Phoenix Wright Ace Attorney La película

Nueva adaptación de un videojuego al cine y nuevo fiasco de proporciones colosales.

Phoenix Wright Ace Attorney adapta algunos casos de la famosa saga que apareció en Nintendo DS. La trama es interesante pero la realización es espeluznante.

Takeshi Miike, el director, es famoso por películas como Audition, 13 Samurais  o Ichi The Killer y también por ser muy prolífico llegando incluso a aparecer acreditado en 15 películas en el mismo año. Lo que está claro es que con ese ritmo de trabajo es difícil filmar solo obras maestras y desde luego esta película está bastante lejos.

Imagino que lo que ha querido es mantener la esencia del juego pero para alguien que no haya jugado lo que se encontrará será:

Phoenix Wright es un abogado inexperto, que luego mejorará pero que está más que sobractuado, parece una caricatura, con la enorme cantidad de gestos que hace, con la boca, con los ojos, con las manos, con el cuerpo, no hay exageración que no pueda realizar, aunque siempre se ve superado por su amigo y en general todos los actores están pasadísimos. Una forma de interpretar tan excesiva que parece una parodia de una historia de abogados.

Las salidas y soluciones al juicio se suceden porque en el guión lo pone. Por mucha buena fe que haya, las casualidades y las pruebas que aparecen y encajan mágicamente chocan de frente contra la lógica más elemental.

Los personajes son caricaturescos todos.

Aparece el tejón azul (¿?) especie de teletubbie para meter su mano de peluche e impedir que el juez pronincie un veredicto.

Llaman a declarar a un Papagayo, clave para la resolución del caso.

En el mismo juicio se pueden juzgar tres casos distintos pasando testigos a acusados e incluso abogados a acusados sin necesidad de instruir causa alguna. Se parece más a la rueda de la fortuna que a un juicio. Eso sí, los juzgados japoneses no tendrían retrasos en la justicia (ni justicia si ya estamos).

La película es o muy, muy japonesa y por eso me parece tan pasada de vueltas y que desprecia la lógica más elemental o es directamente muy, muy mala. Quizá los fans del juego le encuentren alicientes pero si no lo has jugado como es mi caso es un enorme despropósito rayano en la esupidez.

Por los gestos exagerados, las monerías y las caídas, a lo mejrotambién hubiera gustado a los niños de seis años, pero como dura dos horas quince minutos lo dudo bastante. Porque esa es otra, es larga pero se hace larguísima.

Definitivmente, jugaré el juego porque me lo han recomendado mucho, pero la película, no hay por donde cogerla. Opta con muchos números a peor película que he visto este año. Y he visto Crepúsculo: Amanecer segunda parte y Green Lantern.

Saludos fremen.