Las nuevas series: The Man in the High Castle

Quizá sea un poco aventurado decir que es una nueva serie porque, en realidad, es uno de los pilotos que Amazon ha lanzado para que la gente elija cuales quiere que se conviertan en serie, pero , dada la calidad del piloto estarían locos si no la convirtieran en serie.

The man in the high castle, es la adaptación de la novela del mismo título (en España "El hombre en el castillo") de Philip K. Dick por la que ganó su único premio Hugo de novela.

No voy a hablar de cómo de buena es la adaptación de la novela porque hace mucho que la leí y realmente no me acuerdo. Hablaré del piloto.

El planteamiento es que los aliados perdieron la segunda guerra mundial, nos encontramos en los años sesenta y norte américa está dividida entre la costa Oeste que gobiernan los japoneses y el centro y la costa Este que es Alemana, con una franja neutral e separación entre ambas zonas.

Los protagonistas principales son dos, un chaval (Luke Kleintank, interpreta a Joe Blake) que se une a la resistencia contra los Nazis y que le dan como misión ir a Canon City con un camión cargado de cafeteras alemanas y algo más y Juliana Crain (Alexa Davalos, Kira en Las Crónicas de Riddick) una americana que vive en San Francisco, estudia Aikido y tiene un novio y que de repente su hermanastra le da un paquete y huye siendo asesinada por la policía japonesa.

Pronto nos muestran que lo que le entregaron es una película, pero una película muy especial que muestra que los aliados ganaron la guerra, The man in the high castle la llaman.

La serie tiene un enorme potencial, los actores principales están arropados de secundarios tan eficaces como Rufus Sewell (Dark City, El ilusionista) en el papel del general nazi John Smith o Cary-Hiroyuki Tagawa (Heihachi Mishima en Tekken) en el del ministro de comercio japonés.

La ambientación es muy interesante y, aunque la novela es de las primeras en plantear este tipo de ucronía, como luego haría Robert Harris con Patria, el añadido de interés son esas películas con la victoria aliada que los nazis dicen que son falsas a todas luces.

Una gran idea es mantener la época en los años 60, porque pueden aprovechar que los personajes de la segunda guerra mundial, Hitler, Goebbles, Rommel, etc, están vivos para dar mayor peso a la historia. Por de pronto Goebbles y Himler están a la espera de que Hitler muera para poder tomar el poder. Además, es una interesante muestra entre la tecnología de nuestra tierra y la que habría evolucionado con loas nazis. Una especie de steampunk sesentero.

Las relaciones entre Alemania y Japón también se muestran, así como las consecuencias de que el imperialismo y el nazismo se impusieran en la vida de los ciudadanos y en la transformación de norte américa.

Tras la serie se haya Ridley Scott, que de esto sabe bastante, como productor. Junto a él Frank Spotnitz, guionista y productor entre otros de Expediente X, se ha ocupado de adaptar la novela y escribir el guión.

La serie está fantástica de ritmo, va desvelando la trama en los momentos oportunos y el espectador se ve sumergido en ese mundo distinto y descubriendo con Julia en qué estaba metida su hermanastra.

Espero que haya serie, recomiendo el piloto con entusiasmo a todos los que les gusten las ucronías en particular y los misterios o la ciencia ficción en general.