The Witcher 2: Assassins of kings

Esta costumbre tan española de dejar las cosas para el final también se practica en los juegos. The Witcher 2 salió en Mayo de 2011 y lo he terminado un par de días después de que me llegara la tercera parte.  Eso sí, el viaje ha merecido la pena.

Una pequeña introducción, Las aventuras del Lobo blanco, Geralt de Rivia, el brujo del titulo, provienen de las novelas escritas por Andrej Sapkowski. Sapkowski crea un mundo pseudo-medieval pero de una manera bastante alejada de los cánones americanos que normalmente eran versiones bastardeadas del señor de los anillos con todo bastante idílico aunque había un poder terrible que amenazaba el status quo y siempre lucha el bien contra el mal, sin dudas de quien es quien.

Para tener una idea visual es como comparar Los Caballeros del rey Arturo, de Richard Thorpe, con Excalibur de John Boorman.

 


A pesar de la portada con tufo a novela romántica, es la última novela del brujo albino.

En las novelas de Sapkowski el personaje de Geralt de Rivia es un brujo (un cazador de criaturas peligrosas que cobra por ello) que habita en una sociedad feudal que funciona realmente como una sociedad feudal con señores que oprimen a los campesinos, abusos, corrupción, política, asesinatos, intrigas, traiciones, mucha mala baba y todo ellos con magia y monstruos.

Los brujos fueron creados para cazar monstruos. Entrenados en Kaer Morhen, reciben un tratamiento que los transforma y los hace más rápidos, fuertes y resistentes para poder cazar esas criaturas que atacan a los humanos, todo ello por una recomensa. Porque, contra lo habitual en las novelas de fantasía, la gente necesita el dinero para vivir y es el trabajo que desempeña el que le da el dinero. Esta es la base, pero claro, Geralt vive tiempos interesantes y sí que se verá envuelto en problemas mucho mas grandes que una Strige o un Wyverno, que mezclarán política, hechiceras, magos y un poderoso imperio expansionista, aunque todo eso no sea el verdadero motor, sino dos mujeres que, por distintas razones, marcarán la vida del Lobo Blanco y le harán llegar a donde sea necesario.

Hay que aclarar que Geralt no es un santo. Es un héroe, un hombre con honor pero que a veces se equivoca, a veces le engañan y a veces está menos afortunado. Porque, cuando los matices entre el bien y el mal se difuminan, tomar la decisión más acertada es difícil, se parece más a elegir entre el mal menor.

Huelga decir que las ocho novelas aparecidas hasta el momento, la última, Estación de Tormentas (precuela) recién publicada por Alamut ediciones son una maravilla y que la traducción al castellano está cuidadísima para que no se pierdan los matices de la prosa de Sapkowski, por ejemplo al diferenciar el habla de las distintas regiones y personajes como en las novelas originales. También se mantienen la socarronería y el humor negro soterrado de las novelas.

Bueno, pues lo normal es que se hubiera perdido todo esto en la traslación al juego en favor de tramas clásicas y más genéricas de Rol como si de un Elder Scrolls se tratara. Pero no es el caso.

 


Su apartado técnico continúa siendo bueno a día de hoy.

El primer juego de The Witcher comienza donde terminan los libros y, aunque terminan utilizando el famosísimo recurso de que el protagonista no recuerde su pasado, le sacan muchísimo partido en el juego a la pérdida de memoria de Geralt. Este primero es una maravilla pero ya hablé de él en su momento

Esta segunda parte, aunque continúa la historia del anterior juego y las decisiones que tomaste en el juego se importan a este segundo, lo que conlleva que, por ejemplo, en el tercer acto de este segundo juego según lo que hicieras en el anterior te persigan unos soldados cada vez que te vean o no. También empiezas con un mejor equipamiento, aunque poca cosa, la espada y poco más. Por lo demás, empiezas en unas mazmorras, otro "clásico" comienzo.

El juego, aunque salió en 2011, al año siguiente salió en XBOX 360 con una versión mejorada (técnicamente era un portento, pero quedaba muy lejos de la de PC)  con cuatro horas más de juego, el modo arena y muchas mejoras técnicas y de control. CD Projekt RED, los creadores de todo esto, le regalaron esta nueva versión a todos los que habían comprado la anterior. Casi como From Software con Dark Souls 2 y su Scholarship Edition.

El título no es porque sí, pues se da el asesinato en la intro de un rey, Demavend de Aedirn. De ahí pasamos a codearnos con el Rey Foltest de Temeria, el cual está en guerra con el insurrecto Conde La Vallette. Es el prólogo, pero prólogo y todo ya empieza a impresionar por la perfecta mezcla de la historia, como se desarrolla el combate, y la jugabilidad, con detalles como intentar abatir al Conde Etcheverry con una Balista, o huir de un espectacular dragón. Digo que narrativa y jugabilidad están muy bien imbricados y así, el luchar, escapar y deás, incluye un trágico giro del destino, un pacto en unas mazmorras y huir al Flotsam, una pequeña ciudad independiente en la frontera entre Redania, Temeria y Aedirn.

Los personajes mezclan viejos conocidos ya vistos como Zoltan Chivay, Jaskier o Triss Merigold con muchos personajes nuevos, como el Rey Henselt de Kaedwen, Vernin Roche, Sheala de Tacerville, Phillippa Eilhart o Sabrina Glennvissig, entre hechiceras y personajes que aparecen en los libros, junto a personajes que no habían aparecido nunca como Saskia, Loredo y bastantes más.

El objetivo inicial de Geralt es limpiar su nombre de las falsas acusaciones que hay contra él pero, como siempre, nada será lo que parezca y se irá desvelando una consipiración bastante más grande en la que se verá envuelto. Es sensacional como se mantiene la sensación de intentar ser honesto en un mundo tan deshonesto en muchas ocasiones, conservándose esta sensación, junto al humor socarrón y negro de los libros.

 

El Kayran. Criaturita. Y los problemas que me dio.

Vaya por delante que es un juego difícil para los estándares habituales. Especialmente durante el primer acto, en Flotsam, hay que ser muy hábil con el mando y elegir muy bien con quien te quieres meter porque parece Dark Souls. Pero no es un juego elitista, si quieres puedes en cualquier momento bajarlo al modo fácil para hacerlo más asequible. Aún así hay algunos monstruos como un Kayran que dispara la curva de dificultad hasta extremos insospechados.

Flotsam de fondo

Si el primer acto se desarrolla en Flotsam con sus pantanos, sus bosques, sus Elfos, sus arañas gigantes, sus sumergidos y nekkers, el segundo nos llevará al valle del Pontar, concretamente a la ciudad enana de Vergen. Además, dado que hay momentos en que tienes que tomar decisiones, la historia se bifurca y continúa por la senda del Ioverth, el líder de los Scoia’tael o la de Vernon Roche, comandante de las fuerzas Temerias, por lo que el juego no solo es muy amplio y completo sino que es rejugable.

 

Vergen

Vergen es totalmente distinta a Flotsam. Esta última tenía sus murallas, su puerto, sus ríos y bosques. Vergen tiene un aspecto tottalmente distinto. Las casas están construidas en las montañas, por lo que la ciudad tiene distintos niveles de altura, minas, cuevas, pasadizos y, fuera de la ciudad tienes barrancos y recovecos donde te encuentras con arpías, apariciones, trolls, golems, draugirs y una niebla asesina, aparte de los ejérctos de Kaedwen y Aedirn a punto de entrar en guerra y los de Temeria y Nilfgaard también por allí. Las mecánicas de juego incluyen multitud de apasionantes misiones principales y también misiones secundarias, algunas de infiltración, otras de investigación y otras que incluyen puzzles, pero todas con sentido y con una buena historia detrás. Por supuesto, hay misiones de cazar criaturas, que para algo somos un brujo.

Los poderes de Philippa Eilhart desatados

La mecánica jugable ha variado desde el primer juego. Aquí cuentas con dos espadas, una para monstruo, de plata, y otra para humanos de acero, potenciables mediante runas, aceites, elixires y señales. Esos elixires los elabora el propio Geralt según las recetas que tiene para conseguir potenciar distintos aspectos. Además, es capaz de fabricar bombas y trampas.

Por otro lado, el brujo tiene cinco señales distintas que permiten empujar a un enemigo, incinerarlo, crear un escudo de fuerza, crear una trampa que inmovilice al enemigo o dominarlo para que ataque a sus compañeros.

Todo esto es potenciable mediante un árbol de mejoras, cuyos puntos se consiguen subiendo nivel mediante la experiencia.

Loc Muinne

El tercer acto se desarrolla en Loc Muinne, una antiquísima ciudad casi en ruinas al pie de las montañas azules. Este tercer arco es más corto pero el más intenso.

Lo bueno de un juego que aúna narrativa y jugabilidad es que te encuentras grandes momentos y enfrentamientos épicos. El juego va subiendo de intensidad porque las apuestas también van aumentando y hay ciertos enfrentamientos realmente épicos. Además, siempre se dice que es difícil encontrar juegos con buenos finales. No es el caso. Estamos hablando del segundo juego de una trilogía cuyo epílogo se titula continuará y, sin embargo, el desenlace es magnífico y deja en manos del jugador cómo termine el juego.

También tiene un buen detalle como que no incluye coleccionables idiotas no como la mayoría de los juegos que los incluyen como una forma de aumentar artificialmente su duración. Sí tiene distintos entretenimientos de bar como poker de dadps, pulsos o peleas a puñetazos. Con la cantidad de contenido que tiene por su cuenta acabar la historia llevará unas 40 horas sin ser exhaustivos, en dificultad normal que ya es cañera. En dificultades mayores la duración se disparará.

Técnicamente impresiona. El arachas, la densidad de la floresta, las luces dinámicas, la diferencia entre las ropas.

Técnicamente el juego es un portento cuatro años después, como se puede ver en las imágenes que acompañan. Jugándolo lo único que se nota en algún momento es algo de popping, no ren plan que surja algo de la nada sino que cuando te vas acercando a veces se nota como se pasa de una textura de baja resolución a una de alta con todo lujo de detalles.

La banda sonora es épica, aguerrida, melancólica o ligera en función de lo que esté pasando en la pantalla. El juego está traducido pero no doblado al castellano.

 

Triss Merigold. Hay escenas de sexo, pero es para adultos por lo demás

La historia es magistral, para adultos, porque tiene momentos realmente impactantes, que incluyen empalamientos, hogueras, decapitaciones, arrancar los ojos y mucho más, amén de secuencias de sexo y desnudos, todo ello en medio de una trama de intrigas, traiciones y violencia.

El control en general es bastante bueno

El control de Geralt es muy bueno y, aunque lo he jugado en PC y es un juego realizado originalmente para PC y posteriormente para Xbox 360, se juega muy bien con el gamepad de la 360 y el control en líneas generales se porta bastante bien, mostrando un brujo que se mueve muy rápido, esquiva, bloquea, hace ataques espectaculares, etc. Por enocntrarle alguna pega, en esos ataques, cuando consigues un ataque crítico entra una cinemática, bastante espectacular, representando el ataque. Está bien hecho, es bastante espectacular pero no está bien implementado y corta un poco la acción.

En general todo son parabienes y muy merecidos, pero hay que reconocer que cuesta hacerse con el inventario que es bastante complicado. Al principio con el mismo no solo tardaba un día en encontrar lo que buscaba sino que en general perdía las botas. Hubo un caso en que tuve al pobre Geralt por todo FLotsam descalzo porque en la búsqueda del inventario lo había dejado sin botas, nadie vendía unas en el pueblo y tuve que comprar un diagrama de cómo hacer botas, encontrar y comprar materiales y encargar a un artesano que me hiciera unas botas. Tiempo después las encontré por allí y, con lo orgulloso que estaba de mis botas a medida, vendí las reencontradas.

 

Normalmente los brujos no luchan con Dragones

Otro problemilla es la estabilidad del juego. Afortunadamente el juego guarda a menudo y tienes la posibilidad de guardar manualmente y se usa mucho, pero de vez en cuando te saca al escritorio, el juego se sigue ejecutando y, a veces, puedes volver a él y a veces no por lo que tienes que cerrarlo a capón y volver arrancarlo. La gestión de cámaras a veces es un problema que te deja más bien vendido en algunas ocasiones. En cuanto al mapa, es bonito, pero me gustaba más el del primero que era más claro. Por último, tampoco sale Yennefer, menos mal que por fin sale en el tercero.

En conclusión, un juegazo, uno de los mejores juegos de rol de todos los tiempos con un protagonista carismático en una gran historia con una apartado técnico espectacular. Imprescindible, juegos como estos son el futuro. Decididamente, un juego y una historia digna de las magníficas novelas de las que proviene.

Ahora, a por el tercero, que parece el mejor de todos y eso son palabras mayores.

Saludos fremen.