Star Wars. Episodio V. El imperio contraataca.

Al contrario que con los videojuegos, hay muy pocas excepciones en el cine a la máxima "nunca segundas partes fueron buenas".

El Padrino II y El imperio contraataca seguramente sean las dos principales excepciones y como de Jedis va la cosa, nos centraremos en el contraataque del imerio después de que les rompieran los rebeldes la Estrella de la Muerte.

Espectacular secuencia. Como lo de David y Goliath pero con rayos.

La rebelión se ha establecido en el planeta Helado de Hoth dónde les encuentra una sonda espacial dando lugar a una de las mejores batalla de toda la saga con el enfrentamiento contra las tropas y los gigantescos AT-AT.

Consiguen evacuar el planeta pero Luke Skywalker, por una visión de Obi Wan, va a Dagobah para ser entrenado por Yoda, mientras el Halcón Milenario con Leia, Han Solo, Chewbacca y los androides se dirigen a Bespin, ciudad independiente de Lando Calrissian,   después de ser comidos por gusano que recuerda a los de Dune en un asteroide y de pegarse al destructor de Vader y conseguir huir de forma muy ingeniosa.

Tres destructores contra el Halcón Milenario. Eso es bulling.

El entrenamiento de Luke es de lo más divertido de la película con un Yoda que es bastante heterodoxo y excéntrico en su comportamiento, muy alejado del flemático sapito de la nueva trilogía.

Aunque seguramente no sea la secuencia más potente la entrada de Luke en la caverna donde se encontrará con él mismo como Darth Vader influirá mucho en su rechazo del reverso tenebroso de la fuerza.

A partir de aquí todo se desata. En un primer momento la tripulación del Halcón es traicionada por Lando que se los entrega a Darth Vader, el cual mete en carbonita a Han Solo y se lo entrega a Bobba Fett para que se lo lleve a Jabba el Hut, al cual le debía mucha pasta.

En paralelo, el entrenamiento de Luke ha dado sus frutos y ha visto los problemas que tendrán sus amigos y sale a buscarlos.

En toda negociación alguien tiene que ceder. Por el momento, una mano.

Las consecuencias, el primer enfrentamiento con Darth Vader, la pérdida de una mano y el conocimiento, mal llevado, de su progenitor en una de las secuencias más famosas y parodiadas/homenajeadas de la historia del cine.

Las noticias sobre su ascendiente no son asimiladas con alegría.

El final queda abierto en un enorme cliffhanger que se resume en que el Imperio va ganando y qué pasará ahora.

Magistral de principio a fin, tiene grandes bazas como la variedad de escenarios y aventuras, el sentido del humor y la relación entre los tres principales personajes, el hallazgo que resultó ser Yoda como uno de los mejores personajes de la saga y algunos de los mejores diálogos, aparte de que las secuencias tenían una tremenda fuerza y los efectos de ILM compusieron momentos inolvidables.

Además, la presencia de Darth Vader cristaliza aún más que en la segunda y se convierte en un personaje que realmente crees que puede destronar al emperador y dominar la galaxia.

Comentaba antes que tiene algunos de los mejores diálogos y es que el magnífico guón fue obra de la escritora de ciencia ficción Leigh  Brackett con magníficas novelas como La estrella Escarlata o la Espada de Rhiannon pero además era una de las mejores guionistas de todos los tiempos, teniendo en su haber El sueño eterno, Río Bravo, Hatari, El Dorado, Río Lobo o El largo Adiós. El imperio Contraataca fue su último guión que entregó dos semanas antes de fallecer y que revisó Lawrance Kasdan, un prometedor guionista y director  que comenzó su carrera con esta y con En busca del arca perdida.

Cada uno por su lado, pero volverán a encontrarse, que la Galaxia está muy, muy lejana, pero en el fondo, es un pañuelo.

Los resultados fueron maravillosamente bien llevados a la pantalla por Irvin Kershner, profesor de cine de George Lucas que hizo un gran trabajo y cuyo resultado es la que mayoritariamente se considera la mejor de todas las películas de Star Wars. No para mí, pero por poco, prefiero Una nueva esperanza, pero es una obra maestra.

Saludos fremen.