Las diez mejores aventuras gráficas de todos los tiempos (Primera parte)

Enfrascado como ando en finalizar La fuga de Deponia, me ha dado por recordar algunos de los grandes juegos de este género, uno de mis favoritos.

Lo mejor de las aventuras gráficas fueron dos cosas:

Unos gráficos inigualables.

Cuando los PCs mostraban gráficos con píxeles como puños y en general eran más bien feos, las aventuras gráficas apabullaban con sus gráficos. Aunque, en realidad, lo que estaban mostrando era un fondo dibujado, normalmente a mano, sobre el que se movía e interactuaba el personaje. La belleza de esos fondos y el diseño de la aventura conseguía una inmersión mucho mayor que los demás juegos: te entraba por los ojos.

El guión era fundamental.

De hecho, estos juegos se basan en una gran historia para ser grandes juegos. Con el paso de los años los gráficos se han visto ampliamente superados pero las grandes historias permancen.
De todas formas, aunque el apogeo de las aventuras gráficas hace tiempo que pasó, no han desaparecido y aún se mantienen, o bien puras como puedan ser las de Pendulo o La Fuga de Deponia, o híbridas con otras mecánicas, como puedan ser L.A. Noir o Heavy Rain.
No van en orden porque eso varía. Simplemente son realmente muy buenas.

 

King’s Quest V (1990)

Fue la primera aventura gráfica que jugué cuando me compré mi flamante IBM PS2 con monitor VGA. El juego era impresionante. Una gran aventura con parajes muy variados, laberintos, puzzles, la posibilidad de morir y unos gráficos fastuosos a todo color (256, en realidad). Incluso tenía música y efectos a pesar de utilizar el chip de sonido del PC que era indescriptiblemente limitado. La épica pelea final con todas esas transformaciones, el paraje con los lobos y la luna llena, el buho y el protagonista, Graham. Fue una gran aventura que, en mi opinión, nunca fue igualada por las siguientes de Roberta Williams. El paso a las 3D fue su perdición.

Indiana Jones y el destino de Atlantis (1992)

 

 

Obviamente, era una aventura que partía con ventaja porque contaba con Indiana Jones de protagonista, aunque viendo los juegos que posteriromente hicieron con él (The infernal Machine, como triste ejemplo), se demuestra que no es el personaje lo que hace el juego.
La aventura en busca de Atlantis estaba basada en el guión para una cuarta película que hasta muchos años después no se hizo y ya con otra historia (La calavera de cristal). De ese guión también se hizo un buen comic, Indiana Jones y las llaves de Atlantis.
El caso es que es un ejemplo de libro de lo que es una gran aventura gráfico: gráficos magistrales que muestran los parajes donde se desarrolla la aventura, protagonistas con mucho carisma, grandes diálogos, puzzles enrevesados y desafiantes pero lógicos, una aventura más grande que la vida y tres finales diferentes, así como peleas con los nazis como propina. El juego es una delicia y salvo que los gráficos ahora son encantadores y no impresionantes, sigue tan divertido como entonces.

The Secret of Monkey Island (1990)

Sus creadores pasaron a la historia por este videojuego, Tim Schaffer y Ron Gilbert, por hacer una de las mejores y más divertidas aventuras gráficas de todos los tiempos. Guybrush Threepwood, LeChuck o Elaine han cautivado a miles de jugadores con su histora de piratas, grog, un mono con tres cabezas, un pollo con polea, el duelo de insultos, el vudú y tantos miles de detalles. La historia del pirata que quiere rescatar a la gobernadora tiene una versión no oficial en la película Piratas del Caribe. Las siguientes ya se fueron por donde les llevaron las mareas misteriosas, pero no fue a buen puerto, eso seguro.

Parece que la gran influencia del juego fue la novela "En costas Extrañas", del sensacional escritor de fantasía Tim Powers, pero es asombroso porque para convertir una novela oscura, sobrenatural y con ciertos tintas de terror en uno de los juegos más divertidos de la historia,se  necesita mucha imaginación.

El juego destaca por sus diálogos, en los que participó uno de los mejores escritores de Ciencia Ficción, Orson Scott Card, autor, entre otros de El juego de Ender y la voz de los muertos y ganador del premio Hugo, del Nebula, del Locus y del Premio mundial de Fantasía. Muy buenos padres que dieron a luz un hijo superdotado y que utilizaba el SCUMM, que sería fundamental. Un sistema por el cual la música se adaptaba a lo que estaba sucediendo.

Hace un par de años Lucas Arts sacó un remake alucinante en el que mejoraron los gráficos para convertirlos en alta definición pero si querías jugar con los gráficos originales no había más que pulsar un botón y cambiaban instantaneamente. Algo parecido a lo que hizo Microsoft con su remaake de Halo Combat Evolved. Un gran trabajo, los nostálgicos lo pueden disfrutar tal cual y los que lleguen de nuevo podrán disfrutarlo sin la barrera de unos gráficos en 16 colores.

Monkey Island 2: LeChuck’s Revenge (1991)

La segunda parte es tan buena como la primera. Sus autores son los mismos pero el juego ya contaba con unos preciosos gráficos VGA de 256 colores muy bien aprovechados. Aquí Guybrush, rico gracias a sus anteriores andanzas, se ve despojado de su riqueza y de la gobernadora por Largo Lagrande y tendrá que encontrar el tesoro de Big Whoop y luchar contra LeChuck, ahora como Zombie.

Divertidísima, tiene momentos delirantes e incluye detalles como poder asomarse por un tronco cortado al bosque de Melee Island del primer Monkey Island. Los videojuegos son el único género en que las segundas aprtes sueen ser mejores que las primeras. En este caso va en gustos, pero lo que es seguro es que es tan buena como la primera parte.También tiene una edición como el anterior que permite jugar con los gráficos en alta definición o con los gráficos originales.

Broken Sword: La leyenda de los templarios (1996)

El comienzo es uno de los más famosos de los juegos de PC. Empieza con los títulos de crédito recorriendo París a vuelo de pájaro hasta llegar a un coqueto rincón en el que hay un café que de repente estalla después de que un payaso entre en el café y deje allí su acordeón. De esta historia a descubrir el secreto de los templarios recorriendo medio mundo, entre ellos París, España, Siria, Escocia e Irlanda a través de investigación, giros inesperados y dos grandes personajes, Nico Collard, una periodista francesa y George Stobbard, un turista americano que se encontraba tomando un café en el sitio equivocado.

La aventura se ha publicado en diversas plataformas. Además hay una versión del director que cuenta con algunos puzzles nuevos y cinemátics con dibujos de Dave Gibbons, el dibujante de Watrchmen.

La historia es muy buena y la química entre los personajes protagonistas sería "homenajeada" por Pendulo Studios en sus juegos de Runaway. Los puzzles son ingeniosos pero no demasiado difíciles, incluso el de la cabra que luego se ha convertido en todo un símbolo de Revolution, la empresa de Charles Cecil el creador de Broken Sword.

La segunda parte es casi tan buena como la primera, pero como solo hay sitio para diez, no se puede incluir. Las restantes son considerablemente peores. Es otra saga que no llevó bien el paso a las 3D.

Hasta aquí la primera parte, mañana subire la segunda.

Saludos fremen.