Videojuegos. Porqué hemos tenido un año mediocre.

 

Llevo muchos años comprando juegos pero hemos alcanzado una situación realmente vergonzosa. En el peor año de la industria de estas dos últimas generaciones es para preguntarse porqué estamos aquí y si es esto lo que nos espera.

La prensa

La prensa de los videojuegos, páginas como Meristation, Hobby Consolas, Vandal o 3DJuegos por no hablar de las revistas como la misma Hobbyconsolas o Micromania, ninguna da un análisis del juego antes de que esté a la venta. Y hay que decirlo claramente, se han vendido.

Han pasado de trabajar para sus lectores a trabajar para la industria y de la peor forma, de manera colegiada. Hace unos años antes de comprar el juego leías Meristation y ahí tenías el análisis, o comprabas la Hobby o la que hubiera como la Superjuegos Xtreme, y antes de que saliera el juego tenías tu análisis. Entonces te comprabas el juego con conocimiento de causa. Perfecto, podías estar más o menos de acuerdo pero estabas informado, la revista/web era un aliado para poder divertirte, que es de lo que va esto, al menos para el gamer.

Eso cambió. Ahora hay una cosa que se llama embargo, con sanciones y multas, nada menos, para que, aunque hayan probado el juego antes y tengan el análisis hecho, no lo publiquen hasta después de que el juego se haya puesto a la venta. Y todos tragan. Ninguno se salta el embargo y aceptan que la compañía imponga esas multas y esas sanciones.

Quizá es que me acaba de terminar el último capítulo de esa soberbia serie que es The Newsroom y estoy imbuido por el espíritu de Will McAvoy, pero eso me hace preguntarme cosas. La primera ¿Para quién trabajan? ¿Para los lectores? Eso se supone pero como lector me están hurtando información cuando se han pasado meses mostrándome todo tipo de vídeos, imágenes, "noticias" (más bien reproduciendo notas de prensa), diarios de desarrollo, avances, reportajes. De todo eso, la parte más importante, la pregunta que la revista/web tiene que responder y que durante meses han dado a entender que sí, porque no hay el más mínimo atisbo de crítica a todo lo que la editora tiene a bien distribuir para que lo pongan en su web, es si es un buen juego. Y eso, el momento de la verdad, lo retrasan conscientemente.

Dado que este acto favorece a las editoras y en nada a los usuarios, la respuesta de para quien trabajan es clara.

A esto se une esa renuncia a la independencia periodística. Es para preguntarse porqué las dos webs más grandes como 3DJuegos y Meristation y todas las demás que la siguen, porqué la revista que más vende del sector como es Hobbyconsolas, renuncian a ese contrato tácito que tienen con su lector de informarle de la mejor y más veraz manera posible para seguir lo que dice la editora y aceptar el embargo.

La respuesta, porque les interesa.

Creen que la que se mueva no saldrá en la foto, que recibirán tarde la información que reciben las demás y son contenidos que llenan páginas y atraen visitas y, como todos están igual, ninguno tiene ventaja y la pelea por las audiencias está más equilibrada. Ya no es una pelea por la información, pues todos publican lo mismo, es una pelea por atraer al público con otros detalles, pero al menos no pierden con los demás, todos tienen la información. Luego harán reportajes propios sobre otras cosas, pero no mordiendo la mano que les da la información, al menos se garantizan que no parten en desventaja. Y probablemente consigan publicidad del juego cuando vaya a salir. Como todas hacen lo mismo, el usuario está atado porque no va a conseguir nada distinto en otras webs, y se quedará en la que más le guste por otras razones. El miedo a perder esas informaciones les atenaza y les hace aceptar esta situación humillante.

Ahora, la última gran idea de las compañías es hacer presentaciones controladas. Esas presentaciones con el juego se hacen en un entorno ideal, especialmente con juegos online. El juego funciona lo mejor posible y escriben la reseña sobre lo que ellos han jugado, que no sale hasta que se pone a la venta y se levanta el embargo.

Luego resulta que el juego no es lo que ellos habían visto, sale plagado de bugs o con el online directamente injugable, así que tocaría hacer un reanálisis, pero la mayoría de las webs no lo hacen y aunque no hayan hecho bien su trabajo y el que va a comprarlo el día del lanzamiento va, no ya a ciegas, sino directamente engañado con la alegre connivencia de las webs profesionales de videojuegos, tampoco ayudan al incauto que mira su análisis cuando el juego ya está en la calle, se cree que es la caña y se lo compra, sin saber nada de todos los problemas que realmente tiene.

Hubiera estado bien que en AC III Lincoln hubiera salido diciendo su famosa frase : "Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo."

Esto viene a cuento porque esta actitud de las revistas y webs como voceros serviles de las distribuidoras tiene efectos secundarios graves que ya se están notando.

El objetivo de las webs de información de videojuegos es informarnos sobre los videojuegos y guiarnos para que compremos los juegos que más nos vayan a gustar porque sean los mejores. Si no se cumple porque no tienes la información a tiempo, porque han alimentado el hype sin ningún sentido crítico, porque el análisis ni siquiera es fiable y una vez se detectan los fallos no se actualiza, la consecuencia lógica es que la gente pierda la confianza en las webs.

Dos ejemplos de las webs de videojuegos más populares de habla hispana.

Meristation estaba a estas alturas de 2013 cerca del puesto 3.800 del ranking global de webs. Hoy está en el 7.684. Una caída de casi 4.000 puestos en apenas un año.

3DJuegos estaba cerca del puesto 2.000 y hoy está en el 4.978. Casi 3.000 puestos en un año. (Fuente Alexa.com)

El otro día salió un estudio que fue interpretado casi de forma triunfalista por las webs en el que se decía que Metacritic ya no potenciaba las ventas.

Fue triunfalista porque las webs odian a Metacritic. Las convierte en números, sus opiniones, las razones, todo el análisis se reduce a un porcentaje en la nota media. Quizá piensan que si la gente se cansa de mirar Metacritic volverán a considerar las opiniones de las webs de manera individual.

Pero en su ceguera las webs no se dan cuenta que no hay marcha atrás, que Metacritic fue una reacción a la colegiación de las webs cuando se plegaron a los estudios retrasando sus análisis y cogiendo lo único decente que quedaba de estas webs, que era el análisis, seguramente honesto (de ahí que lo retrasen), y sacando un de la nota un porcentaje sobre él para dar la media en Metacritic.

Pero con los últimos actos de las editoras presentando juegos que no son los que luego están en la calle, adulteran los análisis que son mejores de como realmente es el juego, aunque luego haya reanálisis, si estos no llegan a Metacritic, las notas que usa Metacritic para sus análisis es mayor que la que le correspondería si se hubiera analizado realmente el juego que sale a la calle, por lo que la nota de esta está adulterada, es más alta que lo que realmente debería.

Pero decía que a todo esto ha habido reacción como se puede ver por las cifras. Y es que la gente ha abandonado las páginas profesionales para irse a donde la información sea sincera y veraz.

A los blogs y sobre todo a YouTube. A Blogs como este que opino lo que me parece esperando que le sea útil a alguien, pero sin ocultar que es mi opinión personal e intransferible, y a los canales de YouTube donde puedes ver el juego mientras otra persona opina sobre él.

Así que la situación es esta: las webs profesionales de videojuegos se han convertido en irrelevantes al haberse vendido y la gente ha optado por vías alternativas de información independientes y sin clientelismos.

Ejemplo de ese clientelismo fue la vergonzosa actuación de las webs con Aliens Colonial Marines en la que se dio todo: dispararon el hype hasta las nubes durante meses y cuando salió era una patata. ¿No lo vieron venir cuando habían estado probándolo? No interesaba.

Las editoras

El problema de haber tragado así es que sus análisis, lo que parece que queda más honesto en las webs, las editoras lo han terminado convirtiendo en algo inútil con todas esas artimañas.

Todas esas artimañas que utilizan las editoras tienen un gran coste.

La editora para sacar el juego lo primero anestesia a las webs:

Les da todo tipo de información si son un buen perro y se portan bien, les corresponden con publicidad cerca del lanzamiento, hacen campañas enormes en todos los medios, incluso contratan a actores de Hollywood como forma de conseguir publicidad fuera de los medios conocidos.

El gasto de marketing es descomunal.

Además, ya hace años que se dieron cuenta de que vendían mucho más con videos convenientemente retocados que con demos, así que, salvo las honrosas excepciones de Destiny y Titanfall, dos nuevas franquicias, por cierto, y la de Metal Gear solo que esta es mejor porque hay que pagar para jugarla, pero esta es otra historia, todo lo que sabes del juego es a través de lo que la editora distribuye y que no permite más que hacerse a la idea de lo que quieren que te hagas a la idea. Así que el gasto en marketing es descomunal porque lo que va a vender el juego va a ser el marketing.

El plan es que, para cuando los análisis se publiquen, tú ya tengas comprado el juego.

Prácticamente es una estafa en la que compras engañado el juego creyendo mediante webs profesionales que se dicen independientes que el juego tiene una excelente pinta, una trama original y absorbente, unas mecánicas adictivas y, en definitva, que va a ser genial, mientras que en realidad solo reproducen las notas de prensa del departamento de marketing, bien acompañadas de videos con una calidad y espectacularidad que en muchos casos luego no se van a ver en la pantalla.

Yo entiendo a las editoras. Invierten mucho dinero y quieren recuperarlo y que el riesgo de pérdidas que pudieran hacer tambalearse a la empresa e incluso hundirla sea mínimo.

El problema es que las tácticas que utilizan son de estafadores y con un problema muy importante añadido y es que todo el dinero que se sustrae al desarrollo va al marketing porque tienen claro que, si el juego se va a vender antes que el análisis, va a ser por el marketing y no por la calidad del juego, luego lo importante es el marketing y luego lo que quede para el juego. Por eso mismo los tiempos de desarrollo se acortan para hacerlos anuales. No buscan el mejor juego posible sino vender muchos millones de unidades cada año y quien se lo va a vender va a ser el marketing.

Así, si metacritic ya no importa ni los análisis porque van a conseguir vender el grueso de los juegos antes e que salgan estos, la calidad ya no es tan importante y con que cumplan para que no les demanden puede ser suficiente y siempre se pueden lanzar parches a lo largo del año, el resultado es la mediocridad en la gran mayoría de los juegos AAA de este año.

 

 

La retrocompatibilidad

Hay otro camino a la mediocridad de este año y es que en las consolas han hurtado la retrocompatibilidad. Aduciendo peregrinas razones por las que no pueden las consolas actuales reproducir juegos que corrían en hardwares con un antigüedad de ocho años, aprovechan para volver a vender los mismos juegos con mínimos retoque estéticos. El resultado es conseguir beneficios de juegos ya amortizados con costes mínimos y ahorrarse el invertir en desarrollos nuevos. Si las consolas tuvieran retrocompatibilidad la fiebre de sacar los juegos de PS3/360 en PS4/One daría paso a desarrollos de juegos nuevos.

Como se puede ver, impera la ley del mínimo riesgo y de engañar al cliente porque los desarrollos son muy caros pero los videojuegos generan muchísimo dinero.

Por este camino vamos de cabeza a sumirnos en la mediocridad.

¿La esperanza?

Pero hay esperanza:

Por supuesto, los indies, donde realmente encuentras juegos que tienen una excelente pinta, o una trama original y absorbente, o unas mecánicas adictivas.

La gente, que prescinde cada vez en mayor medida de las webs que contribuyen tan decididamente a la mediocridad y se pasan a verlo por sí mismos en YouTube o en twitch y a informarse en blogs de gamers como ellos.

La irrelevancia de las webs, que con semejantes pérdidas de importancia en tan poco tiempo están condenadas a recuperar el favor del usuario o a desaparecer porque, si ya no son creadoras de tendencias, si ya no tienen a quien decirle qué merece la pena comprar ¿no prescindirán de ellas las editoras y se llevarán su dinero de marketing hacia dónde esté el público objetivo?

La independencia de los nuevos medios de información, que hará que el gasto de marketing ya no lo resuelva todo porque habrá opiniones críticas seguidas por mucha gente, por lo que, o los juegos son mejores, o se acabó el estar callado hasta que salga, habrá opiniones antes, combativas, críticas, y que calarán en millones de potenciales consumidores.

No estoy seguro de que finalmente ganemos la guerra de la calidad en los juegos, porque hay gente en marketing que deberían usar sus poderes para el bien pero no y son inteligentes y despiadados y encontrarán la forma de superar a Youtubers y blogueros como han hecho con las webs y Metacritic.

Pero, si esto pasara, siempre quedarán los indies y la gente es más inteligente de lo que creen. No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo.

Saludos fremen.