Nominadas al Oscar a la mejor película: Django desencadenado

Quentin Tarantino es un gran director con la maldición que persiguió a Orson Welles: Hizo sus mejores obras al principio de su carrera y lo que posteriormente ha realizado, aunque pueda haber sido bueno, no resiste la comparación.

En mi opinión su mejor película es Reservoir Dogs y seguida muy de cerca por Pulp Fiction. En ellas contar una buena historia desde varios puntos de vista con personajes muy carismáticos con diálogos inolvidables y todo con unas altas dosis de violencia hacía unas películas redondas y diferentes a lo que se veía hasta el momento.

Solo he disfrutado así de una película de Tarantino desde entonces y fue con Malditos Bastardos. Mismas dosis de mala leche, un gran final y personajes muy carismáticos con grandes diálogos. Además, ahí descubría a un grandísimo actor, Christopher Waltz, que Tarantino ha recuperado para Django desencadenado.

Django desencadenado cuenta la historia de cómo un esclavo intenta recuperar a su esposa de una plantación de Mississippi con la ayuda de un alemán cazarecompensas.

La película tiene dos partes bien diferenciadas y el final. La primera parte es apasionante, desde el primer fotograma hasta la llegada a la plantación de Mississippi, toda la historia de Django, su aprendizaje, su desarrollo es muy interesante y vertiginoso. La réplica que da Jamie Fox es muy correcta, aunque le roba la escena Christopher Waltz en bastantes ocasiones, pues esu papel es muy lucido.

La segunda parte no es tan brillante. La farsa que elaboran y cómo se lía todo está bien hecho y resulta creíble pero se hace bastante largo.

El final por el contrario tiene lo mejor y lo peor del último Tarantino. Muchos tiros, muchas balas, lo que está bien, pero lo vuelve a alargar en exceso, lo que ya no está tan bien.

Las imágenes de la película pasan por el filtro de los Spaguetti-Western y la forma de contarla es casi totalmente lineal, con algunos breves flashbacks. Ha perdido la capacidad de síntesis que si bien nunca fue su fuerte siempre consiguió dominarse para que no le salieran películas de casi tres horas a la que le pueden sobrar fácilmente 45 minutos. La mayoría de esos minutos tristemente son para lucimiento de DiCaprio que hace de dueño de la plantación hijo de puta. Lo hace muy bien, aunque ahí el que se lo come es Samuel L. Jackson, como esclavo favorito que lleva la casa y que vendería a su madre por el dueño.

El retrato de la sociedad y de la esclavitud es terrible y brutal, muy desasosegante y lleva a plantearse en que mundo viven en el cual dos cazarrecomepnsas son mucho mejores personas que los prohombres de la época. Desde luego, la crítica a la sociedad de la época es despiadada y después de verla me lleva a pensar que Spike Lee buscaba publicidad barata. Una pena, fuen un buen director, debería dedicarse a eso. Pero, después de lo visto, que critique la película por su tratamiento de la esclavitud es increíble.

Es una buena película, muy lejos de las mejores de Tarantino pero merece la pena. Si Tarantino renunciara un poco más a las referencias y a hacer las cosas a la "maniera de" en este caso los Spaguetti-Westerns, en otros las películas de artes marciales, y se encorsetara menos en esos estilos, si no le gustara tanto oírse y usara un poco más la tijera para quitar lo superfluo, yo creo que haría mejores películas. No obstante, merece la pena  Pero no sería mi favorita para el Oscar. Para mí, es peor que Malditos Bastardos. y me ha gustado menos que La noche más oscura. Eso sí, por el momento el oscar al mejor secundario, a Christopher Waltz.

 Saludos fremen.