Torchwood: El día del milagro

En el año 2005, Russell T. Davies, el reanimador de Doctor Who, hizo un spin off de esta serie e incorporó al Capitán Jack Harckness como líder de un grupo que busca alienígenas para proteger a la tierra. De una serie muy entretenida que en las dos primeras temporadas tuvo muy buenos episodios y una tercera temporada de solo 5 episodios, Los niños de la Tierra, que cuenta una trama de traición a la humanidad y es un salto en la calidad de la serie, pasaron a la magistral cuarta temporada.

En esta temporada, el inmortal Jack Harkness y la ex-policía Gwen Cooper se enfrentan al paraíso en la tierra: La muerte parece que se ha ido de vacaciones así que nadie muere.

Ese interesante planteamiento deriva rápidamante hacia las consecuencias de que no muera nadie, más el porqué ha pasado y quién está detrás. Aunque tan interesante como esto son las consecuencias del cambio de paradigma. que se retrratan con gran inteligencia.

En diez magistrales capítulos avanza la trama con giros cada vez más oscuros, con una imagen de nuestra sociedad no muy idílica, hacia un espectacular final con la puerta abierta para una quinta temporada que aún no se ha rodado.

Se nota que el creador de la serie estaba realmente interesado en ella en esta nueva temporada porque escribe la mayoría de los episodios que tienen todos ellos una calidad sobresaliente.

El escenario se traslada de Cardiff, ubicación de las anteriores temporadas, a Estados Unidos, posiblemente por la co-participación del canal Starz con la BBC en la producción de la misma, e incorpora a algunos actores americanos que hacen un buen papel.

También trabaja Bill Pullman en el papel más desagradable que haya hecho en su carrera, la de un asesino pedófilo condenado a muerte que por el día del milagro… bueno, es mejor verlo directamente.

La serie merece la pena, es una buena historia de ciencia ficción y con personajes muy carismáticos. Actualmente están reponiéndola desde la primera temporada en el canal AXN. Muy recomendable para todos los aficionados a la buena ciencia ficción.

Saludos fremen.