Las nuevas series: Last Resort

El episodio piloto es espectacular. Un submarino nuclear armado con misiles de largo alcance tácticos y nucleares se niega a aceptar una dudosa orden de lanzar un ataque nuclear contra Pakistan, convirtíendose en enemigo de su propio país, USA.

Las consecuencias de esta decisión, el porqué del ataque y las reacciones de los demás países y del suyo propio, que serán tan diversas como sus intereses, son el motor de los dos primeros episodios de una serie creada por Shawn Ryan, creador de la serie de culto The Shield.

Con una trama que podría ser imaginada por Tom Clancy, plantea la incómoda idea de qué pasaría sí el capitán de un submarino con poder suficiente para destruir cualquier país, si no de desatar un invierno nuclear, se declarara en rebeldía, tomara una isla e hiciera de ella su país.

También plantea si todas las órdenes se han de obedecer sin cuestionarlas.

Si es primero el honor o la lealtad.

Y de paso, qué es lo que sucede si le tocas las narices al gobierno de USA.

El segundo capítulo mantiene el interés, con ataque de las fuerzas especiales incluido.

Pero, además de acción, hay personajes convincentemente interpretados por Andre Braugher como el Capítan,  Scott Speedman como el oficial ejecutivo, o Robert Patrick como el contramaestre, papel de este último que tiene mucha miga.

Además han buscado que hubiera algo más de interés aparte de la camaradería entre soldados y hay sodados y oficiales femeninas en el USS Colorado. En estos dos episodios no hay mucho espacio para la confraternización, liados como están con eso de seguir vivos, pero han dejado plantadas las semillas para que pueda cambar en el futuro.

El planteamiento es muy interesante y abre la puerta a multitud de opciones, en estos dos primeros episodios no defrauda y aunque se decantan más a la acción que a los planteamientos geopolíticios o personales, sí los apuntan.

Una serie que merece la pena ver. Saludos fremen.