Las nuevas series: Minority Report

Es uno de los lanzamientos destacados para el otoño pero he de reconocer que estos últimos lanzamientos comentados no prometen demasiados. Todos han cogido ideas interesantes y las han moldeado por el patrón del procedimental de colega policía con colega rarito, cortando por el camino la idea original que los hacía a priori interesante, dejando esta en la sinopsis pero sin sacarle partido en el piloto, veremos en la serie.

Este patrón se repite con Minority Report, una magnífica película de ciencia ficción dirigida por Steven Spielberg y protagonizada Tom Cruise que adaptaba un relato del brillantísimo Phillip K. Dick. En la película se terminaba con el departamento de la policía encargado de detener a aquellos que iban a cometer crímenes pues unos pre-cognitivos eran capaces de ver quien iba a hacer qué en el futuro y se le detenía aunque realmente no había hecho nada aún.

La serie sucede años después y cuenta la historia de uno de esos precogs, Dash (Star Sands, A propósito de Llewyn Davis) , que se ve desesperado porque sigue viendo crímenes que se van a cometer pero no puede evitarlos y se termina uniendo a una poli, Lara Vega (Meagan Goor, Mr. Robinson),  para evitar los asesinatos.

La parte positiva es que el futuro está recreado convincentemente con múltiples adelantos futuristas para la investigación y para el día a día también bastantes lo que ayuda a crear un entorno futurista medio creíble, solo medio porque algunos detalles no se cuidan tanto y  cosas como cocinar en casa o así son como en la actualidad.

En cuanto al crimen del piloto es más original pues el asesino sí utiliza los adelantos del futuro.

Pero por debajo de la pátina  de ciencia ficción lo que hay es un procedimental de colegas al uso, con tan poco carisma y con unas interpretaciones tan planas que no motiva nada seguirlo.

Porque los procedimentales de este tipo son legión y si unos destacan sobre los otros es por sus guiones y por sus protagonistas.  El mentalista duró mil años con unos guiones mediocres, pero la química entre sus protagonistas era enorme.

Bones aguanta igual, historias repetitivas pero unos protagonistas que aguantan la serie.

Actualmente hay procedimentales con buenas historias como Castle o The Blacklist que además tienen protagonistas con un carisma enorme y los últimos lanzamientos han querido vampirizar este éxito.

Desgraciadamente se les ve mucho las costuras y, concretamente esta serie, tiene unos protagonistas con menos carisma que los de Elementary, seguramente el peor Sherlock Holmes de la historia y sin duda el peor Watson de la historia.

No le veo futuro, aunque le daré tres capítulos a ver qué tal.

Saludos fremen.