Películas candidatas al Oscar: Gravity

 Me encanta Alfonso Cuarón. Es capaz decoger un producto de entretenimiento como Harry Potter y convertirlo en una estupenda película que coja el espíritu del libro y lo traslade a la pantalla con sus partes divertidas y sus partes más oscuras funcionando cohesionadas en la historia.

Claro, cuando ya no tiene que seguir el guión de otros sino que puede hacer su propia historia se marca una película como Hijos de los Hombres, que es una obra maestra absoluta. Una distopía que, en la mejor tradición de la gran ciencia ficción, plantea situaciones que hacen reflexionar sobre el camino que seguimos y cómo somos los seres humanos. 

Ahora ha hecho Gravity.

 

 En 90 minutos se crea una historia absolutamente absorbente y trepidante, con la muerte omnipresente en cada segundo del film.

La situación: en una reparación del telescopio Hubble una tormenta de fragmentos procedentes de un satélite ruso que han destruido destroza el transbordador y mata a todos exceptuando a Sandra Bullock y George Clooney.

A partir de aquí, en el entorno más hostil que existe para el ser humano, en medio del espacio y con solo un traje entre ellos y la muerte, intentarán sobrevivir.

Esa lucha es impresionante, Sandra Bullock está sorprendentemente bastante bien, sin sus gazmoñerías varias  de comedia romántica, era un desafío esta interpretación y sale bastante airosa. George Clooney está muy bien y transmite perfectamente al arquetípico héroe astronauta. Como Bruce Willis en Armagedon, por ejemplo.

La película es apasionante, el ritmo es perfecto, la inmersión total y no te das cuenta que el tiempo pasa hasta que se acaba.

 Mención aparte merece la extraordinaria fotografía de Emmanuel Lubezki que es habitual en todos los films de Alfonso Cuarón y le da la atmósfera adecuada a sus historias.

Como no todo es perfecto, hay un par de detalles menores que me han llamado la atención.  De mis vastos conocimientos de astronavegación gracias a series como Star Trek, Galáctica y películas como Apolo 13, siempre creí que el ángulo de entrada en la atmósfera de la Tierra era importante de cara a no salir despedidos rechazados por la atmósfera ni convertirse en astronautas braseados. Esta película frustra mis conocimientos y me sume en la duda.

Por otro lado, el manejo de una cápsula china con todos los controles en chino y apretando botones hasta acertar de un panel con decenas y decenas de botones queda un poco increíble, aunque no demasiado porque por lo visto la cápsula china se maneja igual que la soyuz rusa.

De cualquier forma son dos meros detalles que tienen explicación. aunque menos sólida que el resto de la película, y que no afectan a que sea una gran película.

Yo la he visto en 2D pero en 3D tiene que sera aún más impresionante. De cualquier forma, muy recomendable.

Saludos fremen.