Star Wars. Episodio III. La venganza de los Sith

El final de la trilogía que George Lucas pensó que necesitaba contar y en mi opinión la mejor de las tres.

No deja de ser bastante floja entre otras razones porque el actor elegido para hacer de Anakin, Hayden Christensen, a pesar de su 1,83 cm., no da la talla en ningún momento, sigue sobreactuado y su personaje hay momentos que recuerda más a un psicótico que al frío, cruel y despiadado Darth Vader, pero no chillón, gesticulando como un loco y acusando a los demás de que le envidiaban. Parece un malo de opereta casi todo el rato y no mejora cuando lo que tiene que hacer es mostrar lo enamorado que está, dispuesto a traicionar a todo lo que cree por amor. Es un personaje trágico, pues no consigue lo que quiere y en manos de un actor mínimamente competente podría haber sido un papel antológico pero trisemente no es así. Las palabras están, el porqué hace las cosas se oye y se ve, pero no resulta creíble y queda casi como una excusa para la acción.

Pues, a pesar de todo eso, es la mejor de las tres.

Empieza contando la batalla de los separatistas liderados por Dooku que tratan de escapar con el canciller supremo Palpatine de Coruscant. Comienza con una espectacular batalla espacial hasta que abordan Obi Wan y Anakin la nave de Dooku pasando a enfrentarse en un impresionante duelo en el que Anakin ya da claros síntomas de que su camino no es precisamente el de dar el equilibrio a la fuerza.

A puntito de descorchar a Dooku

El caso es que el general Grievous, un cyborg,  consigue escapar y reunir a todos sus aliados en el sistema Mustafar para continuar la lucha.

En paralelo, Palpatine maniobra para sentar a Anakin en el consejo Jedi, le revela que el lado oscuro puede evitar la muerte de Amidala cuando dé a luz y empieza a tirar de él hacia el lado oscuro. De hecho le "revela" que los Jedis conspiran contra él y confiesa que es el Lord Sith.

Este es el momento clave, cuando Anakin se lo ha revelado al consejo y Mace Windu va a por Palpatine, lo tiene a su merced y va a ejecutarlo. La decisión de Anakin lo lleva derechito al lado oscuro sin remisión.

Anakin tomando decisiones

Palpatine ya ha ejecutado todos los puntos de su plan de tantos años excepto el último, se declara emperador en el Senado de la República para proteger a todos y declara traidores a los Jedi, dando la infame orden 66.

 

Grievous Vs. Obi Wan Kenobi. No hay color.

A partir de aquí se produce el exterminio de los Jedi, y se ve como escapan apenas Yoda, que está en Kashyiik con los Wookies, y Obi Wan que está en el sistema Mustafar para ir a capturar a los separatistas.

Esos dos clones ni se imaginan cómo se va a tomar el pequeñajo la Orden 66

Anakin también es enviado a a Mustafar por Palpatine para acabar con los separatistas que él había promovido, jugando siempre a dos barajas, pero que ya no le son útiles, pues ya es el emperador.

El gran duelo entre maestro y padawan

Por supuesto, se enfrentarán Anakin y Obi Wan en un duelo que demuestra la auténtica habilidad de Obi Wan, durante toda la trilogía bastante tapada hasta parecer casi torpe ante la brillantez de Anakin.

En un duelo que puede que sea lo mejor de la trilogía, Anakin es completamente derrotado y dejado para morir, pero Palpatine/Darth Sidious rescata lo que queda y lo recompone en Darth Vader, diciéndole, cuando pregunta por Amidala, que él la mató.

Darth Vader, por fin, y con la voz de Constantino Romero

Se ven los bebés Skywalker y quien se va con el senador organa y quien se va a Tattooine para ser criado por su familia y educado por Obi Wan.

La historia está mejor que en las anteriores pero el casting lastra la película. Hayden Christiansen vuelve a estar sobreactuado y como decía al principio, la figura trágica que es su personaje no consigue emocionar ni a los fans de Crepúsculo. Las secuencias de acción en cambio están muy bien y como es la consecución de todo lo que se ha ido preparando en las anteriores, tiene un punto extra de interés por ver cómo termina todo., es un decir, porque nada termina sino que todo continúa en el episodio IV.

De todas formas, lo más interesante de la trilogía para mí que es el plan magistral de Darth Sidious para convertirse en emperador manejando a Senadores, La república, la Federación de Comercio, los separatistas, los Jedi y los Sith con el fin de obtener más poder hasta llegar a su objetivo, que sobre el papel es apasionante, peroo que se ve lastrado por una narrativa tan pobre y tan dispersa que hace que se diluya toda esta parte entre amoríos babosos pero sin ninguna conexión, payasadas en medio de momentos clave o la conversión en Darth Vader a brochazos y aspavientos.

La mejor de las tres, vale, pero tan pobre que se podían haber ahorrado enteras las precuelas. menos mal que ahora comienzan las mejores.

Saludos fremen.