Las nuevas series: Tyrant

 

 

Uno de los estrenos más sorprendentes del verano es esta serie que cuenta la historia de una típica famila americana que va la boda de un sobrino del marido. 

Generalmente esto sería una comedia romántica o algo así, pero aquí el tono de las serie cambia de manera radical al darse el caso que el padre del protagonista es un dictador de una república islámica de oriente medio y qye es allí donde se celebra la boda.

 

 

Es muy interesante el contraste entre la vida del hijo menor de la famila Al Fayeed, Barry,  en Estados Unidos con su rubísima esposa y sus hijos adolescentes mientras trabaja como pediatra y la vida en la república islámica con el desprecio por la vida, los brutales atentados y las despiadadas actuaciones por el poder.

El contraste funciona bien y nos hace ver a través de ojos occidentales el funcionamiento de la reública isámica, el abuso de poder del hermano del protagonista, al padre, un auténtico dictador despiadado y a Barry,el hijo menor que se muestra totalmente distanciado de su familia de la que reniega varias veces, diciendo que la única familia que tiene son su mujer y sus hijos.

El episodio es rápido, ágil, muy interesante, en algunos momentos bastante brutal y con un final de episodio que funciona muy bien porque deja con muchas ganas de saber más, dado que todo lo que vas sabiendo durante el piloto al final cambia de manera muy interesante, abriendo muchas posibiilidades. 

Detrás de la sere está Gideon Raff, el creador de Homeland, al que se le nota que no le gustan nada las repúblicas musulmanas a raíz de su  dos series. También Howard Gordon que garantiza la acción pues es uno de los productores principales de 24 y Homeland.

En cuanto a los actores, no son muy conocidos, pero destacan Adam Rayner que interpreta al protagonista, Barry Al Fayeed y su esposa Jenniffer Finnegan, que interpreta a Molly, su mujer.

Los hijos, en cambio, son ampliamente fostiables y a los cinco minutos estás calculando por cuantos camellos los venderías y a los diez minutos, cuantos camellos habrá que añadir para que se los lleven.

El episodio emplea los flashbacks para entender mejor a Barry Al Fayeed y el lugar donde creció, como hijo menor a la sombra de su hermano Jamal.

Aunque la serie es dura, apuesta más por el thriller y el poder que por el drama. El piloto es excelente y consigue que quieras saber más. Ahora bien, queda todo tan abierto que habrá que añadir algo más cuando salgan los siguientes episodios y haya podido hacerme más idea. Por el momento, es muy recomendable.

Saludos fremen.