Las nuevas series: Vikings

Vikings es la nueva serie que ha realizado el canal Historia con MGM contratando para ello nada menos que a Michael Hirst, creador de la serie Los Tudor y guionista de Elisabeth y Elisabeth la edad de Oro.

Es curioso elegir como tema los Vkingos. No es que hicieran nada de gran relevancia para la historia de la humanidd o que tuviera una trascendencia decisiva para el devenir de la historia. Sin embargo…

Sin embago siempre han tenido una poderosa atracción, un pueblo pirata, con una mitología fascinante y rodeados de misterio, que llegaron hasta el Mediterráneo e incluso hasta América según algunos estudios, da como resultado un pueblo que despierta gran interés y que puede dar lugar a una buena historia.

Con ese ánimo me puse a ver los dos primeros capítulos de la serie, habiendo leído además que venía a hacer la competencia a Juego de Tronos.

Bueno, para empezar, no tiene nada que ver con Juego de Tronos. En todo caso, los hombres del hierro de Juego de Tronos estarán inspirados en los vikingos, pero ahí se acaban las semejanzas.

Dejando eso claro, también hay que decir que es una serie muy interesante. Se cuenta la historia de un vikingo, Ragnar Lodbrok, que interpreta convincentemente Travis Fimmel, que quiere navegar al Oeste, hacia la mítica Inglaterra en contra de la voluntad de su señor, el Conde Haraldson (Gabriel Byrne). 

La serie es muy interesante porque la historia rezuma épica por los cuatro costados, tiene su parte de fantasía con la aparición de Odín y las distintas señales que guían a los vikingos.

Tiene una parte importante de política con los movimientos del Conde Haraldson, la celebración de un Thing en el que el hijo de Ragnar pasa a ser un hombre y un juicio en el mismo.

Otra parte muy interesante son las costumbres Vikingas pero aún más me gustó la parte de la, digamos, tecnología. La presentación de los instrumentos para navegar o la fabricación del nuevo Drakkar con las diferencias que tiene respecto a los drakkar del Conde que llevan para saquear los países bálticos es una pasada y se ve que hay que ser suicida para montar en ese barquito y salir a mar abierto con una tabla y una piedra para navegar a una tierra que no saben si existe.

La fotografía es apabullante en algunos momentos con escenas de una belleza sobrecogedora como esas bahías escandinavas (en realidad Irlanda) o ese Drakkar surcando las aguas, que contrastan con unas imágenes demasiado oscuras en muchas ocasiones y que quizá lo que desean transmitir es que en Escandinavia hay poca luz.

Los dos episodios son buenísimos, emocionantes, sangrientos e interesantes. Muy recomendable. Saludos fremen.