitad de los personajes secundarios, le han clonado, ha tenido seis brazos y, junto a grandes autores, algunos de los peores autores de la industria han metido mano al personaje. Hay grandísimas historias detrás pero ya no es el mismo Spiderman y no es accesible a quien no lo ha seguido. También hay que  tener en cuenta que en 1999 Sony compra los derechos de Spiderman y Spiderman va a ser una gran superproducción. Es necesario que se pueda leer una serie de Spiderman para alguien que lo conozca por la película.

Con todo estoen mente  se decidió relanzar a los principales personajes  de Marvel creándolos de nuevo, partiendo de la base de cómo serían ahora. Había cosas que en los 60 funcionaban pero que para el público del nuevo milenio chirriaban y se eliminaba de un plumazo toda la continuidad para siempre (a por el momento, más bien). Esto se haría en la línea Ultimate, que sería una línea que contaría la historia de los personajes desde cero mientras se mantiene la continuidad tradicional en las demás colecciones.

Así en el año 2000 aparece Ultimate Spiderman 1, obra de Brian Michael Bendis (Powers) y Mark Bagley (The New Warriors).

La reacción es unánime. El nuevo Peter Parker es un adolescente actual picado por una araña radiactiva pero a partir de ahí todo cambia.  Hay que matizar lo de todo cambia: hay historias distintas pero los personajes clásicos van apareciendo, tienen puntos en común pero cambian en todo lo demás. Sin embargo, hay un profundo respeto subyacente a la obra original, el espíritu se mantiene por los que se consigue algo nuevo y diferente , pero familiar y muy, muy bueno.

Hay angustia adolescente con problemas más grandes que la vida misma para un chico de 16 años, pero hay mucho sentido del humor, casi comedia de enredos, y mucha épica también. Sigue siendo un cómic de superhéroes, pero de mucha calidad. 

La clave es el guionista. Brian Michael Bendis es un genio con los diálogos. Consigue hacer conversaciones que parecen reales, de la calle, y convertirlas en diálogos rápidos y chispeantes. Además, es absolutamente cinematográfica, pero para bien.

En los 90 un grupo de grandes dibujantes crearon Image comics y prescindieron de los guionistas (ya sé que estaba Scott Lobdell, por eso lo digo). El resultado eran comics de 24 páginas con 8 páginas dobles y tres viñetas en las restantes páginas. Espectáculo por las nubes pero no había narrativa y en cuanto a la historia, Unreal Tournament tenía más historia.

Aquí no pasa eso, se prescinde de los cartuchos y se narra la historia de forma visual, a través de las imágenes con los diálogos precisos. El dibujo de Mark Bagley no es un dibujo preciosista aunque sí muy expresivo y dinámico con una composición de página muy ágil y una narrativa muy efectiva.

Durante 160 números este tándem,con la incorporación al final de buenos dibujantes como Stuart Immonem y el español David, narraron las aventuras del chaval y las vicisitudes con las que se tiene que enfrentar mostrando a través de grandes historias, divertidas, intensas, emocionantes como ningún cómic de Spiderman había mostrado nunca, lo que significa que "un gran poder conlleva una gran responsabilidad". No hay dualidad entre quien es Spiderman y quien es Peter Parker y es la misma persona la que muestra el significado de ser un auteéntico héroe, hasta el final de la historia, un auténtico shock que, aunque entiendo y refuerza todo lo anterior, aunque tiene sentido y es consecuente, no deja de entristecerme y enfurecerme según el momento, es un buen final pero, como todo final de algo que te gusta, no quieres que lo sea.

Es un gran cómic y lo recomiendo a quien quiera disfrutar de una lectura muy amena e interesante. Saludos fremen.