Una serie a recuperar: The shield

Es curioso como llegué a la serie. La verdad, nunca me había llamado la atención pero este año he visto dos series que me han gustado mucho. "Vegas", con Dennis Quaid y Michael Chiklis en la que este último se come a Dennis Quaid y borda el papel y "Último destino" (Last resort) de Shawn Ryan, de lo mejor del año y que ya emite en España AXN.

El caso es que  tanto Shawn Ryan como Michael Chiklis son los motores principales de The Shield y decidí probar a ver qué tal. Llevaba años oyendo que era dura pero muy buena y había ganado tanto un Emmy como dos globos de oro y multitud de nominaciones,

La serie es impresionante. Trata sobre una comisaría en el distrito de Farmington, en Los Ángeles, un barrio ficticio que reúne lo peor del Bronx y Harlem y en la que los métodos para mantener la paz no son demasiado ortodoxos, por decirlo suavemente.

Nunca he visto una serie policiaca así. Los casos son duros y brutales en muchas ocasiones pero no pierden la humanidad, una humanidad a veces bastante desapegada por parte de los policías que están absolutamente desbordados por la situación. En realidad esa es la clave de la serie. Los distintos policías que están en la comisaría tienen cada uno su forma de lidiar con ellos.

Tenemos el grupo de intervenciones liderado por Michael Chiklis que utiliza los mismos métodos que los criminales para que le tengan más miedo que a los otros criminales y se mantengan las cosas en calma. Pero no es ningún héroe, también saca tajada de esa situación y es capaz de todo por proteger su tapadera.

Junto a él está su mano derecha, el gran Walter Goggins que  está tan bien aquí como en Justfied haciendo de Boyd Crowder.

Está también el  capitán Aceveda, que llega con la vitola de querer hacer bien las cosas pero lo que quiere es un puesto en la alcaldía y si es desmontando una trama de corrupción policial, mejor.

Por otro lado están los detectives Dutch y  Wyms, interpretada esta última por Cch Punder, la señora Frederiks de  warehouse 13. Detectives muy hábiles que parecen no encajar en un entorno en que la fuerza tiene mucha más presencia que la inteligencia pero que hacen una labor fundamental si quieren que los casos se puedan presentar en un juzgado.

Pero la serie no es un compendio de casos brutales y acciones brutales. Los guiones corren a cargo de gente tan capacitada como el propio Shawn Ryan o Glen Mazzara, el showrunner recién despedido de The Walking Dead después de llevar la serie a lo más alto. En ellos las historias sobre los policías, los problemas para que no les pillen por sus métodos o sus trapicheos, las ambiciones políticas y las tramas humanas dan una panorámica de la vida de la comisaría que no se ha visto en ninguna serie policiaca. 

Además, a la serie no se le notan los años. La primera temporada fue en el 2002 y diez años después sigue siendo tan viva, tan fuerte y tan impresionante como el primer día, lo que la convierte automáticamente en un clásico porque ¿cuantas series de hace diez años aguantan hoy un segundo visionado?

Por supuesto, es para mayores de 18 años por su crudeza, violencia y unas cuantas imágenes desasosegantes, pero también por la madurez de sus guiones y lo desesperanzado que muestra el mundo en que se desarrolla.

Ojo, también hay "buenos",  pero todos tienen sus sombras de gris, es decir, son personas, no arquetipos.

En resumidas cuentas, merece la pena verla porque es una de las mejores series que se pueden ver en la historia de la televisión.

Mi serie favorita de todos los tiempos es El ala Oeste de la Casa Blanca. Creo que la siguiente es esta y sólo he visto temporada y media, por lo que aún hay tiempo para mejorar su posición.

Saludos fremen y feliz año nuevo,