El refugio del humor en los videojuegos: Caos en Deponia

 

 

Bueno, terminé hace unos días Caos en Deponía, la segunda parte de la trilogía de Deponía que han realizado los alemanes de Daedalic Entertainment y solo puedo decir que quiero YA la tercera parte.

 

Y es que es pasa muy poco eso de jugar y soltar una carcajada. De las estupendas ofertas que hay hoy en Steam, por ejemplo,  hay tres juego de rol tipo Diablo, dos fps, un juego de acción táctica por turnos, un simulador de camiones, un juego de zombies, un simulador de ciudad, entre las ofertas del día y entre las flash hay otro juego de zombies, un de  aventura con superpoderes bastante oscuro, uno de estrategia en tiempo real y otro oscuro juego de rol, dejando aparte la oferta de la comunidad que es un juego de atracos a bancos.

 

Es decir, de 15 juegos, ninguno tiene sentido del humor. Quizá Magicka y Torchlight II tengan algo más de sentido del humor, pero no para reírse.


También tiene su violencia: Un pavoroso delfín con un lanzatorpedos

Es un ejemplo escogido al azar pero porque es la tónica general, juegos buenísimos, de gran calidad, con gráficos de infarto e historias más grandes que la vida, son habituales pero juegos con los que puedas divertirte, reírte, que la historia tenga sentido del humor, no hay prácticamente en nada más que en un género, la aventura gráfica.

 

La aventura gráfica es un genio que se basa sobre todo en el guión. Salvo escasas excepciones la mecánica jugable se mantiene prácticamente inalterada en los últimos veinte años, por lo que en lo que se basa mayoritariamente es en la historia. E historias ha habido de todos los tipos y de gran calidad, pero donde se distingue sobremanera de los demás géneros es en que una buena parte de las aventuras gráficas tienen mucho sentido del humor.

 

Un gran ejemplos es Caos en Deponía. En ningún otro género el héroe es un patoso bocazas convencido de ser lo mejor que le ha pasado a su planeta, un estercolero llamado Deponía, y que se merece una vida mejor en el Eliseo. Las situaciones divertidas se suceden en cada pantalla del juego, ya se en las hilarantes conversaciones como en la resolución de los puzles, extravagantes pero muy divertidos y lógicos, aunque con lógica propia, eso sí.

 

Es cierto que en buena medida que el juego sea divertido se basa en el guión, pero si no fuera porque el doblaje y la localización son magistrales y que está muy bien interpretado, se perdería mucha de la gracia que tiene.

 

Así, Caos en Deponía, junto con su primera parte, La fuga de Deponía, se colocan entre los juegos más divertidos de jugar en ese distinguido olimpo en que se sitúan las aventuras de Lucas Arts como  Monkey’s Island, Grim Fandango, Day of the Tentacle o Indiaana Jones y el destino de Atlantis, o más recientemente las de Pendulo Studios como sus Runaways o Hollywood Monsters.

 

Realmente, para poder jugar un juego divertido con una buena historia y en el que soltar unas carcajadas, la aventura gráfica es el mejor género y Caos en Deponía uno de sus mejores exponentes.

 

Saludos fremen.