Las nuevas series: 12 Monkeys

 

Las series adaptadas de películas no son algo nuevo. De hecho ahora mismo se emite Fargo, que ha arrasado en premios durante todo el año, Hannibal o The Bates Motel.

En este caso, comparte el nombre de la famosa película de ciencia ficción de hace veinte años de Terry Gilliam y de hecho son los guionistas de la película, David Webb Peoples (Sin Perdón, Blade Runner) y Janet Peoples los que guionizan la serie, al menos los cuatro primeros capítulos.

La serie no es redonda. En mi opinión tiene un serio problema de casting cuando ves la serie y piensas que los dos protagonistas son idiota él (Aaron Stanford, Pyro en X-Men) que hace de James Cole e histérica ella (Amanda Schull, Suits) que hace de Cassandra Reilly. Casi, casi, lo mismito que Bruce Willis, el James Cole de la película, uno de los actores con más carisma del cine y la televisión. Pocos actores he visto con menos carisma que el protagonista de la serie. En cuanto a ella, cambian el nombre de Kaithrin por Cassandra pero en la película era Madeline Stowe, que tiene más personalidad en un parpadeo que ella en toda la serie. Reconozco que son actores muy difíciles de sustituir, pero hace veinte años de la película y no me acuerdo apenas de ella ni de los actores y, sin embargo, me han llamado poderosamente la atención por lo malos y sosos que son.

Por otro lado, y es la razón por la que pasé del primer episodio, la historia está muy bien. En el año 2043 el mundo se ha ido a la mierda. Ya no está de moda el ataque nuclear ni la invasión extraterrestre, bueno, esta si (Defiance, Falling Skies), pero no es el caso. La nueva gran amenaza, lo que los productores de las cadenas han decidido que es lo que acabará con nosotros, son los virus.

Estoy convencido que no es casual, que la industria farmacéutica está detrás. No es normal que cuatro series, cuatro, en el mismo año, traten el tema de una u otra forma y que en las cuatro los héroes sean del CDC, el Centro de control de enfermedades de USA. The Last Ship, con doctora del CDC. Hélix, con equipo del CDC en el ártico. The Strain, con doctor del CDC luchando contra los vampiros aunque él no lo sepa. Y ahora 12 Monos. Estoy seguro que el CDC va a empezar a cotizar en bolsa en breve.

Por cierto, las cuatro están muy bien y son muy distintas entre sí.

Como decía, en el año 2043 casi se ha extinguido la humanidad pero en unas instalaciones un grupo de científicos consiguen mandar a un viajero al año 2015 para intentar parar el virus antes de que se desate y mueran 6.000.000 de personas.

En la actualidad se encontrará con esta doctora pues es un mensaje suyo grabado sobre el virus el que les da la pista de lo que tienen que hacer, que es matar al tipo que lo inició todo.

De ahí pasarán a descubrir que hay una organización que se llama el ejército de los doce monos y que está detrás, aunque no saben quienes son, porqué lo hacen ni, en realidad, apenas nada.

La historia no es muy original pero está bien contada y a pesar de que el objetivo es ir avanzando en la investigación para encontrar el virus y todos los capítulos tienen ese objetivo con los inevitables impedimentos que se encuentran, estos están muy bien planteados y llevan a poner en la balanza la vida de los individuos respecto a la muerte de la humanidad, a plantear si todo vale, y a utilizar el viaje en el tiempo como forma de averiguar datos con el riesgo de afectar a algo que cambie cosas en el futuro y elimine al protagonista.

Además, está bien planteada porque los dos primeros capítulos y parte del tercero se centran sobre todo en la búsqueda en la actualidad, pero ya en el tercero le empiezan a dar más importancia al futuro y a lo que sucede allí, que no es precisamente un lugar muy seguro y que la instalación está en una zona en la que hay carroñeros e incluso un pseudo ejército. Al que perteneció el protagonista, en un bonito recuerdo de la recientemente cancelada Revolution.

Mezcla muchas cosas y se tarda en entrar en la historia, en mi caso tres capítulos, pero si no te repatean los protagonistas como a mí, se disfruta mucho más, porque la historia es interesante y entretenida aparte de ser de las pocas que viajan en el tiempo con el cuidado mínimo con cambiar las cosas en el pasado, lo que tiene lógica, dado que parece difícil que puedan empeorar las cosas.

Recomendable, la seguiré a ver si me reconcilio con el casting.

Saludos fremen.