The Witcher III: primeras impresiones

Hacía muchos años, desde que me afeito casi, que no envidiaba su trabajo a los redactores de las revistas de videojuegos, pero desde que agarré The Witcher III he vuelto a sentirlo. Poder dedicarte todo el tiempo a jugar ese vasto juego tan bien ambientado, con una historia que engancha, un mundo vivo y en constante evolución durante horas y encima pagándote por ello, volvió a darme mucha envidia.

Y es enorme, llevo cerca de seis horas de juego, lo que en esencia es haber acabado cualquier CoD o Battlefield de esta década, y apenas he arañado el juego. Sin embargo sí que ha servido para tener impresiones firmes del mismo y, habiendo terminado The Witcher II la semana pasada, ver cómo ha evolucionado.

 

A media tarde, cabalgando. Se puede ver el largo de la sombra, el vapor, las distintas luces

Lo primero que me encuentro con el juego es una cantidad brutal de extras en esta versión digital. Lo he comprado en GoG, aunque a través de la tienda brasileña Nuuvem porque así ha costado unos 25 €.

El juego incluía una copia de Never Winter Nights Diamond, de Bioware, un libro de arte, wallpapers, banda sonora en FLAC y en MP3,  videos en HD, avatares, bocetos y diseños, recortables, un mapa del mundo y un comic interactivo de The Witcher: Razones de estado, amén del manual y un resumen del mundo de The Witcher en el compendium. Por si esto fuera poco, también incluye 16 DLCs gratuitos, a dos por semana. Y todo sin DRM. Así se hace una edición digital.

Para empezar, el juego ha mejorado muchos aspectos sobre el anterior pero también en otros se ha casualizado.

Contra los primeros ghuls

Uno de los puntos importantes es el combate.

The Witcher II es un juego que en el modo normal es difícil, sobre todo el primer tercio del juego. La sensación de que casi cualquier monstruo o matón de pueblo te puede dar para el pelo como no estés muy listo es constante en el primer tercio, ni mencionar los enfrentamientos con jefes finales y cuando ya estás todo ciclado, de vez en cuando te encuentras en un recodo unos bicharracos que ya puedes estarte rápido y planificar a la segunda vez el enfrentamiento, porque esa primera vez sin pociones, aceites para las espadas y elegir correctamente con qué señales vas a apoyar el ataque, has muerto con seguridad. Habrá casos en que haya que bajarse la dificultad al modo fácil para poder continuar.

Por el momento The Witcher III en modo normal es bastante más asequible. No es que los bichos que salen tengan menos nivel sino que han dado ciertas ayudas al jugador que facilita el combate. Para empezar, el control es mejor y tiene un movimiento de esquiva que facilita el conflicto. Además, antes tenías que tomar las pociones antes de empezar el combate porque durante el mismo no podías tomar nada, ahora puedes equipar pociones y tomarlas cuando las necesites. Lo mismo con la comida. En este juego la comida tiene utilidad porque regenera vitalidad, muy importante porque en estos primeros compases se va regenerando por su cuenta, pero enervantemente despacio.

La comida también la puedes equipar y consumirla en medio del combate, lo que facilita mucho el asunto pues por larga que sea la vitalidad del adversario con consumir cinco botellas de agua, cinco filetes y un hígado crudo regeneras vitalidad suficiente para aguantar la pelea más "encarnizada".

Lo que por un lado está bien porque tiene sentido que el brujo pueda acceder a una poción en medio del combate y es más parecido a la realidad de los libros, por otro lado lo de la comida queda raro, es como si sacara en medio del combate el bocata de calamares y el tupper con la tortilla, por ejemplo.

 

El primer jefe final, el Grifo. Una pasada

El caso es que estas ayudas hacen más fácil la pelea y hay que acudir a niveles más altos para que el desafío vuelva a ser un problema serio con cualquier bicho.

En realidad, como lo han hecho tiene más lógica pues el brujo es por definición muy superior a todas esas bestias y apariciones, aunque en cambio se pierde la parte de combate táctico del juego anterior.

Dicho esto, en cambio el enfrentamiento con los jefes finales es muy satisfactorio porque ahí los nuevos movimientos están justificados y es realmente el enfrentamiento equilibrado entre un brujo y un Grifo, por ejemplo, siendo muy divertido de jugar.

 

El detalle de los rostros es un gran acierto

En cuanto a la historia

En seis horas poco he profundizado, pero, a consecuencia de lo que se presenta al final de los títulos de crédito del segundo juego, la situación geopolítica ha cambiado considerablemente aunque eso no preocupa demasiado a Geralt por el momento, que está buscando a Yennefer Vaderberg. Le mandó una carta para que se reunieran pero ha tenido que huir de allí y Geralt y Vesemir van en su busca.

Eso en cuanto a la historia principal pero hay muchas historias secundarias para ir resolviendo como buscar en medio de un campo de batalla a uno de los soldados, devolver una sartén a una anciana (con bastante más enjundia detrás), contratos de caza, ayudar a un carretero que volcó el carro en la ciénaga llena de sumergidos y que luego eso dé un giro de 180 grados y decidas qué hacer con el carretero, ayudar a un enano al que han quemado su herrería a encontrar al pirómano que lo hizo, etc.

Todas tienen una buena historia detrás, y muchas de ellas aportan partes pequeñas al contexto en que se mueve Geralt en la historia principal. Aparte, sospecho que decisiones como que ayuden a un soldado enemigo o lo abandonen, ayudar a la resistencia y similares, aún sucediendo en misiones secundarias, tienen pinta de que pueden tener consecuencias posteriores. Al menos en los juegos anteriores pasaba. El caso es que no parecen misiones intrascendentes o de relleno.

En cuanto al mundo

 

Al atardecer, el aspecto del mundo ya no tiene nada que ver con el de media tarde

Es inmenso, precioso y preciosista. Hablo de la versión de PC y en modo ultra y puedo decir sin duda que, si en The Witcher II los gráficos eran buenos, en esta tercera parte son impresionantes y si los pantallazos son buenos, verlo en movimiento es espectacular.

Eso sí, no puedo activar el modo Hairworks para que el pelo se vea mucho mejor porque es una tecnología de NVidia y mi gráfica AMD sufre, bajando el rendimiento. Es la respuesta al TressFX de AMD que lucía muy bien en Tomb Raider. La verdad, me parece genial estas nuevas tecnologías pero lo que no me parece bien es que penalicen a los que tienen la tarjeta del fabricante rival porque el hecho es que un usuario solo puede tener una u otra peropaga el mismo dinero por el juego el que tiene instalada una u otra y que no funcione bien no es más que marketing pues los dos fabricantes tienen tecnología para la animación del pelo, así que lo suyo hubiera sido que tuviera implementado Hairworks y TresFX y que cada uno utilizara a suya. Si me importara un pimiento lo del pelo, claro.

Porque se ve de escándalo, y el mundo está vivo con todo tipo de criaturas como ciervos, conejos, multitud de pájaros, caballos, más los animales peligrosos como perros salvajes, lobos, y monstruos varios como sumergidos, apariciones, nekkers y el primer gran jefe, el espectacular e impresionante Grifo.

 

Uno de los centros de energía. Con bicho, por cierto.

Además, tienes el mapa más claro hasta la fecha con multitud de interrogantes repartidos por él que son lugares que no has visitado y en los que hay algo interesante. En algunos casos son centros de energía que aportan como en el juego anterior una protección de algún tipo, aunque ahora duran mucho más, supongo que porque el juego es mucho más grande, y, en muchos casos, te da también un punto para poder mejorar tus habilidades.

Esto es todo un cambio que mueve de verdad a explorar porque en el anterior juego solo conseguías puntos de habilidades subiendo de nivel, mientras que aquí lo consigues también descubriendo estos centros de poder.

En ese enorme mundo puedes hacer las misiones como quieras pero ahora te recomienda el nivel con el que deberías hacerla, mientras que en el anterior, a lo mejor decidías seguir la historia principal y pasar de las misiones secundarias hasta que te encontrabas con una que te daba por todos lados.

En este impresionante mundo no te encuentras con tiempos de carga ni cuando entras en estancias cerradas ni en nuevas ubicaciones.

Otra cosa impresionante de este mundo es la iluminación. El ciclo de día/noche lleva implementado en la saga desde el primer juego pero nunca había lucido tan bien. La luz va progresivamente cambiando las sombras se van alargando, es realmente glorioso.

 

Geralt, nada y hay que ver cómo luce el agua

En cuanto a la mecánica rolera

Han metido muchos cambios respecto al anterior. Para empezar, se acabó el running de los anteriores juegos, tienes a tu fiel sardinilla (todos los caballos de Geralt se llaman así) para poder recorrerlo y es bastante cómodo de manejar, lo puedes llamar para que acuda, dejando el botón pulsado galopa solo, todo muy parecido a Red Dead Redemption. Además, los postes indicadores permiten viajar a otro que elijas en el mapa.

Respecto a las alquimia sigue siendo necesario tener un diagrama y encontrar los ingredientes para hacer la poción, el aceite o las trampas y bombas, pero ahora los ingredientes y los objetos se pueden desmontar para conseguir componentes alquímicos, aunque eso lo hace el artesano correspondiente. No me entusiasma excepto en un caso que se daba constantemente en el juego anterior.

Conseguías una espada o armadura y le añadías mejoras, runas, etc. Entonces conseguías otra mejor y todas esas mejoras se perdían. Ahora ya no, puedes desmontarlas de la anterior y usarlas para la siguiente.

También ha habido un avance que era de cajón pero que en los dos anteriores no se daba y es que por fin Geralt pueda saltar y trepar. Además, también puede nadar y bucear. Estamos en un mundo abierto y hubiera sido muy chocante que no pudiera salta ni una piedrecita. Pues sí que puede y su caballo también.

 

Por fin veremos a Yennefer

En cuanto a los personajes

En este poco tiempo de los libros salen Yennefer, Ciri y Vesemir. Hay que destacar que los personajes que pueblan este mundo tienen rasgos físicos muy diferenciados y realmente bien hechos, con rostros muy distintos. Se acabó, como pasaba en el segundo que muchos enanos se parecieran mucho entre sí, cada uno es una "persona" distinta de verdad y con un detalle enorme, que incluye detalles tan pequeños como granos, rojeces, erupciones cutáneas, distintos colores de piel, etc.

La personalidad de cada personaje está muy bien definida y marcada y eso que tan de moda se puso de tener que tomar decisiones que tienen importancia posterior y que tienen un peso moral parece que se mantiene porque, al contrario que en otros juegos, las  decisiones a tomar son muy ambiguas y las consecuencias de esas decisiones no son nada claras a corto plazo.

Así, en el segundo juego en muchos casos te encontrabas que en función de lo que habías decidido hacía muchas horas un personaje podía querer matarte, o impedirte hacer la cosas de una forma y tener que buscarte la vida. De hecho, en el segundo esto era llevado casi al extremo porque, en el tercer acto del juego, dependiendo de una decisión que tomaras en el primer juego, podías entrar libremente en un campamento o te atacarían todos los soldados en cuanto te vieran. Y tenías que entrar. Habrá que ver si eso se mantiene en este, pero no lo sabré hasta más adelante.

En cuanto al apartado técnico

 

¿Downgrade gráfico? Para mí que no, esta imagen es gameplay y podría ser un Wallpaper. Recomiendo ampliar para ver todos los detalles de iluminación y texturas.

He leído del downgrade gráfico y, sinceramente, seguro que en el futuro saldrán juegos gráficamente aún mejores, pero gráficamente es de lo más impresionante que se puede ver en PC, a la altura de cualquier otro juego incluyendo Battlefield 4 o cualquier otra bestia gráfica con la que se pueda comparar.

La densidad de la vegetación, la infinita distancia de dibujado, la variedad de luces y sombras en una misma pantalla, el detallismo de las texturas, el excepcional modelado de los monstruos, el de los humanos con las vestiduras en las que cada una se ve distinta en función de la tela o metal con el que están realizadas, todo en general hace que el juego sea gráficamente de lo mejor que se haya visto nunca. Además, los rostros, como decía antes, están hechos para que sean únicos.

De todas formas, como siempre, lo mejor no es que técnicamente sea espectacular sino el diseño de todo que es bestial. Además, ahora todo es mucho más rompible y puedes utilizar la señal de Aard para romper puertas y, recién llegados de los shooters, tenemos los barriles explosivos que puedes hacer estallar con la señal Igni.

Por otro lado, siguen manteniendo la buena costumbre que nunca se debería haber perdido de poder grabar cuando quieras, aparte de que se grabe automáticamente, y que tenga distintos niveles de dificultad.

En la parte negativa, unas tres veces me ha sacado al escritorio. No ha sido un problema serio porque el juego se queda minimizado y con pincharle con el ratón continúa. Por lo demás, el juego se mantiene muy estable, sin tirones.

 

Parece que el sexo se mantiene en el juego

En definitiva, la primera impresión es inmejorable. Continúa justo donde lo dejó el anterior y este juego mejora a un juego casi inmejorable como era The Witcher II.

Al menos por el momento porque hacer un juego de 200 horas es difícil, pero mantener el interés por un juego durante 200 horas lo es mucho más.

En los anteriores lo consiguieron con 60 y 40 horas respectivamente, pero entre los dos son la mitad de la duración anunciada.

No obstante los mimbres son muy buenos es un mundo enormemente abierto y en conflicto, con distintos niveles de tramas como son las de la alta política, la de las distintas facciones y ejércitos, la de los personajes que importan a Geralt y la de su trabajo. Mezcladas adecuadamente a la manera de las novelas de Sapkowski, como ya hicieron en los anteriores, no creo que decaiga el interés en ningún momento, más bien al contrario.

Los juegos de The Witcher son un sueño para el aficionado a las novelas de la saga de Geralt de Rivia, son todo lo que no son los juegos de Juego de Tronos a las novelas de Canción de Hielo y Fuego. Y eso que el de Telltale aún, pero es tan limitado jugablemente que da pena al comparar.

Visto lo visto hasta ahora, lo recomiendo a ciegas, pero, aunque puedes empezar a jugarlo sin tener ni idea de qué ha pasado antes y por el momento se sigue la historia sin problema, recomiendo jugar al menos el segundo porque hay algunas referencias a la historia y a hechos anteriores, aparte que se comprende mucho mejor el mundo en el que está, quienes son la Cacería Salvaje, etc. El segundo también tiene algunas cosas del primero, ojo, y también es un juegazo.

Además, las novelas son una maravilla, de lo mejor que se ha escrito nunca en fantasía compartiendo trono con El señor de los anillos y Canción de Hielo y Fuego. Es decir, palabras mayores.

Pues bien, si hay interés en leer los libros, mejor abstenerse hasta terminarlos porque el primer juego es continuación del último libro, y aún así no te dicen demasiado, pero el segundo te revienta la historia completa de los libros.

Así, la forma ideal de disfrutar de esta magna saga son la siete novelas de Geralt de Rivia y entonces los tres juegos. Si no hay interés por los libros, para disfrutar bien la historia al menos habría que jugar el segundo juego y luego este porque la influencia del primer juego en realidad es moderada en los siguientes.

Saludos fremen.