La liga de los hombres extraordinarios: Century

Soy Fan de Alan Moore desde que leí por primera vez Watchmen cuando lo publicó Zinco. Desde entonces, gracias a él he disfrutado de auténticas obras maestras del noveno arte entre las que se encuentran las historias cortas que hizo para Superman o Green Lantern, o Batman, la broma asesina y por encima de todo Swamp Thing. De la misma calidad e incluso mayor en algunos casos es su obra en Inglaterra con comics como Miracle Man, V de Vendetta o la Balada de Halo Jones, así como sus ingeniosas historias cortas para Future Shocks y Time Twister.

Hace años que se enfadó con DC y dijo que no volvería a trabajar para ellos.

Posteriormente de pasar por Image y hacer una etapa de Wildcats sensacional, lanzó su propia línea de comics, "America’s Best Comics" en los que lanzó varios comics de superheroes pero con su propio estilo para la editorial de Jim Lee, "Wildstorm". En general, Tom Strong y Promethea estaban muy bien pero para mí dos series destacaban sobremanera sobre el resto. Estas eran Top Ten sobre una comisaría en un mundo en el que todos tienen superpoderes y La liga de los hombres extraordinarios, donde varios personajes de los libros de aventuras se unen para acabar con un gran mal.

A pesar del dibujo de Kevin O’Neill, un dibujante con un estilo feo, caricaturesco y bastate limitado pero que, al menos, es buen narrador y se esfuerza en dibujar todo lo que le piden con resultados reconocibles por lo que la ambentación, que es fundamental en estos comics, está muy conseguida. 

Los dos primeros volúmenes narran las aventuras de Mina Harker (de Dracula), el Doctor Jeckyll y Mr. Hyde, Allan Qatermain (Las minas del Rey Salomon), el hombre invisible (H.G.Wells) y el Capitán Nemo (20.000 leguas de viaje submarino) por frustrar los planes de Moriarty (Sherlock Homes) en su lucha con Fu Manchu (Sax Rohmer) por el control del East End de Londres. El segundo narra el intento de evitar la invasión marciana de la Guerra de los Mundos.

Los dos volúmenes son sensacionales. A la originalidad del planteamiento se une la habilidad narrativa de Moore y la caracterización de los personajes que van mucho más allá que en sus novelas, así como la ambientación que mezcla la época victoriana con el steam punk.

Después de ser adquirida por DC la editorial Wildstormy de que DC censurase un episodio suyo y cambias uno de los característicos anuncios de las portadillas, Alan Moore rompió nuevamente con DC.

Como en este caso no le sucedió como con Watchmen, de la cual no posee los derechos sino que son de la editorial y así pueden hacer atrocidades como "Antes de Watchmen", se llevó los derechos de la Liga a otra editorial, Top Shelf.

Esta saga de tres volúmenes se llama La liga de los hombres extraordinarios: Century y cada uno de los volúmenes lleva en el título el año en que transcurre.

Los tres transcurren en 1910, 1969 y 2009 y con una nueva formación de la Liga que incluye a Mina Harker, Allan Quatermaine y Orlando (Roldán), un guerrero eterno. Todos ellos ahora inmortales, lucharán para salvar a la humanidad del apocalipsis predicho por Thomas Carnacky, un detective sobrenatural.

En mi opinión es ún comic estupendo, está my bien ambientado diferenciando cada época y los probemas de los protagonistas tanto con Oliver Haddo (The Magician, W. Somerset Maughan) un mago negro que quiere crear un "Hijo de la luna" para inmortalizarse a sí mismo, como lanzar el apocalipsis, y con los problemas de tener más de cien años y cómo les afecta a cada uno.

Aún así, me ha aprecido inferior a los dos primeros volúmenes.

Sin dejar de ser un magnífico cómic, parte del encanto de La liga son los personajes y sea por derechos de autor o por las razones que estimara el autor, los personajes que salen en la obra son bastante oscuros y desconocidos o creados para la oacasión por no poder contar con los que existieron en el momento.

Por supuesto cumplen su función pero el resultado es menor que el de los dos primeros volúmenes.

La historia está bastante bien y el mejor capítulo posiblemente sea el de 2009 con un buen final, aunque sea un apresurado y utilizando a un mago contemporáneo muy famoso y su entorno de una manera muy interesante e inteligente.

Pero, en cambio, la historia de complemento que incluye al final del cómic es insoportable, pesada y aburrida como pocas y con un final estúpido y sin sentido que no hay por donde coger.

En resumidas cuentas, no es lo mejor de Moore pero es mejor que la mayoría de lo se puede leer. Salvo la horrible historia de complemento.

Saludos fremen

o