Las nuevas series: Jessica Jones

Con el comienzo de siglo Marvel ya se había recuperado de su quiebra y un nuevo CEO empezó a llevar la compañía. Siglo nuevo, ideas nuevas, es lo que debió pensar Joe Quesada que tomó una decisión histórica, publicarían comics sin la aprobación del Comics Code. Para ello inauguraron la línea Max y el primer cómic para adultos que publicaron fue Alias de Brian Michael Bendis y Michael Gaydos.

Fue una magnífica colección de género negro con la peculiaridad de que Jessica Jones, la protagonista, tenía poderes pero nulo interés en usarlos después de una mala experiencia como superheroína. La serie tenía algunos puntos en común con otra serie de Bendis cuando era un indie y no el afamado escritor actual, Powers (que por cierto, tiene serie propia de la que hablamos aquí) sobre un detective de la policía, ex superhéroe, que trata con superhéroes.

El caso es que fue una serie bastante  de culto que aguantó 28 números antes que la realidad del mercado hiciera que la cancelaran si bien, aunque ya con un tono mucho menos descarnado, Bendis se la llevó a Los Vengadores.

Once años después de su cancelación anteayer se estrenó una serie dedicada a ella Jessica Jones.

Parémonos un momento en el título. Hay que estar muy seguro de lo que haces y de la calidad que tiene para arriesgarte con un título así. El cómic Alias puede que fuera más o menos conocido pero ¿Jessica Jones? No le pusieron Alias por los problemas legales que les daría al coincidir el título con el la serie de espías de J.J. Abrahms. Luego la iban a llamar A.K.A. Jessica Jones (Es decir, Also Known As Jessica Jones) y al final decidieron echarle narices y poner simplemente Jessica Jones y si no la conoces mira el trailer.

También hicieron un casting que yo hubiera firmado. Par empezar cogieron a la peculiarmente sexy Krysten Ritter una magnífica actriz que empezó en Veronica Mars a ser conocida, luego protagonizó la muy divertida e irreverente Apartamento 23 y ahora encarna con gran acierto a Jessica Jones, una detective que está bastante destrozada por dentro por un trauma de su pasado y lo compensa siendo tremendamente cínica, por ella misma que no soporta a los demás, como por los demás debido a ese trauma. Pero no es un trauma psicológico cualquiera sino que tiene nombre y apellidos y es seguramente el mayor hijo de puta de todo el universo Marvel, aquí maravillosamente encrnado por David Tennant, el maravilloso décimo Doctor de Doctor Who  el detective de Broadchurch. Aquí encarna a Zebediah Kilgrave (en la serie simplemente Kilgrave) conocido en los cómics como el hombre púrpura cuyo poder es conseguir que la gente haga lo que quieres. Eso que no es un poder espectacular, utilizado por un maníaco es el peor y más diabólico de los poderes.

El caso es que Kilgrave ha vuelto y el retorno es espeluznante con el rapto de una chica y lo que le ha obligado a hacer cuando sea rescatada, lo que empieza a dar la medida de lo que es capaz de hacer.  Su búsqueda promete ser un infierno para la protagonista que ya estuvo sometida por Kilgrave.

En paralelo Jessica tiene que relacionarse. Por un lado, supuestamente por su trabajo de detective empieza a fotografiar a Luke Cage (Mike Colter, Locke en Halo Night Fall y Halo 5) que regenta un bar y tiene bastante éxito con las mujeres.

Así mismo mantiene la amistad con Trish Walker (Rachael Taylor, 666 Park Avenue, que en los comics es Patsy Waller, La gata infernal, una reconocida locutora de radio.

Por último, quien le encarga los casos es un bufete de abogados cuya CEO es Carrie-Ann Moss (Trinity en Matrix).

Los dos primeros episodios son una magnífica trama de misterio con ciertas pinceladas superheroicas, marcadas por un tono oscuro pero con bastante humor. Además, como sucediera en Daredevil, no hay prisa en mostrar al villano sino que se le empieza en estos dos episodios por sus actos y los devastadores resultados que deja, la duda de Jessica Jones de seguir investigando o desaparecer de la ciudad, creando un villano que se transmite de un peligro extremo, de esos que hace que no se pueda confiar en nadie porque puede estar influenciado por él y que no puedes acercarte a él.

Es un recurso brillante que no se ve a menudo y que funciona muy bien.

La serie tiene detrás a Melissa Rosenberg, responsable de la adaptación de la saga Crepúsculo al cine, lo que no podría ser peor aval para mí, pero afortunadamente no se parece en absolutamente nada,. Afortunadamente también era guionista y productora de Dexter, así que está claro que es bastante versátil. Además han participado en la escritura de la serie los creadores del cómic por lo que el tono del mismo se ha mantenido muy bien. Es más, incluso uno de los momentos más polémicos del cómic se ha trasladado con bastante habilidad a la serie a pesar de que con menos sutileza  habría sido calificada de mayores de 18 años automáticamente.

En conclusión, otra gran serie de Netflix, otra gran serie de Marvel y no quisiera terminar sin remarcar que, como en Daredevil, los títulos de crédito son una maravilla. Muy, muy recomendable, de lo mejor del año.

Saludos fremen.